EL FUEGO SAGRADO

El descenso a la novena esfera (el Sexo), fue desde los antiguos tiempos la prueba máxima para la suprema dignidad del Hierofante; Hermes, Budha, Jesús, Dante, Zoroastro, Quetzalcoatl, etc., etc., etc., tuvieron que pasar por esa terrible prueba.

Allí baja Marte para retemplar la espada y conquistar el corazón de Venus; Hércules para limpiar los establos de Augias y Perseo para cortar la cabeza de la Medusa con su espada flamígera...

El círculo perfecto con el punto mágico en el centro, símbolo sideral y hermético del astro-rey y del principio sustancial de la vida, de la luz y de la Conciencia Cósmica, es fuera de toda duda un emblema sexual maravilloso.

Tal símbolo expresa claramente los principios masculino y femenino de la Novena Esfera.

Es incuestionable que el principio activo de irradiación y penetración se complementa en el Noveno Círculo Dantesco con el principio pasivo de recepción y absorción.

La serpiente bíblica nos presenta la imagen del Logos Creador o Fuerza Sexual que empieza su manifestación desde el estado de potencial latente.

El Fuego Serpentino, la Serpiente Ígnea de nuestros mágicos poderes, duerme enroscada tres veces y media dentro del Chacra Mulhadara situado en el hueso coxígeo.

Si reflexionamos muy seriamente en esa íntima relación existente entre la “S” y la “Tau”, “Cruz” o “T”, llegamos a la conclusión lógica de que sólo mediante el Sahaja Maithuna (Magia Sexual), se puede despertar la Culebra Creadora.

La “Clave”, el “Secreto”, lo he publicado en casi todos mis libros anteriores y consiste en no derramar jamás en la vida el “Vaso de Hermes” (el Ens-Seminis) durante el trance sexual.

Conexión del Lingam-Yoni (Phalo-Útero) sin eyacular nunca ese vidrio líquido, maleable (el Ens-Seminis), porque en esa sobredicha sustancia que los fornicarios derraman miserablemente, se encuentra en estado latente todo el Ens-Virtutis del Fuego.

OM obediente a la Diosa, que asemeja una serpiente dormida en el Swayambhulingam y maravillosamente ornada, disfruta de lo amado y de otros embelesos. Se halla prendida por el vino e irradia con millones de rayos. Será despertada durante la Magia Sexual por el Aire y el Fuego, con los mantrams YAM y DRAM y por el Mantram HUM. (la H, suena como J, así: JUM).

Cantad estos mantrams en esos preciosos instantes en que el Phalo esté metido dentro del Útero, así despertará la Serpiente Ígnea de nuestros mágicos poderes.

I.A.O., es el Mantram básico fundamental del Sahaja Maithuna, entonad cada letra por separado prolongando su sonido cuando estéis trabajando en el laboratorium-oratoruim del Tercer Logos (en plena cópula metafísica).

La transmutación sexual del Ens Seminis en Energía Creadora, es un legítimo axioma de la sabiduría hermética.

La bipolarización de ese tipo de Energía Cósmica dentro del organismo humano, fue desde los antiguos tiempos analizada muy cuidadosamente en los Colegios Iniciáticos de Egipto, México, Grecia, India, Persia, etc.

El ascenso milagroso de la Energía Seminal hasta el cerebro, se hace posible gracias a cierto par de cordones nerviosos que en forma de ocho se desenvuelven espléndidamente a derecha e izquierda de la espina dorsal.

Hemos llegado pues, al caduceo de Mercurio, con las alas del espíritu maravillosamente abiertas...

El mencionado par de cordones nerviosos jamás podría ser encontrado con el bisturí; estos dos hilos son más bien de naturaleza etérica tetradimensional.

No hay duda de que estos son los dos testigos del Apocalipsis de San Juan; las dos olivas y los dos candeleros que están delante del Dios de la Tierra.

En el país sagrado de los Vedas este par de nervios son clásicamente conocidos con los nombres sánscritos de Ida y Pingalá; el primero se relaciona con la fosa nasal izquierda y el segundo con la derecha.

Es obvio que el primero de estos dos Nadis es de naturaleza lunar; es ostensible que el segundo es de tipo solar.

A muchos estudiantes gnósticos puede sorprenderles un poco que siendo Idá de Naturaleza fría y lunar tenga sus raíces en el testículo derecho.

A muchos discípulos de nuestro Movimiento Gnóstico Internacional podrá caerles como algo insólito e inusitado la noticia de que siendo Pingalá de tipo exclusivamente solar, parta realmente del testículo izquierdo.

Empero no debemos sorprendernos porque todo en la Naturaleza se basa en la Ley de las Polaridades.

El testículo derecho encuentra su polo opuesto precisamente en la fosa nasal izquierda.

El testículo izquierdo halla su antipolo perfecto en la fosa nasal derecha.

La fisiología esotérica gnóstica, enseña que en el sexo femenino los dos testigos parten de los ovarios.

Es indubitable que en las mujeres el orden de este par de olivas del Templo se invierten armoniosamente.

Viejas tradiciones que surgen como por encanto de entre la noche profunda de todas las edades, dicen que cuando los átomos solares y lunares del sistema seminal hacen contacto en el Triveni cerca del hueso coxígeo, entonces, por inducción eléctrica, despierta una tercera fuerza de tipo mágico; quiero referirme al Kundalini, el fuego místico del Arhat gnóstico, mediante el cual podemos reducir a polvareda cósmica al Ego animal.

Escrito está en los viejos textos de la Sabiduría antigua, que el orificio inferior del canal medular en las personas comunes y corrientes se encuentra herméticamente cerrado; los vapores seminales lo abren para que la Culebra Sagrada penetre por allí.

A lo largo del canal medular se procesa un juego maravilloso de variados canales que se penetran y compenetran mutuamente sin confundirse debido a que están situados en distintas dimensiones. No está de más recordar al glorioso Susumná y al famoso Chitra, y al Centralis y al Brahmanadi; es incuestionable que por este último asciende el fuego flamígero.

En tratándose de la verdad debemos ser muy francos; ciertamente, es una espantosa mentira atreverse a decir que después de haber encarnado al Jivatma (El Ser), en el corazón, la Serpiente Sagrada emprenda el viaje de retorno hasta quedar nuevamente encerrada en el Chacra Mulhadara.

Es una horrible falsedad afirmar ante Dios y ante los hombres que la Serpiente Ígnea de nuestros mágicos poderes después de haber gozado su unión con Paramashiva, se separe cruelmente iniciando el viaje de retorno hacia el centro coxígeo.

Tal regreso fatal, tal descenso hasta el Mulhadara, solo es posible cuando el iniciado en pleno coito derrama el semen, entonces pierde la Espada Flamígera y cae fulminado al abismo bajo el rayo terrible de la Justicia Cósmica.

El ascenso del Kundalini a lo largo del canal medular se realiza muy lentamente de acuerdo con los méritos del corazón. Los fuegos del cardias controlan el desarrollo milagroso de la Serpiente Sagrada.

Devi Kundalini no es algo mecánico como muchos suponen; la Serpiente Ignea solo despierta con el Amor auténtico entre esposo y esposa; nunca subiría por el canal medular de los adúlteros.

En un pasado capítulo de este libro algo dijimos sobre los tres tipos de seductores: Don Juan Tenorio, Casanova y Diablo.

Es obvio que el tercero de estos resulte ciertamente el más peligroso; no debemos pues extrañarnos de que esta clase de sujetos (tipo Diablo), con el pretexto de practicar el Sahaja Maithuna seduzcan a muchas ingenuas damiselas.

Es bueno saber que cuando Hadith, la Serpiente alada de la Luz, despierta para iniciar su marcha a lo largo del canal medular espinal, emite un sonido misterioso muy similar al de cualquier víbora que es azuzada con un palo.

El tipo Diablo, ese que seduce aquí, allá y acullá con el pretexto de trabajar en la Novena Esfera, ese que abandona a su esposa porque dizque ya no le sirve para el trabajo en la fragua encendida de Vulcano, en vez de despertar el Kundalini, despertará el abominable órgano Kundartiguador.

Cierto iniciado cuyo nombre no menciono en este tratado, comete el error de atribuirle al Kundalini todas las siniestras cualidades del abominable órgano Kundartiguador.

Es ostensible que tal error está causando muy graves daños entre los círculos pseudo-esotéricos y pseudo-ocultistas.

Es urgente, inaplazable, comprender, que en modo alguno es posible eliminar a todos esos Yoes pendencieros y gritones que llevamos dentro, si no apelamos al auxilio de la Kundalini.

Aquel iniciado que cometiera el delito de pronunciarse en malhadada hora contra el Kundalini, es obvio que será debidamente castigado por los Jueces de la Ley de la KATANCIA (quiero referirme a los Jueces del Karma Superior, ante los cuales comparecen los Maestros de la Logia Blanca).

En nombre de eso que no tiene nombre, digo: El Kundalini es la Duada Mística, Dios-Madre, Isis, María o mejor dijéramos Ram-Io, Adonía, Insoberta, Rea, Cibeles, Tonantzín, etc., el desdoblamiento trascendental de toda Mónada Divinal en el fondo profundo de nuestro Ser.

Analizando raíces aclaro: la palabra Kundalini deviene de dos términos, Kunda y Lini.

Kunda, nos recuerda al abominable órgano Kundartiguador. Lini: Palabra atlante que significa fin. Kunda-lini: fin del abominable órgano Kundartiguador.

Es obvio que con el ascenso de la flama sagrada por el canal medular, llega a su fin el órgano de las abominaciones, concluye la fuerza Fohática ciega.

Tal fohat negativo es el agente siniestro en nuestro organismo mediante el cual lo ideo-plástico se convierte en esa serie de Yoes que personifican nuestros defectos psicológicos.

Cuando el fuego se proyecta hacia abajo desde el chacra coxígeo, aparece la cola de Satán, el abominable órgano Kundartiguador.

El poder hipnótico del órgano de los aquelarres tiene pues adormecidas y embrutecidas a las multitudes humanas.

Quienes cometen el crimen de practicar Tantrismo negro, (magia sexual con eyaculación seminal), es ostensible que despiertan y desarrollan al órgano de todas las fatalidades.

Quienes traicionan al Gurú o Maestro, aunque practiquen Tantrismo blanco (sin eyaculación seminal), es obvio que pondrán en actividad al órgano de todas las maldades.

Tal poder siniestro abre las siete puertas del bajo vientre (los siete chacras infernales), y nos convierte en demonios terriblemente perversos.