Capítulo 59

El poder enviado por Jesús forma una aureola sobre la cabeza de Sophía.

Jesús continuó entonces en su discurso diciendo a sus discípulos: "Sucedió entonces, cuando Pistis Sophía terminó de decir estas palabras en el caos, que el poder-luz que envié a salvarla se convirtió en aureola sobre su cabeza, así que en adelante las emanaciones de Obstinado no tendrían dominio sobre ella. Y cuando se formó esa aureola todas las viles materias en ella fueron sacudidas y purificadas. Perecieron y permanecieron en el caos, mientras las emanaciones de Obstinado las contemplaban y se regocijaban. Y la purificación de la luz pura que había en Pistis Sophía dio fuerza a la luz de mi poder-luz que se había convertido en aureola alrededor de su cabeza.

Así, ocurrió que al rodear la aureola la luz pura de Sophía, esta luz ya no se separó de la aureola de poder luz-flama, así que las emanaciones de Obstinado no las robarían, y cuando ello sucedió la pura luz del poder de Sophía empezó a cantar alabanzas. Alabó mi poder-luz, que era la aureola alrededor de su cabeza, y cantó de esta manera:

El poder-luz del Cristo Intimo se encuentra en la substancia cristónica del Logos Solar.

Esta substancia maravillosa es el Esperma Sagrado.

La corona de los Santos, la Iglesia de Laodicea, resplandece en la cabeza de los cristificados.

Las viles materias se desintegran cuando la aureola de los Santos resplandece en la cabeza de Pistis Sophía.

Las viles materias se desintegran en el Caos.

El ego, las emanaciones de Obstinado, los demonios, condenan a muerte a Pistis Sophía y esta sentencia se cumple totalmente.

Mejor que los tenebrosos condenen a muerte al Iniciado.

Gozan los tenebrosos cuando el Iniciado muere.

Es obvio que los tenebrosos se sienten satisfechos cuando la sentencia de la logia negra se cumple.

Los tribunales de la fraternidad tenebrosa condenan a muerte al Iniciado.

La luz de Pistis Sophía debe purificarse para dar fuerza a la luz del poder-luz que se convierte en aureola alrededor de la cabeza del Iniciado.

La aureola del Cristo Intimo se hace una con la luz pura de Pistis Sophía, así es oro y flama.

Los demonios rojos de Seth nada pueden contra oro y flama.

La luz del Iniciado y la luz del Cristo Intimo son en realidad el oro y la flama inseparables y eternos.

Sophía canta alabanzas al Cristo Intimo.

Sophía canta otra canción de alabanza.

1. - La luz se ha convertido en aureola alrededor de mi cabeza y ya no me separaré de ella, así que las emanaciones de Obstinado no la robarán de mí.

2. - Y aun cuando todas las materias se sacudan, yo no seré sadudida.

3. - Y aun cuando todas mis materias perezcan y permanezcan en el caos -esas emanaciones que Obstinado ve- yo no pereceré.

4. - Pues tu luz está en mí y yo estoy con la Luz."

Estas fueron las palabras de Pistis Sophía. Ahora y por tanto, que aquél que comprenda el sentido de sus palabras, venga aquí y proclame su solución."

La luz del Cristo íntimo y la luz de Pistis Sophia forman una sola luz integral y perfecta.

Los múltiples elementos indeseables de la psiquis terrenal, no podrán robarse la luz de Pistis Sophia

La aureola Crística en la cabeza de los seres inefables, no podrá ser robada jamás.

La Crística aureola en la cabeza de los sabios se halla íntimamente relacionada con la glándula pineal.

Es en tal glándula donde se encuentra el loto de los mil pétalos; el chacra Sahasrara, el Ojo de Diamante.

No está demás recordar que el centro de la intuición relacionado con la glándula pineal deviene iluminado con la cristificación.

La glándula pineal y la pituitaria se hallan unidas mediante un canal nervioso desaparecido en los cadáveres.

En la glándula pituitaria se halla localizado el sentido de la auto-observación psicológica.

Las auras maravillosas de la pituitaria y pineal resplandecen gloriosamente iluminadas e integradas en la cabeza de los Cristificados.

Pueden sacudirse todas las materias inhumanas, mas Pistis Sophia Cristificada, NO será sacudida.

Obviamente los agregados psíquicos perecerán en el caos.

Algunos agregados del caos son meras cortezas Kabalísticas.

Esas cortezas son cadáveres del abismo desprovistas de la esencia.

Los cadáveres o materias del caos, se desintegran lentamente

La divina Madre Kundalini suele extraer la esencia de entre tal o cual agregado psíquico.

Cuando la esencia es extraída, el agregado psíquico se convierte en un cadáver del caos.

Estos casos son excepciones porque normalmente la divina Madre va desintegrando lentamente los agregados psíquicos antes de extraer la esencia.

La luz del Cristo está con Sophia y ella está con él

María, su madre, pidió y recibió permito de hablar.

Entonces Maria, la madre de Jesús, se adelantó y dijo: "Mi hijo según el mundo, mi Dios y Salvador, según la Altura, permíteme proclamar la solución de las palabras que Pistis Sophia pronunciara."

Y Jesús respondió diciendo: “Tú también, María, has recibido de quien está en Barbelos de acuerdo con la materia y has recibido semejanza con la virgen de la luz, según la Luz; tú y la otra María, la bendita; y por ti la oscuridad se ha levantado, y de ti provino el cuerpo material en el que estoy -al cual he purificado y refinado-  Ahora y por tanto te mando proclamar la solución de las palabras expresada por Pistis Sophia."

Y María, la madre de Jesús, respondió diciendo: "Mi Señor, tu poder luz profetizó anteriormente con relación a estas palabras, a través de Salomón en su Oda decimonovena, diciendo”

La Mujer-Serpiente, Isis, Rea, Cibeles, Adonía  Diana, Marah, Tonantzín, etc., es la Madre del Cristo y sin embargo es la Hija de su Hijo.

Según el mundo la Mujer-Serpiente es la Madre del Señor y según la Altura, el Señor es su Dios y Salvador.

La morada de Barbelos es el océano de la luz increada.

La Madre divina Kundalini ha recibido semejanza con la Virgen de la Luz, según la Luz.

La Virgen de la Luz, según la Luz, es la inmanifestada Madre cósmica a quien ningún mortal ha levantado el velo.

Raros son aquellos que logran pasar el umbral del templo de las paredes transparentes; muy raros son aquellos que logran entrar en el templo de la Inmanifestada.

Se necesita para ello haber pasado por la completa aniquilación Budhista.

Sólo aquellos que poseen el cuerpo de Darma-kaya, el Cuerpo Ley, el cual es sustancia-ser, pueden entrar al Templo de la Inmanifestada.

Por el trabajo de la Mujer-Serpiente, la oscuridad es levantada.

Las tres Marías son fundamentales en la Gnosis.

La Maris-Isis, la María en la Naturaleza y la inmanifestada.

El Cristo resplandece en la cabeza de Pistis Sophia.

La María Madre de Jesús recibe de quien está en Barbelos de acuerdo con la Naturaleza, mas recibió semejanza con la Virgen de la Luz.

La María terrenal y la bendita en el fondo resplandecen y por ella, por la Mujer-Serpiente, la oscuridad es levantada.

De la Madre terrenal proviene el cuerpo material de Jesús, el cual fue purificado y refinado.

María su madre interpreta la canción de Sophia con la sexta Oda de Salomón.

-El Señor está sobre mi cabeza como una aureola, y no me separaré de él

-La aureola, corona de luz, fue tejida en verdad para mi y ha hecho que sus varitas retoñen en mi.

-Mas de una corona marchita no surgirían brotes tales, así que tú estas vivo en mi cabeza y has brotado en mí

-Tus frutos están pictóricos y perfectos, llenos de salvación.

Pistis Sophia goza con su corona de luz y sabe lo que es la vara florecida del adepto.

Florece la vara de aquel que ha levantado la serpiente, tú lo sabes.

La corona marchita es señal evidente de caída y de ella no pueden surgir tales brotes.

El Señor vive en Pistis Sophia cuando ella ha sido  perdonada.

Sophia en verdad sufre espantosamente cuando quiere levantarse.

Los frutos del Señor son pictóricos y perfectos.

Jesús ensalza a María.

Sucedió entonces, cuando Jesús escuchó a su madre María hablar así que le dijo:  "Bien hablado, muy bien. Amén, amén yo te digo: Te proclamarán bendita desde un confín al otro de la Tierra, pues la promesa del Primer Misterio se mantiene contigo y a través de esa promesa todo aquello proveniente de la Tierra y de la Altura será salvado y esa promesa es el principio y el fin.

Marah, la Mujer-Serpiente es bendita siempre; la promesa del Primer Misterio se mantiene con ella.

Todo por medio de la promesa del Primer Misterio se mantiene con la Mujer-Serpiente.

Es obvio que la Madre divina Kundalini trabaja por voluntad del Padre.