• Inicio
  • La Pistis Sophia Develada 2do Libro
  • Capítulo 71

Capitulo 71

Y sucedió entonces, cuando el Primer Misterio había terminado de decir estas palabras, que Mateo se adelantó y dijo: "Yo he entendido la solución del canto que Pistis Sophía ha enunciado. Ahora, por lo tanto, ordéname para que lo divulgue abiertamente."

Y el Primer Misterio contestó y dijo: "Yo te ordeno, Mateo, para promulgar la interpretación del canto que Pistis Sophía ha enunciado."

Y Mateo contestó y dijo: "Acerca de la interpretación del canto que Pistis Sophía ha enunciado, así tu luz-poder profetizó hace tiempo en las Odas de Salomón:

Mateo, según la ciencia habla en su Evangelio científicamente anunciando los tiempos del fin en los cuales estamos ahora.

Mateo, según la ciencia, habla en Pistis Sophía.

Mateo es una de las partes autónomas e independientes de nuestro propio Ser. Esa parte que se entiende con la Ciencia pura.

Ciencia pura es Ciencia del Ser; distíngase entre la Ciencia del Cristo y la del Anticristo.

Por estos tiempos de crisis mundial y bancarrota de todos los principios, la ciencia del Anticristo hace milagros y prodigios engañosos.

Toda rodilla se ha doblado ante el Anticristo, éste fabrica bombas atómicas, bombas "N", bombas "H", rayos de muerte, cohetes tripulados a la luna, etc.

La ciencia materialista del Anticristo con todo su podridero de teorías y de utopismos absurdos, hipótesis y barbarismos de toda especie, es adorada por la Gran Ramera.

El número de la Gran Ramera es 666, tú lo sabes.

El Mercurio nos baja de las alturas hasta el Caos, pero también nos aparta del Abismo y nos regresa al Aeón Trece.

Es obvio que por el sexo bajamos, caemos o subimos.

En los misterios del sexo está Lucifer, el Hacedor de Luz.

Lucifer es escalera para bajar, Lucifer es escalera para subir.

Debemos distinguir entre una caída y una bajada.

En las alturas del medio están aquéllos que siguen la senda espiral Nirvánica, ésos que no marchan por el Óctuple Sendero.

Ostensiblemente, los de la espiral sufren menos porque sus triunfos son menores.

Los de la Vía Directa sufre muchísimo porque sus triunfos son mayores.

El Cristo nos libera y confiere poderes sobre las ataduras para aflojarlas.

El Cristo Intimo aplasta a la horrible serpiente Pitión con siete cabezas, la serpiente tentadora del Edén (el abominable órgano Kundartiguador); el Señor nos eleva sobre sus raíces malignas a fin de que podamos desintegrar hasta su semilla, los inmundos gérmenes de la lujuria.

El Cristo nos ayuda y su nombre nos ilumina en todos los Aeones.

Mateo interpreta el canto de Sophía con las Odas de Salomón.

1. Aquél que me ha bajado de las más altas regiones que están arriba, me ha conducido fuera de las regiones que están en el fondo interior.

2. Aquél que ha llevado a los de en medio, él me ha instruido acerca de ellos.

3. Aquél que ha diseminado a mis enemigos y mis adversarios, me ha conferido fortaleza sobre las ataduras, para aflojarlas.

4. Aquél que ha aplastado a la serpiente de las siete cabezas con sus manos, me ha elevado sobre sus raíces, para que yo pueda extinguir su semilla.

5. Y tú estabas conmigo, ayudándome; y tu nombre me rodeaba en todas las regiones.

6. Tu diestra ha destruido el veneno del difamador; tu mano ha aclarado la senda para tus fieles.

7. Tú los has librado de las tumbas y los has retirado de entre los cadáveres.

8. Tú has tomado huesos muertos y los has vestido con un cuerpo y a aquéllos que estaban inertes, les has concedido la actividad de la vida.

9. Tu senda se ha tornado indestructible y tu rostro también.

10. Tú has encaminado los siglos de los siglos, más allá de la disolución y renovación de tu luz, para que sea un cimiento para ellos.

11. Tú los has colmado de riquezas y se han convertido en sitios de morada."

Ésta entonces, mi Señor, es la solución del canto que Pistis Sophía ha enunciado. Escucha con atención, que yo pueda decirla abiertamente.

La palabra que vuestro poder ha hablado a través de Salomón: 'Aquél que me ha bajado de las más altas regiones que están arriba, también me ha conducido fuera de las regiones que están en el fondo inferior' - es la palabra que Pistis Sophía ha enunciado: 'Yo te canto alabanzas; a través de tu mandamiento me has bajado fuera de este aeón que está arriba, y me has conducido a las regiones de abajo. Y nuevamente a través de tu mandamiento me has salvado y me has conducido fuera de las regiones que están abajo.'

Y la palabra que tu poder ha enunciado a través de Salomón: 'Aquél que ha llevado a los de en medio y me ha instruido acerca de ellos' -es la palabra que Pistis Sophía ha hablado: 'Y nuevamente a través de tu mandamiento has inducido la materia en el centro de mi fuerza a ser purificada, y yo le he visto.'

Y además la palabra que tu poder ha hablado a través de Salomón: 'Quien ha diseminado a mis enemigos y adversarios' - es la palabra que Pistis Sophía ha hablado: 'Tú has diseminado lejos de mí, todas las emanaciones de mi propia decisión que me detenían y me eran hostiles.'

Y la palabra que tu fuerza ha enunciado: 'Que me ha concedido sabiduría sobre las ataduras para aflojarlas' -es la palabra que Pistis Sophía ha dicho: 'Y él me ha conferido sabiduría para escaparme de las ataduras de esas emanaciones.'

Y la palabra que tu poder ha enunciado: 'Aquél que ha aplastado la serpiente de las siete cabezas con sus manos, él me ha elevado sobre sus raices, para que yo pueda extinguir su semilla' - es la palabra que Pistis Sophía ha hablado: 'Y tú has aplastado a la serpiente de las siete cabezas a través de tus manos y me has elevado sobre esta materia. Tú la has destruido, de modo que su semilla ya no pueda volver a fructificar.'

Y la palabra que tu poder ha hablado: 'Y tú estabas conmigo ayudándome' - es la palabra que Pistis Sophía ha hablado: 'Y tú estabas conmigo, comunicándome fuerza, en todo esto.'

Y la palabra que tu poder ha enunciado: 'Y tu nombre me rodeaba por todas las regiones' -es la palabra que Pistis Sophía ha hablado: 'Y tu luz me rodeaba por todos lados.'

Y la palabra que tu poder ha dicho: 'Y tu diestra ha destruido el veneno de los calumniadores' -es la palabra que Pistis Sophía ha dicho: 'Y a través de ti, las emanaciones de Obstinado perdieron su fuerza, porque tú les has quitado la luz de su fuerza.'

Y las palabras que tu poder ha enunciado: 'Tu mano ha aclarado el camino para tus fieles' - es la palabra que Pistis Sophía ha hablado: 'Tu has hecho recto mi camino para sacarme del caos, porque yo he tenido fe en ti.'

Y la palabra que tu poder ha enunciado: 'Tú los has librado de las tumbas y los has retirado de los cadáveres' - es la palabra que Pistis Sophía ha dicho: 'Tú me has liberado del caos y me has retirado de las tinieblas materiales, esto es, fuera de las obscuras emanaciones que están en el caos, del cual tú has tomado su luz.'

Y la palabra que tu fuerza ha hablado: 'Tú has tomado huesos muertos y los has vestido con un cuerpo, y a aquéllos que estaban inertes, tú les has dado la actividad de la vida' - es la palabra que Pistis Sophía ha hablado: 'Y tú has tomado todos mis poderes en los que no había luz, y les has concedido luz purificada, y a mis miembros en los que no se manifestaba luz alguna, tú les has dado luz - vida desde tus alturas.'

Y la palabra que tu poder ha enunciado: 'Tu camino se ha tornado indestructible, y tu rostro también' - es la palabra que Pistis Sophía ha hablado: 'Y tú has enderezado mi camino hacia ti, y la luz de tu rostro se ha tornado para mí en vida indestructible.'

Y la palabra que tu poder ha enunciado: 'Tú has encaminado mi aeón por encima de la destrucción, de modo de que todo pueda ser liberado y renovado' -es la palabra que Pistis Sophía ha dicho: 'Y tu luz ha estado en todas ellas.'

Y la palabra que tu luz poder ha enunciado a través de Salomón: 'Tú lo has colmado de riquezas, y él se ha convertido en un recinto sagrado' -es la palabra que Pistis Sophía ha dicho: 'Tú has arrojado la luz de tu torrente sobre mí, y yo me he convertido en luz purificada.'

Ésta es entonces, mi Señor, la solución del canto que Pistis Sophía profiriera."

Los difamadores de la izquierda y también de la derecha, agotan su baba difamatoria inútilmente.

Ellos juzgan absurdamente al Iniciado porque no lo comprenden.

A los Iniciados de Octuple Sendero de los Buddhas, se les critica terriblemente porque no se les comprende.

Muchos son los que creyendo comprender a los Iniciados de la Vía Directa, no los comprenden.

Lo más grave de todo esto es que tales gentes no comprenden que no comprenden.

El Iniciado es retirado de entre los cadáveres y resucitado en el Señor.

El Señor junta los huesos muertos, los viste y les concede la actividad de la vida.

Entiéndase todo esto psicológicamente, es obvio que necesitamos resucitar espiritualmente en el Señor.

La senda del Señor es indestructible y su rostro también.

El Señor Interior Profundo, dentro del Sanctuario del Ser, guía el curso de los siglos.

La Luz del Cristo Intimo es siempre renovada.

Cada vez que nace un Avatara, la luz del Señor es renovada.

Todo Avatara, cualquiera sea el tiempo que aparezca es el vehículo del Cristo Intimo.

Así, pues, el Cristo Intimo, el Señor Interior Profundo, es el Maestro de todos los Maestros.

Así pues, el Cristo Intimo, el Logos Solar, es el único Instructor que tiene el mundo.

En realidad de verdad, el Cristo es el único Maestro.

Cristo, el Cristo Intimo, el Señor Interior Profundo, es el Maestro de todos los Maestros.

Incuestionablemente, y de acuerdo con los Principios Herméticos, necesitamos subir de la tierra al cielo y de nuevo volver a bajar a tornar a subir otra vez, para tener poder sobre lo de arriba y sobre lo de abajo.

Así es como penetramos en toda cosa densa y dominaremos todo lo sutil.

Quien quiera subir debe primero bajar, a toda exaltación le precede una espantosa y terrible humillación.

El Mercurio debe ser purificado incesantemente mediante la ciencia transmutatoria y desintegrando los elementos psíquicos indeseables que en nuestro interior cargamos.

El Cristo disemina todas las emanaciones hostiles e inhumanas que en su conjunto constituyen el "mi mismo".

La palabra del Cristo nos libera de las ataduras de esas emanaciones que constituyen el ego.

La palabra del Cristo Intimo nos permite desintegrar a la bestia interior.

La Palabra del Señor aplasta a la serpiente tentadora del Edén.

Mediante el Verbo secreto y filosofal eliminamos las raíces lujuriosas de la horrible serpiente de siete cabezas que se arrastra en el lodo de la tierra.

Necesitamos eliminar hasta las más íntimas raíces de eso que se llama lujuria.

La palabra que el Señor Intimo parla es la misma que Pistis Sophía parla, y el Cristo Intimo da la fuerza al Iniciado.

El Cristo Intimo parla y Pistis Sophía repite sus voces.

El Señor destruye el veneno de los calumniadores.

El Señor quita la luz de su fuerza a quienes se la robaron. Obviamente los elementos psíquicos inhumanos se roban la luz.

El Camino Recto, la Vía Directa, el Octuple Sendero, nos conduce de las tinieblas a la luz.

Aquellos que renunciaron a la felicidad del Nirvana por amor a la humanidad, ésos que tienen el cuerpo de Nirmänakäya o vehículo de transformación solar, son los Bodhisattvas auténticos, quienes de verdad caminan por la Vía Directa y conocen la palabra del Señor.

El Cristo Intimo nos saca de entre los sepulcros y nos libera de los cadáveres, esto lo sabe todo verdadero Bodhisattva.

Bien saben los Bodhisattvas lo que son los cadáveres egoicos los sepulcros donde éstos son colocados.

Cada Iniciado es un Aeón que el Señor encamina por encima de la muerte y de la destrucción.

Seremos liberados y renovados en el Cristo Intimo.

El Señor nos lleva más allá del Caos y de la destrucción.

La Luz es el cimiento de la Gran Obra.

La Luz del Cristo Intimo nos convierte en luz purificada.