• Inicio
  • La Pistis Sophia Develada 3er Libro
  • Capítulo 125

Capítulo 125

María continuó de nuevo y le dijo al Salvador: "Mi Señor, aun cuando la fe y los misterios se hayan revelado a sí mismos, -suponiendo que las almas vienen al mundo en muchas vueltas y son negligentes en recibir los misterios, esperando que al venir al mundo en otra vuelta los recibirán, ¿se expondrán así al peligro de no recibir los misterios?"

De aquéllos que blasfeman diciendo que tienen muchas vidas atrás.

El Salvador contestó diciendo a sus discípulos: "Proclamad por todo el mundo diciendo a los hombres: Esforzáos por recibir los misterios de la Luz en este tiempo de aflicción para entrar al Reino de la Luz. No juntéis un día con otro a una vuelta con otra esperando en recibir los misterios si venís al mundo en otra vuelta."

"Y no sabrán cuando el número de almas perfectas está cerca: porque si el número de almas perfectas está cerca, cerraré las puertas de la Luz y nadie podrá entrar ni salir de ese momento en adelante porque el número de almas perfectas estará completo y el Misterio del Primer Misterio estará consumado, por gracia del cual el universo ha surgido, es decir: "Yo soy ese Misterio."

 

De la hora de la consumación.

"Y de ese momento en adelante nadie podrá entrar ni salir a la Luz. Porque en la consumación del tiempo del número de las almas perfectas, antes que incendie el mundo para purificar los aeones y los velos y los firmamentos y toda la tierra y todas las cosas que hay en ella, la humanidad aún existirá."

 

Los blasfemos serán excluídos de la Luz.

"En esa hora la fe y los misterios se manifestarán a sí mismos aún más. y muchas almas vendrán por medio de las vueltas de los cambios de cuerpo y regresando al mundo estarán algunos de aquéllos en este tiempo presente que me han escuchado, como enseñé, que a la consumación del número de las almas perfectas encontrarán los misterios de la Luz y los recibirán y vendrán a las puertas de la Luz y verán que el número de almas perfectas se ha completado, lo cual es la consumación del Primer Misterio y la Gnosis del universo. Y encontrarán que he cerrado las puertas de la Luz y que es imposible que nadie pueda entrar o salir desde esa hora."

 

Sus conjuros a las puertas de la Luz.

"Esas almas entonces tocarán a las puertas de la luz diciendo: Señor, abridnos. Y yo les contestaré: No os conozco, quiénes sois. Y ellos me dirán: Hemos recibido tus misterios y cumplido con toda tu enseñanza que has entregado en los altos caminos. Y yo les contestaré diciendo: No os conozco, quiénes sóis, hacedores de iniquidades y maldad aún hasta ahora. Por lo cual iréis a las tinieblas exteriores. Y desde ese momento irán a las tinieblas exteriores donde está el llanto y crujir de dientes."

"Por este motivo pues, proclamad por todo el mundo diciendo: "Esforzáos a renunciar al mundo y a las cosas que hay en él para que recibáis los Misterios de la Luz antes que el número de las almas perfectas sea consumado, a fin de que no os puedan detener ante las puertas de la Luz y os envíen a las tinieblas exteriores."

"Así pues, el que tenga oídos para oír que oiga."

 

María interpreta lo mismo.

Cuando el Salvador hubo dicho esto, María se adelantó entonces y dijo: "Mi Señor, no sólo mi ser tiene las palabras que has dicho. Por lo tanto mi Señor con respecto a lo que has dicho: "Proclamad a todos los hombres del mundo diciéndoles: Esforzáos por recibir los misterios de la Luz en este tiempo de aflicción para que heredéis el Reino de la Luz.