• Inicio
  • La Pistis Sophia Develada 3er Libro
  • Capítulo 113

Capítulo 113

Después que el Salvador hubo dicho esto a sus discípulos, continuó diciéndoles: "¿Comprendéis la manera en que os he hablado?"

 

María interpreta de acuerdo a refranes antiguos.

Y de nuevo María se adelantó y dijo: "Sí, mi Señor, entiendo la manera en que has hablado y he comprendido todas tus palabras. Así pues, con respecto a lo que has dicho, mi mente ha traído cuatro reflexiones en mí y mi ser me guía y se regocija y se agita deseando salir de mí y entrar en ti. Por lo tanto mi Señor, escúchame que puedo decirte las cuatro reflexiones que han surgido en mí."

La moneda que trajeron a Jesús.

"La primera reflexión que ha surgido en mí con respecto a lo que has dicho: "El alma dio la apología y el sello a todos los arcontes que están en la región del Rey, el Adamas, y dio la apología y el honor y la gloria de todos sus sellos y los cantos a la región de la Luz; con respecto a esta palabra tú nos has dicho en otro tiempo cuando te trajeron una moneda y al verla que era de plata y cobre preguntaste: ¿De quién es esta imagen? Y te contestaron: Del Cesar, y al ver que estaba hecha de la mezcla de plata y cobre dijiste: "Dad al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios," - es decir: Si el alma recibe misterios, ésta da la apología a todos los regidores y a la región del Rey, el Adamas; y el honor y la gloria a todos aquellos de la región de la Luz, y la palabra: "Y ésta brillaba, cuando viste que estaba hecha de plata y cobre," - de eso es el tipo de alma que en ella está el poder de la Luz, que es la plata refinada; y que en ella está el espíritu falso que es la materia de cobre. Esta mi Señor, es la primera reflexión."

"La segunda reflexión está relacionada con lo que recién nos has dicho respecto al alma que recibe los misterios: "Si llega a la región de los arcontes del camino de enmedio, éstos salen a su encuentro llenos de gran temor y miedo. Y el alma les da el misterio del temor y sienten pavor ante ella. Y al Destino lo cede a su región y al espíritu falso también a su propia región y les da la apología y los sellos a cada uno de los arcontes que están en los caminos, y les da el honor y la gloria y la alabanza de los sellos y los cantos de alabanza a todos los de la región de la Luz, - con respecto a esto mi Señor, tú has hablado en otro tiempo a través del verbo de nuestro hermano Pablo, diciendo:

 

Un refrán de Pablo.

"Dad tributo a quien tributo merece, temor a quien temor merece homenaje a quien homenaje merece, honor a quien honor merece y alabanza a quien alabanza merece, y no debas nada a nadie," - es decir mi Señor: "El alma que recibe misterios, da la apología a todas las regiones. Esta es mi Señor, la segunda reflexión."

 

Los enemigos de nuestra propia casa.

"La tercera reflexión por otra parte, con respecto a la palabra que nos has pronunciado en otro tiempo: "El espíritu falso es adverso al alma haciéndola cometer todos los pecados y todos los agravios y la transporta hacia los castigos que merece por los pecados que la ha hecho cometer," en una palabra, éste es adverso al alma en todo sentido, a este respecto tú has dicho en otro tiempo: "Los enemigos del hombres son los que moran en su casa," - es decir, los que moran en la casa del alma, son el espíritu falso y el Destino quienes son adversos al alma siempre, haciéndola que cometa toda clase de pecados e iniquidades. Esta es mi Señor, la tercera reflexión."

"La cuarta reflexión por otra parte, con respecto a la palabra que has dicho: "Si el alma sale del cuerpo y viaja por el camino con el espíritu falso y si ésta no ha encontrado el misterio de la anulación de todos los vínculos y los sellos que la atan con él, a fin de que cese de obsesionarla o de estar asignado a ella. Entonces el espíritu falso conduce al alma a la Virgen de Luz, el Juez; y ésta (la Virgen de la Luz) la examina y encuentra que ha pecado y como no ha encontrado con ella a los misterios de la Luz, la entrega a uno de sus receptores y éste la conduce y la vierte en el cuerpo y no sale fuera de los cambios de cuerpo antes de rendir su última vuelta." - con relación a esta palabra mi Señor, tú nos has dicho en otro tiempo:

 

Un antiguo refrán relativo al renacimiento.

"Reconciliáos con vuestro enemigo mientras estáis en el camino con él, tal vez vuestro enemigo os entregue al Juez, y el Juez os entregue al sirviente y el sirviente os encarcele y no salgáis de esa región hasta rendir el último cuarto de penique."

"Porque por eso vuestra palabra dice manifiestamente: Cada alma que abandona el cuerpo y viaja por el camino con el espíritu falso sin encontrar el misterio de la anulación de todos los sellos y los vínculos a fin de que se libere a sí misma del espíritu falso que está atado a ella, - si en tal caso no los ha encontrado, el espíritu falso la conduce a la Virgen de Luz, y ésta la juzga entregándola a uno de sus receptores que la vierten en la esfera de los aeones y no sale de los cambios del cuerpo antes de rendir la última vuelta que está señalada para ella. Esta pues, mi Señor, es la cuarta reflexión."