• Inicio
  • La Pistis Sophia Develada 4to Libro
  • Capítulo 128

Capítulo 128

Los discípulos lamentan el destino de los pecadores.

Y cuando el Salvador dijo esto a María, ella se golpeó el pecho y junto con todos los discípulos lloraga y sollozaba exlamando: ¡Ay de los pecadores, porque sus castigos son excesivamente numerosos!

María se adelantó, se prosternó sobre los pies de Jesús y besándolos le dijo: "Mi Señor, ten paciencia conmigo y no te enfades porque te cause molestia tan a menudo, pues de ahora en adelante mis preguntas sobre todas las cosas serán con determinación."

El Salvador respondió a María diciéndole: "Preguntad todas las cosas que deseéis preguntar que yo os las revelaré abiertamente y sin similitudes."

María pregunta nuevamente a Jesús.

María respondió diciendo: "Mi Señor, si un hombre justo ha realizado todos los misterios y tiene un amigo impío que ha cometido toda clase de pecados y merece ser arrojado a las tinieblas exteriores, y éste no se ha arrepentido habiendo completado el número de retornos en los cabios de cuerpo y además no ha hecho nada útil y sale de su cuerpo. Si sabemos con certeza que ha pecado y que merece ser arrojado a las tinieblas exteriores, ¿qué podemos hacer por él para salvarlo de los castigos del dragón de las tinieblas exteriores y merecer un cuerpo idóneo que le permita encontrar los misterios del Reino de la Luz, ser digno, ascender y heredar el Reino de la Luz?"

 

Cómo salvar las almas de los pecadores.

El Salvador respondió a María diciéndole: "Si un pecador merece ser arrojado a las tinieblas exteriores y ha pecado de acuerdo con los castigos del resto de los castigos y no se ha arrepentido, o un pecador que ha completado su número de retornos en los cambios de cuerpos y no se ha arrepentido, - dichos hombres, si salen de sus cuerpos y son conducidos a las tinieblas exteriores y vosotros deseáis salvarlos de los castigos de las tinieblas exteriores y de todos los jhuicios y que sean depositados en cuerpos idóneos para que puedan encontrar los misterios de la Luz y logren ascender y heredar el Reino de la Luz, - ejecutad el mismo misterio del Inefable el cual perdona los pecados siempre, y cuando hayáis concluído de realizar ese misterio, decid entonces:

 

Un resumen de la fórmula.

"El alma de este hombre a quien yo estimo, - si está en la región de los castigos de las mazmorras de las tinieblas exteriores o si está en cualquiera de lo otros castigos de las mazmorras de las tinieblas exteriores o en el resto de los castigos del dragón, -que sea sacado de todas ellas. Y sí ha completado su número de retornos en los cambios de cuerpos, que sea llevado ante la Virgen de Luz para que lo selle con el sello del Inefable y pueda ser depositado en un mes cualquiera, en un cuerpo idóneo que le permita encontrar los misterios de la Luz, sea digno, ascienda y herede el Reino de la Luz. Y si además ha completado el circuito de los cambios de cuerpos, esa alma será llevada ante las siete vírgenes de la Luz que están establecidas por encima de los bautismos, y ellas se los aplicarán al alma y la sellarán con la señal del reino del Inefable y la conducirán dentro de las órdenes de la Luz."

"Esto diréis cuando ejecuteis el misterio."

"Amén os digo: El alma por la cual oráis, sí en verdad está en el dragón de las tinieblas exteriores, éste retirará la cola de su boca y la dejará salir. Y si está en las regiones de los juicios de los arcontes, amén os digo: Los receptores de Melchizedek la arrebatarán, ya sea porque el dragón la suelte o porque se encuentre en los juicios de los arcontes; en una palabra, los receptores de Melchizedek la arrebatarán fuera de todas las regiones en que se encuentre y la conducirán a la región de Enmedio ante la Virgen de Luz que la examinará y observará el signo del Reino del Inefable que lleva con ella."

"Y si aún no ha completado su número de retornos en los cambios del alma, o en los cambios de cuerpo, la Virgen de Luz la sellará con sello especial y en cualquier mes la tendrá vertida en un cuerpo idóneo que encuentre los misterios de la Luz, a fin de que sea digna y prosiga hacia las alturas del Reino de la Luz.

"Y si esa alma ha completado su número de retornos, la Virgen de Luz la examinará entonces y no la castigará porque ha completado su número de vueltas, sino que la entregará a las siete Vírgenes de la Luz. Y las siete Vírgenes de la Luz la examinarán, la bautizarán con sus bautismos y le darán la unción espiritual y la conducirán al Tesoro de la Luz colocándola en la última orden de la Luz hasta la ascención de todas las almas perfectas. Y cuando se preparen para separar los velos de la región de aquéllos de la Derecha, limpiarán esa alma nuevamente y la purificarán colocándola en las órdenes del primer salvador que está en el Tesoro de la Luz."