• Inicio
  • La Pistis Sophia Develada 2do Libro
  • Capítulo 76

Capítulo 76

Y después le dije a ella: Escucha que voy a hablar contigo acerca de su tiempo, cuando esto que os digo haya ocurrido. Ocurrirá cuando se completen tres veces.

Pistis Sophía contestó y me dijo: "Oh! Luz, ¿cómo podré saber cuando se cumplan las tres veces, para que yo me regocije porque está próxima la fecha en la que les quitarás la luz - poder a todos ellos que me odian, por haber tenido fe en tu luz?"

El Iniciado que quiera la liberación final deberá liberarse de Adamas y de los regidores del Cosmos y de las vibraciones de Obstinado.

A su tiempo y a su hora, el Cristo Intimo, dentro del Iniciado, deberá arreglar los negocios con Adamas y los regidores, para liberar a Pistis Sophía.

Tres, indica perfección total. Sólo cuando se completen tres veces, los Iniciados logran la liberación final.

Como sabrá Sophía que el momento de su liberación final ha llegado.

"Y yo contesté y le dije: Si ves la puerta del Tesoro de la Gran Luz, que está abierta después del decimotercer aeón, y si es la izquierda, cuando esa puerta esté abierta, entonces las tres veces estarán completadas.

Pistis Sophía nuevamente contestó y dijo: "Oh! Luz, ¿cómo sabré -ya que estoy en esta región- que esa puerta se ha abierto?"

La Puerta del Tesoro de la Gran Luz debe abrirse más allá del Treceavo Aeón.

Antes de que se nos entregue la Portería del Universo debemos haber pagado todo en la Puerta del Tesoro de la Gran Luz.

Quien tenga entendimiento que entienda, porque aquí hay sabiduría.

No es posible salir del Universo sin haber arreglado todos nuestros negocios en la Puerta del Tesoro.

Lo que sucederá en ese tiempo.

"Y yo le contesté y le dije: Cuando se abra la puerta, aquéllos que están en todos los aeones lo sabrán porque la Gran Luz prevalecerá en todas sus regiones. Pero ve, yo ahora he arreglado para que ellos no te profesen mala voluntad, hasta que se completen las tres veces. Y tú tendrás el poder de ir a sus doce aeones cuando te plazca y también de regresar y entrar en tu región, que está abajo del decimotercer aeón, para entrar en tu región de la que descendiste. Además, si entonces se han cumplido las tres veces, Obstinado y todos sus regidores, nuevamente te forzarán para quitarte tu luz, estando enfurecido contigo y pensando que tú has aprisionado su poder en el caos. El entonces estará furioso contigo, por haberte quitado su luz, para mandarla al caos y llegar a su emanación, para que él pueda salir del caos y subir a su región. Adamas, tratará de lograr esto, pero yo le quitaré todas sus fuerzas y te las daré a ti, y yo vendré a tomarlas. Ahora, por lo tanto, si re presionan en esos momentos, entona elogios a la Luz, y no me demoraré en ayudarte. Pronto iré hacia ti a las regiones que están debajo de ti. Y yo bajaré a sus regiones para quitarles la luz. Y yo vendré a esta región a donde te he llevado y que está abajo del decimotercer aeón, hasta que yo te lleve a la región de la que has venido.

Y sucedió entonces, cuando Pistis Sophía había oído estas palabras, que ella se regocijó con mucha alegría. Pero yo la llevé a la región que está abajo del decimotercer aeón. Yo fui hacia la Luz y me separé de ella."

Cuando se nos entrega la Portería del Universo, la Gran Luz resplandece en todos los Aeones.

Hasta en los últimos instantes, antes de que se nos entregue la Portería del Universo, Pistis Sophía es atacada por Adamas y por Obstinado y por los regidores del Universo.

Quien esto escribe ha acompañado a algunos gemelos hasta la Portería del Universo y por ello puede explicar este Misterio.

Dichosos quienes logren salir del Universo para ingresar a la Luz Increada.

Quienes ingresan en el seno de la Gran Realidad, poseen el glorioso cuerpo de Dharmakäya.

Esos que poseen el cuerpo de Dharmakäya se sumergen entre la dicha de la vida libre en su movimiento.

Es inagotable la felicidad de aquéllos que se sumergen entre el seno de la Gran Realidad.

Adamas trata de apresar a Pistis Sophía, mas el Cristo Intimo lucha contra Adamas y le vence.

Pistis Sophía entona elogios a la luz y el Cristo la auxilia.

El Señor Interior Profundo ha de llevar a Pistis Sophía a la región de Daath antes de llevarla finalmente mucho más allá del Aeón Trece, el lugar de la Gran Luz.

El Cristo quita a Pistis Sophía de la región misteriosa de Daath cuando considera necesario y la trae a la región de Daath cuando se hace indispensable.

La región de Daath es absolutamente sexual.

El Sephira de Daath está relacionado con los grandes misterios del Lingam- Yoni.

Los grandes Iniciados han de trabajar por tiempos con la ciencia transmutatoria del Jesod- Mercurio.

Cuando los Iniciados del "Mediodía" están trabajando con la ciencia transmutatoria, entonces el cáliz del Templo aparece sin su metálica tapa.

Cuando el Iniciado no está trabajando en Daath, el Misterio que está bajo el Aeon Trece, entonces el cáliz del Templo resplandece con su tapa de oro.

El tiempo para la liberación final de Sophía se ha completado.

Y todas estas aventuras el Primer Misterio las relató a sus discípulos, para que ellos pasaran pro Pistis Sophía. Y él se sentó en el Monte de los Olivos, narrando todas estas aventuras en medio de sus discípulos. Y él continuó y dijo: "Y volvió ha suceder, después de esto, mientras yo estaba en el mundo de los hombres y me senté en el camino, que está en esta región que es el Monte de los Olivos, antes de que me enviaran mi túnica que yo había depositado en el misterio vigésimo cuarto desde el interior, pero el primero del exterior, que el Gran Incontenible en el que yo estaba envuelto, y antes de que yo subiera a las alturas a recibir mi segunda vestidura, mientras yo estaba sentado en esta región, que está en el Monte de los Olivos, que el tiempo se había cumplido, de lo que yo le había dicho a Pistis Sophía: Adamas y todos sus regidores le pondrán impedimentos."

En el Misterio Veinticuatro, que funciona con las leyes del Misterio Sexto, el Cristo guarda su túnica.

Sólo trabajando en la Gran Obra con las reglas del Sexto Misterio logra el Adepto revestirse con la túnica de gloria.

Adamas y los regidores de las distintas zonas del Universo ponen impedimentos al Iniciado.