Capítulo 6

Y sucedió entonces, cuando los discípulos oyeron estas palabras, que exclamaron: "Señor, si eres tú, recoge tu luz de gloria hacia ti mismo para que podamos resistirla, de lo contrario nuestros ojos están en las tinieblas y estamos perturbados y toda la tierra también está en la perturbación debido a la gran luz que te rodea".

Osiris es un dios negro, decían los egipcios.

Los seres humanos no son capaces de resistir la Luz de Gloria.

La Luz del Cristo deslumbra a los moradores de la Tierra.

Osiris- Cristo es por eso negro para los seres humanos.

Los esplendores del Cristo ofuscan a los moradores de la Tierra.

Los esplendores del Cristo, en verdad, no son comprendidos por las gentes.

Las multitudes tienen la Conciencia dormida.

En tanto continúe el ego, el yo dentro de nosotros, incuestionablemente la Conciencia continuará dormida.

Sólo aniquilando al ego adviene el despertar.

Sólo el despierto podrá comprender los Misterios crísticos.

Jesús atrae a sí mismo su propia luz.

Entonces Jesús recogió hacia sí mismo la gloria de su luz, y cuando esto sucedió, todos los discípulos se llenaron de valor, encaminaron sus pasos hacia Jesús, se prosternaron, lo glorificaron regocijándose con gran júbilo, y le dijeron: "Rabino, ¿a dónde has ido, cuál fue tu ministerio por el que te has ido, por qué hubieron todas estas confusiones y todos los terremotos que sucedieron?".

Cristo Intimo vuelve una y otra vez, constantemente, cada vez que es necesario.

El Cristo Cósmico es una fuerza como la electricidad, como la fuerza de la gravedad, etc.

El Cristo Cósmico está más allá de la personalidad, de la individualidad y del yo.

El Cristo se expresa a través de cualquier Hombre que esté debidamente preparado.

Empero, todos los eventos crísticos van acompañados de grandes terremotos y confusiones.

Los eventos crísticos son terriblemente revolucionarios.

Jesús promete a sus discípulos decirles todas las cosas.

Entonces Jesús, misericordioso, les dijo así: "Regocijaos y alegraos de hoy en adelante porque he ido a las regiones de las que había aparecido. De hoy en adelante pues, hablaré con vosotros sin velos, desde el principio de la verdad hasta su final; y hablaré con vosotros sin analogías. De hoy en adelante no ocultaré nada a vosotros del misterio de lo alto y de aquella región de la realidad. Se me ha concedido gracias al Inefable y gracias al Primer Misterio de todos los misterios, hablar con vosotros, desde el principio hasta la plenitud, así como de adentro hacia fuera y de afuera hacia adentro. Escuchad, por ende, que puedo deciros todas las cosas.

Y sucedió, cuando me senté un poco alejado de vosotros en el Monte de los Olivos, que medité acerca del orden del Ministerio por la gracia del cual fui enviado, que ya estaba consumado, y que el último misterio, que es el vigésimo cuarto misterio de adentro hacia fuera, ésos que están en el segundo espacio del Primer Misterio, en los órdenes de ese espacio, aún no me habían enviado mi vestidura. Y sucedió entonces, cuando supe que el orden del Ministerio por la gracia del cual fui enviado, estaba consumado, y que por ese misterio mi vestidura no se me había enviado, la cual había dejado atrás en él hasta que su tiempo fuese concluido -, meditando entonces en esto, me senté en el Monte de los Olivos un poco alejando de vosotros".

Jesús Cristo, o Cristo Jesús Intimo en cada uno de nos, surge siempre del mundo del Logos Solar para manifestarse a los hombres.

En Kábala, diríamos que el Jesús - Cristo secreto surge de Chokmah, así aparece en el Arbol de la Vida.

Incuestionablemente, desciende de esa región para penetrar en el vientre de su Divina Madre, por obra y gracia del Espíritu Santo.

Stella Maris es Virgen antes del parto, en el parto y después del parto.

La Virgen del Mar da a luz a su Hijo en el establo del mundo.

El Establo de Belén es el mismísimo cuerpo del iniciado.

En el Establo de Belén se encuentran los animales de la Mente, el Deseo y de la Mala Voluntad.

El Jesucristo Interior debe eliminar todos los elementos indeseables que en nuestro interior cargamos.

La Virgen del Mar es la Hija de su Hijo y la Adorada Esposa del Espíritu Santo.

Ella, Stella Maris, obedece las órdenes del Jesús - Cristo Intimo y trabaja con Él eliminando de nosotros los elementos psíquicos indeseables.

Gracias al Primer Misterio, es decir, gracias al Anciano de los Días, gracias al Padre de todas las Luces, el Jesús-Cristo Interior puede enseñar a los Iniciados.

El Señor no oculta nada a los que en verdad están despiertos.

El Señor enseña a los Adeptos los Misterios de lo Alto y de aquella región de la realidad.

El Señor, gracias al Inefable y por obra y gracia del Primer Misterio de todos los Misterios, que es el del Padre, nos instruye secretamente.

Él nos instruye desde el principio hasta la plenitud, así como de adentro hacia afuera y de afuera hacia adentro.

Todo esto es posible cuando lo encarnamos.

Al que sabe la Palabra da Poder, nadie la pronunció nadie la pronunciará sino solamente Aquél que lo tiene encarnado.

El Monte de los Olivos es el Mundo Causal.

El Señor desciende desde el Mundo del Logos Solar para vivir como Hombre Causal.

El Señor se proyecta desde el Mundo Causal hasta el Mundo Físico.

El Señor manifestado actúa en las regiones de la Mente.

El Señor manifestado resplandece en el Cuerpo Astral de Aquél que lo tiene encarnado.

El Señor manifestado entra en el Cuerpo Físico para vivir como un Hombre entre los hombres.

Cada vez que es necesario, viene el Señor a este valle de lágrimas para ayudar a la Humanidad.

Las multitudes dormidas nunca conocen al Señor y le vituperan siempre que viene.

El Jesús - Cristo Intimo ha sido crucificado muchas veces.

En el Monte de los Olivos el Cristo Intimo reflexiona profundamente.

El Ultimo Misterio es el Vigésimo Cuarto Misterio.

Esto se cuenta de adentro hacia afuera, tú lo sabes.

En el Misterio Veinticuatro trabaja la Divina Madre Kundalini tejiendo su propio Telar.

Quienes trabajan en el Segundo Espacio del Primer Misterio, comprenden todo esto.

La Divina Madre Kundalini, Stella Maris, trabaja en el Segundo Espacio del Primer Misterio.

En el Segundo Espacio del Primer Misterio encontramos a todos los trabajadores de la Gran Obra.

Los Trabajadores de la Gran Obra obedecen al Padre tanto en los Cielos como en la Tierra.

Ahora comprenderéis mejor por qué el Misterio Veinticuatro es el Primer Misterio.

La Divina Madre Kundalini teje para el Adepto su propia Vestidura.

Todo este trabajo se realiza a base de esfuerzos conscientes y padecimientos voluntarios.

Quienes perdieron su Vestidura Sagrada, debe buscarla nuevamente.