• Inicio
  • La Pistis Sophia Develada 3er Libro
  • Capítulo 111

Capítulo 111

Cómo los discípulos deberán pregonar la palabra.

Cuando los discípulos dijeron esto, el Salvador continuó nuevamente diciéndoles: "Si vais a ciudades, reinos o países, pregonad primero diciéndoles: Buscad siempre sin cesar hasta que encontréis los misterios de la luz que os llevarán al Reino de la Luz. Decidles: cuidáos de las doctrinas del error. Porque muchos vendrán en mi nombre y dirán: Yo soy él. Y no lo serán, y conducirán a muchos por el mal camino."

Que misterios darán los discípulos.

"Así pues, todos los que vengan a vosotros y os tengan fe y presten atención a vuestras palabras y realicen lo que es digno de los misterios de la Luz, dadles los misterios y no los ocultéis de ellos. Y para el que merezca los misterios mayores, concedédselos. Y para el que merezca los misterios menores, también concedédselos y no les ocultéis nada de ninguno de ellos."

"El misterio de la resurrección de la muerte y de la curación de los enfermos, por otra parte, no lo deis a nadie, ni instrucción de él, puesto que ese misterio pertenece a los arcontes con todos sus nombres. Por este motivo no lo deis a nadie, ni instrucción de él, hasta que establezcáis la fe por todo el mundo, a fin de que si vosotros llegáis a las ciudades o países y no os reciben bien y no tienen fe, y no prestan atención a vuestras palabras, podáis despertar a los muertos, sanar al lisiado y al ciego y a múltiples enfermedades en esas regiones. Y a través de todos ellos tendrán fe en vosotros, a fin de que vosotros pregonéis al Dios del universo y tengan fe en todas vuestras palabras. Por esta razón no os he dado ese misterio sino hasta que establezcáis la fe por todo el mundo."

Cuando el Salvador hubo dicho esto, continuó con su plática de nuevo y le dijo a María: "Así pues, María, presta atención a la palabra relacionada con lo que me has preguntado: ¿Quién restringe al hombre hasta que peca? Prestad atención ahora:

 

De la constitución del hombre.

"El niño nace, la fuerza es débil en él y su alma es débil en él y también el falso espíritu es débil en él; en una palabra, los tres juntos son débiles, sin ninguno de ellos no percibiría nada, ya sea lo bueno o lo malo debido al peso del olvido que es muy grave. Además el cuerpo también es débil. Y el niño como de las delicias del mundo de los arcontes; y la fuerza atrae para sí misma de la porción de la fuerza que está en las delicias, y el alma atrae para sí misma de la porción del alma que está en las delicias; y el falso espíritu atrae para sí mismo de la porción de lo maligno que está en las delicias y en sus codicias. Y por otro lado el cuerpo atrae para sí mismo la materia que no percibe que está en las delicias. El destino, por el contrario, no toma nada de las delicias porque no está mezclado con ellas, sino se va nuevamente en la condición con que vino al mundo."

"Y poco a poco la fuerza, el alma y el falso espíritu crecen y cada uno percibe de acuerdo a su naturaleza. La fuerza intuye a tratar de obtener la luz de la altura; el alma, por otra parte, aspira a buscar la región de la rectitud que está mezclada, la cual es la región de la mezcla; y el espíritu falso, por otra parte, busca todas las perversidades y codicias y todos los pecados; el cuerpo, por el contrario, no percibe nada a menos que obtenga fuerza de la materia."

"E inmediatamente los tres desarrollan sentido, cada uno de acuerdo a su naturaleza. Y los receptores retributivos designan a los servidores (liturgos) a seguirlos y a ser testigos de todos los pecados que cometan, con el propósito de obtener una forma o método para castigarlos en los juicios."

 

Del espíritu falso.

"Y después de esto el espíritu falso concibe y percibe todos los pecados y la maldad con que los arcontes del Gran Destino han ordenado y hecho para el alma."

"Y la fuerza interior incita al alma para buscar la región de la luz y la Divinidad completa; y el espíritu falso conduce lejos al alma y la obliga continaumente a hacer todos sus actos de mal vivir, todos sus agravios y todos sus pecados y está persistentemente adjudicándolos al alma, siendo hostil con ella, obligándola a cometer todas sus maldades y todos estos pecados."

"Y éste inicia a los servidores retributivos para que sean testigos de todos los pecados que cometerá. Además, si descansa por las noches o en el día, la perturba en sus sueños con las codicias del mundo, haciéndola que anhele todas las cosas del mundo. En una palabra, la induce hacia todas las cosas que los arcontes ordenan para ella y que le sean hostiles, obligándola que haga lo que no le agrada."
"Así pues, María, éste es en realidad el enemigo del alma, que la forza hasta que comete todos los pecados."

 

El estado del alma del pecador después de la muerte.

Por tanto, si el tiempo de ese hombre se ha completado, el destino aparece primero y lo conduce hacia la muerte a través de los arcontes y sus cadenas con las que ellos están atados al Destino."

"Y más adelante los receptores retributivos llegan y conducen a esa alma fuera del cuerpo. Y tiempo después éstos pasan tres días con ella circulando por todas las regiones y la envían hacia todos los aeones del mundo. Y el espíritu falso y el destino la siguen, y la fuerza regresa a la Virgen de la Luz."

"Y después de tres días los receptores retributivos guían hacia abajo esa alma, al Amente del caos, y cuando la llevan hacia abajo, al caos, la entregan a los que castigan. Y los receptores retributivos regresan a sus regiones de acuerdo a la economía de los trabajos de los arcontes con respecto al surgimiento de las almas."

"Y el espíritu falso se convierte en el receptor del alma siendo destinada a él para trasladarla de acuerdo al castigo por los pecados que haya cometido y esté en gran enemistad con ella."

"Y cuando el alma ha concluido los castigos en el caos de acuerdo a los pecados que ha cometido, el espíritu falso la conduce fuera del caos, siendo destinado a ella para trasladarla a cada región por los pecados que ha cometido, y éste la conduce al camino de los arcontes o regidores de enmedio. Y cuando llega hasta ellos le preguntan sobres los misterios del destino, y si ésta no los ha hallado, ellos preguntan su destino. Y los arcontes castigan a esa alma de acuerdo a los pecados de los cuales es culpable. Os diré el tipo de sus pecados en la expansión del universo."

"Por tanto, cuando el tiempo de los castigos de esa alma en los juicios de los arcontes de enmedio sea terminado, el espíritu falso conduce al alma fuera de todas las regiones de los arcontes de enmedio y la trae ante la luz del sol de acuerdo al mandato del Primer Hombre, Jeú, y la lleva ante el Juez, la Virgen de Luz. Ella la examina y encuentra que es un alma pecadora y le arroja su poder de luz para su recta posición y por su cuerpo y su sentido común, - de lo cual os hablaré en la expansión del universo. Y la Virgen de Luz sella dicha alma y la entrega a uno de sus receptores que la vierten a un cuerpo que se adapte a los pecados que ha cometido."

"Y amén os digo: Ellos no absolverán a esa alma de los cambios de cuerpo hasta que no haya pasado por su última vuelta de acuerdo a su merecimiento. Después os diré acerca de todo esto y el tipo de cuerpos dentro de los cuales será vertida de acuerdo a los pecados de cada alma, cuando os hable de la expansión del universo."