• Inicio
  • La Pistis Sophia Develada 3er Libro
  • Capítulo 103

Capítulo 103

María interroga al Salvador.

Y sucedió entonces, cuando Jesús terminó de decir estas palabras a sus discípulos, que María se adelantó y le dijo al Salvador: "Mi Señor, entonces un hombre virtuoso que es perfecto en todas las virtudes, un hombre que no ha pecado jamás, ¿Será atormentado por los castigos y los juicios o no? ¿Será ese hombre llevado al Reino de los cielos o no?"

Del alma del hombre virtuoso que no ha recibido los misterios al morir.

Y el Salvador respondió a María: "Un hombre virtuoso que se ha perfeccionado en toda virtud y que jamás ha cometido pecado alguno, y que jamás ha recibido los misterios de la Luz, cuando llegue el momento propicio para que deje su cuerpo, los receptores de uno de los triples poderes - entre los cuales hay uno grande - vendrán directamente a arrebatar el alma del hombre de las manos de los receptores retributivos y pasarán tres días circulando con ella en todas las criaturas del mundo. Después de tres días la conducirán al caos, para llevarla a todos los castigos de los juicios y para enviarla a todos los juicios. Los fuegos del caos no la molestarán grandemente, sólo en parte, durante un breve tiempo.

Y rápidamente se compadecerán de ella, para sacarla del caos y conducirla por el camino de Enmedio a través de todos los arcontes. Y ellos (los arcontes) no la castigarán con severos juicios, sino que el fuego de sus regiones la molestarán parcialmente. Y si es llevada a la región de Yachthanabas, el inmisericorde, él no será capaz de castigarla realmente con sus juicios malignos, sino que la retendrá un tiempo breve mientras el fuego de sus castigos la molestarán en parte."

"Luego ellos se compadecerán prontamente de ella y la conducirán a sus propias regiones y no la llevarán a los aeones, así que los arcontes de los aeones no se la llevarán por fuerza; la traerán a la senda del sol y ante la Virgen de la Luz. Ella la probará y encontrará que está limpia de pecado, pero no permitirá que la lleven a la Luz porque no tiene consigo el signo del Reino del Misterio; pero la sellará con sello superior y la dejará ser arrojada dentro del cuerpo en los aeones de la virtud, - ese cuerpo que será bueno para encontrar los signos de los misterios de la Luz y heredar el Reino de la luz para siempre."

"Si por el contrario, el hombre ha pecado una o dos, o tres veces, entonces será devuelto al mundo de acuerdo con el tipo de pecados que haya cometido, el tipo que yo os mostraré cuando os haya hablado de la expansión del universo."

"Pero amén, amén os digo, aun si un hombre virtuoso no ha cometido pecado, no podrá ser llevado al Reino de la Luz, porque el signo del Reino de los misterios no está en él. En una palabra, es imposible traer almas a la Luz sin los misterios del Reino de la Luz."