SEXOLOGÍA

 
Nosotros afirmamos que la Conciencia en el hombre es fuera de toda duda y sin temor a engañarnos, una especie muy particular de APREHENSIÓN DEL CONOCIMIENTO INTERIOR, totalmente independiente de toda actividad mental.

Ciertamente podemos estudiar la SEXOLOGÍA desde dos ángulos diferentes. El uno desde el punto de vista meramente oficial, tal como se estudia en la Facultad de Medicina. El otro, desde el punto de vista Gnóstico. Voy a afrontar la Sexología a la luz del Gnosticismo Universal.

Ante todo, GNOSIS significa CONOCIMIENTO. La palabra Gnosis entra también en la ciencia oficial: diagnosis, diagnóstico. Vean ustedes la Gnosis ahí en la etimología. En todo caso las corrientes gnósticas definitizadas conocen a fondo la Sexología.

En nombre de la verdad he de decirles que Sigmund Freud, con su Psicoanálisis, inició una época de transformaciones extraordinarias en el campo de la Sexología. Sigmund Freud produjo una innovación dentro del terreno de la Medicina, eso lo saben todos los que han estudiado a Freud.

Agler fue ciertamente uno de sus mejores discípulos. Discípulos de él fueron Jung y muchos otros psicólogos, psicoanalistas y parapsicólogos.

El Sexo en sí es el centro de gravedad de todas las actividades humanas, alrededor del Sexo giran todos los aspectos sociales de la vida. Veamos por ejemplo un baile, una fiesta: alrededor del Sexo gira toda la fiesta, en un café gira todo alrededor del Sexo.

Hoy en día el Sexo empieza a ser estudiado por algunos sabios con propósitos trascendentales. Desafortunadamente y es verdad, abunda mucho la pornografía que desvía al Sexo hacia actividades meramente sensuales.

Hay varias clases de SEXO: existe el Sexo Normal común y corriente, existe el infrasexo y existe el Suprasexo.

¿Qué se entiende por Sexualidad Normal? Entiéndase por Sexualidad Normal la actividad sexual conducente a la reproducción de la especie.

La infrasexualidad es diferente y hay dos clases de infrasexuales. En materia de Kábala se dice que Adam tenía dos esposas: Lilith y Nahemah. Lilith representa a una de las esferas infrasexuales, encontrarnos en ella a los pedreristas, homosexuales, lesbianas, etc.

Del lado de Nahemah encontramos a los abusadores del Sexo, pornográficos, aquellos que se entregan de lleno a la lujuria sin freno de ninguna especie ni control alguno, son las dos esferas de la Infrasexualidad.

Pero pasemos ahora al Suprasexo, a la Suprasexualidad. Incuestionablemente la Suprasexualidad es para los Genios, para los Hombres Trascendentales, para las Mujeres Inefables, etc. Suprasexuales fueron un Jesús de Nazareth, un Buddha, un Hermes Trimegisto, un Mahoma, un Lao-Tse en China, un Quetzalcoatl, un Pitágoras, etc...

¿Cómo podremos entrar en el Reino de la Suprasexualidad? Empero digo, para entrar en el reino de lo Suprasexual, en la esfera de la Suprasexualidad, se requiere primero que todo el Sexo Normal. El Infrasexual por ejemplo, lesbianas, homosexuales, pedreristas, masturbadores, no están preparados para entrar en el Reino de la Suprasexualidad. El Infrasexual debe primero que todo, si es que quiere regenerarse, empezar por lograr la sexualidad normal. Una vez lograda se puede de lleno entrar en el camino de lo Suprasexual.

Es difícil para los homosexuales y para las lesbianas, que pertenecen a la esfera de lo Infrasexual, la regeneración. Hace poco vino a visitarme un sujeto homosexual, venía de su país, Honduras. Tal hombre poseía una cultura intelectual bastante alta, se entusiasmó mucho por las ideas revolucionarias de la sexología tal como las preconiza el Gnosticismo Universal y hablándome con franqueza me contó su trágica historia de homosexual. Sin embargo me manifestó el deseo de regenerarse, de entrar en el terreno de la Sexualidad Normal y después, posteriormente, meterse por el camino de la Suprasexualidad.

Amigo, le dije, no le queda más remedio que meterse por el camino de la Sexualidad Normal, usted es un afeminado. Habrá pues de comenzar primero por conseguirse una mujer primero que todo. Cásese, regenérese, adquiera la Sexualidad Normal, vuélvase un hombre normal y el día que usted sea un hombre normal, el día en que a usted le gusten las hembras de verdad, entonces estará preparado para entrar en el terreno de la Suprasexualidad. Antes no es posible, hoy por hoy, usted va por el camino de la degeneración, usted es un degenerado.

Bueno, no se ofendió el hombre. Francamente, se fijó que tenía razón. Dijo que se iba a conseguir una mujer, que se iba a casar, que iba a tratar de volverse de Sexo Normal porque él deseaba algún día entrar en las esferas trascendentales de lo Suprasexual. Ojalá que el amigo se regenere. ¡Ojalá!.

En otra ocasión vino a mí una lesbiana. Me dijo que quería que le aconsejara, que francamente a ella le encantaban las mismas mujeres, que estaba en un problema gravísimo. Que ella gastaba mucho dinero con cierta dama que había por ahí, pero que esa dama le estaba poniendo «cuernos», como decimos. Lo cierto es que andaba la dama de sus anhelos por la calle con otras damas y, claro, le provocaba «celos». Sufría aquella lesbiana como si fuera un hombre, exactamente. Lloraba, le suplicaba, y me pedía consejos como si fuera un hombre. Entre paréntesis, era una vieja horrible, no se lo niego a ustedes. Yo no pude menos que mirarla con un terrible asco.

Bueno, le di unos cuantos consejos, le dije que lo mejor era que se regenerara, que se consiguiera un hombre, que entrara en el camino de la Sexualidad Normal. No sé si aquella pobre vieja se habrá regenerado, no parecía tener muchas ganas de regenerarse pues estaba demasiado «celosa» con otras damas que acompañaban a «su dama», parecía todo un macho, un macho y medio...

Vean ustedes qué horrible es el camino de la degeneración, el camino Infrasexual. Pero no solamente son infrasexuales en verdad las lesbianas, los masturbadores, los homosexuales, etc., no. Infrasexuales son también los abusadores del Sexo, esos que a cada segundo están cambiando de dama, esos que copulan hasta diez y quince veces diarias. Y los hay, yo los conozco. Sujetos así indudablemente son degenerados, infrasexuales, aunque se crean muy machos, pero lo que tienen es que están degenerados.

Entremos ahora al camino de la Sexualidad Normal. La Sexualidad Normal. La Sexualidad Normal es en sí hermosa. Se une el hombre a su mujer, se aman, reproducen su especie, viven una vida mesurada, etc. Viven eso sí, de acuerdo con los intereses de la Naturaleza, de acuerdo con la economía de la Naturaleza. Cada uno de nosotros es una maquinita, no lo podemos negar, que capta diferentes tipos y subtipos de energía cósmica.

Cada maquinita, es decir, cada uno de nosotros, puede captar esos tipos de energía automáticamente, subconscientemente, y las retransmite a las capas interiores de la Tierra. Así pues, la Tierra es un organismo vivo, un organismo que vive de nosotros.

No quiero decirles que las plantas no cumplan tal función, es claro que cada planta, según su especie, capta tales o cuales tipos de vibración cósmica que luego transforma y retransmite a las capas interiores de la Tierra.

En cuanto a los organismos de los animales sucede lo mismo. Ellos captan tales o cuales tipos de energía que transforman y retransmiten a las capas interiores de la Tierra, del organismo planetario. Total, la Tierra es un organismo VIVO.

Nosotros nos reproducimos incesantemente con la Sexualidad Normal. Esto es necesario para la economía de la Naturaleza. Además, el goce sexual, es un goce legitimo de hombres, no es un delito como suponen muchos mojigatos, muchos pietistas, etc. Pero, hoy por hoy, nosotros, con nuestra Sexualidad Normal, vivimos de acuerdo con los intereses económicos de la Naturaleza.

Otra cosa es la SUPRASEXUALIDAD, eso es definitivo. Entrar en el terreno Suprasexual es estar ya en el camino de las transformaciones extraordinarias.

Nietzche, en su obra; «Así hablaba Zaratrusta», habla francamente del Superhombre; Dice: "Ha llegado la hora del Superhombre. El hombre no es más que un puente tendido entre el animal y el Superhombre, un peligroso paso en el CAMINO, un peligroso mirar atrás. Todo en él es peligroso. Ha llegado la hora del Superhombre".

Bueno, Hitler interpretó a Nietzche a su modo. Durante la Segunda guerra Mundial hasta el más Insignificante policía alemán era un Superhombre, nadie se sentía chiquito en la época de Hitler en Alemania, todos eran Superhombres.

Parece que Hitler, aunque con muy buenas intenciones, no supo interpretar a Nietzche. Yo creo en el Superhombre, francamente se lo manifiesto a ustedes, pero me parece que Hitler erró el Camino.

En todo caso, en el ser humano hay cinco Centros fundamentales: Primero que todo el Intelectual, que es el que MAS utilizan todos ustedes para el estudio. Segundo el Emocional, que lo tenemos en el corazón. Tercero el Motor, que está en la parte superior de la espina dorsal. Cuarto el Centro instintivo, que está en la parte inferior dé la espina dorsal. Y el quinto propiamente dicho, el Sexual. Repito para que ustedes puedan grabar mejor: INTELECTUAL, EMOCIONAL, MOTOR, INSTINTIVO, y SEXUAL, cinco Centros. Todos los Centros son fundamentales para todas las actividades humanas.

El Pensamiento aparentemente es muy rápido pero desgraciadamente es muy LENTO. Si ustedes van conduciendo un automóvil, por ejemplo, y de pronto, en un momento de peligro, se ponen a analizar si deben hacer esto o aquello, adelantarse o atrasar o retroceder, virar a la derecha o a la izquierda, pues vienen a chocar y a tener una catástrofe.

El Centro Motor es más rápido. Uno, cuando va conduciendo un automóvil, no tiene mucho tiempo para pensar, actúa velozmente y sale del paso. Pero si en ese momento el pensamiento actúa, se traba, chocaría...

Cuántas veces va uno conduciendo un automóvil y resulta que en un momento dado queda indeciso, si hay que dar la vuelta, si a la derecha, si a la izquierda y total, es un fracaso. De manera que es muy lento el Centro del Pensamiento. Más rápido es el centro del Movimiento, el Centro Motor.

El Emocional también es un Centro rápido, pero no hay más rápido que el Centro Sexual. Uno como hombre ve a una mujer y en milésimas de segundos sabe si se complementa con uno o no, si está de acuerdo con la onda que uno lleve o no. Esto se hace en milésimas de segundo, ustedes como jóvenes lo saben. Ustedes pueden estar frente a frente con una muchacha pero instintivamente, instantáneamente, saben si está de acuerdo con su onda o no, eso es rapidísimo. De manera que es un Centro que permite revisar con rapidez inaudita el otro polo. Es el Centro más veloz que nosotros poseemos.

Pero entremos en factores un poco más detenidos. Muchas veces un hombre vive feliz con su mujer; sin embargo nota que algo le falta. Ciertamente puede suceder que con la mujer que uno esté no se sienta completo. Puede ser que ella llene las actividades del Centro Emocional, pero tal vez no se complemente con uno sexualmente, y al encontrar uno por ahí otra dama, puede suceder que esta otra si se complemente con uno y entonces viene eso que se llama ADULTERIO.

No vengo yo aquí a alabar el adulterio. En cierta ocasión por ahí había una sala; adonde varias adúlteras estaban «dándole al vidrio». Una de ellas, de pronto embriagada dijo: ¡Viva el adulterio! Era una dama muy hermosa, entre paréntesis, ¡No! Yo no vengo a hacer alabanza de esas mujeres porque eso sería absurdo, pero sí veo la causa del adulterio.

Pongamos que emocionalmente un hombre se complementa con una mujer, pero sexualmente no. Puede darse el caso de que se encuentre con una dama con la que se Complemente sexualmente. Supongamos que un hombre se complemente sexualmente con una mujer pero emocionalmente no. Puede darse el caso de que se encuentre con una dama con la que se complemente emocionalmente. Pero puede ser que en el mundo de los hábitos no se complemente un hombre con su mujer.

Puede suceder también que se encuentre en el mundo de los hábitos relacionado con el Centro Motor, con otra mujer con la que sí se complemente, con la que tenga afinidad. Esta es la causa intrínseca dé tantísimos adulterios que dan origen a los divorcios.

Como les digo NO VENGO A ALABAR el adulterio, ni estoy de acuerdo con aquella dama que gritaba en célebre orgía: ¡Viva el adulterio! No, yo no estoy de acuerdo con eso, mis amigos. Únicamente aquí con ustedes, en compañerismo, estamos estudiando las causas del adulterio, la cuestión sexual.

Yo creo que lo mejor para uno, como hombre, es encontrar una mujer que se complemente con uno en lo Intelectual, en lo Emocional; en el Centro Motor, o mundo de los hábitos, en el Centro de los Instintos y en el Sexo, es decir la pareja ideal, la pareja perfecta. Y creo a su vez también, que lo ideal para una mujer, sea encontrar un hombre con el que se complementara totalmente, entonces habría verdadera felicidad.

Otro de los motivos graves para que no pueda haber felicidad, es la cuestión esta de los TEMPERAMENTOS. Un hombre de temperamento ardiente es imposible que pueda ser feliz con una mujer que sea una mole de hielo, sencillamente no. El hecho mismo de que vaya uno a besarla y en el momento del beso se encuentre con que ella no tiene ganas de besarlo, eso es gravísimo. Ahora que diríamos de durante la cópula, en el momento de copular con una mujer helada.

Acuérdense ustedes de ese libro titulado «Sinuhé el Egipcio» que lo vieron en película. Resulta que ahí había un lugar de momificación en Egipto, existían varios lugares de inmundicia donde arreglaban cadáveres para momificarlos y los que trabajaban por esos lugares de momificación, pues olían inmundo, por doquiera que pasaban. Ninguna mujer gustaba de esa clase de hombres que olían tan feo y olían a podredumbre. ¿Y saben ustedes lo que hacían esa clase de momificadores? Copulaban con los cadáveres de las hembras que traían ahí. ¿Les parece a ustedes muy agradable eso, copular con difuntas? Eso sucedía en Egipto.

Pues bien, ¿qué dirían ustedes de un hombre de temperamento ardiente que tenga que copular con una mujer de hielo, con un cadáver? Eso resulta espantosamente HORRIBLE.

También es muy cierto que existe el temperamento BILIOSO, gente pesada, torpe. Una mujer, por ejemplo, de carácter pesado, torpe en sus movimientos, es imposible que pueda entenderse con un hombre de temperamento nervioso, imposible es también que un hombre de temperamento nervioso pueda entenderse con una mujer ardiente.

Así que la cuestión de los temperamentos es muy importante. No solamente se necesita que haya correlación con los distintos Centros de la Máquina Orgánica: Intelecto, Emoción, Movimiento, Instinto y Sexo, sino que haya TEMPERAMENTOS AFINES. Sólo así, habiendo temperamentos afines y perfecta interrelación entre los distintos Centros de la Máquina, pues entonces puede haber una auténtica afinidad, lo cual daría la FELICIDAD.

Pero debemos pensar en el Sexo no solamente como cuestión fisiológica. Ha de saberse que en el Sexo existe ENERGÍA. Al fin y al cabo Einstein dijo: «Energía es igual a la masa multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado (E=m.c2)». También dijo: «La Energía se transforma en Masa, la Masa se transforma en Energía». ¿Es posible transformar la Masa en Energía? Claro que sí. Vean ustedes un pozo de agua en el camino, en la carretera, se va evaporando esa agua por el calor del Sol. Por último se convierte en nube, rayos, truenos; todas las aguas de los mares, de los ríos, se convierten en nubes y por último en rayos y truenos, es decir ENERGÍA.

Se sabe hoy en día en Medicina que solamente una mínima parte de nuestro cerebro está trabajando, está ejerciendo sus funciones. Incuestionablemente tenemos muchas áreas, partes del cerebro INACTIVAS. Si con el poquito de cerebro hemos logrado crear cohetes atómicos, que viajan a la Luna, hemos logrado crear bombas atómicas como las que destruyeron Hiroshima y Nagasaki, hemos conseguido nosotros aviones supersónicos que viajan a una velocidad extraordinaria, ¿qué tal si nosotros regeneráramos, si pusiéramos en actividad esas partes del cerebro? Si la totalidad de la masa encefálica trabajará, entonces podríamos transformar este mundo, cambiarlo, hacerlo maravilloso. Pero hay que regenerarlo.

Los grandes músicos de antaño, un Beethoven, un Chopin o un Liszt, fueron hombres que tuvieron el cerebro seminizado, hombres que le dieron a su cerebro capacidades extraordinarias, que utilizaban el mayor porcentaje de las áreas cerebrales.

Sin embargo la cosa hoy en día es diferente, el cerebro humano se ha DEGENERADO demasiado y no nos damos cuenta de ello. Si estamos en medio de una pachanga contentos, si estamos de acuerdo Con la última moda, si estamos en pleno Rock and Roll y de pronto alguien quita el disco y pone la Novena Sinfonía de Beethoven, ¿cómo sé sentirían ustedes? ¿Seguro que continuarían con la pachanga? ¿Qué harían ustedes? Tal vez no irían a insultar al señor de la casa, obviamente no, pero muy decentemente se retirarían, ¿verdad?

Cuando el cerebro no se había degenerado tanto como ahora, la cosa era distinta, se bailaba puro vals al compás de la Música Clásica, en plena comida estaban los músicos haciendo vibrar las deliciosas sinfonías. De moda estaban Mozart, Beethoven, Chopin, Liszt... Si ahora nos salen en plena pachanga con una música de esas, sencillamente nos despedimos y ¡good bye!, Nos vamos, es claro. ¿Por qué? Porque nos aburrimos. ¿Y por qué nos aburrimos?

Seamos analíticos, aquí estamos para analizar. Sencillamente, porque el cerebro está degenerado, hay ciertas áreas que ya no pueden apreciar la buena música. ¿Y por qué se ha degenerado el cerebro? Se ha degenerado sencillamente porque nosotros, durante varios siglos, hemos estado extrayendo de nuestro organismo la Entidad del Semen. No la hemos extraído únicamente para dar vida a otras criaturas, no, la hemos extraído porque nos ha gustado, porque es un gran placer, eso es todo.

Con eso nos hemos dado el gusto en la LUJURIA, en lechos de placer gozando a lo lindo, pero el «paganini» ha sido el cerebro; Es decir, él es el que ha tenido que «pagar el plato». Ahora sucede que muchas áreas no están trabajando.

Nuestro mundo no es solamente de tres dimensiones como creen los ignorantes ilustrados; en nuestro mundo existen una Cuarta Vertical. Aún más, podemos asegurar con gran énfasis que existe una Quinta Vertical, una Sexta y una Séptima. Así pues, nosotros nunca hemos visto nuestro mundo como verdaderamente es, y no lo hemos visto porque nuestros cinco sentidos están degenerados, nuestra glándula Pineal está atrofiada.

Así pues existen otros sentidos en nosotros que son de perfección pero que se hallan degenerados; si los logramos regenerar podríamos percibir el mundo como es, con sus siete dimensiones.

En el mundo hay muchas ideologías, en el mundo hay muchas creencias y cada cual es libre de creer en lo que le da la gana pero la ÚNICA fuerza que tiene autoridad para transformarnos, fue la que nos creó, la que nos puso sobre el tapete de la existencia, me refiero en forma enfática a la Fuerza Sexual.

Aprender a manejar esa Energía maravillosa del Sexo significa ser amo de la Creación, cuando el Esperma Sagrado se TRANSFORMA en energía, se provocan cambios psico-somáticos extraordinarios.

Bien sabemos nosotros lo que son esos vasos hormonales de nuestras gónadas, como trabajan, como pasan las hormonas de vaso en vaso, como a lo largo de los cordones llega por último hasta la Próstata. Bien sabemos lo valiosa que es la Próstata, ahí se producen las más grandes transformaciones de la Entidad del Semen. Y las hormonas, por último, entran en el torrente sanguíneo. La palabra HORMONA viene de una raíz griega que significa, «ANSIA DE SER, FUERZA DE SER».

Las hormonas han sido estudiadas por nuestros hombres de ciencia, son maravillosas. Las hormonas sexuales, por ejemplo, entrando en el torrente sanguíneo, realizan prodigios. Cuando todas las glándulas endocrinas, sea la Tiroides, sea la Paratiroides, sean los Riñones suplementarios o la Timo, etc. las estimulan, hacen de ellas pequeños micro-laboratorios que producen más hormonas, y esas hormonas, como todas las glándulas en general, enriquecen el torrente sanguíneo en forma extraordinaria. Entonces desaparecen las dolencias, desaparecen las enfermedades.

Desgraciadamente hoy por hoy, el Esperma que es preparado por las gónadas y que luego sube o asciende hasta la Próstata, es desgraciadamente despilfarrado y ni siquiera se le deja descomponer a los famosos zoospermos en las hormonas, cuando ya se le envía fuera del organismo, cuando se le arroja. Muchas veces ni siquiera alcanza a ascender la Entidad del Semen dentro de los testículos hasta la Próstata, cuando ya es ELIMINADO.

En cuanto a los masturbadores, bien saben ustedes lo que es el vicio de la masturbación. Cuando alguien se masturba, está cometiendo un crimen contra natura. Después de que ya ha eyaculado la Entidad del Semen, queda cierto movimiento peristáltico en el Phalo, y esto lo sabe cualquier hombre.

Durante la masturbación, lo único que recoge el Phalo con el movimiento peristáltico es aire frío que va al cerebro, así se agotan muchas facultades cerebrales.

Innumerables sujetos han ido al manicomio por el abominable vicio de la masturbación. Un cerebro lleno de aire es un cerebro estúpido en un ciento por ciento. Así que condenamos ese vicio en un ciento por ciento.

Lo psicosomático está íntimamente relacionado con lo sexual. Una Suprasexualidad implica de hecho algo Suprasexual dentro de los psíquico-somático. Por eso diría yo a ustedes con entera claridad que Suprasexuales fueron, por ejemplo: Hermes Trismegisto, o Quetzalcoatl, o el Buddha, o el Gran Kabir Jesús. Esos fueron Suprasexuales, y el Suprasexual es el Superhombre de Nietzche.

Así pues, desde un punto de vista revolucionario, nosotros podemos convertirnos en verdaderos Dioses-Hombres si así lo queremos. Bastaría que regeneráramos las áreas del cerebro, que nos pusiéramos a Trabajar y entonces así haríamos un mundo mejor.