METODOLOGÍA DEL TRABAJO

Antes de conocer y eliminar el RPCP, debemos trabajar intensamente en un sentido general con relación a todos los defectos, ya que el RPCP tiene raíces muy profundas que vienen de existencias pasadas. Para conocerlo, se hace necesario haber trabajado en una forma incansable y con una Metodología de Trabajo, por lo menos 5 años.

Hay que tener orden en el trabajo y precisión en la eliminación de los defectos. Por ejemplo: A uno, durante el día, se le han manifestado los defectos de la lujuria por la mañana, el del orgullo por la tarde y el de la ira por la noche. Indubitablemente, estamos viendo una sucesión de hechos y manifestaciones. Entonces, nos preguntamos: ¿Cómo y sobre qué defecto manifestado durante el día debemos trabajar?.

En realidad de verdad, la respuesta es sencilla. Al llegar la noche o la hora de meditación, con el cuerpo relajado, pasamos a practicar el ejercicio retrospectivo sobre los hechos y manifestaciones del ego durante el día. Ya reconstruidos, ordenados y numerados, procederemos al trabajo de comprensión.

Primero laboraremos sobre un evento egóico al cual le podemos dedicar unos 20 minutos; después, otro suceso psicológico al que podremos dedicarle 10 minutos, y 15 minutos a otra manifestación. Todo depende de la gravedad e intensidad de los eventos egóicos.

Ordenados los hechos y manifestaciones de la catexis suelta, del mí mismo, podemos trabajarlos en la noche o a la hora de meditación, tranquilamente y con orden metódico.

En cada trabajo sobre tal o cual defecto, evento y manifestación entran los siguientes factores: Descubrimiento, enjuiciamiento y ejecución. A cada agregado psicológico se le aplican los tres factores mencionados así: Descubrimiento, cuándo se le ha visto en acción, en manifestación. Enjuiciamiento o comprensión, cuando se le conocen todas sus raíces. Ejecución, con la ayuda de la Divina Madre Kundalini, a través de la sabia práctica de la Súper‑dinámica sexual.