Capítulo 22

Felipe interroga a Jesús.

Sucedió entonces, cuando Jesús terminó de decir estas palabras mientras Felipe, sentado, escribía todas las palabras que Jesús hablara, que Felipe fuese adelante, cayese de rodillas y adorara los pies de Jesús, diciendo: Mi Señor y Salvador, dame autoridad para discurrir ante ti y preguntar sobre tu palabra, antes que tú discurras con nosotros lo relativo a las regiones a las que fuiste en razón de tu ministerio.

Y el compasivo Salvador respondió a Felipe: Tienes permiso de hablar lo que desees.

Y Felipe respondió, diciendo a Jesús: Mi Señor, ¿debido a qué misterio has cambiado la unión de los Regidores y sus Aeones y su Destino y su esfera y todas sus regiones, y los has confundido en confusión en cuanto a su camino y engañado su curso? ¿Has hecho esto a ellos para la salvación del mundo, o no?

Si el Señor Intimo no hubiere hecho posible el Perdón y las Negociaciones, muchos que hubieran podido ser salvados, se hundirían.

Las Negociaciones y el Perdón fueron hechos posibles para la salvación del mundo.

El Gran compasivo ama a toda la humanidad doliente.