LOS NEGOCIOS

Cuando llega la hora de la muerte abandonamos el cuerpo físico y entramos en los mundos internos. Las almas después de la muerte siguen creyéndose en carne y hueso. Las almas después de la muerte no aceptan suponer siquiera, que ya no pertenecen al mundo de la carne. Solo poco a poco va despertando la conciencia de las almas de los muertos. Después de cierto tiempo las almas entran en un nuevo vientre materno para tener derecho a renacer en el mundo de la carne. Esta es la ley de la reencarnación. Todos venimos a pagar las malas acciones de nuestras pesadas vidas. Si hacemos bien recibimos bien. Si hacemos mal recibimos mal.

Con la vara que midiereis seréis medido. El que siembra rayos recoge tempestades. Haz buenas obras para que pagues tus deudas.

Haciendo buenas obras podemos cancelar viejas deudas de pasadas reencarnaciones. Cuando una ley inferior es trascendida por una ley superior, la ley superior lava a la ley inferior.

Al León de la ley se combate con la balanza. El que tiene con que pagar, paga y sale bien en los negocios.

En los mundos internos podemos hablar con los 42 jueces del karma. El jefe de estos 42 jueces es Anubis. Los Señores del karma nos premian y castigan. También podemos solicitar créditos a los jueces del karma. Todo crédito hay que pagarlo con buenas obras o con dolor. Los "Iniciados" deben concurrir al palacio de Anubis para arreglar sus negocios. Nuestras buenas obras están simbolizadas en los mundos internos con exóticas monedas. Cuando solicitamos ciertos servicios a las jerarquías Divinas tenemos que pagarlos con esas monedas. Si queremos reemplazar esas monedas gastadas tenemos entonces que hacer buenas obras.

El que tiene capital en los mundos internos puede realizar maravillas. Nada se nos regala, todo cuesta. El verdadero capital son las buenas obras. Si no disponemos de capital tenemos entonces que sufrir lo indecible.

Necesitamos conocer el valor esotérico de las monedas. En cierta ocasión solicitamos un servicio al Dios del viento Ehecatl, tuvimos que pagarle 25 centavos esotéricos por el servicio. Si sumamos entre sí los números 2 más 5 tendremos el número 7, 7 es el arcano de la expiación. Habíamos sufrido mucho, con paciencia. Teníamos esa moneda, pagamos con ella y una persona que nos hacia sufrir se alejó de nosotros; así se realizó ese milagro. Si no hubiéramos tenido esa moneda Ehecatl no nos hubiera hecho ese trabajo. Nada se nos da de regalo, todo cuesta.

Trabajando en favor de la humanidad podemos cancelar nuestras deudas viejas. El único que puede perdonar pecados es CRISTO.

Solo el remordimiento terrible, el supremo arrepentimiento interno, y el juramento solemne, puede conducirnos al perdón. Ese negocio solo se puede arreglar en los mundos internos con el CRISTO.

Los iniciados deben conocer los 22 arcanos mayores del tarot, para arreglar sus negocios. Los números se suman entre sí como ya explicamos en el ejemplo de Ehecatl.

A cierto Bodhisattva que tenia el cuerpo mental enfermo, se le dijo: Dentro de 500 años seréis sano. 5 más 0 más 0, igual a 5. El Bodhisattva estaba recapitulando su primera iniciación de misterios mayores, con esto se le quiso decir que cuando recibiera su quinta iniciación de mayores, seria sano. A ese Bodhisattva cuando llegó a la quinta iniciación se le dijo: Ya habéis sufrido mucho tres años, ahora os vestiréis mejor. Tres es nuestro Triuno espíritu.

Ese Bodhisattva había sufrido espiritualmente mucho porque estaba caído. Al levantarse se le devolvió su túnica de púrpura y se vistió espiritualmente mejor.