• Inicio
  • La Pistis Sophia Develada 2do Libro
  • Capítulo 100

Capítulo 100

Cuando el Salvador concluyó de decir todo esto a sus discípulos, Andrés se adelantó y dijo: "Mi señor no te enfades conmigo y ten misericordia de mí. Te pido que me reveles el misterio de lo que te preguntaré porque me ha sido difícil comprenderlo"

El Salvador contestó diciéndole: "Pregunta lo que desees preguntar que se lo revelaré frente a frente y sin semejanza"

Andrés interroga a Jesús.

Y Andrés contestó diciéndo: "Mi señor, estoy asombrado y sumamente maravillado de cómo los hombres de este mundo con cuerpo de esta materia, aún cuando provengan de este mundo, pueden pasar a través de estos firmamentos y estos regidores y todos los señores y todos los dioses y todos los invisibles y todos los de la región completa de la Derecha y todos los grandes de las emanaciones de la Luz y entren a todas ellas heredando el reino de la Luz. Esto no lo comprendo."

 

Los discípulos y las fuerzas son de la misma mezcla.

Cuando Andrés dijo esto el espíritu del Salvador se despertó en él y exclamando le dijo: "¿Por cuánto tiempo habré de sobrellevarte? ¿Por cuánto tiempo seré indulgente contigo? ¿Entonces todavía no has entendido y permaneces en la ignorancia? No has comprendido aún que vosotros y todos los ángeles y todos los arcángeles y los dioses y los señores y todos los de la región completa de la Derecha y todos los grandes de las emanaciones de la Luz y toda su gloria, -son todos uno con otro de una y la misma contextura, la misma materia y la misma substancia y que todos vosotros sois de la misma Mezcla

Y al mandato del Primer Misterio la Mezcla fue constreñida hasta que todos los grandes de las emanaciones de la Luz y toda su gloria se purificaran a sí mismos, y hasta que se purificaran a sí mismos de la Mezcla. Y ellos no se habían purificado a sí mismos de sí mismos sino que se habían purificado a sí mismos por necesidad de acuerdo a la economía del Uno y Unico, El Inefable.

Realmente ellos no habían tenido ningún padecimiento ni se habían transformado a sí mismos ni vertido a sí mismos en cuerpos de diferente clase de uno a otro, ni habían tenido ninguna aflicción"

 

De la transcorporación y purificación.

"Vosotros en particular sois el resíduo del Tesoro y sois el resíduo de la región de la Derecha y sois el resíduo de la región de los de Enmedio y sois el resíduo de todos los invisibles y de todos los regidores; en una palabra, vosotros sois el resíduo de todos estos. Y estáis en grandes padecimientos y aflicciones en vuestro ser vertidos de uno a otro en diferentes clases de cuerpos físicos. Y después de todos estos padecimientos habéis luchado y combatido con vosotros mismos habiendo renunciado a todas las cosas del mundo y lo que hay en él; y no habéis dejado de buscar hasta encontrar los misterios del Reino de la Luz que os han purificado y conducido hacia Luz más purificada, sumamente depurada, que os ha convertido en luz purificada."

 

De los misterios que purifican.

"Amén os digo: Por amor a la raza humana, pues ésta es material, yo me he desdoblado a mí mismo y les he traído todos los misterios de la Luz para que sean purificados, ya que ellos son el resíduo de toda la materia de su materia; mas no sería salvada una sola alma de la raza humana y estar capacitada para heredar el Reino de la Luz si no les hubiera traido los misterios que purifican.

Porque las emanaciones de la Luz no necesitan de los misterios ya que ellas están purificadas, pero la raza humana sí los necesita porque toda ésta no es más que residuos materiales. Por ende, os he dicho en otras ocasiones: "El hombre sano no necesita del médico sino el enfermo." - es decir: Aquellos que moran en la Luz no necesitan de los misterios porque son luces purificadas; pero la raza humana sí los necesita por ser residuos.

Por lo tanto, pregonad a todos diciéndoles que no desmayen buscando día y noche hasta encontrar los misterios que purifican, que renuncien a las cosas del mundo y lo que hay en él. Porque el que compra y vende en este mundo y el que come y bebe de su materia y el que vive de sus intereses y asociaciones, acumula otras cosas al resto de su materia, ya que todo este mundo y todo lo que hay en él y todas sus asociaciones son residuos materiales, que serán invetigados sobre su pureza.

Por esta razón os he dicho en otro tiempo: "Renunciad a las cosas de este mundo y lo que existe en él para que no acumuléis otras cosas además de las que ya tenéis." Pregonad por ende, a toda la raza humana diciéndoles que renuncien a todo el mundo y sus asociaciones para que no acumulen otras cosas además de las que ya tienen y agregadles que no cesen de buscar día y noche los misterios que purifican y que no se presenten hasta que los encuentren ya que estos los purificarán y los llevarán hasta la Luz depurada para que lleguen a la altura y hereden la luz de mi reino."

 

Los que son purificados serán salvados.

"Ahora por tanto, Andrés con tus hermanos y co-discípulos, debido a vuestras renunciaciones y padecimientos que habéis sobrellevado en cada región y por vuestros cambios obtenidos en cada región y por vuestros seres queridos de uno a otro cuerpo de diferente clase y por todas vuestras aflicciones, y porque después de todo esto habéis recibido los misterios que purifican y os habéis covertido en Luz depurada sumamente purificada; llegaréis por esta razón a la altura y penetraréis en todas las regiones de las grandes emanaciones de la Luz y seréis reyes en el Reino de la Luz para siempre."

 

Ellos estarán finalmente más altos que todos los poderes.

"Mas si provienen del cuerpo de materia y llegáis más alto alcanzando la región de los regidores, entonces los regidores se sobrecogerán de vergüenza delante de vosotros, debido a que sois el residuo de su materia y os habéis covertido en luz mmás purificada que todos ellos. Y si llegáis a la región del Gran Invisible y a la región de los de Enmedio y los de la Derecha y a las regiones de todas las grandes emanaciones de la Luz, seréis entonces venerados entre todos ellos debido a que sois el resíduo de su materia y os habéis convertido en luz más purificada que todos ellos. Y todas las regiones os alabarán hasta que entréis a la región del reino.

Esta es la respuesta a la pregunta que has hecho. Ahora por lo tanto Andrés, ¿todavía dudas y desconoces?"

 

Jesús perdona la ignorancia de Andrés.

"Cuando el Salvador dijo esto, Andrés entendió claramente y no solamente él sino que todos los discípulos comprendieron con exactitud que heredarían el Reino de la Luz . Y se arrojarón a los pies de Jesús exclamando en voz alta y lamentándose suplicantes ante el Salvador le dijeron: "Señor, perdona a nuestro hermano el pecado de dudar."

El Salvador les contestó diciendo: "Yo perdono y perdonaré; por eso me ha enviado el Pimer Misterio para que perdone los pecados de todos""

(SUBSCRIPCIÓN)
UNA PARTE DE LOS LIBROS DEL SALVADOR
LA CONCLUSION DE OTRO LIBRO