CAPITULO 55

1. - No olvides Hijo Mío que el Padre, es el anciano de los Días.

2. - El Intimo no es sino el Hijo muy amado del Padre.

3. - El anciano de los Días es tu Real Ser.

4. - Tú eres, el Anciano de los Días.

5. - El Anciano de los Días es aquel rayo de donde emanó tu íntimo mismo.

6. - Hay tantos padres en el cielo, cuantos hombres en la Tierra.

7. - El Anciano de los Días es el rayo emanado del Absoluto.

8. - Ese rayo, es un Hálito para sí mismo, profundamente ignoto un Hálito del Gran Aliento.

9. - Todo el Gran Aliento, es el Ejército de la Voz. Es el Logos, la palabra creadora del primer instante.