Capítulo 23

Por qué fue cambiado el curso de los Aeones.

Y Jesús respondió a Felipe, diciéndole a él y a todos sus discípulos en conjunto: He cambiado su curso por la salvación de todas las almas. Amén, Amén os digo: Si yo no hubiese cambiado su curso, una hueste de almas habría sido destruida y habrían perdido un tiempo largo, si los Arcontes de los Aeones y los Arcontes del Destino y de la esfera y de todas sus regiones y todos sus cielos y todos sus Aeones no hubiesen sido frustrados; y las almas habrían continuado largo tiempo aquí afuera, y la terminación del número de almas perfectas se habría demorado, las cuales contarán en la Herencia del Altísimo a través de los misterios y estarán en el Tesoro de la Luz. Por esta causa he cambiado sus senderos, para que cayesen en engaño y en agitación y entregasen el poder que está en la materia de su mundo y que ellos moldean en las almas, a fin de que aquéllos que se salven puedan ser prontamente purificados y elevados, ellos y el poder eterno, y aquéllos que no se salven, puedan ser prontamente destruidos.

Incuestionablemente, el Cristo Intimo hizo posible el Perdón y las Negociaciones para que aquéllos que se salven puedan ser prontamente purificados y elevados.

El Señor ha hecho posible toda clase de Negociaciones y Perdón para que se defina la gente y que aquéllos que no se salven puedan ser prontamente destruidos.