KARMA

1. -Amigos míos, existe una ley que se llama Karma; ésta significa en sí misma “causa y efecto”, “acción y consecuencia”.

Vosotros debéis comprender lo que es la Ley de la Compensación; todo lo que se hace hay que pagarlo, pues no existe causa sin efecto ni efecto sin causa.

Se nos ha dado libertad, libre albedrío y podemos hacer lo que queramos, pero es claro que tenemos que responder ante Dios por todos nuestros actos.

“No solamente se paga Karma por el mal que se hace, sino por el bien que se deja de hacer pudiéndose hacer”.

Cuando uno viene a este mundo trae su propio destino; unos nacen en colchón de plumas y otros en la desgracia.

Si en nuestra pasada existencia matamos, ahora nos matan; si herimos, ahora nos hieren; si robamos, ahora nos roban, y “con la vara con que a otros medimos seremos medidos”.

Sin embargo, es posible modificar nuestro propio destino, porque cuando “una ley inferior es trascendida por una ley superior, la ley superior lava a la ley inferior”.

“Al León de la Ley se combate con la balanza”. Si en un platillo de la balanza ponemos nuestras buenas obras y en el otro ponemos las malas, ambos platillos pesarán iguales o habrá algún desequilibrio. Si el platillo de las malas acciones pesa más, debemos poner buenas obras en el platillo de las buenas acciones con el propósito de inclinar la balanza a nuestro favor; Así cancelamos Karma. “Haced buenas acciones para que paguéis vuestras deudas”; recordad que no solamente se paga con dolor; también se puede pagar haciendo el bien.

Muchas personas que sufren, sólo se acuerdan de sus amarguras deseando remediarlas, mas no se acuerdan de los sufrimientos ajenos, ni remotamente piensan en remediar las necesidades del prójimo.

Este estado egoísta de su existencia no sirve para nada; así lo único que consiguen realmente es agravar sus sufrimientos.

Si tales personas pensaran en las demás, en servir a sus semejantes, en dar de comer al hambriento, en dar de beber al sediento, en vestir al desnudo, en enseñar al que no sabe, etc., etc., etc., es claro que pondrían buenas acciones en el platillo de la balanza cósmica para inclinar la a su favor; así alterarían su destino y vendría la suerte en su favor. Es decir quedarían remediadas todas sus necesidades; mas la gente es muy egoísta y por eso es que sufre; nadie se acuerda de Dios ni de sus semejantes sino cuando están en la desesperación, y esto es algo que todo el mundo ha podido comprobar por sí mismo; así es la humanidad.

2. - Las buenas obras de que nos habla usted, ¿deben hacerse desinteresadamente o se nos toman en cuenta aún haciéndolas con el interés de obtener algo a cambio?

R.- Se debe trabajar siempre desinteresadamente, con infinito Amor por la humanidad; así alteramos aquellas malas causas que originaron los malos efectos; no olvide usted que alterando la causa se altera el efecto.

¿Quieres sanar? Sanad a otros ¿Algunos de vuestros parientes están en la cárcel? Trabajad por la libertad de otros. ¿Tenéis hambre? Compartir el pan con los que están peor que tú; etc., etc., etc.

3. - Maestro, ¿podría decirme si todas las enfermedades son kármicas?

R.- No todas las enfermedades son kármicas. La máquina humana puede ser dañada por múltiples motivos; pueden ser de orden kármico o simplemente accidental; eso es todo.

4. - Maestro, al estar en meditación pude recordar algo de mi vida pasada cuando pasé por México en viaje Acapulco, tal como usted me había informado. ¿Quisiera explicarme si fue correcta mi meditación o si fue una fantasía?

R.- Por la forma de la pregunta tal como ha sido hecha, puedo evidenciar claramente que tú todavía tienes la Conciencia dormida, pues si la tuvieras despierta, la palabra “fantasía” habría quedado excluida de tu pregunta; lo que uno sabe bien, nada tiene de fantástico; lo que ignora, o aquello que entrevé ligeramente, aunque sea real, es tomado como fantástico; despertar Conciencia es vital cuando se trata de investigar vidas anteriores. Es claro que estuviste en la pasada reencarnación aquí en México, que me acompañaste también en tu pasada existencia hasta el Puerto de Acapulco; esto sucedió en la época de Don Porfirio Díaz, y ahora es obvio que lo repetiste de acuerdo con la Ley de Recurrencia. Todo vuelve a suceder como sucedió, todo se repite. Así trabaja la Gran Ley del Karma.

5. - Maestro, de acuerdo con lo que usted me dice comprendo que estoy bien dormido; sin embargo estos pequeños recuerdos que tengo de la vida pasada, así como de otra en tierras españolas y cuyos recuerdos he podido traer, ¿no indican un pequeño despertar de Conciencia?

R.- Indudablemente ha habido un pequeño despertar de la Conciencia; ha aumentado el porcentaje. Las gentes comunes y corrientes tienen un tres por ciento de Conciencia despierta, pero en este caso podemos evidenciar un diez por ciento, y eso es bastante; difícilmente encontraríamos una persona que tuviera un cien por cien de Conciencia despierta; dese usted por satisfecho detener siquiera ese porcentaje de Conciencia superior al de todos sus semejantes.

6. - En meditaciones he tenido experiencias de ver que en mi vida anterior cometí muchos errores, ya que era un latifundista que tenía una hacienda en Cuautla, Morelos, en la que tenía muchos empleados a los que trataba a latigazos, cometiendo adulterios y violaciones, hasta que llegó la Revolución en la que perdí todas mis posesiones.

Me alisté en la Revolución al lado de Pancho Villa, sufriendo hambres y todos los horrores de la guerra, y aunque morí viejo y al lado de mi familia, desde entonces hasta la fecha he venido sufriendo amarguras y sinsabores; He pensado que estoy pagando mi Karma. ¿Qué podría usted decirme al respecto, Maestro?

R.- Distinguido frater, mucho me alegra que usted recuerde su pasada existencia; tengo que informarle que precisamente yo le conocí a usted en su vida anterior; es obvio que usted está hablándome la verdad y nada más que la verdad. Como usted también estuvo entre las filas del general Francisco Villa, es natural que no podría dejar de conocerle personalmente.

Que como propietario de una hacienda antes de la revolución hubiese cometido errores dando de latigazos a sus trabajadores y etc., etc., etc., contrajo Karma, eso es obvio; ahora podrá explicarse usted el porqué ha tenido tantos sufrimientos en su vida actual. A otros usted hizo sufrir y ahora ha sufrido; a otros hizo trabajar intensivamente y ahora ha sido explotado por los amos en ciertos empleos en los que le ha tocado trabajar para ganarse el pan de cada día; así es como pagamos lo que debemos; “ley es ley y la ley se cumple”.

7. - Maestro, quiero relatarle un acontecimiento que me sucedió cuando tenía seis años de edad. Vi en un sueño que caían bolas de fuego sobre la Tierra y la gente corría y clamaba a Dios desesperadamente, como si fuera el fin del mundo. Más tarde ya siendo grande, vi una Biblia ilustrada en la que aparecía un cuadro exactamente como yo lo había soñado. ¿Quisiera usted decirme si esto fue un anuncio?

R.- Distinguido Caballero, me es muy grato dar respuesta a su pregunta; no hay duda de que así como existe el Karma humano, también existe el Karma de las naciones y del mundo; estamos hablando de Karma y creo que usted me comprende.

Su visión corresponde al Karma mundial, el cual se halla condensado en muchos versículos bíblicos y del Corán, así como en multitud de libros sagrados del oriente y del occidente del mundo.

“El mal del mundo es tan grande que ya llegó al cielo y es obvio que esta perversa civilización de víboras será destruida y no quedará piedra sobre piedra”.

Una serie de terremotos se han desencadenado en todas las regiones de la Tierra, mas esto no es sino el principio del fin; habrá guerras atómicas, hambre y pestilencias en toda la redondez de la Tierra y morirán los seres humanos por millones, tan numerosos como las arenas del mar y no habrá remedio.

El abuso de la energía nuclear será muy grave; día llegará en que vendrá la descomposición del átomo en cadena, y entonces se intensificarán los maremotos y terremotos. Olas gigantescas nunca antes vistas azotarán las arenosas playas y un sonido extraño y misterioso saldrá de entre las profundidades abismales del océano.

Quiero que usted sepa, amigo mío, quiero que entiendan todos mis amigos que un mundo viene viajando a través del espacio infinito y que un día chocará magnéticamente con éste afligido planeta en que vivimos. Lo que usted ha visto, lo que usted pudo comprobar en la Santa Biblia, corresponde exactamente a tal acontecimiento cósmico. Es necesario que usted entienda que las dos masas planetarias al chocar magnéticamente se mezclarán entre sí formando un mundo nuevo; entonces sólo habrá fuego y vapor de agua; y de toda esta perversa civilización no quedarán vestigios de ninguna especie. Así quedará sellado todo el “Apocalipsis” de San Juan. Después, poco a poco, de entre las aguas caóticas de la vida, surgirá un nuevo continente, nuevas tierras, nuevos cielos, para que se cumpla lo que ya está escrito en el “Apocalipsis y en la epístola segunda de Pedro a los romanos”.

Usted ha visto, pues, algo extraordinario, algo que está por suceder; no olvide que ya los científicos están informados sobre aquel mundo que viaja precisamente rumbo a la órbita de nuestro planeta Tierra; Hasta he oído decir que lo llaman el “Planeta Rojo”; Quieren desviarlo basándose en explosiones atómicas, mas todo será inútil, aquel mundo chocará con el nuestro precisamente en el año 2.500; Así terminará esta Edad de Hierro llamada Kali Yuga.

Es bueno que usted sepa que esta horripilante Edad comenzó con el ciclo electroquímico durante la cultura greco-romana y que terminará con dicho ciclo exactamente el año 2.500; así es el Karma de las naciones, amigo mío.

Lo invito a seguir la senda de perfección, si es que no quiere ingresar con los perdidos en los mundos infiernos donde sólo se oye el llanto y el crujir de dientes.

8. - Con relación al llamado Planeta Rojo, es sabido que existe un libro de ese nombre donde los científicos narran el hecho de que un planeta se está acercando hacia la órbita de la Tierra y que llegará un momento en que ambos planetas choquen haciendo una fusión de masa, pero que antes de chocar, en el proceso de acercamiento, habrá una gran cantidad de calor y radiaciones que empezarán a esterilizar plantas, animales y toda clase de vida hasta llegar a secarse en ríos y lagos, faltando el agua, al irse acercando el planeta, por atracción magnética; los lugares donde hay grandes cantidades de agua, empezarán a salirse de su cauce provocando grandes cataclismos y que esto sucederá alrededor del año 2.400 y tantos. ¿Qué nos puede usted decir al respecto?

R- Distinguido amigo, muy interesante lo que usted dice. Ya ve usted que los científicos no ignoran ya la futura colisión que nos aguarda; permítaseme disentir en cuanto a la fecha; la Logia Blanca informó que dicho acontecimiento cósmico, como ya dije, vendrá a realizarse exactamente en el año 2.500; por aquella época ya la Torre de Babel (los cohetes cósmicos) estará levantada en forma total; entonces muchas gentes podrán viajar a la Luna, Mercurio, Venus, y en general a todos los planetas del sistema solar. Con el choque planetario, la Torre de Babel será fulminada y la Tierra quedará convertida en fuego y vapor de agua; eso es todo.

9. - También en la época de niño tuve la visión acerca de que empezaban a resplandecer en el cielo unas naves que descendían hacia la Tierra, bajando de ellas unos hombres blancos muy altos y de mirada profunda, los cuales informaron que iba a haber una serie de cataclismos que terminarían con la humanidad, creyéndoles solo unas cuántas gentes, las cuales pidieron que se las llevaran con ellos a su planeta, contándoles que sólo se podían llevar a los que se lo merecieran de acuerdo con sus obras.

Entonces empezaron a hacer una selección en forma de Clarividencia y de cientos de gentes que llegaron a escoger únicamente seis o siete que a juicio de ellos lo merecían. Cuando estaban cerrando las puertas de las naves, muchos pretendieron subirse por la fuerza, pero esto no fue posible y partieron hacia sus planetas. ¿Qué nos podría usted decir a cerca de esta visión?

R- Permítame decir que estas percepciones estuvieron maravillosas; Es ostensible de que a usted le revelaron lo que está por venir.

De la Tierra será sacada la semilla; quiero referirme a los seres humanos selectos que habrán de servir en un futuro por la formación de la futura sexta gran raza.

Es claro que después del gran cataclismo que se avecina surgirán nuevas tierras de entre el caos, de entre las aguas de la vida, y en ella ha de vivir un pueblo nuevo.

Ahora comprenderá usted por qué habrá de salvarse la semilla; esto es indispensable, y no hay duda de que antes del cataclismo final será llevada en naves cósmicas a otros mundos del espacio infinito; más tarde, a su tiempo y a su hora, cuando la Tierra vuelva a estar en condiciones de estar habitada, tal humana semilla será traída de regreso a este planeta, para la formación de la futura raza; y de ésta, nuestra presente humanidad, sólo quedarán los recuerdos entre los Registros Akhásicos de la Naturaleza.