• Inicio
  • La Pistis Sophia Develada 3er Libro
  • Capítulo 120

Capítulo 120

María le contestó diciendo: "He comprendido las palabras que has dicho. Así pues mi Señor, ésta es la palabra que tú has pronunciado: "Bienaventurados son verdaderamente los que han recibido los misterios del Inefable; sin embargo, si se desvían, los quebrantan, pierden su fe o desencarnan sin haberse arrepentido, no tienen acceso desde ese momento en adelante a regresar a los cambios de cuerpo, ni cualquier otra cosa, sino que son arrojados afuera a las tinieblas exteriores para perecer en esa región y no tener existencia para siempre." -Con respecto a esto tú has hablado en otra ocasión diciendo: "La sal es buena, pero si se vuelve estéril ¿con qué se salará? No es adecuado ni para el muladar ni para la tierra sino para desecharla." -es decir: "Bienaventurados son los que reciban los misterios del Inefable, pero una vez que los quebranten no son dignos de regresar al cuerpo en lo sucesivo de ese momento en adelante, por ningún motivo, porque serán arrojados a las tinieblas exteriores para perecer en esa región."

Y cuando ella dijo esto, el Salvador asintió diciendo: "Bien dicho luz pura y espiritual María. Esa es la solución a la palabra."

Y María continuó diciendo: "Mi Señor; todo el que haya recibido los misterios del Primer Misterio y los misterios del Inefable, que no los haya profanado y cuya fe en ellos sea sincera y sin disimulo y que debido a la coacción del Destino haya delinquido nuevamente y se haya vuelto a arrepentir y vuelva a implorar por cualquiera de los misterios, ¿cuántas veces será perdonado?"

 

De la compasión de los grandes misterios para los que se arrepienten.

Y el Salvador contestó diciéndole a Maria enmedio de sus discípulos: "Amén, amén os digo: Todos los que reciban los misterios del Inefable y además los misterios del Primer Misterio, pecan cada vez por causa de la coacción del Destino, y si aún estando con vida se arrepienten de nuevo y perduran en cualquiera de sus misterios, serán perdonados siempre, porque esos misterios son misericordiosos y otorgan siempre el perdón. Por esta razón yo os he dicho en otro tiempo: Esos misterios no sólo perdonan los pecados que se han cometido desde el principio sino que no los atribuyen desee ese momento en adelante. -De esto os he dicho que recibirán el arrepentimiento en cualquier momento y que también perdonarán los pecados que se han cometido nuevamente."

 

De los que no se arrepientan.

"Si por otro lado los que reciben misterios del Misterio del Inefable y de los misterios del Primer Misterio, vuelven a pecar y desencarnan sin haberse arrepentido y los han quebrantado. Su morada también estará enmedio de las fauces del Dragón de las Tinieblas y perecerán sin tener existencia para siempre. Por esta razón os he dicho: "Todo el que reciba los misterios, si conoce la hora de su desencarne, podrá cuidarse a sí mismo para no pecar y así heredar el Reino de la Luz para siempre."