EXHORTACIÓN TRASCENDENTAL DIRIGIDA A LOS MISIONEROS

 Exhortación Trascedental Dirigida a los Misioneros Mucho me alegra verlos a todos reunidos esta noche. Mis estimables hermanos, bien hubiera querido estar ayer con ustedes pero por dificultades en el viaje no logré estar aquí a tiempo. Sin embargo, aquí estamos con ustedes. Queridos hermanos gnósticos, me alegra, en realidad, ver a un grupo de hermanos de buena voluntad que van a recibir hoy su credencial de Misionero Gnóstico.

Quiero que ustedes sepan que, ciertamente, LA LABOR DEL MISIONERO ES GRANDIOSA. En estos instantes de crisis mundial y de bancarrota de todos los principios, estamos, en realidad, organizando el EJÉRCITO DE SALVACIÓN MUNDIAL.

No hay duda de que estamos en un momento dificilísimo de la historia, en un momento crítico terrible: las naciones se han levantado contra las naciones, los pueblos contra los pueblos y por doquiera existe el llanto y el crujir de dientes; las enfermedades desconocidas abundan por todas partes; terremotos, pestilencias de toda índole; dificultades económicas, etc.; el caos, la anarquía gobierna en estos momentos en el mundo entero; la maldad se ha multiplicado hasta el máximo y la tierra se conmueve en sus entrañas cada vez más y más...

No hay duda de que el fondo de los mares está agrietado. Profundas grietas existen en el Pacífico, el agua del océano, en algunos lugares, ya están en contacto con el fuego líquido del interior del mundo, de allí resulta presiones y vapores que aumentan de instante en instante. Ahora podrán explicarse ustedes, por sí mismos, la raíz de los terremotos y maremotos.

En nombre de la verdad, debemos decir, que la humanidad está sentada sobre un polvorín que en cualquier momento puede explotar; bastaría una conjunción de mundos para que aquellas presiones y vapores que en el interior de la Tierra existen, se manifestara violentamente, entonces veríamos parte de la corteza de la Tierra volando en pedazos.

Y el fuego líquido, derramado sobre el mundo, ocasionaría, de hecho, el Gran Incendio Universal, del cual se han preocupado tanto los distintos Profetas de la época.

Así, mis queridos hermanos, que en realidad, LOS TIEMPOS DEL FIN HAN LLEGADO y estamos en ellos. A través del curso de la historia hemos podido ver que nuestro Sistema Solar se mueve en el Cinturón Zodiacal.

Así como existe el AÑO TERRESTRE, así también es verdad que existe el AÑO SIDERAL. Y así como nuestro Año Terrestre tiene cuatro Estaciones que son: Primavera, Verano, Otoño e Invierno. Así también el Año Sideral tiene CUATRO ESTACIONES: Primavera, Verano, Otoño e Invierno.

El Año Sideral es el viaje del Sistema Solar alrededor del Zodíaco. Una raza no dura más que lo que dura un viaje del Sistema Solar alrededor del Zodíaco.

La RAZA ATLANTE (la que nos precedió, antes de que nosotros los Arios existiéramos), terminó, exactamente, cuando concluyó el Año Sideral, es decir, cuando concluyó el viaje del Sistema Solar alrededor del Zodíaco. Entonces vino el GRAN DILUVIO UNIVERSAL, que no fue otra cosa que la sumersión del Continente Atlante entre las embravecidas olas del océano que lleva su nombre.

La RAZA LEMUR concluyó, cuando concluyó un viaje del Sistema Solar alrededor del Zodiaco; entonces, el fuego de los volcanes entró en erupción, y terribles terremotos y grandes maremotos (a través de diez mil años) sumergieron al Continente Mu entre las embravecidas olas del Pacífico.

¿Qué diremos de los HIPERBÓREOS, esa poderosa civilización que otrora floreciera alrededor del casquete del Polo Norte? Terminó por otro Viaje Sideral.

En idéntica forma diríamos que la Primera Raza que hubo en el mundo, o sea, la RAZA PROTOPLASMÁTICA, concluyó también con el Año Sideral.

En el Calendario Azteca hay una leyenda que dice: “Los Hijos del Primer Sol (es decir, la Raza Protoplasmática que otrora viviera en el casquete polar del Norte), perecieron devorados por los Tigres. (Los Tigres son un símbolo de Fuego, un símbolo de Sabiduría). Los Hijos del Segundo Sol, dicen, perecieron arrasados por fuertes huracanes (se refiere a los Hiperbóreos). Los Hijos del Tercer Sol (es decir, los Lemures), perecieron por Sol de lluvia de fuego y grandes terremotos. Los Hijos del Cuarto Sol (los Atlantes), perecieron sumergidos bajo las aguas. Los Hijos del Quinto Sol (dice el Calendario Azteca, refiriéndose a nosotros, los Arios), perecerán por el fuego y los terremotos”...

Así que las profecías están claras y precisas. Pedro, el Apóstol, en su Segunda Epístola a los Romanos dice: “Y los elementos ardiendo serán desechos, y la Tierra y todas las obras que en ella hay serán quemadas”...

El Gran Kabir Jeshuá Ben Pandirá, viva encarnación del Cristo Cósmico, dijo que “el día del Señor vendrá como ladrón en la noche, cuando menos se le aguarde”...

Cristo es Fuego; Cristo es el Fuego del fuego, la Llama de la llama. La Signatura Astral del Fuego. Obviamente, el Fuego Crístico, “consumirá a toda esta perversa civilización de víboras”; así está escrito y se cumplirá: “De toda esta perversa civilización de víboras (que los Arios han levantado en el Norte y en el Sur, en el Este y en el Oeste del mundo), no quedará, en verdad, piedra sobre piedra”. La civilización actual será quemada con fuego vivo...

Les decía a ustedes, en forma enfática, que el fuego líquido de la Tierra se encuentra actual-mente en desasosiego, y esto hay que comprenderlo. Es obvio que algunas grietas muy profundas del Pacífico han logrado poner en contacto el fuego con el agua. Ahora se explicarán ustedes, en forma precisa, por qué el fuego líquido del mundo se haya en desasosiego.

Les decía también, que cualquier conjunción de mundos sería suficiente como para hacer que todas estas presiones y vapores que actualmente existen, y que está originando los terremotos y los maremotos, estallará rompiendo en pedazos parte de la corteza geológica del mundo y originando la salida del fuego líquido por todas partes.

Este fuego es suficiente como para consumir, totalmente y en forma unitotal, toda la civilización que actualmente existe. Mas, en esto, entra en juego algo muy importante: la MECÁNICA DE LOS MUNDOS.

Porque no será en forma meramente casual como podría explotar la corteza geológica de la Tierra. Para que esta corteza pueda romperse por alguna parte, debe haber una cadena de causas y efectos. Indubitablemente, tal cadena se encuentra íntimamente relacionada con la Mecánica de los Mundos.

Obviamente, siempre ha habido un planeta que ha puesto fin a toda Raza; ese mundo, ese planeta existe, llega siempre al final de todo viaje del Sistema Solar alrededor del Zodíaco.

Cuando llegó al final de la Lemuria, volteó la página de la historia: los volcanes entraron en erupción, se produjeron terribles maremotos y grandes terremotos que acabaron con toda poderosa civilización del Continente Mu. Cuando llegó al final del viaje relacionado con la Atlántida, se produjo una revolución de los ejes de la Tierra, los mares cambiaron de lecho y se tragaron a ese gran continente, con todos sus millones de habitantes.

Ahora, nuevamente, viene de viaje tal planeta; y viene en instantes en que nuestro viaje alrededor del Zodíaco ha terminado (digo así, porque sólo faltan unos pocos grados para el final total)...

Este viaje en que estamos se inició en la Era del Acuarius; y el Sistema Solar ha regresado otra vez al signo de Acuarius, es decir, se ha completado el viaje; sólo faltan unos pocos grados para quedar, exactamente, en el final del viaje; y esos pocos grados implican tan sólo unos pocos años.

Como secuencia o corolario, el mundo aquél que hace juego con este Viaje Sideral, el mundo aquél que aparece siempre al final del viaje, ya está a la vista de todos los telescopios del mundo: Se llama “HERCÓLUBUS” (los científicos lo han bautizado con el nombre de “BARNARD I”; Nostradamus y los antiguos le llamaban “Hercólubus”). Es seis veces más grande que Júpiter, el Titán de nuestro Sistema Solar; se trata de un monstruo cósmico extraordinario.

Los astrónomos de todos los lugares del mundo, ya levantaron el MAPA DE LA GRAN CATÁSTROFE que se avecina; nosotros tenemos en nuestra Institución, pues, ese mapa. Lo hemos conseguido en una Hemeroteca del Distrito Federal; es, pues, de orden oficial.

Todos los Astrónomos del mundo lo han levantado, no hay astrónomo que ignore la Gran Catástrofe que se avecina; más no hacen publicación de ese evento por prohibición expresa de los Gobiernos, que censuran para evitar, precisamente, el fenómeno de la psicosis colectiva. Así, se trata, pues, de un hecho concreto, de un hecho oficial que la ciencia actual no desconoce...

Cuando Hercólubus se acerque un poco más, cuando ya sea visible para todo ojo, halará, o atraerá magnéticamente el fuego líquido del interior de la Tierra; entonces vendrá la gran explosión que se aguarda, pues ya dije, que el interior del mundo está lleno de presiones y vapores que se intensifican de instante en instante, debido al contacto preciso del fuego y del agua.

Obviamente, Hercólubus tiene una potencia magnética extraordinaria; producirá tal explosión, volando en pedazos parte de la corteza geológica de la Tierra; el fuego líquido brotará a la superficie, por todas partes; millones de volcanes aparecerán por aquí, por allá y acullá, y se originarán terribles terremotos y horrorosos maremotos.

El fuego líquido, circulando por toda la superficie del globo terráqueo, quemará todo aquello que tenga vida; será un Incendio Universal que nadie podrá apagar y perecerá toda la Humanidad doliente.

Mucho más tarde, cuando se produzca el mayor acercamiento de ese gigantesco mundo que viene a devorar la Tierra, se producirá una REVOLUCIÓN DE LOS EJES de nuestro mundo: Los Polos se transformaran en Ecuador y el Ecuador se convertirá en Polos; cambiarán de lecho los océanos y los actuales Continentes quedarán sumergidos bajo las aguas; entonces habrá desaparecido para siempre esta “perversa civilización de víboras, y no quedará, de todo esto, piedra sobre piedra”...

Ya Hercólubus, dije, está a la vista de todos los observatorios del mundo; llegará un momento en que será visible, aún en pleno mediodía. Cuando se coloque entre el Sol y Tierra, habrá un eclipse que durará tres días...

Estoy hablando sobre hechos que se pueden demostrar matemáticamente; los Astrónomos que han levantado el mapa de este evento, pueden demostrarlo con números, con cálculos exactos. No estoy hablando de conceptos “a priori”, no estoy haciendo afirmaciones de empíricas, los astrónomos respaldan mis palabras en todos los rincones de la Tierra, pues, no hay telescopio a través del cual no se haya visto, jamás, lo que estoy diciendo: Hercólubus, repito, está a la vista; esto es incuestionable...

Mas, antes de esta catástrofe que está a las puertas, habrán guerras por doquiera y rumores de guerras, porque los tiempos del fin han llegado. Cada nación tendrá que saldar sus deudas viejas, cada nación será llamada a rendir cuentas y los seres humanos estarán unos contra otros, y todos contra todos...

El caos y la anarquía están gobernando y gobernarán totalmente al mundo; enfermedades desconocidas están apareciendo y nadie sabe curarlas; la crisis económica es cada vez más intensiva; la desmoralización total de la Humanidad: Las drogas, el alcohol, el lesbianismo, el homosexualismo, etc., se han apoderado de todas las gentes.

La Humanidad ha perdido todo interés por las IDEAS SOLARES y se ha vuelto terriblemente mecanicista; todo sentido de dignidad ha sido destruido; el odio corroe las entrañas de las gentes; la lujuria, llevada al máximo, se ha vuelto exorbitante; la envidia, es el resorte actual de toda la civilización que agoniza, etc.

Por tal motivo, las gentes han sido llamadas a cancelar deudas kármicas; sin embargo, con la destrucción de la Raza Aria no se completaría jamás el programa, el magnífico programa de las SIETE RAZAS HUMANAS.

Quiero que sepan ustedes que cualquier mundo del espacio, ha de dar, indubitablemente, Siete Razas. Nuestro mundo Tierra, hoy por hoy, tan sólo ha dado Cinco Razas; tiene que haber una Sexta Raza en el futuro, en una Tierra transformada, en una Tierra nueva.

El EVANGELIO DE LUCAS es el EVANGELIO SOLAR, según la Luz; está simbolizado por el TORO ALADO, símbolo viviente de una Tierra regenerada (de una Tierra purificada por el fuego y por el agua), de la Tierra del mañana...

El EVANGELIO DE MATEO es el EVANGELIO SEGÚN CIENCIA, el Evangelio que nos indica el tiempo de la catástrofe. Mateo dice: “Cuando oyerais de guerras y de rumores de guerras, cuando Jerusalén esté rodeada de ejércitos, etc., es porque los tiempos del fin han llegado”. Mateo nos habla de “pestilencias”, nos habla de “terremotos”, de “maremotos”, etc., que son los eventos que han de preceder a la Gran Catástrofe.

De manera que, de acuerdo con lo dicho por Mateo, estamos en las puertas de la Gran Tragedia: “Jerusalén está rodeada de ejércitos y por dondequiera se habla de guerras y de rumores de guerras”...

Se dice, por ejemplo, que en Formosa ya se van a fabricar armas atómicas; existe el peligro de otra terrible guerra en Corea (¡qué Corea del Norte y del Sur!). El mundo por doquiera está lleno de guerras y esto no tiene remedio... Éstas son las “señales” que da Mateo para la Gran Catástrofe.

Ahora comprenderán ustedes, como Misioneros, cual es nuestra labor. Se necesita formar un núcleo de GENTE SELECTA, que sirva de BASE PARA LA FUTURA SEXTA RAZA RAÍZ; he ahí la labor del Misionero...

Son precisamente ellos, los Misioneros, quienes deben organizar el Ejército de Salvación Mundial. Antes de la Gran Catástrofe, ese Ejército debe estar ya formado; antes de la Gran Catástrofe, el Pueblo Selecto será llevado a un lugar secreto en el Pacífico; en dicho lugar nada sucederá, desde allí podremos ver la Gran Tragedia. Después de ese evento cósmico terrible, la Tierra toda quedará envuelta en fuego y vapor de agua...

Aquéllos que han de ser llevados al sitio escogido, obviamente deben haber disuelto el Ego, o por lo menos la mayor parte. Quienes por lo menos hayan ELIMINADO UN 50% de los elementos indeseables que en nuestro interior cargamos, pueden ser seleccionados; porque si en tiempos de angustia trabajaron sobre sí mismos, dan esperanzas; es posible que entonces, en aquella Isla solitaria, se dediquen de lleno a eliminar el otro 50%. Pero quienes en modo alguno hayan trabajado sobre sí mismos, no podrán ser seleccionados y perecerán.

Todos aquéllos que mueran sin haber hecho la GRAN OBRA, sin haber disuelto el Ego, tendrán que involucionar dentro de las entrañas de la Tierra hasta de la Muerte Segunda (así está escrito y así es)...

Sólo con la Muerte Segunda puede la Esencia liberarse, emanciparse, salir de entre el Ego; sólo con la Muerte Segunda puede la Esencia ascender otra vez, en estado inocente, a la superficie de nuestro planeta. Obviamente, las Esencias libres podrán formar las multitudes de la Edad de Oro.

Así que el Pueblo Selecto no aguardará a que la Naturaleza le desintegre los elementos psíquicos indeseables en los Mundos Infiernos; el Pueblo Selecto disolverá esos elementos trabajando sobre sí mismos, aquí y ahora.

El Pueblo Selecto vivirá en la ISLA SAGRADA, entre la niebla de aquellos días, pues la Tierra toda quedará, después de la Gran Catástrofe, envuelta en fuego y vapor de agua, y los elementos del fuego y el agua combatirán entre sí, mutuamente, durante varios siglos

Mas el tiempo será aprovechado en aquella Isla, y los que no han completado, se completarán, acabarán de destruir el Ego; y cuando un DOBLE ARCO IRIS aparezca en las nubes, señal de una NUEVA ALIANZA de Dios con los hombres, aquéllos que han disuelto el Ego vivirán en esas nuevas tierras que habrán surgido del fondo de los mares y servirán de núcleo para la futura Sexta Raza Raíz...

Vendrá entonces la EDAD DE ORO. Ya Virgilio, el Poeta de Mantua, dijo: “Ya llegó la Edad de Oro y una nueva progenie manda”...

En la Edad de Oro de la futura Raza, no existirá ni “lo mío” ni “lo tuyo” y todo será de todos, y cada cual podrá comer del árbol del vecino sin temor alguno. En la futura Edad de Oro no habrán fronteras ni naciones, y la Tierra entera será una gran nación; entonces gobernarán las DINASTÍAS SOLARES a los pueblos inocentes y puros.

NO SE LE DARÁ CUERPO, en la Nueva Edad, A NADIE QUE TENGA EGO, ni siquiera al que tenga un 1% de Ego. Porque si alguien con Ego tomara cuerpo en la Edad Futura, ése destruiría la Edad de Oro. Así como una naranja podrida, metida entre un cesto de naranjas buenas, las pudre a todas, así también, un solo elemento con Ego es suficiente como para podrir a toda la Humanidad de la Edad de Oro. Por ese motivo, los que tengan Ego serán apartados; para ellos no habrá cuerpo en la Edad de Oro...

Nos estamos preparando, mis queridos hermanos gnósticos, para crear una NUEVA CIVILIZACIÓN y una NUEVA CULTURA. Sin embargo, antes que todo, debemos darle forma al Ejército. Sólo después de haber surgido la Edad de Oro, podremos fundar en el mundo, una nueva civilización y una nueva cultura.

Los Misioneros que trabajan por formar el Ejército, obviamente se convertirán en los PALADINES DE LA EDAD DE ORO... ¡Vean ustedes cuán grandiosa es la labor de los Misioneros! Esos hermanos abandonan todo por el Cristo: Abandonan su Patria, su familia, sus bienes, todo, para formar el Ejército de Salvación Mundial.

Indubitablemente, ellos, con su trabajo desinteresado, con su trabajo fecundo y creador, podrán, obviamente, CANCELAR SUS DEUDAS VIEJAS, para quedar limpios completamente de karma...

Es por eso gloriosa la labor del Misionero: A base de sacrificio, terrible muchas veces, laboran en la Gran Obra del Padre. Los Misioneros Gnósticos están llamados, pues, a crear la nueva civilización y la nueva cultura; empero ellos deben EMPEZAR, PRIMERO, POR LA FORMACIÓN DE ESE NÚCLEO que necesitamos para iniciar la Nueva Era.

Es por eso que los Misioneros trabajan; ellos quieren formar ese núcleo que servirá de raíz para la Sexta Raza del mañana. Los que quieran trabajar, son SELECCIONADOS, de hecho, POR AQUEL CÍRCULO CONSCIENTE de la Humanidad Solar, que opera sobre los Centros Superiores del Ser (ese Círculo Inmortal vigila)...

No hay duda que los Misioneros Gnósticos brillan entre las tinieblas pavorosas de este mundo; ellos se destacan, refulgen, parecen llamas, diferentes a toda esta humanidad perversa... Es una GRAN OPORTUNIDAD la que se le da al Misionero y el Misionero debe aprovecharla.

La labor de los Misioneros debe ser ordenada; los Misioneros que salen a formar el Ejército, NO VAN COMO REFORMADORES DE LUMISIALES; todo Lumisial depende de un Director y éste, en sí mismo y por sí mismo, debe responder ante la Gran Ley por su trabajo. En modo alguno se autoriza jamás a los Misioneros para ir a reformar Lumisiales O PARA DIVIDIR GRUPOS, o algo así por el estilo.

Que el Director de cada Lumisial responda por su obra. Más ningún Misionero está autorizado, para ir a reformarle el trabajo a algún Director de Lumisial. Los Misioneros no van de reformadores de grupos, los Misioneros van a formar nuevos grupos, que es diferente...

Todo Misionero tiene libertad para FORMAR GRUPOS... Cada Lumisial... Exhortación Trascedental Dirigida a los Misioneros ...Así, el Misio nero que forma un grupo, podrá establecer una cuota para ese grupo. Y con esa cuota podrán mantenerse a sí mismo, porque es obvio que tendrá que abastecerse económicamente.

La Sede Patriarcal no va exigirles a ustedes cuentas económicas de ninguna especie. Si ustedes forman un Lumisial, tienen derecho a poner sus cuotas para su mantenimiento, y la Sede Patriarcal respeta su libertad, cada Lumisial es autónomo, dentro del orden, claro está, de la Institución. A ninguno le estamos exigiendo nosotros, cuotas; la Sede Patriarcal no exige cuota a los Lumisiales.

Cada Lumisial manejará sus propios fondos, económicos, con plena libertad. Así, si los Misioneros fundan Lumisiales y ponen sus cuotas y los dirigen, está bien; no tendrán censura ninguna por la Sede Patriarcal; mas esto habrá de hacerse en forma recta.

Sólo intervendremos nosotros, en caso de que se abuse, es decir, cuando alguien establezca un grupo y se dedicara a explotar económicamente a sus afiliados, entonces sí intervendría la Sede Patriarcal, porque nosotros tenemos que darle cuenta al gobierno por nuestros manejos. Pero si los Misioneros establecen cuotas al alcance de los afiliados, nosotros no tendremos nada que objetar.

Habrá lugares en donde los afiliados sólo podrán pagar humildes de cuotas; habrán lugares donde podrán pagar mejor. Por ejemplo, en Monterrey, los afiliados pueden pagar 100 pesos mensuales, mas en el Distrito Federal, las cosan han sido más difíciles económicamente.

Así pues, el Misionero tiene que manejar con equilibrio su balanza económica. Necesitan los Misioneros, comer, vestir, vivir, y obviamente, por eso, las cuotas son necesarias. Pero hay que evitar todo abuso.

Cualquier Misionero que cometiere abusos, que explotare al prójimo y que debidamente quede demostrada su explotación (no por chismografías sino por hechos claros concretos y definitivos), podría ser sancionado por la Sede Patriarcal; porque la Sede Patriarcal, en modo alguno, quiere la explotación.

Sabemos que los Misioneros necesitan vivir y por eso no nos oponemos a las cuotas; pero, sólo deseamos que no se dedique nadie a la explotación del prójimo; que haya justicia, perfecto equilibrio.

Todo Misionero tiene derecho a abrir cuantos Lumisiales quiera; y todo Misionero puede sentarse en la mesa para COMER DEL FRUTO DE SU TRABAJO. Quien sirve al Altar, tiene derecho a comer del Altar. Lo único que no tiene derecho es a vender el Altar o a alquilarlo, o algo así por el estilo.

¡Libros!... Indubitablemente, los libros son el arma de los Misioneros. Del Círculo Inmortal y Consciente de la Humanidad Solar (que como ya dije, opera sobre los Centros Superiores del Ser), hemos recibido ciertos Desideratos Cósmicos; entre ellos hacer circular por todo el Norte de nuestro querido país (México), mi libro titulado: “La Gran Rebelión”.

Ese libro ya salió a la calle; fue editado en Monterrey. Nuestro querido hermano G. G. lo editó en la máquina offset propiedad del Lumisial de Monterrey. Allí, en esa máquina, propiedad de nuestra institución, se van a editar todos nuestros libros. Los Misioneros lo necesitan.

Es necesario, pues, entrar en contacto con nuestro hermano G. G., Director del Lumisial de Monterrey, con el propósito de conseguir cierta cantidad de “La Gran Rebelión” para la venta.

Tendrán los Misioneros un margen en esos libros, un margen económico que, indubitablemente, les beneficiará para sus necesidades. Entiendo que es posible que ese libro se de a crédito a los Misioneros, mas se espera que estos que proceda con toda honradez, con toda rectitud. Se les dará el libro económicamente, barato, para que tenga un buen margen económico que sirva, ya dije, a sus necesidades.

Se ha planeado ya con la Dra. H., todo el movimiento de los Misioneros. Esta Doctora es la que, precisamente, se encuentra coordinando las actividades misionales dentro de nuestro país (México) y el extranjero.

Cada uno de los hermano que esta noche va a recibir su correspondiente credencial o certificado, ha sido designado para determinado lugar. Nos interesa muy especialmente el Norte, porque es, precisamente en el Norte, donde se gestan las grandes revoluciones. Obviamente, cuando el Norte de México esté fuerte en la Gnosis, las Fuerza Gnóstica y nuestra Revolución Espiritual, se volcarán hacia el Sur.

Tenemos un programa tendiente a formar un Ejército Gnóstico Mexicano con tres millones de personas. Será, pues, este el bloque Gnóstico más fuerte de toda América. Ya nuestro Movimiento está muy fuerte en todo Iberoamericana. Hemos hecho los cálculos entre afiliados, simpatizantes y meros lectores, tenemos un promedio de 5 millones de personas.

En Estados Unidos ya está en marcha el Movimiento Gnóstico, y obviamente, se desarrollará extraordinariamente.

En el Canadá, ya está el primer núcleo Gnóstico establecido. Allí vamos a poner una cabecera de puente (hablando en estilo estrictamente militar), que servirá de entrenamiento para todos los Misioneros Gnósticos que vayan a Europa.

Como quiera que en el Canadá existen distintas colonias europeas, es posible lograr por medio de las mismas, ciertos contactos útiles para Europa.

Además, en el Canadá, se van a entrenar todos nuestros Misioneros Gnósticos, no solamente en relación con la cuestión de los lenguaje, de los idiomas, sino, además, con la psicología de las distintas colonias Europeas. Esto es fundamental para las labores en el viejo mundo.

Por estos días acabamos de mandar a un diplomático de carrera con el título de “Misionero Gnóstico Diplomático” para la Isla Martinica en las Antillas (es propiedad francesa). Este hermano formará allí el Movimiento, y luego se dirigirá a Francia para crear en ese país el Movimiento Gnóstico Francés. Se trata de un hermano recibido en Ciencias Sociales y Políticas Internacionales.

Hemos enviado a otros dos hermanos, muy distinguidos, para unas islas inglesas en el Caribe. Crearán el Movimiento en esa islas y luego partirán para Inglaterra, donde se va a establecer el Movimiento Gnóstico Inglés.

Sale un hermano (embajador venezolano muy distinguido), en estos días, rumbo a las Canarias, allí estableceremos nuestra Base Patriarcal, porque a su tiempo y a su hora, tanto la Maestra L., como yo, nos estableceremos en las Canarias y desde esa base actuaremos; desde esa base viajaremos para Francia, Inglaterra, y todos los países Europeos, haciendo labor gnóstica.

Obviamente, tendremos que establecer el Movimiento en toda Europa. Cuando ese plan se haya cumplido (que espero sea en tiempo breve), nos situaremos precisamente en el Japón para iniciar labores en todo el Continente Asiático.

Lo último que me tocará hacer a mí, en relación con la difusión del Evangelio Crístico Solar, será adentrarme en los Himalayas. Estoy en contacto ya, con ciertos Lamas Tibetanos que me aguardan. Cuando haya llegado al Tíbet, el Dalai Lama habrá sido restaurado en su trono y los Chinos comunistas habrán salido de allí.

¿Cómo? ¿Por qué? Fuerzas Ocultas de tipo muy especial están trabajando sobre ellos; no se descansará en los Himalayas, hasta que ellos no se retiren del Tíbet. El día que ellos se retiren del Tíbet, el Dalai Lama volverá a su trono y entonces, con ese pueblo, me tocará laborar y establecer allí, con firmeza, la Iglesia Gnóstica.

Al final de todo, por orden superiores expresas, ingresaré en el Shangri-la. Cuando eso sea, muchos pensarán de que habré desencarnado, más no será así; únicamente que habremos de permanecer ausentes en tanto se fermenta la levadura; hay que dar al tiempo a que los que han recibido la Enseñanza, trabajen sobre sí mismos.

Obviamente, mis queridos hermanos, un día llegará en que cierto grupo de Hermanos dedicados al Gran Servicio (dentro de los que está mi insignificante persona), vendremos de los Himalayas, ya no para dictar conferencias ni para escribir libros, sino con un propósito diferente, aunque similar y sobre la misma base: sacar de todas partes (en el mundo occidental y también en el Oriental), aquellos que hayan trabajado sobre sí mismos, entonces los hermanos de Servicio los llevaremos a donde tenemos que llevarlos, antes de que sobrevenga el Gran Cataclismo...

Les estoy hablando a ustedes en forma clara, “poniendo sobre la mesa las cartas”, para que ustedes se hagan más conscientes de la labor misional.

Los hermanos que se vayan especializando en su trabajo, aquéllos que vayan demostrando verdaderamente capacidad en la acción, irán siendo seleccionados para Estados Unidos, Canadá y Europa.

En el Concilio vamos a estudiar la cuestión económica misional, es necesario crear un mecanismo económico que sea capaz de financiar a los Misioneros Gnósticos Internacionales que salgan para el Canadá y Europa, porque no sería justo, en modo alguno, enviarles sin auxilio económico. Por todo esto y otros motivos, queremos que comprendan, serán todos debidamente ayudados.

Los Misioneros deben moverse de acuerdo con las ordenes superiores. A través de la Coordinadora General Misional de la Sede Patriarcal de México enviaremos nuestras ordenes; así, todo se desarrollará en forma exacta. Tiene que haber orden en todo movimiento misional, cada Misionero debe moverse estrictamente de acuerdo con las ordenes y así todo marchará correctamente.

Si los Misioneros andarán en forma desordenada se produciría el caos, el desorden, entonces, ¿cómo dirigiríamos el Ejército de Salvación Mundial? ¿Qué tal si un ejército (por ejemplo, el Ejército Nacional de México), no obedeciera las ordenes entre los oficiales? Obviamente existiría el caos, la anarquía; así también sucede en las filas del Ejército de Salvación Mundial; tiene que haber orden, obediencia a la Sede Patriarcal. Sólo así podremos nosotros auxiliarles de acuerdo con las necesidades.

En todo caso, la misión que tienen por delante ustedes, mis queridos hermanos, es grandiosa, sublime: la formación del Ejército, primero que todo; más tarde la creación de una nueva civilización y de una nueva cultura.

Los Misioneros deben TRABAJAR asiduamente sobre sí mismos, DESTRUYENDO EL EGO, reduciéndolo a cenizas, convirtiéndolo en polvareda cósmica.

En los Himalayas existieron siempre anacoretas penitentes, viviendo en cavernas solitarias; muchos de ellos ayunaron excesivamente, se alimentaron con plantas silvestres o raíces, etc.

Esos anacoretas, bajo la dirección de sus Gurús, practicaron Pranayamas, Raja-Yoga, Hatha-Yoga, Gnana-Yoga, Bhakti-Yoga, etc., etc.; esos anacoretas creyeron que sólo a base de Kumbhakas y Pranayamas, Yogas de toda clase, podrían lograr la Liberación Final.

Algunos de ellos, a base de tanta concentración, y de tantos ayunos y mortificaciones, lograron los diversos Estados del Samadhi. Uno es el simple Samadhi, otro el Nirvikalpa-Samadhi; y hubo casos de sujetos que lograron el Maha-Samadhi (querían ellos la Felicidad).

Durante el Estado Samádhico, la Esencia se desembotella, se escapa de entre el Ego y se mueve entre el Gran Alaya del Universo; pero, pasado el Samadhi, la Esencia vuelve al Ego.

Desafortunadamente, aquellos anacoretas nunca se entregaron a disolver los agregados psíquicos, que en sí mismos constituyen el Ego; sólo se preocuparon por sus mantrams, bandras, mudras, etc., creyendo que así lograrían la Liberación Final...

Quienes lograron el Maha-Samadhi, desencarnaron; entonces esas Esencias, desembotelladas, pudieron vivir en los Planetas del Cristo (mundos donde existe una Naturaleza Eterna que no está sometida a los cambios ni a la muerte, como la Naturaleza de nuestro mundo Tierra); ésos pudieron gozar de esa dicha cósmica, más no pudieron establecerse como moradores de tales mundos del Cristo... Exhortación Trascedental Dirigida a los Misioneros ...por el hecho mismo de no haber disuelto el Ego...

Pasado el Éxtasis, aquella Esencia regresa al Ego; entonces se entra en una nueva matriz. Así es que, hoy en día, muchos de esos que pasaron como “Santos” en el Tíbet, y como “Liberados”, son por estos tiempos personas vulgares, comunes y corrientes.

En modo alguno deseo que ustedes vayan a caer en ese error. Se necesita llegar a la Liberación Final y no es posible esta, en sí misma, si no se aniquila al Ego.

Es necesario pasar por la ANIQUILACIÓN BUDISTA, hay que tomar muy en serio el trabajo sobre sí mismos...

Existen por ahí ciertas escuelitas donde las gentes quieren despertar el Kundalini con man-trams... Obviamente, tales gentes piensan que con Mudras y Bandras, Pranayamas, etc., podrían despertar la Kundalini y lograr la Liberación Final.

Ése es un modo muy incipiente de enfocar la cuestión de la Liberación, pues, LA KUNDALINI SHAKTI NO DESPIERTA SINO TRABAJANDO EN LA NOVENA ESFERA, en la Forja de los Cíclopes, en la Fragua Encendida de Vulcano.

Mas sucede siempre, que algunos místicos Yogines que han conseguido que ciertos Corpúsculos Ígneos de la Kundalini asciendan por Sushumná, es decir, por la Médula Espinal, esto les ha producido ciertos Éxtasis, y ellos, entusiasmados en una forma errónea, han dicho: “Ya desperté la Kundalini”... He ahí su error, porque la Kundalini no despierta si no MEDIANTE LA MAGIA SEXUAL. No existe otro sistema, no lo he conocido en ninguna época de la historia de la humanidad.

Conocí a los Lemures, a los Atlantes; fui testigo del nacimiento de esta Raza; conocí a los Hiperbóreos y a los Polares; conocí Humanidades de otros Maha-Manvantaras y nunca vi que alguien pudiera desarrollar la Serpiente Ígnea de nuestros mágicos poderes, con procedimientos ajenos a la Magia Sexual. Así, pues, estoy hablando sobre hechos claros, concretos y definitivos.

Ahora bien, despertar la Kundalini no es todo. Los Mayas han dicho sabiamente: “No sola-mente necesitamos despertar la Serpiente, es necesario ser tragados por la Serpiente”...

Despertar la Serpiente es algo incipiente; “SER TRAGADOS POR LA SERPIENTE”, es diferente. Nadie podría gozar de los Poderes de la Serpiente, si antes no ha sido “devorado por la Serpiente”. Esto lo ignoran, precisamente, todos aquellos anacoretas-yogines de los cuales he hablado esta noche.

Para ser “devorado por la Serpiente”, se necesita indubitablemente, no solamente HABER CREADO LOS CUERPOS SUPERIORES EXISTENCIALES DEL SER, sino además (y esto es lo más grave), HABER REDUCIDO A POLVAREDA CÓSMICA AL EGO ANIMAL.

En modo alguno podría alguien lograr la “Unión con Dios”, si antes no ha sido “devorado por la Serpiente”; jamás podría uno ser “devorado por la Serpiente”, si previamente no ha disuelto el Ego animal.

Quien disuelve el Ego, es “tragado por la Serpiente”; aquél que es “tragado por la Serpiente”, se convierte en “Serpiente”.

Obviamente, todo aquél que se convierte en “Serpiente”, es “DEVORADO POR EL ÁGUILA” (el Águila es el Logos).

Así que el Águila altanera, tragándose a la Serpiente (símbolo cumbre de nuestro Pabellón Mexicano), representa, precisamente, ese fenómeno cósmico: El instante en que el Logos, el Verbo,

la Palabra, el Señor, se traga a la Serpiente. Como secuencia o corolario, la resultante, en verdad, viene a ser la “SERPIENTE EMPLUMADA”. Quetzalcóatl, el Cristo Mexicano, era una Serpiente Emplumada, o mejor dijéramos, es una Serpiente Emplumada...

Así que, mis queridos hermanos, hay que DESPERTAR LA SERPIENTE y hay que ser “TRAGADOS POR LA SERPIENTE”. El Poder Flamígero de la Serpiente elimina, de sí mismos, los elementos inhumanos que en nuestro interior cargamos.

El Misionero tiene que eliminar, de sí mismo, los elementos indeseables de su psiquis, y lo logrará suplicando a la Serpiente con humildad, rogándole que mediante sus flamas ígneas, queme o desintegre cada uno de sus agregados psíquicos; así, el Misionero, marchará triunfalmente.

Se hace indispensable que todos los aquí presentes, estudien mi obra titulada “La Gran Rebelión”. Nuestro libro de “Psicología Revolucionaria” está agotada; vamos a sacar una nueva edición en Monterrey, a fin de que los hermanos, todos, tengan esas obras; necesitan estudiarlas, deben estudiarlas...

En el trabajo fecundo y creador, NO OLVIDAR, pues, LA MUERTE DEL EGO. En modo alguno debemos caer nosotros en el error de aquéllos anacoretas que he citado. Algunos de ellos pasaron como “Adeptos o Mahatmas”, más hoy, como ya les dije y repito en este instante, son personas vulgares, comunes y corrientes, aquí en el Mundo Occidental o en el Oriental.

Quien no destruye el Ego, fracasa en la Gran Obra del Padre. Que se entiendan, pues, los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia: MORIR, porque hay que destruir el Ego animal; NACER, porque hay necesidad de que el Ser se revista con los Cuerpos Existenciales Superiores; hay que crear los vehículos para que se verifique en nosotros el Nacimiento Segundo. (El Nacimiento Segundo es del Agua y del Espíritu, del Agua y del Fuego; por eso dijo Jesús a Nicodemus: “Es necesario nacer de nuevo para entrar en el Reino de los Cielos”... El HOMBRE-ESPÍRITU, el HOMBRE REAL debe nacer en nosotros y esto es posible mediante la transmutación sexual)... SACRIFICIO POR LA HUMANIDAD es llevar la palabra a todas partes, formar Lumisiales, crear el Ejército de Salvación Mundial. He ahí los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia: Morir, Nacer y Sacrificarnos por la Humanidad...

Debemos subir al Ara del Supremo Sacrificio por todos los seres humanos, debemos estar dispuestos a dar hasta la última gota de sangre por nuestros semejantes. Así, mis queridos hermanos, es como debemos proceder...

Pasaremos ahora a dar los certificados a aquellos hermanos que completaron el Curso Misional... Exhortación Trascedental Dirigida a los Misioneros

SEGUNDA PARTE

Quiero decirles a los hermanos que van a iniciar este Curso, que hay que eliminar el Ego en forma completa, íntegra, unitotal. Bien sabemos que si no se disuelve el Ego, se involuciona dentro de las entrañas de la Naturaleza.

En modo alguno habría completa ILUMINACIÓN INTERIOR PROFUNDA si la Conciencia continúa embotellada dentro del Ego. Por tal motivo, la desintegración de los agregados psíquicos inhumanos, viva personificación de nuestros errores, se hace urgente, indispensable, inaplazable, a fin de que la Esencia, la Conciencia, quede liberada.

Si los hermanos que van a estudiar en el Súmmum Supremum Santuarium comprenden la necesidad de pasar por la ANIQUILACIÓN BUDISTA, podemos entonces esperar de ellos magníficos resultados. Pero si sólo se preocupan por posiciones sociales, poderes, iniciaciones y cincuenta mil cosas así por el estilo, y no trabajan sobre sí mismos, erradicando sus defectos psicológicos, de hecho estamos entonces seguros de que sólo habrán fracasos. Así, para que este nuevo Curso dé sus resultados, deben ante todo avanzar en el terreno psicológico, luchar por desintegrar el Ego.

Discípulo. Venerable Maestro, quisiera preguntarle en que consiste el Tercer Factor de la Revolución de la Conciencia, porque existe entre los estudiantes el concepto de que sólo entregando las enseñanzas, se sacrifica uno por la humanidad.

Maestro. Es obvio que quienes levantan la antorcha del Verbo para iluminar con ella a todos aquéllos que viven en la ignorancia, indudablemente siguen el camino del más grandioso sacrificio, imitan al Cristo, que dio su vida por la humanidad; imitan a los Apóstoles, que predicaron en todos los rincones de la Tierra; imitan, pues, a los grandes mártires; gentes así es obvio que avanzan en el camino de la “Senda del Filo de la Navaja”.

Así, pues, el Sacrificio es grandioso. Obviamente, hay personas que no tienen capacidades para ser Misioneros Gnósticos Internacionales, pero que sirven al mundo de distintos modos, ya curando a los enfermos, haciendo obras de caridad con su profesión, con su oficio, etc. Cada cual sirve, pues, de acuerdo a sus posibilidades, pero aquéllos que sirven como Misioneros Internacionales, obviamente marchan por un camino de grandes Autorrealizaciones.

Con el Sacrificio en favor de la Humanidad se cancelan las viejas deudas, y al fin queda uno completamente libre de Karma... ¡Qué grandioso, qué sublime! Así que, es aconsejable el sacrificio para los que quieran de verdad quedar libres de Karma, porque teniendo uno con que pagar, paga y sale bien en los negocios, y si no tiene con que pagar, debe pagar con mucho dolor. Más vale tener Capital Cósmico para pagar, y ese Capital Cósmico se gana mediante el sacrificio en favor de la Humanidad, llevando la enseñanza a todos los pueblos de la Tierra.

TERCERA PARTE

 Exhortación Trascedental Dirigida a los Misioneros ... La cual, no es obligatorio haber experimentado, en sí mismos, todos los Principios Esotéricos Divinales que preconizamos. Claro, muy loable sería que todos hubieran llegado a la Iluminación y pudieran, por tal motivo, enseñar lo que han vivenciado. Pero los Iluminados tenemos que contarlos con los dedos de las manos y sobran dedos.

Por este motivo, nosotros debemos dar lo que estamos aprendiendo; MIENTRAS MÁS DEMOS, MÁS RECIBIREMOS. Conforme vayamos enseñando a otros, la Iluminación irá viniendo a nosotros. Mas si nosotros nos guardamos la Enseñanza tampoco habrá Luz para nosotros.

No hay que esconder la llama debajo del celemín, tenemos que levantarla bien en alto para iluminar el Camino de nuestro prójimo. A medida que nosotros preconizamos aquello que hemos aprendido, aquello que se nos ha enseñado, la Luz irá viniendo a nosotros.

NO SERÍA POSIBLE, PUES, AGUARDAR A QUE ESTUVIÉSEMOS COMPLETAMENTE ILUMINADOS PARA LUEGO ILUMINAR AL MUNDO. Tenemos que lanzar al público las Verdades que hemos aprendido, las Verdades que los Maestros nos han enseñado, aquellos “Granos de Luz” de los cuales nos han hecho depositarios.

Cuanto más trabajemos en la Gran Obra del Padre, más y más podremos ir experimentando, en sí mismos, lo que estamos preconizando. Mas si nosotros (egoístamente), no entregamos a los demás lo que sabemos, tampoco podremos un día vivenciar las Enseñanzas Trascendentales del Espíritu.

¡Dejemos a un lado el egoísmo, entreguemos a otros lo que hemos aprendido! Conforme así lo hagamos, la Luz vendrá a nosotros, y un día vivenciaremos la cruda realidad de eso que nos han enseñado... Exhortación Trascedental Dirigida a los Misioneros