• Inicio
  • La Pistis Sophia Develada 2do Libro
  • Capítulo 91

Capítulo 91

Y Jesús contestó diciéndole a Juan: "Realmente todo lo que preguntas tiene precisión y certeza. Pero escucha Juan con atención que puedo hablar contigo. El que haya recibido misterios de la Luz, permanecerá en la región en la cual los haya recibido y no tendrá el poder de ir a la altura a las órdenes que están arriba de él."

El Verbo, la Palabra, habla con precisión y certeza.

Del primer Mandamiento.

"Así pues que el que ha recibido misterios en el Primer Mandamiento, tiene el poder de ir a las órdenes que están debajo de él, es decir, a todas las órdenes del tercer espacio; sin embargo no tiene el poder de ir a la altura a las órdenes que están arriba de él.

Del primer espacio.

Y el que reciba los misterios del Primer Misterio, que es el vigésimo cuarto misterio de afuera y la cabeza del primer espacio que está afuera - él tiene el poder de ir a todas las órdenes que no están con él, exceptuando el de ir a las regiones que están arriba de él o que pasan por ellas."

Es obvio que quien ha recibido misterios en el Primer Mandamiento tiene el poder de ir a las órdenes que están abajo de él, es decir, a todas las órdenes del tercer espacio, mas nunca podría ir hasta las órdenes que están arriba de él.

Los misterios del Primer Misterio son terriblemente divinos. Es claro que el trabajo de la Gran Obra está contenido en el veinticuatro misterio. Todos los misterios del Primer Misterio se encuentran en el veinticuatro misterio. Quien hace la Gran Obra tiene derecho a entrar en todas las órdenes de arriba y de abajo.

Resulta fácil entender que en el misterio veinticuatro está todo el principio y el fin de la Gran Obra.

Del segundo espacio.

"Y aquéllos que han recibido los misterios en las órdenes de los veinticuatro misterios, cada uno irá a la región en la cual ha recibido misterios y tendrá poder de pasar por todas las órdenes y espacios que no están con él; sin embargo no tendrá el poder de ir a las órdenes más elevadas que están arriba de él o que pasan por ellas."

Claro está que quienes han recibido misterios en las órdenes de los veinticuatro misterios tienen derecho a vivir en aquellas regiones donde recibieron los misterios; empero, no podrán pasar a órdenes o espacios que están por encima de ellos. Las órdenes del Primer Misterio corresponden siempre al Anciano de los Días.

Nos, Samael Aun Weor, os digo en nombre del Primer Misterio, de Pistis Sophía y del Salvador del Mundo, que develaré la parte restante de la Biblia Gnóstica en ¡la mitad de la mitad del tiempo!

Del tercer espacio.

"Y aquél que ha recibido misterios en las órdenes del Primer Misterio que está en el tercer espacio, tiene el poder de ir a todas las órdenes más bajas que están debajo de él y pasar por ellas; sin embargo no tiene el poder de ir a las regiones que están arriba de él o de pasar por ellas."

 

De los Tres Veces espirituales.

"Y aquél que ha recibido misterios del primer Tres Veces espiritual, que gobierna sobre todos los veinticuatro misterios, los cuales gobiernan sobre el espacio del Primer Misterio, región de la extensión del universo de quien os hablará - él, por lo tanto, que ha recibido el misterio del Tres Veces espiritual, tiene el poder de ir abajo a todas las órdenes que están debajo de él, sin embargo no tiene el poder de ir a las alturas de las órdenes que están arriba de él, es decir a todas las órdenes del espacio Inefable."

"Y aquél que ha recibido el misterio del segundo Tres Veces espiritual tiene el poder de ir a las órdenes del primer Tres Veces espiritual y pasar por todas ellas y todas las órdenes que están en ellas; sin embargo no tiene el poder de ir a órdenes más elevadas del Tres Veces espiritual.

"Y aquél que ha recibido el misterio del Tercer Tres Veces espiritual, que gobierna sobre los Tres Veces espiritual y los tres espacios del Primer Misterio todos juntos, tiene el poder de ir a las órdenes que están debajo de él; sin embargo no tiene el poder de ir a la altura de las órdenes que están arriba de él, es decir a las órdenes del espacio del Inefable."

 

Del misterio mayor

"Y aquél que ha recibido el misterio mayor del Primer Misterio del Inefable, es decir los doce misterios del Primer Misterio todos juntos que gobiernan sobre todos los espacios del Primer Misterio, - el que recibiera ese misterio por lo tanto tiene el poder de pasar por todas las órdenes de los espacios de los Tres Veces espirituales y los tres espacios del Primer Misterio y todas sus órdenes, y tiene el poder de pasar por todas las órdenes de las herencias de la Luz, de pasarlas de afuera hacia adentro y de adentro hacia afuera y de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba y desde la altura hasta la profundidad y desde la profundidad hasta la altura y de lo largo a lo ancho y de lo ancho a lo largo; en una palabra, él tiene el poder de permanecer en la región que le plazca, en la Herencia del Reino de la Luz."

"Y amén os digo: Ese hombre será rey al disolverse el mundo sobre todas las órdenes de la herencia de la Luz. Y el que reciba ese misterio del Inefable el cual yo soy."

 

De la Gnosis del Misterio Mayor.

"Ese misterio sabe por qué las tinieblas se han levantado y por qué la Luz ha aparecido."

"Y ese misterio conoce por qué las tinieblas de las tinieblas se han levantado y por qué la Luz de las luces ha surgido."

"Y ese misterio sabe por qué el caos ha surgido y por qué el Tesoro de la Luz ha sobrevenido."

"Y ese misterio sabe por qué los juicios han aparecido y por qué la Tierra de la Luz y la región de las Herencias de la Luz han surgido."

"Y ese misterio sabe por qué los impíos han surgido y por qué los mansos se han puesto de pie."

"Y ese misterio conoce por qué los castigos y juicios han surgido y por qué todas las emanaciones de la Luz han resucitado."

"Y ese misterio sabe por qué el fuego del castigo ha surgido y por qué los sellos de la Luz, para que el fuego no los dañe, han aparecido."

"Y ese misterio sabe por qué la ira ha aparecido y por qué la paz ha surgido."

"Y ese misterio sabe por qué la calumnia ha surgido y por qué los cantos de la Luz han aparecido."

"Y ese misterio sabe por qué las plegarias de la Luz han aparecido."

"Y ese misterio sabe por qué la perversidad ha surgido y por qué el engaño ha aparecido."

"Y ese misterio sabe por qué la maldición ha surgido y por qué la bendición ha aparecido."

"Y ese misterio sabe por qué el crimen ha surgido y por qué la vivificación de las almas ha aparecido."

"Y ese misterio sabe por qué el adulterio y la fornicación han surgido y por qué la castidad ha aparecido."

"Y ese misterio sabe por qué el trato sexual ha surgido y por qué la continencia ha aparecido."

"Y ese misterio sabe por qué la insolencia y ostentación han surgido y por qué la humildad y mansedumbre se han levantado."

"Y ese misterio sabe por qué el llanto se ha originado y por qué la risa se ha suscitado."

"Y ese misterio sabe por qué la calumnia se ha levantado y por qué el buen informe ha aparecido."

"Y ese misterio sabe por qué la apreciación ha surgido y por qué el desprecio ha sobrevenido."

"Y ese misterio sabe por qué la murmuración ha surgido y por qué la inocencia y humildad han sobrevenido."

"Y ese misterio sabe por qué el pecado se ha suscitado y por qué la pureza ha sobrevenido."

"Y ese misterio sabe por qué la fuerza ha surgido y por qué la debilidad se ha presentado."

"Y ese misterio sabe por qué el movimiento del cuerpo ha surgido y por qué su utilidad ha sobrevenido."

"Y ese misterio sabe por qué la pobreza se ha originado y por qué la riqueza se ha suscitado."

"Y ese misterio sabe por qué la libertad del mundo ha aparecido y por qué la esclavitud ha sobrevenido."

"Y ese misterio sabe por qué la muerte ha surgido y por qué la vida ha sobrevenido."