LOS SIETE CANDELEROS DEL ARHAT

1- Escuchadme, hermanos de Tercera Iniciación de Misterios Mayores, a vosotros me dirijo.

2- Ha llegado la hora de encender los siete candeleros del cuerpo mental.

3- "Antes que la llama de oro pueda arder con luz serena, la lámpara debe estar bien cuidada, en lugar libre de todo viento".

4- Los pensamientos terrenales deben caer muertos ante las puertas del templo.

5- "La mente que es esclava de los sentidos, hace al alma tan inválida, como el bote que el viento lleva sobre las aguas".

6- Así nos hablan los preceptos de la sabiduría oriental.

7- Escuchadme, oh Maestros de Tercera Iniciación de Misterios Mayores, a vosotros me dirijo.

8- Necesitáis ahora del más puro esfuerzo ígneo.

9- Debéis levantar ahora vuestra serpiente ardiente del cuerpo mental.

10- Brilla la Estrella de cinco puntas sobre los candeleros del templo de la mente.

11- Entre el chisporrotear de las llamas, habéis penetrado ahora en el templo ardiente del entendimiento cósmico.

12- Vuestros pensamientos flamean entre la vorágine de las llamas.

13- Este es el templo ígneo del ARHAT.

14- Vuestra mente debe volverse completamente incandescente en el crepitar del fuego.

15- Hay que separar cuidadosamente el humo de las llamas.

16- El humo es tiniebla; las llamas son luz.

17- Hay que practicar Magia-Sexual intensamente, entre el fuego que flamea.

18- Hay que convertir la Mente-Materia en Mente-Cristo.

19- Hay que robarle ahora el fuego a los demonios del mundo mental.

20- Persevera y no desmayes, hermano mío.

21- Los pedestales de los tronos de los Maestros están hechos de monstruos.

22- Ten fé, hijo mío, y ábrete paso con la espada.

23- Los tenebrosos te cierran el paso.

24- Lánzate contra los tenebrosos con el filo ardiente de tu espada. Véncelos y entrarás en las Cámaras del santo templo del ARHAT.

25- Brilla el Sol y se enciende ahora el candelero de tu plexo solar.

26- Recibe, hermano Mío, tu recompensa.

27- En el dedo anular de tu cuerpo mental chisporrotea el diamante solar y la argolla ígnea.

28- En tu plexo solar, arde ahora una nueva ROSA ÍGNEA.

29- Los demonios del entendimiento te acechan por todas partes, ¡Oh ARHAT!

30- La serpiente del cuerpo mental, va subiendo ahora por el fino filo de la médula del cuerpo mental.

31- Hay que dominar la mente, por medio de la voluntad.

32- La mente es la guarida del deseo.

33- Hay que expulsar a los demonios tentadores de nuestro templo, con el látigo terrible de la voluntad.

34- Hay que libertar la mente de toda clase de escuelas, religiones, sectas, partidos políticos, conceptos de patria y de bandera, prejuicios, apetencias y temores.

35- Hay que libertar la mente de los procesos del razonamiento.

36- Hay que cambiar el proceso del razonamiento por comprensión.

37- No te identifiques con la mente, ¡oh ARHAT!

38- Tú no eres la mente. Tú eres el SER, tú eres el ÍNTIMO.

39- La mente es un potro cerrero, dómalo con el látigo de la voluntad, para que no lance tu carro al abismo.

40- ¡Ay! del cochero que pierde su carro, habrá que recomenzar su camino.

41- La ROSA ÍGNEA de tu corazón, es tu sol de justicia.

42- Aprende, ¡Oh ARHAT!, a manejar tu espada.

43- Aprende a separar el humo de las llamas.

44- En todo lo bueno, hay algo de malo.

45- En todo lo malo, hay algo de bueno.

46- Ahora has pasado más allá del bien y del mal.

47- Ahora conoces lo bueno de lo malo, y lo malo de lo bueno.

48- Entre el incienso de la oración se esconde el delito.

49- Persevera, hijo mío, la serpiente de tu mente va subiendo poco a poco por la médula de tu cuerpo mental. Se abren tus alas ígneas, tus alas eternas.

50- Resplandece tu mente con el fuego sagrado.

51- Persevera y no desmayes, y enciende tus siete candeleros eternos.

52- Adquiere la vista del águila y el oído ardiente.

53- Tus pensamientos flamean ondulantes, entre el aura ardiente del Universo.