Y es obvio que tal pueblo, que tal Ejército, será salvado secretamente. Ése es, exactamente, el objetivo de mi labor; esa es, exactamente, la misión que se nos ha encomendado...

Escuchar el Mensaje y vivirlo es lo más indicado para aquéllos que quieran ser salvos».

Especificando o concretando las características del mensaje gnóstico, para comprensión del lector, ofrecemos asimismo en estas cuartillas estotra pregunta realizada al Maestro Samael:

«Pregunta. Ese Mensaje suyo se dice que es un real Cuerpo de Doctrina. Es lógico que por ser una Enseñanza tan completa, encierra en todas sus partes un Cuerpo de Doctrina. ¿Ese Cuerpo de Doctrina viene siendo el mismo de Moisés, el mismo de Jesús, o hay alguna diferencia?

Respuesta. LOS PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA GRAN SABIDURÍA UNIVERSAL SON SIEMPRE IDÉNTICOS. Tanto el Buddha, como Hermes Trismegisto, Quetzalcóatl o Jesús de Nazareth, el Gran Kabir, etc., entregaron un Mensaje. Cada uno de ellos contiene, en sí mismo, los Principios Cósmicos de tipo completamente impersonal y universal.

El Cuerpo de Doctrina que estamos entregando ahora, es revolucionario en el sentido más completo de la palabra, pero contiene los mismos Principios que enseñara el Buddha en secreto a sus discípulos, o aquéllos que el Gran Kabir entregara en secreto a los suyos; es el mismo Cuerpo de Doctrina, sólo que está presentado en forma revolucionaria y de acuerdo con la NUEVA EDAD que ya se avecina.

Cuando digo así: "Nueva Edad que ya se avecina", no me estoy refiriendo, propiamente, a la Era del Acuarius que ya comenzó; cuando yo hablo de la "Nueva Edad que ya se avecina", me refiero a la futura Edad de Oro, pues el Ejército de Salvación Mundial que estamos preparando ahora, tiene que recibir las Enseñanzas que se darán en la futura Edad de Oro.

Esa futura Edad de Oro vendrá después del Gran Cataclismo, y el mismo se sucederá en esta Era del Aguador que ya está comenzando.

Así pues, quien recibe este tipo de Enseñanzas, se prepara, de hecho, no solamente para la Edad del Aguador, sino también para la futura Edad de Oro.

Este Cuerpo de Doctrina, en sí mismo, es claro, específico, concreto, se fundamenta en los TRES FACTORES DE LA REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA: Nacer, Morir, Sacrificarnos por la Humanidad.

Es claro que hay que NACER, es decir, llegar al Nacimiento Segundo. MORIR: Es necesario eliminar todo el Ego que llevamos dentro, a fin de que la Esencia, el Espíritu, quede en nosotros puro, perfecto, inmaculado. SACRIFICARNOS POR LA HUMANIDAD: Eso es Amor; en la práctica, estar siempre dispuestos a dar hasta la última gota de sangre por nuestros semejantes.

El Cuerpo de Doctrina, repito, se fundamenta en los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia. Hemos estado dando una serie de Enseñanzas claras y precisas, debidamente ordenadas en forma didáctica y dialéctica para la Nueva Era.

Así, pues, mis queridos hermanos, la Enseñanza que estamos dando se desarrolla en forma completa, correcta, a fin de que todos puedan asimilarla.

El objetivo es que los hermanos, nuestros discípulos, los estudiantes, aquéllos que están hollando la Senda que conduce a la Liberación Final, quienes están formando el Ejército de Salvación de Mundial, no solamente estudien nuestros libros, no, eso no es suficiente; se necesita algo más: se necesita que mediten en ellos, que comprendan cada palabra, cada frase y, por último, es necesario que lo experimenten, que lo vivan, que puedan Autorrealizarse... Y a eso va, precisamente, el Cuerpo de Doctrina: a servir de instrumento, a servir de indicación para la Autorrealización».

Es bueno que el lector sepa que la obra del Maestro Samael se entregó y se sigue entregando en forma escalonada, progresiva, es decir, en octavas que van desde las más inferiores hasta las más superiores.

A las octavas inferiores él las llamó «KINDERGARTEN GNÓSTICO». A las octavas medias las denominó «MENSAJES DE NAVIDAD», que comenzaron a principios de los años 50 y terminaron al iniciarse la década de los 70. A las octavas más elevadas les dio títulos especiales como «SÍ HAY INFIERNO, SÍ HAY DIABLO, SÍ HAY KARMA», «EL MISTERIO DEL ÁUREO FLORECER», «LAS TRES MONTAÑAS», «PSICOLOGÍA REVOLUCIONARIA», etc., etc., para culminar con su obra póstuma: «PISTIS SOPHIA DEVELADO» (considerada por los exegetas como el Magnus Opus de los gnósticos de todos los tiempos).

Conforme la enseñanza iba aumentando su nivel, se apreciaba asimismo que había aumentado el nivel espiritual de quien la estaba entregando, en este caso el V.M. SAMAEL.

No tuvo pues inconveniente alguno, este sabio contemporáneo, para conformar rápidamente los basamentos sólidos de la enseñanza gnóstica. Esta enorme amplitud de terrenos que abarca la Gnosis de hoy en día, es una consecuencia de la capacidad de penetración que tuvo y sigue teniendo la CONCIENCIA LIBERADA de este gran SER.

No olvidemos que la CONCIENCIA es el vehículo de información de las auténticas verdades ya sean éstas inherentes al espíritu, a la naturaleza o al hombre mismo.

Obviamente, cuando estudiamos las obras gnósticas, se percibe que la labor del V.M. Samael no fue la de un simple informador más acerca de temas ligados al más profundo y cristalino esoterismo; sino que en dicha labor, iban implícitas muchas otras cosas, más allá de lo que nuestra limitada visión de las cosas nos permite apreciar.

Esto lo venimos a comprender, más claramente, cuando le escuchamos hablar una noche, dentro de la cámara más avanzada de estudios que dirigía él personalmente (llamada Tercera Cámara), y en la cual habló de la proyección futura de esta enseñanza. Para bien del lector transcribimos aquella maravillosa disertación y lo hacemos en forma textual:

«La inquietud espiritual de este siglo se inició, ciertamente, con la Maestra HELENA PETROVNA BLAVATSKY. No quiero decir que no hubiesen existido escuelas esotéricas en los siglos anteriores; lo que estoy señalando es que la inquietud esotérica contemporánea, comenzó con la labor iniciada por dicha Maestra.

Ella, realmente, estuvo en el Shangri-la y su Maestro o Gurú fue el gran Maestro KUTHUMI. De joven se desposó con el anciano conde Blavatsky, con quien no hizo vida marital; sólo permaneció a su lado unos pocos meses, viajando con él por Egipto, la India y el Tíbet, pues en aquél entonces era muy mal visto que una mujer viajara sola. Durante esos viajes, conoció a su Maestro.

¿Que poseyó poderes extraordinarios? ¡Es verdad! ¿Que estuvo relacionada, espiritualmente y en forma personal, con los Maestros del Tíbet? ¡Es cierto! Escribió obras notables como "La Doctrina Secreta", "Isis sin Velo", "La Voz del Silencio", etc. Los duros sufrimientos que tuvo que soportar, se debieron precisamente a la dificilísima misión que se le encomendó: LA DE CONVENCER ESCÉPTICOS, a quienes dio muestras de sus notables poderes psíquicos.

Ella fue la razón por la cual el inglés SINET y el Maestro KUTHUMI, iniciaron una importantísima correspondencia. En cierta ocasión, a una petición del inglés, el Maestro contestó: "¿Está seguro de que si me viera personalmente, no perdería el interés que tiene por mi correspondencia?".