• Inicio
  • La Pistis Sophia Develada 2do Libro
  • Capítulo 86

Capítulo 86

Y Jesús contestó y dijo a María: "Finalmente por cierto preguntas a todo lo concerniente con exactitud y certeza. Pero escucha con atención María, que puedo hablarte acerca de la consumación del Aeón y la ascensión del universo. Este no se realizará todavía; sin embargo os he dicho: 'Si os conduzco a la región de las herencias de aquéllos que recibirán el misterio de la Luz, el Tesoro de la Luz, la región de las emanaciones, será considerada entonces por vosotros como una mácula de escombros única y como la luz del sol de día.'

Un día ha de consumarse el Aeón y los Aeones y el universo reascenderá hacia la Gran Luz.

Similarmente, nuestro universo interior habrá de consumarse en los Aeones para reascender hacia eso que no tiene nombre.

La región de las herencias cósmicas de aquéllos que recibirán el misterio de la Luz.

Es incuestionable que la región donde tenemos nuestra herencia divina está aún más allá del Tesoro de la Luz, la región de las emanaciones.

Todo es relativo, aún el Tesoro de la Luz. La región de las emanaciones palidece ante los esplendores inefables de la región donde tenemos nuestra divina herencia.

De los doce salvadores y sus regiones en la Herencia.

"Por lo tanto he dicho: 'Esto se realizará en el momento de la consumación y de la ascensión del universo.' Los doce salvadores del Tesoro y las doce órdenes de cada uno de ellos, que son las emanaciones de las siete voces y de los cinco Arboles, estarán conmigo en la región de las herencias de la Luz; siendo reyes conmigo en mi reino, y cada uno de ellos siendo rey sobre sus emanaciones y además cada uno de ellos siendo rey según su gloria, según su grandeza y según su pequeñez.

Y el salvador de las emanaciones de la primera Voz estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el Primer Misterio del Primer Misterio en mi reino.

Y el salvador de las emanaciones de la segunda Voz estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el Segundo Misterio del Primer Misterio.

En igual forma también estará el salvador de las emanaciones de la tercera Voz en la región de las almas de aquéllos que han recibido el tercer misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz.

Y el salvador de las emanaciones de la cuarta Voz del Tesoro de la Luz estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el cuarto misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz.

Y el quinto salvador de la quinta Voz del Tesoro de la Luz estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el quinto misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz.

Y el sexto salvador de las emanaciones de la sexta Voz del Tesoro de la Luz estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el sexto misterio del Primer Misterio.

Y el séptimo salvador de las emanaciones de la séptima Voz del Tesoro de la Luz estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el séptimo misterio del Primer Misterio en el Tesoro de la Luz.

Y el octavo salvador que es el salvador de las emanaciones del Primer Arbol del Tesoro de la Luz, estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el octavo misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz.

Y el noveno salvador que es el salvador de las emanaciones del segundo Arbol del Tesoro de la Luz, estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el noveno misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz.

Y el décimo salvador, que es el décimo salvador de las emanaciones del Tercer Arbol del Tesoro de la Luz, estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el décimo misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz.

En igual forma también el onceavo salvador, que es el salvador del cuarto Arbol del Tesoro de la Luz, estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el onceavo misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz.

Y el doceavo salvador, que es el salvador de las emanaciones del quinto Arbol del Tesoro de la Luz, estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el doceavo misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz."

Todo esto será un hecho concreto en la gran consumación.

Los doce salvadores del Tesoro de la Luz y las doce órdenes de cada uno de ellos son las emanaciones de las siete Voces y de los cinco Arboles.

Incuestionablemente, los doce y sus doce Ordenes y las siete voces y de los cinco Arboles. se absorberán en el Cristo, el día de "sed con nosotros".

Indubitablemente, todos ellos en el Cristo serán reyes en su reino y estarán con el Señor en la región de las herencias de la Luz.

Así los reyes serán felices con el Cristo Intimo en su reino.

Cada uno de ellos será rey sobre todas las partes autónomas y conscientes de su propio Ser.

Ya explicamos en los primeros capítulos de Pistis Sophía lo que son las siete Voces y los cinco Arboles y las doce potestades.

Existen doce salvadores zodiacales o doce avataras y también las doce órdenes estelares dentro de cada uno de ellos.

La constelación zodiacal de Leo es la orden superior, la orden de los Leones de Fuego, la orden de los Soplos Igneos.

Obviamente, los doce salvadores se encuentran relacionados con los siete radicales del fuego y con los cinco Arboles de la Ley.

También es cierto y de toda verdad que las siete Voces son los siete espíritus ante el Trono del Cordero.

Existe toda una gradería zodiacal relacionada con los doce salvadores y los doce misterios zodiacales.

El salvador de las emanaciones de la primera Voz, que se relaciona con Gabriel, estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el primer misterio del Primer Misterio.

El salvador relacionado con las emanaciones de Raphael estará en la región de las almas que han recibido el segundo misterio del Primer Misterio.

El salvador de las emanaciones de Uriel estará en la región de ésos que han recibido el tercer misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz.

El salvador de las emanaciones de la cuarta Voz, de Michael, en el Tesoro de la Luz, estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el cuarto misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz.

Samael, el quinto salvador, quinta voz en el Tesoro de la Luz, estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el quinto misterio del Primer Misterio en la región de las herencias de la Luz.

El Sexto salvador de las emanaciones de la sexta Voz del Tesoro de la Luz, llamado Zachariel, estará en la región de las almas que han recibido el sexto misterio del Primer Misterio.

Orifiel, el séptimo salvador de las emanaciones del Tesoro de la Luz, estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el séptimo misterio del Primer Misterio de la Luz.

Antes de seguir adelante no debemos olvidar los Siete Radicales dentro de nosotros mismos.

Esto nos invita a pensar en los siete misterios relacionados con los siete grados de poder del fuego.

Obviamente, los siete existen dentro del ser humano. Quiero referirme enfáticamente a las siete partes autónomas y auto- conscientes de nuestro propio Ser.

Necesito ahora explicar que El Primer Misterio es siempre el Anciano de los Días y su Hijo.

Explicando esto, diremos que existen siete regiones planetarias relacionadas con los siete misterios.

Sólo mediante el avance de la Serpiente Ignea de nuestros mágicos poderes vamos pasando de misterio en misterio.

Después de estas explicaciones continuaremos explicando las palabras del Kabir Jesús.

Existen cinco Arboles del gran Tesoro de la Luz.

El octavo salvador que es el salvador de las emanaciones del primer Arbol del Tesoro de la Luz, obviamente estará en la región de las almas de aquellos iniciados que han recibido el octavo misterio.

Incuestionablemente, el octavo misterio se halla relacionado con el Primer Misterio de las herencias de la Luz.

Ya sabemos que el Primer Misterio es el Padre que está en secreto.

Al Señor y a su Hijo corresponden todos los misterios.

El noveno salvador es el salvador del segundo Arbol del Tesoro de la Luz; obviamente debe estar en la región de las almas que han recibido el noveno misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz.

El décimo salvador, que es el décimo salvador de las emanaciones del tercer Arbol del Tesoro de la Luz, incuestionablemente siempre está en la región de las almas de aquéllos que han recibido el décimo misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz.

El onceavo salvador, que es el salvador del cuarto Arbol del Tesoro de la Luz, estará siempre en la región de las almas de aquéllos que han recibido el onceavo misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz.

El doceavo salvador, que es el salvador de las emanaciones del quinto Arbol del Tesoro de la Luz, estará siempre en la región de las almas de aquéllos que han recibido el doceavo misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz.

Hemos repetido sin comentarios lo dicho por el gran Kabir Jesús el Cristo, precisamente para hacer énfasis y realizar reflexiones.

Los doce salvadores o doce cristificados, se relacionan con los doce signos zodiacales y con los doce planetas del sistema solar que giran alrededor del sol.

Ya dijimos a principios de este libro que nuestro sistema solar está compuesto por el sol y doce planetas.

Ya hablamos claramente de los trece cielos y de su relación con los trece mundos y los trece aeones.

Alrededor del sol giran doce mundos y cada uno de éstos tiene su correspondiente genio planetario.

Es ostensible que los doce también están dentro de nosotros mismos.

Es obvio que las doce potestades, tanto dentro del Macro-cosmos como del Micro-cosmos hombre, se relacionan con los doce misterios.

Cada uno de los doce misterios se relaciona siempre con el Primer Misterio.

Los doce misterios están depositados en las doce partes fundamentales del Ser.

Pensemos en los doce Sephiroth o doce Aeones dentro de nosotros mismos; así comprenderemos por relación kabalística los doce misterios.

El misterio trece es el más secreto de todos los misterios.

De la ascensión de los del Tesoro en la Herencia.

"Y los siete Amens y los cinco Arboles y los Tres Amens estarán a mi derecha, siendo reyes de las Herencias de la Luz. Y el salvador gemelo que es el Hijo del Hijo, y los nueve guardianes estarán también a mi izquierda, siendo reyes en las Herencias de la Luz."

Todo esto, relacionado con los siete Amens y los cinco Arboles y los tres Amens, está ya explicado, lo mismo lo relacionado con el Salvador Gemelo.

De sus respectivos rangos en el reino.

"Y cada uno de los salvadores gobernará sobre las órdenes de sus emanaciones en las Herencias de la Luz como lo hiciera también en el Tesoro de la Luz."

"Y los nueve guardianes del Tesoro de la Luz serán superiores a los salvadores en las Herencias de la Luz. Y el salvador gemelo será superior a los nueve guardianes en el reino. Y los tres Amens serán superiores al salvador gemelo en el reino. Y los cinco Arboles serpan superiores a los tres Amens en las Herencias de la Luz."

El lector debe repasar los primeros capítulos donde hablo de todo esto.

Obviamente, cada uno de los doce salvadores gobernará sobre las órdenes que se encuentran relacionadas con sus propias esencias, vidas, mónadas zodiacales; es claro que cada uno de los doce se halla relacionado con algún signo zodiacal.

Ya hemos explicado que existen doce órdenes zodiacales; siendo Leo la orden superior gobernada por los Leones de la Vida o Leones del Fuego.

Ahora comprenderán nuestros devotos el poder de los doce salvadores sobre las fuerzas, esencias y prodigios de las doce constelaciones zodiacales.

Los nueve guardianes del Tesoro de la Luz están dentro del micro- cosmos hombre y dentro del macro- cosmos.

Obviamente, los nueve guardianes se hallan relacionados con el mercurio de los sabios y con la ciencia transmutadora de "jesod mercurio".

Como quiera que los dioses son hijos del mercurio de los sabios, es claro que los nueve son superiores a los doce en las herencias de la luz.

Entiéndase bien que los doce salvadores llegaron al exaltado estado en que se encuentran gracias a los misterios de la Novena Esfera.

Los misterios sexuales se encuentran en la Novena Esfera.

El Salvador Gemelo se encuentra en el Aeón sexto, es el "Hombre- Causal" con el Cristo encarnado.

Resulta asombroso el Cristo descendido desde el reino de Chokmah para manifestarse en Tiphereth.

Nace el Señor de vientre de la Divina Madre Kundalini.

El señor es concebido por obra y gracia del Espíritu Santo.

El Señor se encarna en el "Hombre- Causal".

Es pues el Hombre Causal el Hijo del Hijo.

El Señor sólo se encarna en los verdaderos bodhisattvas, motivo por el cual se dice que Cristo es el Bodhisattva.

Cristo es unidad múltiple perfecta.

Cristo es el logos platónico.

Cristo es el Demiurgo Arquitecto del Universo.

Cristo es nuestro Señor Quetzalcóatl.

Quetzalcóatl es la serpiente emplumada. Unidad múltiple perfecta.

El Salvador Gemelo es superior a los nueve guardianes en el reino debido a que él se hizo maestro de los misterios de la Novena Esfera.

Los tres Amens: Santo Afirmar, Santo Negar, Santo Conciliar, son superiores al Salvador Gemelo en el reino.

Es claro que el Salvador Gemelo lo es, debido a la cristalización en sí mismo de las tres fuerzas primordiales de la naturaleza y del cosmos.

Sin esas tres fuerzas, el Salvador Gemelo nunca llegaría a ser lo que es. Por ello esas tres fuerzas primordiales son superiores al Salvador Gemelo.

Los cinco Arboles de la Gran Ley gobierna el cosmos y son superiores a los tres Amens en las herencias de la Luz.

Obviamente todo cristificado debe arreglar cuentas y presentarse ante la Tesorería Cósmica antes de recibir la Portería del Universo.

De los poderes de la Derecha su emanación y ascensión.

"Y Jeú y el guardián del velo de la Gran Luz, y el receptor de Luz y los dos magnos guías y el gran Sabaoth, el Digno, serán reyes en el primer salvador de la primera Voz del Tesoro de la Luz, el salvador que estará en la región de aquéllos que han recibido el Primer Misterio del Primer Misterio. Porque en verdad Jeú y el guardián de la región de aquéllos de la Derecha y Melchizadek, el magno receptor de la Luz, y los dos magnos guías han emanado de la purificada y enteramente luz pura del primero hasta el quinto Arbol.

Jeú en verdad es el veedor de la Luz quien ha emanado primero de la Luz pura del primer Arbol; por otra parte, el guardián del velo de aquéllos de la Derecha ha emanado del segundo Arbol; y los dos guías además, han emanado de la pura y enteramente purificada luz del tercero y cuarto Arboles del Tesoro de la Luz; Melchizedek, además, ha emanado del quinto Arbol; por otro lado Sabaoth, el Digno, a quien he llamado mi padre, ha emanado de Jeú, el veedor de la luz.

Estos seis pues, por mandato del Primer Misterio que es el supremo Auxiliar, ha motivado tenerlos en la región de los de la Derecha, para la economía de la cosecha de la luz suprema de los aeones de los regidores y de los mundos y todas las razas que hay en ellos, - y cada uno de quien os diré el destino sobre el cual él ha establecido en la expansión del universo. Porque además de la importancia del destino sobre el cual han sido establecido, ellos serán reyes compañeros en el primer salvador de la primera Voz del Tesoro de la Luz, que estará en la región de las almas de aquéllos que han recibido el primer Misterio del Primer Misterio."

"JEU", el príncipe de las fases, y el guardián del velo de la Gran Luz y el receptor de luz y los dos magnos guías y el gran Sabaoth el Digno, partes trascendentales de nuestro propio Ser, auto- independientes y conscientes, serán reyes con el Primer Salvador.

El Primer Salvador está relacionado con la primera Voz del Tesoro de la Luz.

Obviamente, el primer Salvador ha recibido el primer misterio del Primer Misterio.

Aquéllos que han recibido el primer misterio del Primer Misterio tienen su salvador.

El Anciano de los Días es en realidad el primer misterio de Primer Misterio.

"Jeú", el ángel de las faces, y el guardián de la región de aquéllos de la derecha y Melchizedek el Genio de la Tierra que es el magno receptor de la luz y los dos magnos guías, han emanado realmente de la purificada Luz.

De los cinco Arboles de la Gran Ley emanan las divinales jerarquías que existen en lo macro-cósmico y en lo micro-cósmico.

"Jeú", el príncipe de las faces, obediente siempre al Anciano de los Días, es el veedor, es decir el esplendor, la vida de la Gran Luz.

"Jeú" emana de la luz pura del primer Arbol de la Gran Ley; es la ley misma dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.

Escrito está que el guardián del velo ha emanado del segundo Arbol.

Los dos guías emanan de la pura luz del tercer y cuarto Arboles del Gran Tesoro.

Melchizedek, el regente del planeta Tierra, quien mora en la región del Agarthi, dentro del interior del mundo, ha emanado del quinto Arbol de la Gran Ley.

Sabaoth el Digno emana del príncipe de las faces, "Jeú", el veedor, la esplendidez de la luz.

Estos seis son en realidad seis partes auto- conscientes e independientes de nuestro propio Ser.

La economía de la cosecha de la Luz es algo trascendental.

Hablar sobre cosecha de la Luz es algo terrible.

Bien sabemos que el animal intelectual no es el hombre.

Si colocamos frente a frente al animal intelectual y al hombre, hallaremos parecido físico, mas los proceso psicológicos de uno y otro, son totalmente diferentes.

A finales del continente lemúrico, otrora situado en el océano Pacífico, algunos hombres reales que cayeron en la degeneración animal, degeneraron y se mezclaron con bestias de la naturaleza.

Obviamente, este es el origen de la raza Atlante.

La raza humana actual desciende del tronco Atlante.

Esta raza que ahora vive sobre la faz de la Tierra, es pues el resultado de la mezcla fatal de hombres y bestias.

Incuestionablemente, se hace necesario crear al hombre. El animal intelectual no es el hombre.

Afortunadamente, el mamífero intelectual carga en sus glándulas sexuales los gérmenes para el hombre. Empero, se necesita la disponibilidad al hombre.

El sol en estos momentos está haciendo un experimento terrible en el tubo de ensayo de la naturaleza, quiere crear hombres.

En tiempos de Abraham, el profeta, el sol logró crear una buena cantidad de hombres.

Durante los primeros ocho siglos del cristianismo también se logró una buena cosecha de hombres solares.

Por estos tiempos del siglo veinte el sol está haciendo terribles esfuerzos en el tubo de ensayo de la naturaleza, quiere una cosecha nueva de Luz, para la Luz.

Empero, se necesita una revolución del grano, de la simiente, una cooperación consciente con el sol.

El sistema de reproducción sexual que usan los animales, incluyendo al mamífero intelectual equivocadamente llamado hombre, no sirve para crear al hombre.

Nunca podría crearse al hombre mediante el sistema sexual de reproducción exclusivamente animal.

Si se quiere crear al hombre se hace necesario utilizar el sistema sexual de reproducción humana.

El don de kriyashakti, mediante el cual se reproducen los hombres solares, es el único que en realidad puede crear hombres.

Los animales intelectuales odian mortalmente el don de "Kriyashakti". El don de Kriyashakti excluye totalmente el orgasmo sexual, el espasmo animal y el derrame seminal de las bestias irracionales e intelectuales. La eyaculación seminal es exclusivamente animal, jamás humana. Evitando la eyaculación seminal se logra la creación humana dentro de nosotros.

El animal intelectual rechaza el sistema de reproducción por Kriyashakti debido a que la bestia sólo sabe reproducirse mediante el sistema de la generación animal.

Cuando el animal intelectual acepta el sistema de reproducción humana y solar del gran don de Kriyashakti, incuestionablemente se convierte en hombre.

Es ostensible que mediante el don de Kriyashakti, se desarrollan los gérmenes del hombre dentro del organismo. Así es como nace el hombre dentro de nosotros. El sol quiere una cosecha de hombres solares.

En un códice de Anáhuac hallé una frase que decía: "Los dioses hicieron a los hombres de madera, y luego los fusionaron con la divinidad". Luego encontré otra frase que decía" "No todos los hombres logran fusionarse con la divinidad".

Hombres hechos con madera, esto nos recuerda a los maestros de carpintería: a José el carpintero, el padre terrenal de Jesús, la los trabajadores de la Gran Obra.

Incuestionablemente, el hombre puede nacer dentro del organismo humano a base de trabajos conscientes y padecimientos voluntarios. Sin embargo, escrito está que no todos los hombres logran fusionarse con la divinidad.

Para fusionarse totalmente con la Divinidad, el hombre real debe convertirse en bodhisattva. Obviamente, sólo los bodhisattvas de corazón compasivo pueden encarnar al Cristo. Por algo se ha dicho siempre que Cristo es el Bodhisattva. Estos hombres solares son en realidad la cosecha de la Luz suprema de los Aeones.

El sol quiere ahora una nueva cosecha de hombres solares y se la merece debido al gran trabajo realizado con la vida orgánica.

En esa delicada película de la vida orgánica, colocada sobre la costra geológica de la Tierra, el sol ha trabajado intensivamente.

Quiere ahora el sol ver el resultado de su trabajo, desea cuanto antes una nueva cosecha de hombres solares.

Cualquier raza de humanoides sirve para el experimento solar. Cuando una raza se torna demasiado lunar, mecanicista y materialista, el sol la destruye porque ya no sirve para su experimento.

Tal es el caso de la actual raza Aria, ésta se tornó grosera, atea, espantosamente materialista; motivo por el cual será destruida en el "Katún trece" de los mayas.

Sin embargo, antes de la gran catástrofe que se avecina, el sol habrá obtenido una pequeñísima cosecha de hombres solares.

Realmente, sólo unos pocos ejemplares solares podrá cosechar el sol en esta época.

Es ostensible que esta raza de humanoides que puebla la faz de la tierra ya no ofrece esperanzas.

La raza Aria ha llegado al maximum de la degeneración y pronto será destruida.

Dichosos quienes vivan en la región de las almas que han recibido el primer misterio del Primer Misterio.

En verdad ellos serán reyes compañeros con el primer Salvador de la primera voz del Tesoro de la Luz.

De los poderes de los de Enmedio y su ascensión.

"Y la Virgen de Luz y el admirable guía de Enmedio, a quien los regidores de los aeones suelen llamar el Gran Jeú después del magno regidor que está en su región, él y la Virgen de Luz y sus doce ministros, de quienes vosotros habéis recibido vuestra figura y vuestro poder, todos ellos serán reyes con el primer salvador de la primera Voz en la región de las almas que recibirán el primer misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz.

Y los quince auxiliares de las siete Vírgenes de la Luz que están Enmedio, cada uno conforme a su gloria, gobernará conmigo en las herencias de la Luz y yo gobernaré sobre todos ellos en las herencias de la Luz."

La Virgen de la Luz es nuestra Divina Madre Kundalini.

El admirable guía de los Enmedio es el príncipe de las faces, el admirable "Jeú".

Todo esto está dentro de nosotros mismos, son las distintas partes de nuestro propio Ser.

Los regidores de los Aeones bien conocen al príncipe de las faces, el magno "Jeú".

El maravilloso regidor que está en su región es una parte muy excelente de nuestro propio Ser.

El y la Virgen de la Luz y las doce potestades dentro de nuestro propio Ser nos han dotado de nuestra figura celestial.

La celestial figura zodiacal que en nuestro Ser llevamos la heredamos de las doce potestades.

Todos ellos serán reyes con el primer Salvador de la primera Voz en la región de las almas que recibirán el primer misterio del Primer Misterio en las herencias de la Luz.

Tiphon Bafometo, Lucifer- Prometeo, es el mejor de los auxiliares de la Divina Madre Kundalini en el trabajo de la Gran Obra.

Existen siete grados del poder del fuego que debemos desarrollar dentro de nosotros mismos. Estos son los siete radicales. Son siete serpientes, dos grupos de a tres con la coronación sublime de la séptima lengua de fuego que nos une con el Uno, con la Ley, con el Padre. Estas son las siete "Mujeres Serpientes", las siete vírgenes.

Todos estos fuegos auxiliares y las siete vírgenes se extienden siempre en las regiones de los doce salvadores zodiacales.

El resto de las distintas partes del Ser, cada uno de acuerdo con su gloria, integrados todos con el Cristo Intimo, gobernarán con El en las herencias de la luz. El Señor sobre todos gobernará en las herencias de la Luz.

Más esto no se realizará hasta la consumación del Aeón.

"Todo esto que os he dicho, no se realizará ahora, sino hasta la consumación del Aeón, es decir, en la ascensión del universo que es su disolución y en la total ascensión del número de las almas perfectas a las herencias de la Luz.

Antes de la consumación, por consiguiente, esto que os he dicho, no se realizará, porque cada uno estará en su propia región, en la que él ha establecido desde el Principio, hasta que el número de la cosecha de las almas perfectas sea completada.

Las siete Voces y los cinco Arboles y los tres Amens y el Salvador Gemelo y los nueve guardianes y los doce salvadores y los de la región de la derecha y los de la región de enmedio, cada uno permanecerá en la región en la cual ha sido establecido, hasta que el número de las almas perfectas de las herencias de la Luz sean levantadas todas juntas.

Y también todos los regidores que se hayan arrepentido, permanecerán en la región en la cual han sido establecidos, hasta que el número de las almas de la Luz sean levantadas todas juntas."

Todo esto dicho por el Gran Kabir Jesús se consumará en la consumación del Aeón, al final del Mahämanvantara. Al final del gran día cósmico se consumarán las palabras del Señor. Obviamente, el universo ascenderá de octava en octava antes de su disolución total.

Las almas perfectas de las herencias de la luz ascenderán con el universo de octava en octava y al fin se sumergirán entre el seno del Absoluto. Entonces gozarán de una dicha inagotable.

Cuando el universo se disuelve viene la dicha del Gran Pralaya. El Gran Pralaya es la noche cósmica profunda.

Cuando la cosecha de las almas perfectas es completada, llega el Mahäpralaya, la noche cósmica. La noche cósmica llega cuando la cosecha de las almas perfectas es completada.

Realmente todas las cantidades de años asignadas a un día cósmico son simbólicas. La noche cósmica llega cuando la cosecha de almas perfectas se completa, esto es, se perfecciona absolutamente.

Las siete Voces o Verbos en el macro-cosmos y en el micro-cosmos hombre y los tres Amens, es decir, las tres fuerzas y el Salvador Gemelo y los nueve guardianes de los misterios del sexo y los doce salvadores en el cinturón zodiacal del macro-cosmos y del micro-cosmos hombre y los de la derecha y los del medio permanecerán en su región.

Todos ellos, cada uno, vivirá en su respectiva esfera y todos los regidores arrepentidos morarán en sus regiones hasta el final del gran día cósmico.

Ciertamente, todas éstas son partes autónomas y auto-conscientes de nuestro propio Ser individual.

Al final del Mahämanvantara se integran todas las partes con el Cristo Intimo y viene la noche profunda del Gran Pralaya.

En cuanto al Salvador Gemelo, es incuestionable que "Ce-Acatl" es el gemelo de Quetzalcóatl, el Cristo mexicano.

"Ce-Acatl" se incinera en la hoguera, se sacrifica por Quetzalcóatl.

"Ce-Acatl" es otra parte del ser de Quetzalcóatl reencarnado en otro cuerpo.

Así el adepto cristificado vive en distintos tiempos y lugares simultánemente, tiene su gemelo.

El paso transaccional de todas las partes auto- conscientes e independientes de nuestro propio Ser durante la integración final, se verifica hacia adentro, cada parte se hunde dentro de otra parte.

Y cada parte recibe la unción gnóstica y el sello de sus misterios. Y cada uno, es decir, cada parte, es idónea en su esfera y en su ministerio.

Todas las partes integradas con el Cristo Intimo se sumergen dentro de las herencias de la Luz.

Es maravilloso el orden como el Gran Kabir Jesús describe el proceso de integración final en el hombre y dentro del hombre.

De la ascensión de las almas del perfecto.

"Todas las almas vendrán, cada una en el momento en que él recibirá los misterios; y todos los arcontes que se han arrepentido pasarán y vendrán a la región de Enmedio. Y los de Enmedio los bautizarán y les darán la unción espiritual y los sellarán con los sellos de sus misterios. Y ellos pasarán a través de todos aquéllos de las regiones de Enmedio y a través de la región de la Derecha y el interior de la región de los nueve guardianes y el interior de la región del Salvador Gemelo y el interior de la región de los Tres Amens y de los doce salvadores y el interior de los cinco Arboles y de las siete Voces. Cada uno les dará el sello de su misterio y pasarán al interior de todos ellos e irán a la región de las herencias de la Luz; y cada uno se quedará en la región en la cual ha recibido misterios en las herencias de la Luz.

Del rango de las almas del perfecto.

En una palabra, todas las almas de los hombres que recibirán los misterios de la Luz, precederán a los arcontes que se han arrepentido y ellos precederán a aquéllos de la región de Enmedio y aquéllos de la región completa del Tesoro de la Luz. En una palabra, ellos precederán a todos aquéllos de la región del Tesoro y ellos precederán a todos aquéllos de las regiones del Primer Mandamiento y pasarán al interior de todos aquéllos y entrarán en la herencia de la Luz hasta la región de su misterio; y cada uno permanecerá en la región en la cual ha recibido misterios. Y los de la región de Enmedio y los de la Derecha y los de la región completa del Tesoro, cada uno permanecerá en la región de la orden a la cual ha sido designado desde el principio hasta que el universo sea levantado. Y cada uno de ellos completará su economía en la que ha sido colocado con respecto a la cosecha de las almas que han recibido los misterios en relación con esta economía, para que puedan sellar todas las almas que recibirán los misterios y que pasarán a través de su interior hacia la Herencia de la Luz.

Por lo tanto María, ésta es la palabra relacionada con lo que interrogaste con exactitud y certeza. Por lo demás el que tenga oídos para oír, que oiga."

Las almas que reciben los misterios de la Luz, preceden a los arcontes arrepentidos en el valioso trabajo de integración.

Los arcontes preceden a aquéllos de la región del Medio en el trabajo de integración humana y solar.

Estos precederán a los de la región del Medio y a los de la región de la Derecha preceden siempre a los de la región del Tesoro de la Luz.

En una palabra, todos ellos precederán en el trabajo de integración individual a todos los del Tesoro de la Luz.

Todos ellos, en realidad, precederán a todos aquéllos de la región del Primer Mandamiento.

Ya sabemos que el Primer Mandamiento está en el Anciano de los Días.

En el proceso de integración final pasarán hacia el interior unos dentro de otros hasta la herencia de la Luz y posteriormente a la región de su misterio.

Y los de la región del Medio y de la Derecha y los de la región completa del Tesoro, cada uno permanecerá en su región correspondiente hasta el futuro día cósmico.

Cada una de las partes del Ser que se integra, conservará sus cualidades hasta que vuelva un nuevo Mahämanvantara.

Todas las almas deberán recibir la herencia de la Luz. De interior en interior se llega a la herencia de la Luz.

Cada parte del Ser debe completar sus valores para la integración. Si no se conocieran en Gnosis las diversas partes autónomas y auto-conscientes del Ser no se entenderían el trabajo de la integración humana y solar.

En todo esto hay un proceso descrito por el Gran Kabir Jesús. El que tenga entendimiento que entienda porque aquí hay sabiduría. María, la Mujer Serpiente recibe así la enseñanza de Jesús.