• Inicio
  • La Pistis Sophia Develada 2do Libro
  • Capítulo 82

Capítulo 82

Y sucedió entonces, cuando Jesús había terminado de decir estas palabras, que Felipe se adelantó y dijo: "Jesús, mi Señor, mis pensamientos están exaltados, y yo he entendido la solución del canto que Pistis Sophía ha entonado. El Profeta David profetizó acerca de esto hace tiempo en el Salmo Ciento Seis, diciendo:

Felipe, dentro de cada ser humano, es una de las partes auto- conscientes de nuestro propio Ser.

Felipe debe enseñarle al Iniciado a viajar conscientemente fuera del cuerpo físico.

Felipe debe enseñarle, prácticamente, al Iniciado, a meter el mismísimo cuerpo físico dentro de las dimensiones superiores para viajar por entre el hiperespacio.

Los grandes Iniciados pueden viajar con su cuerpo físico a muy remotos lugares de la Tierra sin necesidad de barcos, aviones, carros, etc.

Existe una clave para invocar a Felipe: "Al cielito Felipe", ésta es la clave.

Adormézcase el místico concentrado en Felipe.

Sumérjase el místico en meditación invocando a Felipe, levántese de la cama cuando sienta su cuerpo en estado de lascitud, avance invocando a Felipe.

El Señor orienta y auxilia a los Iniciados que caminan por el desierto de la vida.

Realmente, la vida se convierte en un desierto para quienes avanzan por el Octuple Sendero de los Buddhas.

Felipe interpreta el canto con el Salmo CVI.

1. "Dad gracias a Dios porque él es bueno, y su gracia es eterna.

2. Que los liberados del Señor lo digan porque él es quien los ha liberado de las manos de sus enemigos.

3. El los ha conducido desde sus tierras, del este y del oeste y del norte y del mar.

4. Ellos bogaron por el desierto en un país sin agua; ellos no encontraron el camino a la ciudad en su morada.

5. Hambrientos y sedientos sus almas se desvanecían.

6. Él los salvó de sus necesidades. Ellos llamaron al Señor y él los escuchó en su aflicción.

7. El los condujo por una senda recta, para que ellos pudieran ir a la región de sus moradas.

8. Que den gracias al Señor por su bondad y por sus maravillosos trabajos con los hijos de los hombres.

9. Porque él ha dejado satisfecha un alma hambrienta; él ha colmado a una alma hambrienta con cosas buenas.

10. Ellos, que estaban sentados en las tinieblas y en las sombras de la muerte, que estaban encadenados con hierro y miseria.

11. Porque ellos habían provocado la ira de Dios y encolerizado la determinación del Más Elevado.

12. Su corazón fue humillado en sus miserias; ellos se volvieron débiles y nadie los ayudó.

13. Ellos clamaron al Señor en su aflicción; él los salvó de sus necesidades.

14. Y él los condujo fuera de las tinieblas y de la sombra de la muerte y destruyó su ligadura.

15. Que den gracias al Señor por su bondad y sus maravillosos trabajos con los hijos de los hombres.

16. Porque él ha destrozado las puertas de bronce y ha roto los cerrojos de hierro.

17. El los tomó para sí fuera de la senda de sus iniquidades. Puesto que ellos habían descendido mucho debido a sus iniquidades.

18. Sus corazones aborrecían toda clase de carne, y ellos estaban cerca de los umbrales de la muerte.

19. Ellos clamaron al Señor en su aflicción y él los salvó de sus necesidades.

20. El envió su palabra y los curó y los liberó de sus miserias.

21. Que den gracias al Señor por su bondad y sus maravillosos trabajos con los hijos de los hombres".

Entonces mi Señor, ésta es la solución del canto que Pistis Sophía ha entonado; escucha mi Señor, que yo pueda decirlo claramente. En verdad la palabra que David ha dicho: 'Dad gracias al Señor, porque él es bueno y su gracia es eterna'; es la palabra que Pistis Sophía ha hablado; 'Yo te daré gracias, Oh! Luz, porque tú eres mi salvadora y emancipadora eternamente'.

Y la palabra que David habló: 'Dejad que los emancipados del Señor digan esto, porque él los ha liberado de las manos de sus enemigos' -esta es la palabra que Pistis Sophía ha dicho: 'Yo entonaré este canto a la Luz, porque me ha salvado de las manos de los regidores, mis enemigos'. Y el resto del Salmo.

Este es entonces mi Señor, la solución del canto que entonó Pistis Sophía en medio de los veinticuatro invisibles, deseando que ellos supieran los maravillosos trabajos que tú has hecho por ella, y deseando que ellos sepan que tú has entregado tus misterios a la raza de los hombres"

TERMINA LA HISTORIA DE PISTIS SOPHÍA.

Quienes descubren el sendero de la línea recta llegan al seno de la Gran Realidad.

Los maravillosos trabajos del Señor con los hijos de los hombres, llevan a éstos a la Verdad final.

La Palabra del Señor cura a los Iniciados y los libera de sus miserias, mas debemos hacer la Palabra dentro de nosotros mismos.

Quien escucha la palabra y no la hace, es como el hombre que se contempla en el espejo y luego se retira.

Felipe, dentro de nosotros, tiene gran Sabiduría, Amor y Poder.

El Alma anhelante, Pistis Sophía, sólo puede ser liberada con el auxilio del Señor.

El Cristo Intimo es Padre y Madre a la vez.

El Cristo Intimo concilia al Macrocosmos y al Microcosmos dentro de los hombres reales.

El Cristo Intimo, como mediador, se mueve entre las dos esferas, la de arriba y la de abajo.

El Fuego del Fuego, el Cristo, es el núcleo viviente de todo Planeta, Sol o Galaxia.

El Cristo Intimo es el Gran Mediador y el Gran Integrador.

En el Cristo Intimo se integra el Padre que está en secreto y nuestra Divina Madre Kundalini.

En el Cristo Intimo se integran todas las cuarenta y nueve partes autónomas y auto- conscientes de nuestro propio Ser.

Realmente, los cuarenta y nueve fuegos se integran en el Cristo Intimo.

El Alma Humana, Pistis Sophía, es salvada por el Cristo.

Pistis Sophía, integrada con el Cristo Interior, resplandece gloriosamente en la Luz Increada.

Es inagotable la felicidad de Pistis Sophía cuando se integra con el Cristo Intimo.

Esta es la palabra del Bendito, esta es la enseñanza que el Adorable pronunció en el Monte de los Olivos.

Es el Señor Interior nuestro Salvador Profundo.

Hemos hablado de Pistis Sophía, el Alma anhelante, tan odiada por el Anticristo de la falsa ciencia materialista.

Los escépticos Saduceos enemigos del Eterno, odian al Cristo y a Pistis Sophía.

Los hipócritas Fariseos de siempre; los que confunden a la letra que mata con el espíritu que vivifica, los secuaces de las sectas muertas que nada saben sobre esoterismo crístico, también odian y maldicen a Pistis Sophía.

Mas, escrito está con letras de fuego, que las sandalias de Pedro, el pescador, volverán a Roma.

Alguna vez el Señor me dijo: "Yo siempre te he ayudado, yo siempre te ayudaré, yo siempre ayudaré a aquéllos que ya pasaron por las escuelas de los Baales".

En verdad, en verdad os digo, que nada saben los materialistas saduceos, ni los hipócritas fariseos de las sectas muertas, sobre el Cristo Intimo y sobre Pistis Sophía.

Las escuelas de los Baales son las organizaciones materialistas y religiosas que desconocen al Cristo Intimo y a Pistis Sophía.

Toda organización mística o materialista que se pronuncie contra los Misterios del Sexo, pertenecen al orden de las escuelas de los baales.

En verdad, en verdad os digo, que el sexo es el camino que conduce al seno profundo de la Gran Realidad.