Capítulo 10

El misterio de las cinco palabras en la vestidura.

Y sucedió entonces, que cuando el sol había salido por el oriente, una gran fuerza de luz descendió, en la cual estaba mi vestidura, que había dejado atrás en el vigésimo cuarto misterio, tal como yo os lo había dicho, y encontré un misterio escrito en mi vestidura, con cinco palabras provenientes de lo alto: ZAMA ZAMA OZZA RACHAMA OZAI, cuya solución es ésta:

La Vestidura del Adorable, obviamente, se encuentra en el Misterio Veinticuatro.

En el Telar de Dios, la Madre Divina Kundalini teje la Vestidura para el Señor.

El Telar de Dios es el Misterio Veinticuatro.

En la Vestidura del Señor están escritas las cinco palabras mágicas: Zama, Zama, Ozza, Rachama, Ozai.

Estas son palabras del Lenguaje de la Luz.

La solución.

"Oh! Misterio que no tiene par en el mundo, por cuya causa el universo ha surgido -ésta es la total salida y la ascensión total que ha emanado todas las emanaciones y todo lo que está después, y por cuya razón todos los misterios han surgido -. Venid a nosotros porque nosotros somos vuestros miembros y semejantes. Todos estamos contigo, somos uno y el mismo. Tú eres el Primer Misterio que existió desde el principio, en le Inefable, antes de aparecer; y el nombre de ello somos todos nosotros. Ahora por lo tanto, venimos a encontrarte en el último límite, el cual es el último misterio desde adentro, él mismo es un pedazo de nosotros. Ahora por lo tanto, te hemos enviado la vestidura que te pertenece desde un principio y que la has dejado atrás, en el último límite, el cual es también el último misterio des de adentro, hasta que sea consumada su hora de acuerdo con los mandamientos del Primer Misterio. Ved aquí, su hora ha llegado; póntela".

El Anciano de los Días, dentro de nuestro propio Ser, es el Primero y el Ultimo de los Misterios.

El Anciano de los Días es la causa del Gran Surgimiento Universal.

El Anciano de los Ancianos combina causas para hacer surgir el Universo.

Todos los Misterios han surgido por Voluntad del Padre que está en secreto.

La total salida de las Fuerzas Primarias Universales y la ascensión o reingreso de las Tres Fuerzas Originales, se deben al Primer Misterio, que es también el Ultimo de los Misterios.

De este descenso y ascenso, emanación y reabsorción de las Tres Fuerzas Primarias, han emanado todas las emanaciones cósmicas y todo lo que está después, por cuya causa, todos los Misterios han surgido.

Todo esto que sucede en el Universo se sucede también en el Hombre real.

Las Tres Fuerzas Primarias vienen del Gran Aliento, tú lo sabes.

Las Tres Fuerzas Primarias son, en sí mismas y por sí mismas, un desdoblamiento del Gran Aliento, para sí mismo, profundamente ignoto.

El Gran Aliento tiene su raíz en el Sagrado Sol Absoluto, tú lo sabes.

Las Tres Fuerzas Primarias emanan del Gran Aliento y se reabsorben en el Gran Aliento.

El Gran Aliento emana del Sagrado Sol Absoluto y al final del Gran Día se reabsorbe en el Sagrado Sol Absoluto.

No sería posible crear, si previamente, el Gran Aliento no se desdobla en sus Tres Fuerzas: Positiva, Negativa y Neutra.

Cuando estas Tres Fuerzas originales, Padre, Hijo, Espíritu Santo, inciden o coinciden en un punto dado, se realiza una Creación.

Es al Santo Siete a quien le corresponde organizar tal Creación.

El Santo Tres crea y vuelve nuevamente a crear, pero sin el Santo Siete no podría organizarse ninguna Creación.

Cualquier Cosmos puede existir gracias a la colaboración muy íntima del Tres y del Siete.

El Anciano de los Días es el Primer Misterio que existió desde el Principio, en el Inefable, antes de aparecer.

¡Ven hacia nosotros y dentro de nosotros, Divino Anciano, porque nosotros somos parte de ti mismo!

Realmente, nosotros somos el resultado de los últimos resultados de los múltiples desdoblamientos del Anciano de los Días.

El Padre y el Hijo son uno, el Padre es uno con el Hijo y el Hijo uno con el Padre, y quien ha visto al Hijo, ha visto al Padre.

Debemos buscar al Anciano de los Días en el Ultimo Límite dentro de nosotros mismos, el cual es el Ultimo Misterio desde adentro; el mismo, es la parte superior de nuestro propio Ser.

Cuando hablamos de Ultimo Límite, lo hacemos en el sentido de Manifestación Cósmica, porque más allá de la Manifestación del Ser no tiene límites.

El Sagrado Sol Absoluto quiere cristalizar las Tres Fuerzas Primarias dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.

El Anciano de los Días debe fabricar su Vestidura.

El Hijo debe crear su Vestidura.

El Espíritu Santo debe crear su Vestidura.

Es aquí y ahora, en la Forja de los Cícoples, donde debemos crear la Vestidura para el Padre.

Es aquí y ahora, en la Fragua Encendida de Vulcano, donde debemos crear la Vestidura para el Hijo.

Es aquí y ahora, en la Novena Esfera, en el Sexo, y con el Mercurio de los Sabios, donde debemos crear la Vestidura para el Espíritu Santo.

¡Oh Anciano de los Días! te enviaremos la Vestidura que te pertenece desde un principio y que la has dejado atrás, en el Ultimo Límite, el cual es también el Ultimo Misterio desde adentro.

¡Oh Devotos! ¡Oh Adeptos! ¡Trabajadores de la Gran Obra!, cuando sea consumada vuestra hora, de acuerdo con los mandamientos del Primer Misterio, el Viejo de los Siglos se vestirá con su resplandeciente Vestidura.

Las Tres Vestiduras de la Santa Trimurti, son los Tres Cuerpos de Gloria.

Sólo los Alquimistas gnósticos saben trabajar en la Gran Obra.

Es el Laboratorio alquimista donde se pueden crear los Tres Cuerpos Gloriosos.

Las Tres Vestiduras de luz.

"Venid a nosotros para acercarnos a ti y vestirte con el Primer Misterio y toda su Gloria, por mandato de él mismo, en el que el Primer Misterio nos lo ha concedido y que consiste en dos vestiduras para vestirle con ellas, además de aquélla que te hemos enviado porque eres digno de ellas, desde el momento que tú eres anterior a nosotros. Por esta causa, el Primer Misterio os ha enviado a través de nosotros, el misterio de toda su gloria consistente en dos vestiduras".

El Padre es el Primer Misterio con toda su Gloria.

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, constituyen la trinidad dentro de la unidad de la vida.

Si el Hijo y el Espíritu Santo se visten, cada uno de ellos, con su Gloriosa Vestidura, incuestionablemente, el Anciano de los Días también queda vestido con esas dos Vestiduras.

Las Tres Vestiduras, o Tres Cuerpos Gloriosos, resplandecen en el Infinito.

El Padre es anterior a todo lo que es, ha sido y será.

El es Existencia de Existencias, el Punto Primordial, la Cabeza Blanca, el Antiguo de los Días, el Rostro Inmenso, Luz Oculta, Luz Interna, el Punto dentro del Circulo.

El Viejo de los Siglos existía antes de que hubiera ningún reflejo de sí mismo para servirle de imagen en la conciencia y establecer así su polaridad.

El Anciano de los Días es la Inteligencia oculta.

El Anciano de los Días resplandece en la Gloria de Aziluth.

La Primera Vestidura.

"En la primera está la gloria entera de todos los nombres de todos los misterios y todas las emanaciones de los órdenes de los espacios del Inefable".

Las Emanaciones de todos los Ordenes de los Espacios del Inefable resplandecen en la Vestidura del Anciano de los Días.

Los Nombres de todos los Misterios resplandecen gloriosamente en al Vestidura del Viejo de los Siglos.

La Segunda Vestidura.

"Y en la segunda está la gloria entera del nombre de todos los misterios y de todas las emanaciones que están en las órdenes de los dos espacios del Primer Misterio".

El Nombre de todos los Misterios Menores y Mayores, y de todas las radiantes Emanaciones que están en los Dos Espacios del Primer Misterio, brillan en la Vestidura del Cristo.

La Tercera Vestidura.

"Y en esta tercera vestidura, que recientemente os enviamos, está la gloria del nombre del Misterio del Revelador, que es el Primer Mandamiento y del Misterio de las Cinco Impresiones y del Misterio del Gran Enviado del Inefable, que es la Gran Luz, y del Misterio de los Cinco Guías que son los Cinco Auxiliares. Hay más en esta vestidura, la gloria del nombre del Misterio de todas las órdenes de las emanaciones del Tesoro de la Luz y de sus Salvadores y del Misterio de las órdenes de las órdenes, que son los Siete Amens y las Siete Voces y los Cinco Arboles y los Tres Amens y el Salvador Gemelo que es el Hijo del Hijo, y del Misterio de los Nueve Guardias de las tres puertas del Tesoro de la Luz. Hay más aún allí, la gloria entera del nombre de todos aquéllos que están en la derecha y de todos aquéllos que están en medio. Y más aún, hay allí dentro, la gloria eterna del Gran Invisible que es el Gran Antecesor y el misterio de los tres poderes triples y el misterio de su región total y el misterio de todos sus Invisibles y de todos aquéllos que están en el Treceavo Aeón y el nombre de los Doce Aeones y de todos sus regidores y de todos sus arcángeles y todos sus ángeles y de todo aquéllos que están en los doce aeones y el misterio total del nombre de todos aquéllos que están en el Destino y en todos los cielos y el misterio completo del nombre de todos aquéllos que están en la esfera y de sus firmamentos y de todos los que están en ellos y de todas sus regiones".

El Revelador es siempre el Espíritu Santo.

El Gentil-Hombre, iluminado y perfecto, es el resultado concreto de la cristalización del Espíritu Santo en nosotros.

La esposa del Espíritu Santo es la Divina Madre Kundalini, Marah, el Gran Mar, nuestra Madre Cósmica Particular, pues cada uno de nosotros tiene su Madre.

La Divina Madre Isis es un desdoblamiento del Espíritu Santo en nosotros, una variante de nuestro propio Ser.

El Misterio del Revelador está incluido en el Primer Mandamiento de la Ley de Dios.

El Divino Esposo y su Esposa inefable constituyen la Pareja Original.

Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo.

La Pareja Original sirve de fundamento al Primer Mandamiento.

El Misterio del Revelador se fundamenta en la Pareja Original.

El Arcano A. Z. F., es el Misterio Revelador.

Conexión del Lingam-Yoni sin eyaculación del Ens-Seminis, allí está la clave del Gran Misterio.

El Misterio de las Cinco Impresiones es la Estrella flamígera, tú lo sabes.

El Gran Enviado es el Cristo Intimo.

El Cristo Intimo viene al mundo cada vez que es necesario.

La encarnación del Cristo en nosotros es fundamental para la Gran Obra.

Los Cinco Guías son los Cinco Auxiliares dentro de nosotros mismos aquí y ahora.

Así como existen Cinco Auxiliares en el Sistema Solar: GABRIEL, RAPHAEL. URIEL, MICHAEL, SAMAEL; así también, dentro del Micro-Cosmos hombre existen Cinco Auxiliares, Cinco partes autónomas e independientes del Ser.

Los Cinco Auxiliares Intimos guían al Iniciado bajo la dirección suprema del Padre.

En la Vestidura del Espíritu Santo resplandece la Gloria del Nombre del oculto Misterio de todas las Ordenes de las Emanaciones del Tesoro de la Luz.

El Tesoro de la Luz es el Logos vestido con el To Soma Heliakon, el Cuerpo de Oro del hombre solar.

Todo auténtico cristificado posee en su interior el Tesoro de la Luz.

Del Tesoro de la luz deviene Emanaciones, Rayos, Radiaciones, etc.

Del Tesoro de la Luz, dentro de cualquier Adepto de Perfección, surgen Ordenes Esotéricas, Religiones inefables.

La Gloria del Nombre de cualquier Orden Mística deviene, originalmente, del Tesoro de la Luz.

Del Tesoro de la Luz, oculto entre las profundidades íntimas de los Adeptos iluminados, deviene el Misterio de los Salvadores.

El Misterio de las Ordenes de las Ordenes deviene del Tesoro de la Luz, oculto en el Ser del Ser de todo Adepto auto-realizado.

Las Ordenes de las Ordenes están constituidas por los Siete Amens, las Siete Voces, los Cinco Arboles y el Salvador Gemelo, que es el Hijo del Hijo.

Los Nueve Guardias del Tesoro de la Luz están ocultos dentro de cada uno de nosotros.

Los Nueve Guardias del Gran Tesoro son Nueve Partes auto-independientes y auto-conscientes de nuestro propio Ser.

El Noveno Sendero es inteligencia pura.

El Noveno Sendero es Yesod, el Fundamento mismo de la Gran Obra.

El Noveno Sendero es absolutamente sexual.

El Noveno Sendero está en los Organos Sexuales.

El Noveno Sendero está guardado por la espada flamígera de los Querubines, los Poderosos.

Shaddaí el Chaí, es el nombre secreto del Noveno Sendero.

El Camino que conduce al Iniciado hasta la Liberación final es absolutamente sexual.

El Sexo está en la Novena Esfera, es realmente la Novena Esfera.

Las Tres puertas del Tesoro de la Luz tiene Tres Nombres secretos.

Eheieh es el nombre de la primera puerta.

Yehovah es el nombre divino de la segunda puerta.

Yehova -Elohim es el nombre sagrado de la tercera puerta.

En el Padre está la primera puerta.

En el Hijo está la segunda puerta.

En el Espíritu Santo está la tercera puerta.

Obviamente, el Tesoro de la Luz tiene Tres Puertas.

Las grandes Catedrales Góticas tienen una puerta central y dos puertas menores a lado y lado, tú lo sabes.

La Gloria entera de todos Aquéllos que están en la derecha y de todos aquéllos que están en medio, resplandece la Vestidura del Espíritu Santo.

El Gran Invisible es el Eterno Padre Cósmico Común, la infinitud que todo lo sustenta, el Omnimisericordioso.

El Gran Invisible emana Elohim.

Elohim es el Ejército de la Voz.

Elohim es el Verbo Creador.

Elohim, o mejor dijéramos, Elojim, se traduce como Dios manifestado saliendo de entre las entrañas de Aelohim, para crear y volver nuevamente a crear.

Elohim es Dioses y Diosas, pues es un nombre femenino con una terminación plural masculina.

Una Religión sin Diosas se encuentra a mitad del camino ateo porque Elohim es Diosas y Dioses.

El nombre del Gran Invisible es Aelohim.

Que se sepa de una vez y para siempre que Aelohim es lo divinal incognoscible e inmanifestado.

El Gran Invisible es el Espacio Abstracto Absoluto.

El Gran Invisible es el Inmanifestado.

El Gran Invisible nace Elohim.

Elohim es masculino y femenino a la vez.

Incuestionablemente, hombres y mujeres tienen por ello los mismos derechos y pueden llegar juntos a la cristificación.

El hombre jamás llegará más allá que la mujer, ni ésta podrá escalar alturas espirituales más elevadas que el varón.

Quienes afirmen que las mujeres no pueden auto realizarse, son ignorantes.

¡Benditas son las Mujeres Cristificadas!

El Gran Invisible es el Antecesor de todo lo que ha sido, es y será.

Del Gran Invisible emanan los Tres Poderes Triples.

El Misterio de los Tres Poderes Triples se explica en el hombre y dentro del hombre.

Del Logoi Triuno: Padre, Hijo y Espíritu Santo, dentro de todo ser realmente humano, devienen Dos Triples.

El Intimo y sus dos Almas Gemelas, la espiritual que es femenina y la humana que es masculina, constituyen la segunda Trimurti que emana del Logoi.

La Mente, el Astral, y el Físico, constituyen el Tercer Triple que deviene del Logoi.

El asiento vital o linga-zarira es tan sólo la sección superior del cuerpo físico, no olvidemos jamás que el cuerpo físico es tetradimensional.

El Treceavo Aeón, más allá de las Doce Puertas, es Ain, es Sat, el inmanifestado.

Golpear en la Puerta Trece equivale a ingresar en el seno del Eterno Padre Cósmico Común cuyo nombre hebraico es Aelohim.

Todo Iniciado debe integrarse previamente con Elohim antes de integrarse con Aelohim.

Cada uno de nos tiene su Elohim interior.

El Elohim interior es el Ser de nuestro Ser.

El Elohim interior es nuestro Padre-Madre.

El Elohim interior es el Rayo que emana de Aelohim.

Aelohim es el Omnimisericordioso, el Eterno Padre Cósmico Común, el Espacio Abstracto Absoluto.

Todo Adepto realiza, si así se lo propone, los Doce Trabajos de Hércules; raro es el que se atreve a golpear en el Aeón Trece.

Golpear en la Puerta Trece significa sumergirse entre el seno de la Infinitud que todo lo sustenta.

Se necesita perfección absoluta para no desprenderse jamás del seno de Aelohim.

Cualquier anhelo, por insignificante que sea, de existencia separada, de ser alguien, es suficiente como para desprenderse de Aelohim y caer en el Reino del Demiurgo Creador.

Todos los Regidores, los Arcángeles, Señores y Angeles de las Doce Regiones o Doce Aeones, resplandecen en la sagrada vestidura del Espíritu Santo.

Los Doce Aeones, o Doce Regiones Cósmicas, se penetran y compenetran mutuamente si confundirse.

El Misterio Total del Nombre de todos Aquéllos que están en el Destino, resplandece en la Vestidura del Espíritu Santo.

No todos los seres están en la Ley del Destino.

Millones de criaturas se encuentran atrapadas en la Ley de Accidentes.

El Nombre de todos Aquéllos que moran en las Esferas y en los Firmamentos, y en las diversas Regiones, resplandece en la Vestidura del Espíritu Santo.

La tesis de los varios Firmamentos es la misma que la de los varios infinitos.

+ =

Las Matemáticas Transfinitas demuestran la cruda realidad de los varios infinitos.

Más allá de nuestro Infinito perceptible con los telescopios más potentes, existe otro Infinito.

Escrito está, que aún muchos más allá del siguiente Infinito, se entra en otro Infinito.

El Número de Firmamentos totales sólo lo conoce Aelohim.

El Nombre de todos los Seres inefables que viven en los varios Firmamentos resplandece en la Sagrada Vestidura del Espíritu Santo.

Los Nombres de todos Aquéllos que viven en las diversas Regiones brillan en la inefable Vestidura del Espíritu Santo.

Debemos hacer una plena diferencia entre Firmamentos y Regiones.

Las Regiones equivalen a Dimensiones.

Los Doce Aeones son las Doce Regiones.

Las Doce Horas de Apolonio se relacionan con los Doce Aeones existentes en cualquier Firmamento.

Los Doce Trabajos de Hércules, que los Adeptos han de realizar, se hallan, cada uno, relacionado con los Doce Aeones.

Los Treinta Aeones, emanados por parejas de entre el seno de Aelohim, son algo diferente, se trata de los Cosmocratores o Elohim Creadores.

El día en que vino a nosotros.

"He aquí que te hemos enviado, por lo tanto, esta vestidura que nadie conocía desde el Primer Mandamiento para abajo porque la gloria de la luz estaba oculta en ella y las esferas y todas las regiones del Primer Mandamiento para abajo no la han conocido. Apresúrate por lo tanto, ponte esta vestidura y ven a nosotros. Para acercarnos a ti y vestirte por mandato del Primer Misterio con tus dos vestiduras, que existieron para ti desde el principio con el Primer Misterio hasta que el tiempo señalado por el inefable fuese consumado. Ven pronto a nosotros para que te vistamos con ellas, hasta que hayas logrado el Misterio total de la perfección del Primer Misterio que es señalado por el Inefable. Ven pronto a nosotros para que te las pongamos de acuerdo con los mandatos del Primer Misterio. Falta aún un momento, un pequeño momento y vendrás a nosotros y dejarás al mundo. Ven, por tanto, pronto, para que recibas tu gloria completa que es la Gloria del Primer Misterio".

El Jesús-Cristo Intimo, dentro de cada uno de nos, tiene pleno derecho a usar su Vestidura.

En la Vestidura del Jesús-Cristo Intimo, resplandece la Gloria de la Luz.

Las múltiples Esferas Cósmicas y todas las Regiones suprasensibles del Universo y de los Universos del Primer Mandamiento, brillan en el Espacio Infinito.

Desde el Primer Mandamiento, en el Primer Espacio, resplandecen las Esferas.

El Padre, el Anciano de los Días, la Misericordia de las Misericordias, lo Oculto de lo Oculto, es el Primer Misterio.

Por mandato del padre, se viste el Hijo.

El Hijo se viste con sus dos vestiduras.

La Vestidura del Hijo, y la del Hijo de Hijo, que es el Cuerpo Causal cristificado, resplandecen maravillosamente en el Señor.

El Misterio Total de la Perfección del Primer Misterio, ubicado dentro del Viejo de los Siglos, es señalado por Aelohim.

Aelohim es la infinitud que todo lo sustenta.

La Gloria del Primer Misterio es la Gloria completa.

Quien se integre con el Anciano de los Días, después de ciertos superesfuerzos íntimos, podrá integrarse con Aelohim.