Capítulo 34

Y sucedió entonces, cuando María terminó de decir estas palabras a Jesús, en medio de sus discípulos, que le dijo: Mi Señor, ésta es la solución del misterio del arrepentimiento de Pistis Sophía.

Y cuando Jesús escuchó estas palabras de María, le dijo: Bien dicho María, la bendita, la plenitud o plenitud bendita, tú, de la que habrá de cantarse como la bendita en todas las generaciones.

María, Marah, Tonantzin, Isis, Adonia, Diana, Rea, Insoberta, etc., es, como ya dijimos, una parte de nuestro propio Ser, pero derivado.

Incuestionablemente, Marah, María, es la Serpiente Ignea de nuestros mágicos poderes.

María es, pues, la Bendita, la Divina Madre Kundalini.

El arrepentimiento de Sophía en el Iniciado, y el misterio de tal arrepentimiento, está en la transmutación sexual.

Es indispensable levantar a la Jerusalem Celestial sobre la Piedra de la Verdad.

Obviamente, la piedra cúbica de Yesod es el fundamento de la ciudad de Heliópolis.

Indubitablemente, Yesod- Mercurio se encuentra en el Sexo.

Yesod significa a la vez Fundamento y Mercurio, porque éste último es el fundamento del arte transmutatorio.

Quienes rechazan la piedra cúbica de Yesod caen en el abismo de perdición.

Pedro, el gran Hierofante de los misterios sexuales dijo:

"He aquí, pongo a Sión la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa, y el que creyera en ella no será avergonzado."

"La piedra que los edificadores desecharon ha venido a ser la cabeza del ángulo."

El Sexo es piedra de tropiezo y roca de escándalo.

Los ignorantes rechazan los misterios del sexo y fracasan espantosamente.

Aquéllos que derraman el Vaso de Hermes se hunden entre las tinieblas exteriores donde sólo se oye el llanto y el crujir de dientes.