• Inicio
  • La Pistis Sophia Develada 5to Libro
  • Capítulo 136

La Pistis Sophia Develada

Quinto Libro

Capítulo 136

Los discípulos se reúnen en torno a Jesús.

Y aconteció cuando Jesús nuestro Señor fue crucificado y resucitó de entre los muertos al tercer día, que sus discípulos se reunieron en torno a él y venerándolo le dijeron: "Nuestro Señor ten misericordia de nosotros porque hemos abandonado pare y madre y al mundo entero por seguirte."

En ese momento Jesús se paró con sus discípulos sobre las aguas del océano e hizo una invocación diciendo así: "Escuchadme Padre mío, Padre de toda paternidad, Luz infinita: aeeiouo iao aoi oia psinother thernops nopsither zagoure pagoure nethmomaoth nepsiomaoth marachachtha thobarrabau tharnachachan zorokothora ieou (Jeú) Sabaoth.

La agrupación de los discípulos.

Y mientras Jesús decía esto, Tomás, Andrés, Santiago y Simón el canaíta, estaban hacia el Oeste con sus rostros volteados hacia el Este, y Felipe y Bartolomé estaban en el Sur volteados hacia el norte y el resto de los discípulos y discípulas se colocaron detrás de Jesús. Y solamente Jesús se paró en el altar.

 

La interpretación de I.A.O.

Y Jesús hizo la invocación volteándose hacia los cuatro puntos cardinales con sus discípulos, los cuales estaban ataviados con vestiduras de lino, y decían: "iao iao iao" cuya interpretación es ésta: iota, porque el pleroma ha surgido; alfa, porque regresará de nuevo a sí mismo; omega, porque la consumación de toda la integridad se realizará.

 

Jesús continúa invocando.

Y tan pronto cuando Jesús había dicho esto, agregó: "iaphtha mounaer mounaer ermanouer ermanour", es decir: "Oh! padre de todas las paternidades de esos infinitos, escúchame por amor a mis discípulos a quienes he conducido hasta ti, para que puedan tener fe en todas las palabras de tu verdad y concédeme todas las cosas por las que te invoco pues en verdad yo conozco el nombre del Padre del Tesoro de la Luz."

 

El Apocalipsis de los cielos.

De nuevo Jesús -es decir Aberamentho- hizo la invocación pronunciando el nombre del Padre del Tesoro de la Luz y dijo: "Que todos los misterios de los arcontes y las potestades y los ángeles y los arcángeles y todos los poderes y todas las obras del Dios Invisible Agrammachamarei y de Barbelo se acerquen a (Bdella) por un costado y se retiren por la derecha."

Y en ese momento todos los cielos giraron hacia el Oeste y todos los aeones y la esfera y sus arcontes y todso sus poderes se precipitaron hacia el Oeste a la izquierda del disco del sol y del disco de la luna.

 

Las formas del disco del sol y de la luna.

Y el disco del sol era un gran dragón cuya cola estaba en su boca que llegaba hasta las siete potestades de la izquierda, de las que cuatro tenían la forma de caballos blancos que lo arrastraban.

Y la base de la luna tenía el tipo de una nave con dos dragones macho y hembra que la guiaban y dos toros blancos que la arrastraban. La figura de un infante estaba en la popa de la luna que guiaba a los dragones quienes robaron la luz de los arcontes. Y en su proa se percibía la cara de un gato.

Y el mundo entero y las montañas y los mares desaparecieron juntos por el Oeste a la izquierda.

 

Jesús y sus discípulos son transportados a los senderos de enmedio.

Y Jesús y sus discípulos permanecieron enmedio de una región celestial sobre las vías del camino de enmedio que descansa debajo de la esfera. Y llegaron a la primera jerarquía del sendero de enmedio. Y Jesús permaneció en el aire de su región con sus discípulos.

Los discípulos dijeron a Jesús: "¿Cuál es esta región en la cual nos encontramos?

 

De los arcontes arrepentidos y no arrepentidos.

Y Jesús les dijo: "Estas son las regiones del sendero de enmedio. Porque sucedió cuando los arcontes de Adamas se rebelaron y persistentemente y se confregaron para procrear arcontes, arcángeles, ángeles, liturgos y decanos, que Jeú el Padre de mi Padre, surgió de la Derecha y los ató a la esfera del Destino."

"Porque hay doce aeones de los que Sabaoth, el Adamas, gobernó sobre seis y su hermano Yabraoth, gobernó sobre los otros seis. En ese entonces Yabraoth con sus arcontes tenía fe en los misterios de la Luz y eran activos en dichos misterios y abandonaron el misterio de la cohabitación, pero Sabaoth, el Adamas, y sus arcontes habían persistido en la práctica de la cohabitación."

"Y cuando Jeú, el Padre de mi Padre, vio que Yabraoth tenía fe, lo retiró junto con todos los arcontes que habían tenido fe en él, tomó fuera de la esfera y lo condujo hacia un aire purificado en presencia de la luz del sol entre las regiones de los de enmedio y de las regiones de las Divinidades Invisibles. Y lo situó con los arcontes que habían tenido fe en él."

"Y condujo a Sabaoth, el Adamas, y a sus arcontes que no habían sido activos en los misterios de la Luz, sino que habían estado persistentemente activos en los misterios de la cohabitación y los ligó a la esfera."

 

De las jerarquías de los arcontes no arrepentidos y los nombres de sus cinco regentes.

"Ató mil ochocientos arcontes en cada aeón, y estableció trescientos sesenta sobre ellos, y dispuso otros cinco arcontes supremos como amos sobre los trescientos sesenta y sobre todos los regidores o arcontes confinados, los cuales son conocidos por todo el mundo con estos nombres: El primero es llamado Kronos, el segundo Ares, el tercero Hermes, el cuarto Afrodita, el quinto Zeus."