Capítulo 62

La otra María se adelantó y dijo: "Mi Señor, tolérame y no te irrites contra mí. Si desde el momento en que tu madre habló contigo sobre la solución de estas palabras, mi poder urgióme a adelantarme y proclamar su solución."

La Virtud es el Espíritu del Fuego que trae los Misterios de la Altura para darlos a la raza humana.

La Paz Fundamental sólo es posible auto-explorando al ego para desintegrarlo totalmente.

Se dice de la Paz- Poder, que ha morado en el cuerpo material según el mundo, debido a que el ego mora en el cuerpo y en tanto aquél continúe es obvio que la Paz se hallará ausente.

Muriendo el ego quedamos en paz con el Espíritu.

En los Colegios iniciáticos se saluda: "Que la Paz sea con vosotros"; respuesta: "Y con vuestro espíritu también."

Necesitamos estar en paz con las emanaciones de la Luz.

La Gracia-Poder y la Verdad- Poder se abrazan y besan entre sí formando un todo íntegro.

La Verdad es la Talidad o Totalidad.

Obviamente, la Talidad se encuentra en el fondo de un Cristo o de un Budha.

La Talidad está más allá de la maquinaria de la relatividad y también más allá del Vacío Iluminador.

La Talidad es eso que está más allá del cuerpo, de los afectos y de la mente.

La Talidad es aquello que está mucho más allá de todo dualismo.

La Talidad en Cristo o en Buddha o en Hermes, es siempre la misma.

De la Talidad emana eso que se llama la Gracia.

La Verdad es lo que es, lo que siempre ha sido y lo que siempre será.

Sólo en el cuerpo de un Jesús o de un Buddha o de un Hermes, etc., está encarnada la Verdad.

El templo de todos los degenerados de la Tierra es templo de iniquidad y de tinieblas.

La raza Aria está ya degenerada y pronto será destruida.

Así como se encuentra la humanidad actual no sirve para encarnar la Mónada, el Ser.

No es posible que pueda encarnarse la Mónada Divina en el cuerpo físico tal como nace y en las condiciones actuales.

Sólo preparando el cuerpo físico mediante el trabajo en la Novena Esfera se hace posible encarnar la Mónada Divina y las distintas partes del Ser.

La Novena Esfera es el sexo.

Realmente, la Energía sexual es la única que puede transformar al cuerpo físico para que en él pueda encarnarse la Mónada Divina.

Mediante la Energía Creadora, sexual, de Shiva o Espíritu Santo, es posible realmente convertir el cuerpo físico en el Templo de la Verdad.

Sólo mediante los Misterios de la Virtud es posible heredar el Reino de la Luz.

Si el ego no fuese aniquilado las virtudes no nacerían en nosotros.

Si no cristalizaran las virtudes en nosotros nunca poseeríamos nuestras Almas.

En paciencia poseeréis vuestras Almas.

Cada vez que eliminamos un agregado psíquico cristalizamos en su reemplazo alguna virtud.

Así es como poco a poco cristaliza el Alma en nosotros.

Sólo mediante la virtud se ingresa a los Misterios.

La otra María interpreta la misma escritura del Bautismo de Jesús.

Y Jesús le respondió: "Te ordeno proclamar su solución."

Y dijo María: "Mi Señor, 'Gracia y virtud se encontraron'; así pues, la Gracia es el espíritu que llegó a ti cuando recibiste el bautismo de manos de Juan. La Gracia es, por tanto, el espíritu divino que llegó a ti, él tuvo piedad de la raza humana y bajó y se encontró con el poder de Sabaoth, el Bueno, que está en ti y trajo los misterios de la altura para dárselos a la raza humana. La Paz, por otra parte, es le poder de Sabaoth, el Bueno, que está en ti, el que ha bautizado y perdonado a la raza humana y ha puesto en paz a los hombres con los hijos de la Luz."

Y Jesús, cuando hubo escuchado a María, le dijo: "Bien hablado María, heredera del Reino de la Luz."

Gracia es el espíritu que adviene a nosotros en el Bautismo.

El Bautismo es un pacto de Magia Sexual.

Cuando se cumple con el pacto de Magia Sexual llégase entonces a la Auto-Realización Intima del Ser.

El poder de Sabaoth es el poder del Verbo que adviene a nosotros por gracia cuando cumplimos con el pacto de Magia Sexual.

La Virtud es el Espíritu de la Luz que cristaliza en nosotros cuando el ego muere.

La Virtud nos inicia en los grandes misterios de la vida y de la muerte.

Sin Virtudes no se nos admite en los Templos de Misterios.

Sabaoth bautiza y pone en paz a los hombres con los Hijos de la Luz.

Sabaoth es el Verbo, la Palabra, el Logoi Intimo en cada uno de nos.

María es hija de su Hijo, su Señor y Salvador; María, Marah, la Mujer- Serpiente, es una parte autónoma y auto consciente de nuestro propio Ser.

María, la madre, interpreta de nuevo la misma escritura con el encuentro de ella e Isabel, la madre de Juan el Bautista.

Y de nuevo María, la madre de Jesús, se adelantó hasta él, cayó de rodillas y besó los pies de Jesús diciendo: "Mi Señor, mi hijo y Salvador, no te irrites contra mí, sino perdona que una vez más exprese la solución de estas palabras, 'La Gracia y la verdad se unieron', somos yo, María, tu madre e Isabel la madre de Juan, quienes nos encontramos. La Gracia, entonces, es el poder de Sabaoth en mí, que salió de mí, y que eres tú. Tú has tenido piedad de la raza humana, la Verdad por su parte, es el poder que había en Isabel y que era Juan, quien vino y proclamó ante ti. Y también, 'Gracia y Verdad se encontraron? -sois tú, mi Señor y Juan, quienes os encontrasteis cuando recibisteis el bautismo. Y nuevamente tú y Juan sois 'la Virtud y la Paz se besaron una a otra."

Sabaoth, el Verbo, el Logos, es siempre hijo de Isis, la Madre Saítica de los grandes Misterios.

Juan, aquél que predicó el camino que conduce a la Verdad, era hijo de Isis y Abel.

Esto significa que Juan, el Precursor, era alguien que tenía encarnada a la Mónada Divina.

Ätmä, el Divino Espíritu del hombre, tiene dos hijos, dos almas, Isis y Abel.

Isis es Buddhi, el alma espiritual y es femenina.

Abel es el alma humana y es masculina.

Isabel es un nombre profundamente significativo.

Is- Abel: este último es el caballero que ama a IS, su alma, su Walkiria.

El Alma - Espíritu es la esposa del hombre causal, el real hombre.

Juan era pues alguien que tenía encarnada la Mónada.

No confundamos a Isis, la Walkiria adorable, con la Madre Saídica Kundalini.

Isis, como mantram, se puede aplicar a la Walkiria, mas, específicamente, Isis se debe aplicar a la Divina Madre Kundalini.

Cristo es el camino de la Verdad y de la Vida.

Gracia y Verdad siempre se encuentran.

De la encarnación de Jesús.

'La Verdad brotó de la tierra y la Virtud miró hacia abajo, desde el cielo', significa que durante el tiempo en que te diste a ti mismo, tomaste la forma de Gabriel, miraste hacia mí desde el cielo y hablaste conmigo. Y cuando hablaste conmigo, surgiste en mí, y eras la Verdad, que es el poder de Sabaoth, el Bueno, que está en tu cuerpo material, y que es la Verdad que 'brotó de la tierra'."

Cuando Jesús hubo oído las palabras de María, su madre, le dijo: "Bien hablado y muy bien. Esta es la solución de todas las palabras concernientes a lo que mi poder-luz profetizó hace tiempo a través del profeta David."

Juan y Cristo, Gracia y Verdad, se encuentran.

Juan, por Gracia, bautiza, y Cristo es la Verdad.

La Virtud y la Paz siempre se besan.

El Cristo, tomando la forma de Gabriel, mira desde el cielo y habla con su Divina Madre.

El Cristo penetra como un rayo purísimo en el vientre de Marah, su Divina Madre Kundalini. El es la Verdad.

Incuestionablemente, la Verdad es el poder de Sabaoth.

Sabaoth es el Logos encarnado, la Verdad, el Tesoro escondido entre las entrañas de la Tierra.

El Tesoro debe siempre buscarse entre las entrañas profundas de la Tierra.

Hay que escarbar entre las profundidades del mundo soterrado.

Nota escrita posteriormente copiada de otra escritura.

Nota de un escriba.

"Ahora, éstos son los nombres que yo daré desde el Porvenir sin límites. Escribidlos con un signo y que en adelante sean revelados a los Hijos de Dios.

Este es el nombre del Inmortal: aaa, ooo; y éste es el nombre de la voz por la que el Hombre Perfecto se ha puesto en movimiento: iii. Y éstas son las interpretaciones de los nombres de estos misterios: del primer (nombre), que es aaa, su interpretación es fff; del segundo cuyo nombre es mmm, o bien ooo, su interpretación es aaa; del tercero que es ps ps ps, su interpretación es ooo; del cuarto que es fff, su interpretación es nnn; del quinto que es ddd, su interpretación es aaa. Aquél en el trono es aaa. Esta es la interpretación del segundo: aaa, aaa, aaa. Esta es la interpretación del nombre completo".

Hijos de Dios son exclusivamente los Cristificados, Aquéllos que hallaron el Vellocino de Oro entre las entrañas del mundo.

Los animales intelectuales comunes y corrientes son hijos del diablo.

I.A.O., es el nombre sagrado. I.A.O., es el mantram de la Novena Esfera. I.A.O., es el Dharani de la Magia Sexual.

I, nos recuerda a Ignis, el Fuego.

A, nos recuerda al Agua, Aqua.

O, nos recuerda al Origo, Principio, Espíritu.

I, Ignis, INRI, el Azufre.

A, Aqua, el Mercurio de la Filosofía secreta.

O, el Origo, el principio mediador ente el Azufre y el Mercurio de la Filosofía secreta.

El Hombre Perfecto se pone en movimiento por I: Ignis, INRI, el Fuego.

A, Aqua, el Mercurio que se extrae del mineral en bruto, el alma metálica del Esperma Sagrado, el agua que no moja, es la Fuente de la Inmortalidad.

O, Origo, el principio mediador ente el Azufre y el Mercurio, une a estas dos substancias antes de morir.

El Azufre y el Mercurio, unidos mediante la Sal, dan origen al Carbunclo Rojo, la Piedra Filosofal.

En nuestro próximo libro titulado "La Gran Obra" enseñaremos toda la Ciencia de la Alkimia; los Misterios develados de la Gran Obra.

F, Fuego, Fohat; sin fuego nunca se puede elaborar el A, el Agua pura de la vida, el Mercurio de la Gran Obra.

O, Origo, principio, espíritu, sal que participa por volátil del elemento aire y por lo fijo del elemento fuego, debe ser analizada.

La Sal, está entre el "M", Mar, agua y sin embargo participa del fuego, Azufre.

La Sal es volátil y participa del aire, sin embargo también participa del elemento tierra como vemos en las minas de sal.

La Sal se relaciona con el aire, con el fuego y con el agua y la tierra.

La Sal es la gran mediadora entre el Azufre y el Mercurio; liga a estos dos elementos, los integra, los une en un todo único.

M o mejor O, su interpretación es A, porque se halla en el mar caótico del Mercurio Sagrado, es la Sal del Gran Océano.

P, PaTaR, Pedro, el Sexo y sus Misterios, no podría funcionar sin Origo, el principio, la substancia que une al Azufre y al Mercurio.

S, el silbo dulce y apacible que Elías escuchara en el desierto y que Apolonius utilizara para abandonar a voluntad el cuerpo físico, es profundamente significativo.

Bien sabemos que Apolonius se envolvía con un manto de lana para practicar.

Sentado, se concentraba en el ombligo.

Rogaba a su Dios le enviara la S, el silbo dulce y apacible, la sutil voz.

Cuando ya escuchaba ese sonido que el grillo produce, abandonaba a voluntad el cuerpo físico.

Ese fino sonido vibra en el cerebelo, en la cabeza.

Para escuchar la sutil voz se necesita quietud y silencio mental.

S, es el rayo, el Fuego, y sin O, Origo, Principio o Espíritu, sería imposible porque S es O, Espíritu.

S, Fuego, es también O, Origo, el Principio Espíritu.

F, se interpreta con N; en la letra N están las tres líneas que representan las tres fuerzas primarias de la naturaleza y del Cosmos.

Sin las tres fuerzas primarias, positivo, negativo y neutro, no sería posible encender el Fuego Sagrado en nosotros.

El hombre representa el Santo Afirmar.

La Mujer representa el Santo Negar.

El Santo Conciliar, la fuerza neutra, concilia a las dos primeras para crear y volver nuevamente a crear.

Si se crea mediante Kriyashakti, esto es, sin derramar el Vaso de Hermes, como lo hacían los Lemures de la tercera, cuarta y quinta sub -razas, despertará el Fuego Sagrado en el aspirante.

Así, en la letra N con sus tres fuerzas, está la explicación de F, el Fuego, Fohat.

A.Z.F., es la clave secreta del Gran Arcano conocido por los Brahamanes.

A, Aqua, Agua, es el "Ens Seminis", dentro del cual está el "Ens Virtutis" del Fuego.

Sin el Mercurio de los Sabios no es posible la Gran Obra, por ello es que la interpretación de DDD es A.

Hasta los Dioses son hijos del Mercurio de los Sabios.

Es ostensible que nuestro Dios interior profundo viene a ser también hijo del Mercurio.