ESTADO DE JINAS

En estas prácticas de Jinas lo primero que necesita el discípulo es tener mucha fe; el que tenga la mente llena de dudas es mejor que no se meta en estos estudios, porque podría volverse loco.

Lo segundo que se necesita es tener mas tenacidad y paciencia que la del santo Job; la falta de tenacidad en estas prácticas hace fracasar inevitablemente; aquellos que comienzan a practicar y cansados pronto suspenden, no sirven para estos estudios, retírense.

Lo tercero es tener método, y orden en las prácticas. El discípulo puede utilizar las fuerzas del Dios Harpócrates para aprender a viajar con el cuerpo físico en estado de Jinas.

PRACTICA: A un huevo de gallina hágasele un agujero pequeño en su extremo más agudo, con un instrumento agudo sáquesele la yema y la clara, antes debe tibiarse el huevo en agua; la corteza del huevo contiene las fuerzas del Dios Harpócrates, que son una variante de las fuerzas Crísticas; El estudiante pondrá la corteza o cáscara sobre su cabecera o cerca a la cama, luego se adormecerá invocando al Dios Harpócrates, solo un poquito de sueño es lo que se necesita y muchísima fe; debe dormirse orando lleno de fe la oración del Dios Harpócrates así: "Creo en Dios, creo en Cristo, y creo en Har-pó-crat-ist, llevadme con mi cuerpo a la iglesia gnóstica". Esta oración la rezará mentalmente muchas veces seguidas, luego adormecido como un sonámbulo se levantará del lecho, cogerá el huevo y luego caminará diciendo: "Har-po-crat-ist ayudadme porque voy con mi cuerpo".

Antes de salir de la casa se saltará lo más largo que se pueda y se marcará el sitio exacto donde se cae al saltar; a la otra noche repite el experimento en el mismo lugar, tratando de superar la marca anterior, debe conservarse el sueño como un tesoro, el poder está en el sueño y en la fe Intensísima. Diariamente se marcarán los nuevos avances, así hay que perseverar días, meses o años hasta triunfar. El aumento progresivo en la distancia recorrida es señal evidente de un grandioso progreso, eso demuestra que poco a poco va entrando en estado de Jinas. Más tarde el discípulo llegará a dar saltos de 3, 4 o más metros; la tenacidad es importantísima, solo así se triunfa. Al fin el discípulo logra realmente sostenerse en el espacio más allá de todo limite normal, entonces su cuerpo está en estado de Jinas, la gente no podrá verlo, se ha hecho invisible. En ese estado el cuerpo se ha sumergido dentro de los mundos Internos; queda entonces sujeto a las leyes de los mundos suprasensibles, Levitación, Elasticidad, Plasticidad, Porosidad, etc., sin perder sus características fisiológicas, esta es una modificación del sonambulismo, un sonambulismo voluntario y consciente.

Las fuerzas del sueño y de la fe son terribles; así podemos recibir las enseñanzas directamente en los templos internos.

En la India los Yoguis practicando un "Samyasi" sobre el cuerpo físico entran en estado de Jinas; el "Samyasi" consta de una concentración, meditación y éxtasis instantáneos simultáneos. Nosotros entramos en Jinas con la práctica de Harpócrates. Cuando el Yogui practica su Samyasi vuela, camina sobre el agua, pasa por el fuego sin quemarse y entre las rocas y cavernas de la tierra; el que llega a estas alturas de la meditación es ya un Samyasín del pensamiento. En el occidente utilizamos la Yoga occidental de la cual forma parte la práctica de Harpócrates; las condiciones para realizarla son: Fe, Tenacidad y Silencio; el que ande contando sus victorias a los demás pierde sus poderes y se convierte en un bribón, esa clase de sujetos habladores Imbéciles, deben ser expulsados del movimiento Gnóstico. En carne y hueso (Jinas) podemos visitar el Tibet y hablar con los maestros y el Cristo Jesús. La Sra. Neel nos habla en su libro "Los ascetas semi-volantes del Tibet", de Lamas tibetanos que recorren grandes extensiones en estado sonambúlico sin cansarse; imitemos a estos ascetas, nosotros somos totalmente prácticos, no nos gusta perder el tiempo en vagabunderías intelectuales, así hablamos los gnósticos, a lo macho.

Ahora la gente quiere cosas prácticas, no más teorías, no más vagabunderías intelectuales, no más explotación, vamos a los hechos prácticos, vamos al grano.

Desdichado aquel que utilice estos poderes para sus fornicaciones y maldades. Aquellos que adquieran estos poderes, solo deben utilizarlos para visitar los monasterios de la Logia Blanca, o para estudiar las maravillas de la naturaleza. Después de cada práctica de Harpócrates acumulamos dentro de nosotros cuerpos internos enormes cantidades de energía con las cuales vamos poco a poco logrando el poder para poner el cuerpo en estado de Jinas, se necesita mucha paciencia.

El que haga mal uso de estos poderes se hundirá entre las tinieblas exteriores donde solo se oye el llanto y el crujir de dientes.

A esos más les valiera no haber nacido o colgarse una piedra al cuello y arrojarse al mar. Esta es una ciencia divina; desgraciadamente la humanidad solo quiere: Dinero, coito y crimen.

Los hermanos espiritualistas son víboras entre ramos de flores, son peores que profanos.

Advertencia: con mucho sueño se sale en cuerpo astral; con poco sueño y fe ardiente se viaja con el cuerpo en estado de Jinas, aprended pues a graduar el sueño.