Capítulo 61

Y sucedió, cuando Jesús escuchó estas palabras, que dijo: "Bien hablado, María la bendita, que heredarás todo el reino de la luz."

Entonces María, la madre de Jesús, se adelantó también y dijo: "Mi Señor y mi Salvador, ordéname repetir también estas palabras."

Y Jesús contestole: "No impediré, sino que urgiré a aquél cuyo espíritu comprenda, a expresar la idea que lo ha movido. Ahora y por tanto, María, mi madre según la materia, tú en quien he morado, te invito a que expreses la idea del discurso."

Marah, María, Isis, en la Naturaleza, tiene también derecho a hablar sobre los Misterios Crísticos.

María, la madre, interpreta también la escritura.

Y María respondió diciendo: "Mi Señor, por lo que respecta a las palabras que tu poder expresara profetizando a través de David: La Gracia y la Virtud se encontraron, y la Virtud y la Paz se besaron una a otra. La Verdad brotó de la tierra y la Virtud miró hacia abajo, desde el cielo, tu poder profetizó también sobre ti."

La Gracia y la Virtud se encuentran siempre y la Paz y la Virtud se besan.

La virtud viene del Cielo y la Verdad brota del Infierno.

Historia del espíritu fantasma.

"Cuando eras pequeño, antes que el espíritu hubiese llegado a ti, estando tú un día en el viñedo, con José, el espíritu vino de la altura y llegó a mí, a mi casa; y era como tú. Yo no lo conocía, mas pensé que tú eras él. El Espíritu me dijo: "¿Dónde está Jesús, mi hermano, para reunirme con él?" Cuando esto me dijo, me desconcerté y pensé que era un fantasma que deseaba irritarme. Así que lo cogí y lo até a los pies de la cama, en mi casa. Luego salí al campo y caminé hasta llegar a ti y a José, que estabais en el campo; y te encontré en el viñedo, y a José apuntalando las vides. Y sucedió que cuando hablé a José de lo ocurrido, tú entendiste mis palabras, te alegraste y dijiste: "¿Dónde está que yo le vea? De otra manera lo aguardaré en este lugar." Y entonces cuando José te oyó decir esas palabras, se sobrecogió. Bajamos juntos, entramos en la casa y encontramos al espíritu atado a la cama. Te miramos y lo miramos y tú eras igual a él. Y él, que estaba atado a la cama estuvo libre, te tomó en sus brazos y te besó, y tú también lo besaste, y os convertisteis en uno.

Estas son pues las palabras y la solución. La Gracia es el espíritu que llegó a ti desde la altura a través del Primer Misterio, pues tuvo piedad de la raza humana y envió su espíritu para que él pudiese perdonar los pecados de todos los hombres y éstos recibiesen los misterios y heredasen el Reino de la Luz. La Verdad por su parte, es el poder que ha morado en mí."

El Espíritu debe integrarse con el hombre, hacerse uno con él y en él.

No sería posible la integración en tanto permanezcamos dormidos.

Debemos beber el vino de la Gnosis y morir en sí mismos para lograr la integración.

La vid, el vino, resultan del milagro de la transmutación sexual.

Sólo trabajando en la Fragua encendida de Vulcano es posible lograr la muerte radical del mí mismo.

De los cuerpos espiritual y material de Jesús.

"Cuando salió de Barbelo, se convirtió en cuerpo material para ti y proclamó la región de la verdad. La Virtud es tu espíritu, que trajo los misterios de la altura para darlos a la raza humana. La paz, por su parte, es el poder que ha morado en tu cuerpo material según el mundo, que ha bautizado a la raza humana para volver a los hombres extraños al pecado y ponerlos en paz con tu espíritu, de manera que estén en paz con las emanaciones de la Luz; esto es: La Gracia y la Verdad se besaron una a otra. Y en: 'La Verdad brotó de la tierra', la Verdad es tu cuerpo material que surgió de mí, según el mundo de los hombres y proclamó todo lo relativo a la región de la Verdad. Y también en: 'La Virtud', es el poder que miró desde la altura, el que dará los Misterios de la Luz a la raza humana para que los hombres se vuelvan virtuosos y buenos y hereden el Reino de la Luz."

Y sucedió entonces cuando Jesús escuchó las palabras pronunciadas por su madre María, que dijo: "Bien hablado, María, muy bien."

El Poder Gracia viene desde la altura por orden del Primer Misterio.

La Gracia, o mejor dijéramos, el "Poder-Gracia", viene siempre desde la altura a través del Primer Misterio.

Cristo es el Espíritu del Fuego, el Fuego del Fuego, la signatura astral del Fuego; sólo él puede salvarnos.

Sólo el Cristo Intimo puede perdonar las deudas Kármicas que tenemos.

El Señor Interior puede perdonar al Iniciado cuando el arrepentimiento es verdadero.

Para el indigno todas las puertas están cerradas, menos una, la del arrepentimiento.

Gracias al Espíritu del Fuego es posible recibir los Misterios y heredar el Reino de la Luz.

La "Verdad-Poder" está en el Cristo Intimo y dentro del Cristo Intimo, aquí y ahora.

Cuando el Cristo Intimo sale de la morada de Barbelo, del Océano de la Gran Luz, viene a predicar la Verdad.

La Verdad se convierte en cuerpo real para el Iniciado pues éste se integra totalmente con ella.

Cuando el Iniciado experimenta la Verdad, enseña entonces el camino que a ella conduce.

Todo verdadero Bodhisattva se sacrifica por la Verdad.