REENCARNACIÓN Y KARMA

Cuando llega la desencarnación, concurre al lecho del enfermo un ángel llamado Ángel de la Muerte, y el moribundo suele verlo con el aspecto de una calavera. La misión de este Ángel, es romper el Cordón Plateado que conecta al Astral con el cuerpo físico del hombre.

Los primeros tres días el difunto ve pasar delante de sí, toda su vida en forma retrospectiva, desde la muerte hasta el nacimiento, y al ver los malos actos cometidos siente vergüenza, y se alegra al contemplar las buenas acciones.

Días después se ve al desencarnado, ocuparse en los mismos oficios y ocupaciones cotidianas, como si nada hubiese sucedido. Él sigue convencido que se encuentra con carne y hueso, sólo poco a poco su Conciencia se va despertando, hasta que al fin, poco a poco se da cuenta de su nueva situación, esto es análogo al niño recién nacido que durante los primeros años de su vida, sigue convencido de que se encuentra en el Plano Astral, y por ello no tiene el niño inconveniente en lanzarse a un precipicio si se deja a la orilla del abismo, pues él, todavía cree que se encuentra en el Plano Astral, sólo poco a poco se va dando cuenta de su nuevo ambiente, y es que la Naturaleza no hace saltos.

Todo el Universo atómico del hombre va girando poco a poco alrededor del eje interior del Intimo y después de algún tiempo, el varón toma su auténtica forma femenina, pues como ya dijimos, en el Astral el hombre es mujer, y la mujer es varón.

La rueda de ese universo interior hecho de átomos gira incesantemente hasta dar una vuelta completa, la masa atómica inferior que antes correspondía a esa parte del cuerpo que va de la cintura para abajo, queda colocada de cintura para arriba, y la parte que correspondía esa parte superior del cuerpo, o sea de la cintura para arriba, queda colocada a la inversa.

Y poco a poco, la forma humana del Astral se va esfumando, los pies comienzan a hacerse borrosos hasta que por fin el Ego abandona el Cuerpo Astral y penetra en las regiones de los Tronos y Serafines, o sea en el Mundo de la Mente y de las Causas Naturales, en sucesivo orden. Pero al Mundo de la Mente sólo entran las almas bien preparadas. En esas regiones sutiles de la Naturaleza el ser humano conserva su forma humana, pues esa es la forma más perfecta de la creación.

Sólo es ovoide la aureola de los cuerpos internos y no en el núcleo, pues el núcleo tiene figura humana, hasta en los dioses más elevados del séptimo salón del Nirvana, y eso se lo puedo probar yo a cualquier clarividente que sea capaz de viajar conmigo a estas regiones.

No todos los seres humanos entran al Mundo de la Mente como erradamente afirman los teosofistas y rosacrucistas, la mayor parte de los seres humanos se regresan desde el Astral, después de permanecer muchas veces innumerables años en ese Plano Astral.

La mayor parte de los seres humanos permanecen en el Astral hasta su nueva reencarnación y las almas bien preparadas que entran al Mundo de la Mente son felices, pero después de algún tiempo de felicidad en esas divinas regiones correspondientes al Mundo de la Mente, y de las Causas Naturales, vuelve el Ego a sentir el anhelo de regresar a la escuela de la vida para avanzar un poco más en el sendero de la perfección.

Y entonces aparece en esas regiones de los Serafines y Señores de la Mente, el primer intento de un organismo, y la materia sutil que pertenecía a la parte inferior del tronco humano, viene a ser la base de la construcción del cerebro, garganta, pecho, etcétera, etcétera, y viceversa la base vital que antes correspondía a la parte superior del tronco, viene a ser ahora la base misma de la parte inferior del tronco del cuerpo humano.

Así pues, si el individuo gastó desordenadamente su materia seminal en la lujuria, es lógico que no tendrá una base vital suficiente para construir su nuevo cerebro, y el resultado de ello será un cerebro deficiente. Pero el puro y casto, tendrá materia seminal para formar un cerebro extraordinario que le permita avanzar rápidamente en la evolución.

Y es que el Ego se lleva al desencarnar su materia seminal astral, la cual puede observarse clarividentemente como una sustancia de color Rosado hecha de átomos transformativos de altísimo voltaje.

El organismo se hace a base de la potencia creatriz de la Naturaleza, la cual reside en la misma fuerza sexual, y el nuevo ambiente en el cual nos toca actuar, tiene por base las mismas relaciones sexuales de nuestra pasada reencarnación, pues en cada acto sexual con determinadas personas, nuestro Cuerpo Astral recibe determinadas marcas astrales, las cuales vienen a determinar nuestro nuevo medio ambiente, y así el ser humano, tiene que volver a repetir los nuevos actos de su pasada reencarnación, más las consecuencias buenas y malas de los pasados actos.

Cada vida es, pues, una repetición de lo pasado, más sus consecuencias. Mas también todo no es repetición, existe la Ley llamada Epigénesis, o sea creación de nuevos actos que engendran determinados efectos.

Los señores del destino, llevan una minuta rigurosa de todos nuestros actos, y ellos cumplen con el deber de la Ley.

Hay cuatro de ellos que son los más importantes, son los cuatro dragones de la sabiduría, que rigen los cuatro vientos, y moran en los cuatro puntos cardinales de la tierra.

Cuando el hombre se une con el Intimo, ya no tiene Karma por pagar, porque cuando una ley superior, trasciende a una ley inferior, la ley superior lava a la ley inferior. Y así se confirma el que la sangre del Cordero borre los pecados del mundo.

Existe el Karma humano, existe el Karma de los ángeles y existe el Karma de los dioses. Y los señores del Karma son los únicos que tienen el derecho a pasar del anillo prohibido, y entrar al Absoluto cada vez que quieran, ellos conocen pues, la poderosa sabiduría de las tinieblas. El anillo prohibido está más allá del Nirvana y es la raíz misma del Cosmos. De allí solo pueden pasar los señores del Karma.

En aquella sublime región de luz amarilla hay un gran templo sagrado dentro del cual se ve un altar, con mantel amarillo resplandeciente, un cáliz y algunos simbólicos anillos.

Cuando yo, AUN WEOR, intenté pasar de allí al Absoluto, un gran jerarca me interrumpió el paso diciéndome: "De aquí nadie pasa, ni así mismo puedo pasar". Solo al llegar la Noche Cósmica tenemos ese derecho, pero nadie puede quedarse definitivamente en el Absoluto, sino hasta que se liberte del código de las leyes de la Naturaleza, pues aún los dioses más elevados que moran en el anillo prohibido, son esclavos de las leyes de la Naturaleza.

Nosotros debemos luchar por entrar al Absoluto, en el próximo capítulo estudiaremos el Absoluto mismo.

En nuestros canales seminíferos, hay átomos, que tipifican cada uno de nuestras pasadas reencarnaciones y en el Astral, podemos recordar esas pasadas vidas, con solo intentar recordarlas, pues en ese plano, recordar una cosa es vivirla nuevamente.

Cuando el Ego penetra en el nuevo vientre materno, atrae psíquicamente los átomos de su pasado cuerpo físico, y comienza con ellos a construir el nuevo cuerpo físico.

Al faraón Kefren y a mí Aun Weor, nos tocó traer nuestras momias egipcias, colocándolas en "estado de Jinas" para libertar algunos átomos que estábamos necesitando para nuestros cuerpos. Esto lo conseguimos con ayuda del "Padre"; que es el más elevado Iniciado de la mente.

También dos altos iniciados egipcios, uno de ellos, Hermes Trimegisto, y el otro un guardián de los misterios del viejo Egipto, colaboraron con el "Padre" en este trabajo.

El que quiera recordar sus vidas pasadas, debe aprender a viajar en Cuerpo Astral, y si allí en ese plano, le ruegan a los Maestros ellos con mucho gusto, le harán revivir en el Astral su pasado y sus pasadas vidas.

El Gurú de cada ser humano, es el Ángel Guardián que nos guía a través de nuestras innumerables reencarnaciones, y cada ser humano tiene un Ángel Guardián, es decir su Gurú.

El Ángel Guardián lleva en su libro, nota exacta de cada uno de nuestros actos, así buenos como malos, y ese libro es registrado constantemente por los señores del Karma.

Existen dos grandes libros: uno de defunciones y otro de nacimientos. El de defunciones es llamado «El Libro Negro». El nombre con que se registra cada individuo en los libros kármicos es con su nombre "secreto", es decir, con el nombre de su "Intimo".

Cherenzi ha usado innumerables nombres en sus escritos, pero él mismo, hasta la fecha actual ignora su auténtico nombre oculto, porque él no es "Iniciado". En los libros kármicos figura con el nombre oculto de "Vor Hiland" ese es su auténtico nombre, y tiene un Karma terrible por pagar. Sólo aguardamos que se cumpla su tiempo para desencarnar, y será conducido a la octava esfera de la luna negra, donde sólo se oye el llanto y el crujir de dientes.

Es claro que Cherenzi al oír por primera vez el nombre de su Intimo, Vor Hiland, su real Yo, se reirá de mí, porque ningún mago negro cree en el Intimo. El mago negro sólo acepta como "Yo superior" al Guardián del Umbral, es decir, a su "Satán", a su yo animal, a la bestia interna.

Cínicamente declara el K.H. negro, que el espíritu individual no existe y que sólo existe el espíritu universal. Él niega su propio Intimo, llamado Vor Hiland. Cherenzi niega el Karma porque él es mago negro, es un horrible y monstruoso trasgresor de la Ley y para dar rienda suelta a sus apetitos brutales, cínicamente dice que el bien y el mal no existen, y que una cosa es buena cuando nos conviene y mala cuando no nos conviene, a ellos sólo les interesa gozar de sus vicios.

Levantar la copa delicia,
acariciar los núbiles senos,
beber en el vino de la inmundicia
y besar los labios de fuego
de las bellas prostitutas,
hasta caer desfallecidos...
Recordar los tiempos queridos
de sus abuelos...
Las sortijas de oro y plata...
Y los ricos losados de pórfido y de jacinto...
Las trenzadas melenas
y la púrpura escarlata,
las pálidas doncellas
y el licor de mandrágoras...
Cuando en noche de vela y vino
brillaban las copas licorinas
de los fastuosos banquetes...
Y las inmundas cortesanas divertidas,
Bebían en el vaso del impudor hasta la muerte.
Cuando las pelucas empolvadas
y las pulcras casacas de los abuelos,
relucían en los festines,
y la copa de plata, de mano, en mano,
Llevaba a todos el mortal veneno.
Cuando las rubias melenas
como cascadas de oro, divinas,
caían entre los brazos
vueltas pedazos y prostituidas...
Cuando las negras cavernas,
de tiempos remotos...
Celebraban sus más crueles orgías...
Y rostros horribles y locos...
Gritaban blasfemias y morían.

Vicio, fornicación, inmundicia, codicia, odio, bellaquería, eso es lo único que aman los magos negros y por ello sólo reconocen como yo superior, al Guardián del Umbral, al cual llaman el Guardián de su Conciencia, y a la fornicación la llaman elación divina y le cantan.

Terrible desgracia la que aguarda a los fanáticos del dios Underec (el Maestro instructor de Yahvé).

1950 marca en el derrotero evolutivo de la humanidad, el comienzo de una obra fundamental en los mundos interiores.

Millones de almas depravadas y demoníacas están siendo recluidas actualmente en ese pequeño satélite de nuestra Tierra llamada ya, luna negra.

Esas almas quedarán totalmente alejadas de nuestra actual oleada evolutiva y solo se les permitirá volver a tomar cuerpo en un nuevo ciclo cósmico, dentro de miles de años.

Era imposible completamente iniciar la nueva edad que se aproxima con un ambiente obscurecido por el crimen, el odio y la prostitución.

La venerable Logia Blanca ha resuelto no dejar en el Plano Astral de nuestro planeta Tierra, ni un solo mago negro, ni un solo asesino, ni una sola prostituta.

Millones de seres demoníacos, han sido recluidos en la octava esfera de la luna negra, donde solamente se oye el llanto y el crujir de dientes.

Allí Yahvé y sus huestes, allí Ariman y sus huestes; autor de la superficialidad y del materialismo estúpido de la edad negra, allí Lucifer el autor del coito brutal que nos alejó del Edén y nos sumergió en este valle de lágrimas y que nos esclavizó en la terrible necedad del intelecto. Millones de seres depravados han encontrado allí su morada.

En el libro negro de los muertos, registramos a diario con el Maestro Moria las nuevas defunciones que se van presentando, y las almas de los dignos quedarán en el Astral de nuestro planeta Tierra, mientras se les provee de nuevos cuerpos físicos que les permitan vivir en la edad del Acuario. 18.000.000 de años, se le dieron a la humanidad para que evolucionara. El hombre tendrá ya que definirse definitivamente: por ángel o diablo, águila o reptil.

Las almas de los malvados que van desencarnando serán todas llevadas a las tinieblas de la desesperación de la luna negra.

La Logia Blanca está juzgando a la humanidad con vara de hierro y ninguna Alma depravada podrá reencarnarse ya más en nuestro planeta. Resultado de esto; desde este año de 1950 en adelante habrá un aumento en el registro de muertes –defunciones– y disminución del índice de nacimientos, es decir morirán mucha más gente de la que nazca. Y en Acuario sólo una pequeña porción de la humanidad vivirá sobre la faz de nuestra Tierra, pues como ya dijimos, mucho más de la mitad de las almas humanas se perdieron y sólo una parte podrá tomar cuerpo en la edad de Acuario. De 1950 en adelante sólo las almas bien preparadas para la edad de Acuario podrán reencarnarse.

La veracidad de este informe para los espiritualistas del mundo será comprobada dentro de poco por las estadísticas de todos los países del mundo entero.

Caerá Babilonia la grande (nuestra civilización actual corrompida) se desplomarán los grandes edificios, bancos, sociedades anónimas, prostíbulos, etc., y todas las grandes catedrales de todas las creencias, sectas, religiones, partidos políticos y plutocracias empalagosas de épocas medioevales, se romperán las cadenas de todas las esclavitudes y caerán muertos los tiranos mordiendo el filo de sus propias bayonetas.

"La justicia es la suprema piedad y la suprema impiedad de la ley".

La época de las consideraciones ya se acabó, ahora sólo el brillo terrible de la espada de la justicia atravesando el corazón infame de los verdugos.

Aun cuando esto parezca una contradicción con el capítulo de "LA GRAN BATALLA" de nuestra presente obra, ello no es así, fueron estos acontecimientos que se presentaron a última hora y después de haber cerrado el citado capítulo.

Hubiéramos podido dejar esta información para nuestro libro en preparación titulado «LA REVOLUCIÓN DE BEL», pero el caso es de una importancia tan grave para el actual momento de la evolución humana, que nos vimos en la necesidad de insertar estas palabras al final del presente capítulo.

En el capítulo 20 del Apocalipsis se lee textualmente lo siguiente:

1°- "Y vi un ángel descender del cielo, que tenía la llave del abismo y una grande cadena en su mano".

2º- Y prendió "al dragón", aquella serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y le ató por mil años (aquí mil años significa una edad de varios miles de años).

3º- "Y arrojolo al abismo, y le encerró, y selló sobre él, porque no engañe más a las naciones, hasta que mil años sean cumplidos: y después de esto es necesario que sea desatado un poco de tiempo". (Esto será en una futura edad de tinieblas, después que haya pasado la luminosa era de Acuario).

Yo, AUN WEOR, hablando como Intimo, es decir, como ángel, (pues todos los Íntimos de los seres humanos son angélicos) fui quien recibió la orden de la Venerable Logia Blanca para prender a Yahvé y a sus huestes tenebrosas. Este acontecimiento se presentó en el mes de Marzo de 1950, cuando la presente edición estaba para ser terminada su impresión. Yo, AUN WEOR, soy quien lleva la llave del abismo en mi mano y la gran cadena de que habla el Apocalipsis, y dando testimonio de la verdad digo lo siguiente: Yo prendí a Yahvé y lo conduje a la octava esfera de la luna negra. Es aterrador el mal del mundo, millares de millones de seres malvados he llevado yo mismo al sub-plano astral del gran Plano Astral de ese satélite llamado "Lilith" por los astrónomos y que es la luna negra. Todos los templos y universidades y salones de los hermanos de las cavernas tenebrosas están quedando sin sus prosélitos porque van siendo conducidas los millares de almas demoníacas hacia aquel lejano satélite de nuestro planeta Tierra, así, pues, DOY LA VOZ DE ALARMA A TODOS LOS HIJOS DE LOS HOMBRES PARA QUE SE PREPAREN EN ESTA HORA TERRIBLE DE LA GRAN DECISIÓN.

"Ya llegó el milenario y las almas de los seres que vayan desencarnando, si no están debidamente preparadas para la nueva edad de Acuario, serán irremediablemente conducidas a la octava esfera de la luna negra, donde sólo se oye el llanto y el crujir de dientes, donde sólo se respira el aire inmundo de la gran bestia y del falso profeta llamado Yahvé".

De ahora en adelante sólo podrán tomar cuerpo en esta nueva edad que se avecina, las almas debidamente preparadas. En nuestra futura obra «LA REVOLUCIÓN DE BEL» hablaremos ampliamente sobre el "Milenario".

El Plano Astral de nuestro planeta está siendo limpiado completamente de toda clase de magos negros y almas depravadas y no quedará en ese plano, ni un solo ladrón, ni un solo fornicario, ni una sola prostituta. Los mundos internos obran como niveles de control para todas las actividades del mundo físico, y si el Plano Astral no hubiese recibido una modificación substancial, se hubiera hecho imposible modificar las energías concientivas, mentales y volitivas de la humanidad que vive en el plano físico, y en consecuencia el ciclo luminoso de Acuario es lógico que habría fracasado completamente.

Sé también demasiado que el valor que he tenido para afirmar que yo soy el ángel de la gran cadena y de la llave, que prendió al dragón, es decir a la maldad del mundo, y encerró a Yahvé en las tinieblas de la octava esfera de la luna negra, será totalmente ridiculizado y seré el hazmerreír para esta última generación de víboras con la cual finaliza "Kali-Yuga", (la Edad Negra), más como este libro está escrito especialmente para la edad de Acuario, no me importan las críticas de los imbéciles ni tampoco me desconcierta la carcajada estruendosa de Aristófanes.

¡Ay de ti! Generación de víboras, humanidad malvada, el 12 de abril de 1950 los dioses juzgaron a la gran ramera (la presente humanidad) y la consideraron indigna, la sentencia fue: ¡Al abismo! ¡Al abismo! ¡Al abismo!

Interpretación: serán desatadas todas las fuerzas del mal que el mismo hombre ha creado y de toda esta gran Babilonia no quedará piedra sobre piedra. La tercera gran guerra mundial es ya inevitable y perecerá con ella la mayor parte de la presente humanidad. Esta triste realidad será comprobada en breve tiempo. Esta última gran guerra será también necesaria puesto que hay millones de almas demoníacas que actualmente tienen cuerpo físico y se hace necesaria su desencarnación para poderlas conducir a la octava esfera de la luna negra, plano de conciencia llamado por la Maestra E. P. B. en su Doctrina Secreta el "Avitchi".

Este es el Karma mundial de la humanidad y hay necesidad de limpiar la atmósfera del mundo para iniciar la edad luminosa de Acuario. Esta transformación indispensable, se hará cueste lo que cueste, así lo declararon los dioses.

En la edad de Acuario ciertamente que la población humana será muy poca, pues como ya dijimos la mayor parte de la especie humana se perdió. Pero la sabiduría infinita del Logos, todo lo tiene bien previsto.

A nuestra Tierra vendrán habitantes de otros mundos que reemplazarán a los "perdidos humanos". Y ellos convertirán a la Tierra en un verdadero paraíso. Y ellos iluminarán a la humanidad. Y ellos vendrán en carne y hueso. Los famosos "platillos voladores" son precisamente aviones perfectos piloteados por pilotos de "cierto planeta".

Algunos de ellos han intentado aterrizar y se han estrellado, pues sus naves todavía no están acondicionadas para aterrizar en nuestro planeta. Pero en ese entonces ya podrán "asentarse" sobre nuestra Tierra, y entonces iluminarán a la humanidad y esos hijos de la luz, parecen niños de diez y doce años de edad, pues son pequeñitos y sus rostros sonrosados como la aurora, y tienen despiertos todos sus sentidos ocultos. En sus naves se sientan sobre pequeños asientos forrados de tela morada y tranquilos gobiernan sus naves perfectas.

Dos colaboradores en nuestros cuerpos internos interrogamos a una de estas tripulaciones así: ¿Por qué no vienen ustedes adónde nosotros?

R.- Porque no podemos, ya han sucedido varios casos (dando a entender de naves estrelladas), y añadió, con el tiempo podremos...

Así pues querido lector oídme: la luz vendrá después de que la gran Ramera, haya caído "totalmente" en el abismo.

En el capítulo 19 del Apocalipsis versículos 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, se leen textualmente lo siguiente:

"Y vi el cielo abierto: y he aquí un caballo blanco y el que estaba sentado sobre él era llamado fiel y verdadero, el cual con justicia juzga y pelea".

"Y sus ojos eran como llamas de fuego y había en su cabeza muchas diademas: y tenía un nombre escrito que ninguno entendía, sino él mismo".

"Y estaba vestido de una ropa teñida en sangre, y su nombre es llamado el verbo de Dios".

"Y los ejércitos que estaban en el cielo le seguían en caballos blancos vestidos de lino finísimo blanco y limpio".

"Y de su boca sale una espada aguda para herir con ella a las gentes y él los regirá con vara de hierro, y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira de Dios todopoderoso".

"Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: Rey de Reyes y Señor de Señores".

"Y vi un ángel que estaba en el sol y clamor con gran voz diciendo a todas las aves que volaban por medio del cielo, venid y congregaos a la cena del gran Dios".

"Para que comáis carne de reyes y de capitanes y carne de fuertes y carne de caballos y de los que están sentados sobre ellos, y carne de todos, libres y siervos, de pequeños y de grandes".

"Y vi la bestia y los reyes de la tierra, y sus ejércitos congregados para hacer guerra contra el que estaba sentado sobre el caballo, y contra su ejército".

"Y la bestia fue presa, y con ella el falso profeta, que había hecho las señales delante de ella, con los cuales había engañado a los que tomaron la señal de la bestia y habían adorado su imagen, estos dos fueron lanzados dentro de un lago de fuego ardiente en azufre".

"Y los otros fueron muertos con la espada que salía de la boca del que estaba sentado sobre el caballo y todas las aves fueron hartas de las carnes de ellos".

Yo, AUN WEOR el antiquísimo hierofante de los misterios egipcios, en nombre del eterno Dios viviente, que creó el cielo y las cosas que hay en él y la tierra y las cosas que hay en ella, juro solemnemente que yo soy el jinete del caballo blanco de que habla el Apocalipsis en el capítulo 19.

Ciertamente yo AUN WEOR monto en el caballo blanco astral que se entrega a los "altos iniciados".

Ciertamente yo AUN WEOR llevo sobre mis sienes espirituales muchas diademas.

Ciertamente yo AUN WEOR recibí la espada de la justicia después de las terribles pruebas Iniciáticas.

"El abismo" y el "lago de fuego ardiente en azufre" es el mismo Avitchi de que nos habla H. P. B. en el sexto volumen de la Doctrina Secreta. Ese Avitchi es una región de la Naturaleza. Y el Avitchi de la luna negra, es distinto al de la Tierra, cada planeta tiene su Avitchi.

Los reyes de la tierra son los magos negros que yo AUN WEOR estoy encerrando en el Avitchi de la luna negra.

La Bestia es la humanidad malvada, y el falso profeta es Yahvé.

Millones de millones de hombres y mujeres se convirtieron en demonios, y todos ellos pasaron al Avitchi.

En la próxima gran guerra mundial desencarnarán millones de demonios que yo AUN WEOR juzgaré con vara de hierro en el Avitchi.

¡Ay de aquellos que comercian con comercio de almas!

La AMORC de California es una escuela de comercio de almas, una logia negra fundada por un mago negro, que actualmente está en el "Avitchi" de la luna negra, con una cuerda al cuello.

La escuela de Israel Rojas de Colombia, es una escuela que no cuenta con el apoyo de la Logia Blanca, porque su jefe fue expulsado del seno de la Logia Blanca, debido a su comercialismo de almas, y a su orgullo, vanidad y despotismo.

¡Ay de aquellos que traicionan la blanca hermandad, porque sobre ellos caerá la espada terrible de la justicia cósmica! ¡Ay de los fornicarios y de los adúlteros y hechiceros! La espada de la justicia atravesará el corazón de los malvados.

¿No os avergüenza espiritualistas rosacrucistas de Colombia, pensar que vuestro jefe Israel Rojas R., se trabó en lucha a muerte únicamente por amor a vuestros portamonedas, con aquel tal Omar Cherenzi Lind? Dos líderes agarrados por vuestro dinero. ¡Qué vergüenza! Cristo no vino a comerciar con las almas.

Cristo no estableció aulas, ni cursos por correspondencia al estilo de la AMORC de California, ni centros luminares, Sanctums, seminarios rosacruces a lo Cherenzi, ni dogmatismos absurdos a lo católico romano.

Cristo no cobró por los bautizos, ni dijo que había que pagar misas, ni usó sotana negra, ni lanzó maldiciones ni excomuniones sobre nadie, ni cobró diezmos y primicias.

Los gnósticos no formamos aulas ni escuelas, porque no hay mejor escuela que el hogar, ni mejor sacerdote que el Amor, ni mejor templo que la catedral del Alma.

La religión católica es enemiga de Cristo.

Los dioses juzgaron a la gran ramera y la consideraron indigna. La sentencia de los dioses fue: ¡Al abismo! ¡Al abismo! ¡Al abismo!

La señal de la bestia son los cuernos sobre la frente de los cuerpos astrales de los malvados. El Papa Pío XII visto clarividentemente tiene grandes cuernos, usa túnica y capa roja y como gran jerarca de la logia negra "lleva rabo o cola" es pues, un demonio, él y su cónclave de cardenales estudian magia negra, no creen en Cristo, ellos aman a Yahvé y creen en Yahvé, Cristo solo es un "buen negocio" para ellos.

El colegio cardenalicio tiene establecido en el Vaticano una cátedra secreta de magia negra. Todo el capitalismo corrompido y todo el materialismo occidental con sus prostíbulos y sodomías es un pulpo gigantesco, cuya cabeza es el Papa.

¡Al abismo! ¡Al abismo! ¡Al abismo!