EL TOTEMISMO

Los cerdos ignorantes del materialismo dialéctico critican el Totemismo, y se ríen de él sin comprenderlo. Nosotros los gnósticos, comprendemos la grandeza del Totemismo, y sabemos que descansa su doctrina sobre los principios básicos del ocultismo.

Los Totemistas conocen a fondo la Ley de Reencarnación, así como las leyes que rigen la evolución de todas las especies vivientes. Ellos saben que el Karma es la Ley de Causa y Efecto. Ellos comprenden que todo lo que vive está sometido al Karma.

Los grandes Iniciados Totemistas, con sus poderes clarividentes, han investigado la vida íntima de todo lo creado, y sobre esas investigaciones científicas sentaron sus principios doctrinarios, que los cerdos ignorantes del materialismo desconocen totalmente.

Los Totemistas saben científicamente que todo átomo mineral es el cuerpo físico de un Elemental inteligente. Los Totemistas saben que este Elemental mineral evoluciona hasta convertirse luego en el ánima de una planta. Las ánimas de los vegetales son los elementales vegetales que Paracelso sabe manipular para sus curaciones. Con los vegetales se puede provocar tempestades y terremotos; con los vegetales podemos sanar los enfermos a distancia. Los Elementales vegetales, como quiera que tienen desarrollado el Kundalini porque jamás fornican, son omnipotentes.

Los Totemistas saben que los Elementales vegetales evolucionando se convierten más tarde en Elementales animales. Los grandes Magos conocen la Magia Elemental animal y con los Elementales animales suelen hacer maravillas.

Los Totemistas saben que los Elementales animales, cuando ya se encuentran muy evolucionados, se convierten entonces en seres humanos. Todo Elemental animal bien avanzado se reencarna en cuerpo humano.

Los sacerdotes Totemistas dicen con sabiduría que si el ser humano obra mal, puede involucionar, regresa hasta convertirse en animal nuevamente. Esto es verdadero. Todo ser humano perverso retrocede hasta el estado animal. Muchas veces puede reencarnarse en animal; pero entonces se convierte, se transforma en un animal dentro del Plano Astral. Así, pues, esta afirmación del Totemismo es verdadera. También es muy cierto que los perversos se pueden realmente reencarnar en cuerpos de animales feroces.

Existen otros casos en que el alma purísima de un santo se reencarne en alguna especie de animal para ayudarla y elevarla a un nivel superior de Conciencia. Así, pues, los principios del Totemismo son exactos.

Los Totemistas conocen a fondo la Ley del Karma y saben que el destino de todo ser humano es el resultado del Karma de sus vidas pasadas.

En las tribus donde impera el Totemismo, se venera por tradición a determinado Elemental vegetal o mineral, al cual conocen por experiencia directa. Por lo común, dicho Elemental ha prestado muchos servicios a la tribu. Cuando el Tótem es un árbol, graban en el tronco de esa especie, figuras humanas. Ahora tenemos una explicación de todos esos mitos y fábulas extrañas donde se habla de seres extraños mitad hombre, mitad animal, tales como centauros, minotauros, esfinges etc. Esas imágenes extrañas del Totemismo son verdaderos estuches donde se encierran joyas de sabiduría que desconocen totalmente los cerdos del materialismo. Esos cerdos del materialismo sólo saben reír. Víctor Hugo dijo: “El que ríe de lo que desconoce está en el camino de ser idiota”.

En el Totemismo se prohíbe la muerte del animal considerado tótem. Éste ha sido ungido entre los de su especie por haber reunido determinadas características secretas que sólo los clarividentes pueden reconocer. Los sabios sacerdotes Totemistas veneran al Elemental animal o vegetal que sirve de vehículo a la Divinidad. Se cuida muchísimo de esta criatura, y su muerte sólo es posible con una Liturgia muy sagrada y un duelo general de varios días. Esto no lo entienden los civilizados ignorantes porque se han divorciado de la Gran Naturaleza. Empero los Sacerdotes del Tótem sí lo entienden.

En todos los cultos religiosos encontramos las huellas del Totemismo: los hindúes veneran la vaca blanca; los caldeos, la oveja humilde; los egipcios, el buey; los árabes, el camello; los incas, la llama; los mexicanos, el perro y el colibrí; el cristianismo gnóstico primitivo reverenció al cordero, al pez y a la blanca paloma como símbolo del Espíritu Santo.

Siempre se ha reverenciado a determinados Elementales vegetales o animales. Tenemos que reconocer que estas criaturas elementales son omnipotentes, porque no se han salido del Edem.

Los grandes Elementales vegetales son verdaderos ángeles que trabajan en el plano etérico, o región de los campos magnéticos, por toda la humanidad.

Los Elementales vegetales se reproducen por el sistema de la Magia Sexual. Entre los Elementales vegetales existe la cópula sagrada, y la semilla pasa a la matriz sin necesidad de eyacular el semen. Cada animal es el cuerpo de un Elemental. Cada vegetal es el cuerpo físico de un Elemental. Estos Elementales son sagrados, y realizan maravillas en el Edem. Los más poderosos son venerados por el tótem.

Cuando el ser humano aprende a reproducirse sin derramar el semen, penetra en el Edem. Allí conoce entonces a las criaturas elementales del tótem. Esas criaturas son inocentes.

Los Elementales animales son en sí inocentes. Algunos gastan torpemente el semen, pero como la chispa divina es todavía inocente, no puede ser culpada. Esa chispa todavía no se ha reencarnado; es una criatura que todavía no tiene autoconciencia propia, no ha tomado posesión de sus vehículos, retiene sus fuegos; sólo su sombra, su Ego en estado potencial, toma cuerpos.

Más puro, más bello es el Elemental vegetal. Éste se reproduce como los dioses. Entre ellos existe el Matrimonio Perfecto.

También hallamos el Matrimonio Perfecto entre los Elementales minerales. Ellos se aman y se reproducen; ellos tienen sus hijos; ellos tienen su idioma y sus costumbres; ellos no gastan el licor seminal, están completos; reúnen más perfecciones que los Elementales animales, porque a diferencia de estos últimos ellos no gastan jamás su licor seminal.

En el Edem viven dichosos los Elementales. Todo aquél que sigue la Senda del Matrimonio Perfecto entra de hecho en el Edem.

Quien ha logrado el desarrollo completo del fuego sagrado entra de hecho en el Edem.

El desarrollo completo del Kundalini nos permite visitar el Edem con el Cuerpo Etérico.

El Edem es el plano etérico. Una región de color azul intenso, donde reina la felicidad. En el Edem viven aquellos que aprendieron a amar.

LOS DIOSES DEL TÓTEM

Los Dioses existen y el cristianismo los venera con el nombre de Ángeles, Arcángeles, Serafines, Virtudes, Tronos, etc., etc.

Los cerdos ignorantes del materialismo creen que el hombre, por temor, creó a los dioses del fuego, del aire, de las aguas, de la tierra. Ese concepto de los ignorantes ilustrados del materialismo es totalmente falso. Pronto aparecerá una lente especial con la cual se podrá ver el aura, el Cuerpo Astral, el mundo astral, los egos desencarnados y a los Dioses del astral. Entonces todas las afirmaciones estúpidas de los ignorantes ilustrados caerán hechas polvo. El ser humano volverá a adorar y reverenciar a los Dioses inefables. Estos existen desde antes que apareciera el mundo.

ELEMENTALES

Paracelso dice que necesitamos enganchar los Elementales de la Naturaleza al carro de la ciencia para volar por los aires, cabalgando sobre el águila, caminar sobre las aguas, transportarnos a los sitios más lejanos de la tierra en pocos instantes.

Existen Elementales que nos ayudan en los viajes astrales. Recordemos al elemental de aquél árbol conocido como borrachero, corneta de ángel, flor de noche, en distintos países. Dicho Elemental puede sacar al ser humano en Cuerpo Astral. Basta que el estudiante gnóstico tenga siempre un árbol de estos en su casa. Es necesario ganarse el cariño del elemental del árbol. Por las noches, el estudiante gnóstico se concentrará en el Elemental del árbol, vocalizará la sílaba KAM... muchas veces y luego se adormecerá rogando al Elemental del árbol que lo saque del cuerpo físico y lo lleve en Cuerpo Astral a cualquier remoto lugar del mundo, del cosmos infinito. Es seguro que el Elemental vegetal ayudará a todos aquellos que de verdad sepan pedir con fe y amor.

Este árbol es conocido como floripondio en el Perú; higantón en Bolívar, Colombia. Muchas personas triunfan con estas prácticas inmediatamente porque son hipersensibles; en cambio hay personas que no son hipersensibles. Dichas personas necesitan practicar muchísimo para lograr la victoria.