LAS SIETE MENTES Y LAS SIETE VERDADES

 Las Siete Mentes y las Siete Verdades Vamos a iniciar nuestra cátedra de esta noche, ruego a todos poner le máximum de atención.

Ante todo, tenemos que recordar que existen SIETE SEÑORES SUBLIMES y SIETE VERDADES, y esto nos invita a la reflexión.

Ciertamente hay SIETE DHYANI BUDDHAS: cinco, en realidad de verdad, han actuado hasta esta Raza Aria; dos vendrán en las dos Razas futuras: el Sexto para la Sexta Raza y el Séptimo para la Séptima Raza. Ése que está aquí, dentro de mi insignificante persona que nada vale, es el último de esta raza, el Quinto.

Mas debemos hacer una plena diferenciación entre lo que son los BUDDHAS DE CONTEMPLACIÓN y los BODHISATTVAS TERRENALES. Incuestionablemente, los Buddhas de Contemplación son el Prototipo del Bodhisattva Terrenal. Los Buddhas de Contemplación, en sí mismos, son Padre-Madre, porque todo Buddha es dual. En todo Buddha existe un Principio Masculino, el Padre, y un Principio Femenino, la Divina Madre Kundalini-Shakti.

Algunos autores orientalistas piensan que ANUPADAKA, es decir, el Buddha de Contemplación (por ser en sí mismo el Padre-Madre, el Complemento Glorioso de cualquier Bodhisattva Terrenal) no tiene Padre-Madre. Tal concepto me parece equivocado, porque cualquier Buddha de Contemplación, cualquier PADRE-MADRE (complemento glorioso del Bodhisattva), obviamente ha sido emanado del Eterno Padre Cósmico Común (eso hay que saberlo entender) y de la Divina Madre Inmanifestada, la Inmanifestada Prakriti.

El Eterno Padre Cósmico Común es dual, es el Padre-Madre. De él emana, a su vez, el Buddha de Contemplación, el Padre-Madre particular de cualquier Bodhisattva, y esto lo deben ustedes entender...

Así pues, no pienso que Anupadaka, el Padre-Madre, sea huérfano. Pienso que el Padre-Madre Interior de cada uno de nos emana del Eterno Padre-Madre Cósmico Común, coesencial con el Espacio Abstracto Absoluto. Así pues, me permito disentir con algunos autores sobre el término “Anupadaka”, o sea del Buddha de Contemplación desprovisto de Padre y Madre, por ser él, en sí mismo, el Padre y Madre de un Bodhisattva. Realmente Anupadaka es algo más que todo eso, es aquel Buddha de Contemplación que ha emanado del Eterno Padre Cósmico Común.

Cada uno de nosotros tiene a su Padre que está en secreto y cada uno de nosotros tiene su Divina Madre Kundalini, y los Bodhisattvas de los Buddhas de Contemplación no somos una excepción: Somos el desdoblamiento del Padre-Madre y aparecemos aquí, entre la humanidad, para mostrar la Senda, el Camino, a los demás. Es necesario que todo esto lo vayan entendiendo...

Obviamente, los Siete somos los prototipos para todos los Buddhas de este planeta Tierra. Esto no significa que los Buddhas, por sí mismos, no tengan su Prototipo Individual, su Padre-Madre. Sólo aclaramos que los Siete, en sí mismos, constituyen el Prototipo para cualquier Buddha, y esto se ha de saber entender...

Así pues, existen Siete Señores Sublimes y Siete Verdades. CADA VERDAD LA CONTIENE CADA UNO DE LOS SIETE: Si mi Dios Interior profundo tiene la Verdad sobre la Fuerza, obviamente, el de Mercurio, Rafael tendrá la Verdad sobre la Ciencia, sobre la Sabiduría; y Saturno-Orifiel sobre la Muerte, etc. Así pues, hay Siete Verdades, eso es obvio. Pero esto que estoy diciendo se repite en cada ser humano...

Mucho se ha hablado sobre la Mente, como si en verdad existiera una sola Mente. Existen, ciertamente, SIETE MENTES: la primera podríamos denominarla “Mente Intelectual”, o empezando desde abajo, para que se entienda mejor, diremos que la Primera es la Mente Instintiva; la Segunda, la Mente Emocional, la Tercera, la Mente Mental; la Cuarta; propiamente dicha, viene a ser la Mente Equilibrada, etc.

Todas estas Siete Mentes son importantísimas. Que el instinto tiene Mente, es verdad; que el Centro Emocional tiene Mente, es cierto; que el Centro Intelectual tiene Mente también, ¿quién podría negarlo? Que el Centro Motor tiene Mente, nadie puede negarlo; son Siete Mentes.

Uno se asombra, por ejemplo, con la Mente Instintiva, ¡cómo rige los procesos orgánicos tan maravillosamente! Uno se asombra con la Mente Sexual, ¡cómo rige las actividades sexuales del ser humano! Uno se asombra con la Mente Motora, ¡cómo dirige tan sabiamente los movimientos en el organismo! Uno se asombra con la Mente Emocional y con la Mente Intelectual.

Pero no olviden ustedes que los TRES CENTROS INFERIORES de la máquina orgánica, o sea el Centro Sexual, el Instintivo y el Motor, forman un triángulo maravilloso, un triángulo espléndido que puede perfectamente manejar las Tres Fuerzas (Positiva, Negativa y Neutra) de la Electricidad. Eso asombra, verdaderamente.

En cuanto a la Mente meramente Emocional, obviamente que nos deja mucho que pensar, pues la emoción también tiene Mente. Y en cuanto a la Mente Intelectual, ya la conocemos todos. De manera que los Centros Instintivo, Emocional, Intelectual, el Centro Motor, el Centro Sexual, etc., tienen Mente.

Y hay dos tipos de Mente Superior, que son la MENTE EMOCIONAL SUPERIOR y la MENTE MENTAL SUPERIOR. Desgraciadamente, ese tipo de Mentes es inasequible para los seres humanos, inaccesible, inasible...

Quien quiera, en realidad de verdad, entrar en contacto con la Mente Emocional Superior y con la Mente Mental Superior, pues, deberá conseguir llevar la PERSONALIDAD a un ESTADO PASIVO; y quien quiera vivir en forma continua en contacto con los dos Centros Superiores (la Mente Emocional y la Mente Mental), pues tendrá que DESINTEGRAR, no solamente el EGO, sino la PERSONALIDAD.

Mucho se ha hablado sobre los Centros de la Máquina, mucho se ha dicho, perfectamente, sobre el Centro Instintivo, sobre el Centro Emocional, sobre el Centro Mental, sobre el Motor y sobre el Sexual. Se ha dicho mucho, en verdad que es mucho lo que se ha hablado, pero lo que no se ha aclarado bien es que cada uno de esos Cinco Centros tiene Mente; que la Mente Emocional Superior y la Mente Mental Superior son las dos más elevadas.

Así pues, cada una de esas Mentes de los Cinco Centros de la máquina orgánica: el Intelectual, el Emocional, el Motor, el Instintivo y el Sexual, tienen su propia Mente; y los Centros Emocional Superior y el Mental Superior tienen cada uno su Mente.

De manera que hay Siete Mentes, Siete Esferas de acción de la Mente; son Siete las Mentes, y en cada una de ellas hay contenida una Verdad, las Siete contienen las Siete Verdades. Por eso es que los hermanos deben, pues, entender la relación que hay entre el Macrocosmos y el Microcosmos. Comprendido eso, puede uno seguir adelante.

Estas Siete Mentes controlan totalmente al organismo, especialmente las cinco, como ya les dije. Las dos Superiores son, por hoy, inaccesibles para los seres humanos. Pero las Cinco Mentes: Intelecto, Emoción, Centro Motor, Centro Instintivo y Centro Sexual, pues, controlan completamente la máquina orgánica.

Estas Siete Mentes regulan todas nuestras actividades. Desgraciadamente tenemos siempre un MAL SECRETARIO en el intelecto, y éste es, en realidad, EL EGO, el Yo.

Los Tres Cerebros del hombre están relacionados con los Cinco Centros de la Máquina. Intelecto, Emoción, Movimiento, Instintivo y Sexo, se relacionan con la misma Máquina. El Centro Intelectual, el Centro Emocional y el Centro Motor son dignos de atención. Obviamente el Centro Motor-Instintivo-Sexual es un triángulo perfecto. El Centro Motor-Instintivo-Sexual no guarda antagonismos de ninguna especie. Por eso, en general, se habla de Tres Cerebros: Cerebro Intelectual, Cerebro Emocional y Centro Motor-Instintivo-Sexual...

Como dije, tenemos un mal secretario; éste se encarga de mandar los mensajes, mandar las representaciones, mandar las impresiones a Centros equivocados. Envía, por ejemplo, una impresión al Centro Instintivo cuando no tiene que ir al Instintivo, sino al Sexual, o envía una impresión que es para el Centro Intelectual, al Centro Emocional, o envía una impresión que es para el Centro Emocional al Centro Motor-Instintivo-Sexual.

Así, los seres humanos viven completamente equivocados debido al Ego, al Yo, al mí mismo, al sí mismo, y ése es el gran problema.

Estas Siete Mentes funcionarían maravillosamente si no existiera ese pésimo secretario que tenemos en nuestro interior, ese Ego, el Yo, el mí mismo, el sí mismo; he ahí lo grave.

Allá arriba, en el Macrocosmos, las Siete Esferas Planetarias funcionan en perfecta armonía, todo anda correctamente. Desgraciadamente, aquí abajo, en el Microcosmos-Hombre, todo anda equivocado: Las Siete Mentes funcionan en forma más o menos anormal debido al Ego; mensajes que son por ejemplo para el Centro Intelectual llegan al Sexual, mensajes que son para el Centro Emocional llegan para el Centro Motor. Conclusión, todo el mundo vive equivocado: Lo que es para el intelecto llega al sexo, lo que es para el sexo llega al intelecto, lo que es para el Centro Emocional llega al Centro Instintivo. En esas condiciones, todo el mundo está equivocado, las Siete Mentes funcionan en forma equivocada debido al Ego, debido al Yo, debido al mí mismo.

No sucede lo mismo allá arriba, en el Macrocosmos: Las Siete Mentes marchan maravillosamente. ¿Por qué? Porque allí todo anda en armonía: Cada uno de los Siete Planetas tiene su propia Mente y cada Mente de ésas marcha en perfecta concordancia con todo el Cosmos; he ahí los interesante.

En cuanto a los Siete Buddhas, tienen su síntesis en AVALOKITESVARA. ¿Quién es Avalokitesvara? Es la síntesis de los Siete, es el Logos, estrictamente el Logos Solar. Gautama Sakyamuni, por ejemplo, es el Bodhisattva del Buddha Amita o Amitabha, pero Gautama no es sino el Bodhisattva Terrenal. Lo importante en Gautama es el Buddha de Contemplación; eso es lo fundamental.

Quien alcanza el ESTADO BÚDDHICO pone en orden las Siete Mentes. Pero, para alcanzar el Estado Búddhico se necesita, antes que todo, haber pasado por la ANIQUILACIÓN BUDISTA, esto es: Haber desintegrado el Ego, el Yo, el mí mismo, el sí mismo.

Cuando uno ha pasado por la Aniquilación Budista, las Siete Mentes marchan en perfecta armonía con todo el Cosmos, y entonces el Hombre es perfecto en el sentido más completo de la palabra.

Pero mientras el Ego exista, las Siete Mentes estarán en desarmonía, revueltas, en mala situación, manejadas por un secretario pésimo (el Ego), que como ya dije y lo estoy repitiendo, manda los mensajes que son para un Centro a otro Centro, haciendo un caos dentro de nosotros mismos, un caos dentro de nuestras Siete Mentes.

Necesitamos, pues, acelerar el proceso de la desintegración del Ego, y para ello es necesario el Fuego Sagrado, el FOHAT.

Obviamente, Fohat durante la Manifestación es uno, pero Fohat, fuera del Mundo Tridimensional de Euclides es diferente: Durante la Inmanifestación y en las Noches Cósmicas, Fohat es la Electricidad Sexual Trascendente. Incuestionablemente, la Electricidad es la que en la aurora de cualquier Creación, organiza los átomos dentro de las moléculas, organiza, hace, etc.

Hay quienes piensan que la Electricidad deviene de una entidad individual, de uno de los tantos Seres que pertenecen al Ejército de la Gran Palabra, más en realidad de verdad, digo que LA ELECTRICIDAD VIENE DIRECTAMENTE DEL ANCIANO DE LOS DÍAS, de la Gloria de Shekinah, del Viejo de los Siglos, del Padre que está en secreto.

Incuestionablemente tiene ella, en sí misma, el Poder para organizar los átomos dentro de las moléculas, el Poder para organizar los mundos; en ella están las posibilidades de realizar cualquier Creación. Por tal motivo, mis caros hermanos, conceptúo que la Electricidad, en sí misma, es sagrada, que debemos mirar a la Electricidad con profundo respeto, con gran veneración...

Esto de las Siete Mentes guarda relación también con el número Siete. Bien sabemos que la Piedra Cúbica tiene siete aspectos y que LOS SIETE PUNTOS CARDINALES ESTÁN EN LA PIEDRA CÚBICA: La cara que mira hacia arriba es el Quinto Punto Cardinal y la que mira hacia abajo es el Sexto Punto, pero en el centro está el Séptimo. Así pues, en el centro de la Piedra Cúbica de Yesod, en el centro de la Piedra Cúbica Filosofal, el Maestro tiene que medirse, pues está crucificado; medirse en relación con la Piedra, entender cuál es su grado de Autorrealización Íntima.

El Adepto que ha llegado al Séptimo Grado calificado, a la Séptima Iniciación calificada, obviamente maneja las Siete Mentes con perfección y recibe, al desintegrar el Ego y a la Personalidad, el BAUTISMO DEL FUEGO y esto es trascendental. Por eso es que en el “Apocalipsis” de SanJuan, al llegar al Séptimo Sello, cuando se rasga el Séptimo Sello se dice que: “El Reino de Dios ha sido consumado; así como Él lo prometió a sus siervos, los Profetas”...

Existen SIETE SELLOS, SIETE COPAS (esto es algo que ninguno de ustedes podría negar) y SIETE TROMPETAS. El “APOCALIPSIS” de San Juan, en realidad de verdad, es el Libro de la Sabiduría, es el Libro que tiene enrollado (en su diestra) Santiago, el gran Apóstol; es el Libro que guía a los Alquimistas. Sin el “Apocalipsis” no se podría entender la Ciencia de la Gran Obra.

Tenemos que vivir el “Apocalipsis” externamente o internamente. Si lo vivimos externamente con toda la humanidad, tendremos que pasar por el Abismo y la Muerte Segunda (la Biblia lo indica; empieza la Biblia con la creación del hombre y termina con el juicio del hombre)

Así, pues, el “Apocalipsis” es trascendental. Ahí se habla de los Siete Ángeles. Es sagrada la Biblia, sobre todo en el “Apocalipsis”, porque el “Apocalipsis” es un Libro Hermético.

El Iniciado tiene que romper cada uno de los Siete Sellos. El Primer Sello pertenece al cuerpo físico. Entonces el Iniciado, al romper ese Sello, conoce los Misterios del Abismo.

El Segundo Sello corresponde al Fondo Vital Orgánico, al Linga Sharira de los Indostanes, y al romper ese Sello el Iniciado conoce lo que es la Ciencia que se corresponde con la decapitación de Juan el Bautista.

Al romperse el Tercer Sello, que pertenece al Cuerpo Astral, el Iniciado conoce todos los Misterios del Mundo Astral, su Vehículo Sideral se convierte en un Vehículo de Oro puro.

Al romperse el Cuarto Sello, que corresponde el Mundo Mental, el Iniciado, obviamente, conoce todos los misterios de la Mente Universal, sabe lo que son las Siete Mentes, las ha organizado correctamente. Su Mente, en síntesis, se ha cristificado.

Al romperse el Quinto Sello, que es el Sello del Mundo de la Voluntad Consciente, obviamente el Iniciado se convierte en el Hijo del Hombre.

Al romperse el Sexto Sello, que corresponde a la Conciencia o al Cuerpo Búddhico Intuicional, el Iniciado conoce los Misterios del Alma-Espíritu, los Misterios de la Conciencia.

Y al rasgarse el Séptimo Sello, que pertenece precisamente a Shiva-Tattva, el Iniciado conoce, entonces, los Misterios del Ser.

Son Siete Sellos que hay que rasgar, de uno en uno. Aquél que ha llegado a rasgar el Séptimo Sello, recibe el Bautismo del Fuego y queda iluminado interiormente. Eso es lo que los hermanos deben entender.

Pero muchos se quejan por falta de Iluminación; se dicen a sí mismos: “Pero bueno, yo tanto como he trabajado, tanto como he estudiado, y en fin, tanto como he sufrido, y nada que me llega la Iluminación. ¡Nada, nada! ¡No! ¿Qué me pasará?”...

Protestan porque no se les desarrollan los chakras, protestan porque no pueden salir en Astral, protestan porque no saben viajar en Cuerpo Mental, protestan porque no pueden visitar a la Logia Blanca a voluntad, protestan porque están dormidos, inconscientes. Pero no se dan cuenta que no han organizado sus Siete Mentes, y no podrían organizarlas mientras el Ego existe dentro de ellos.

Tienen el Ego muy vivo, gordo y robusto, ¿y así están quejándose? ¿Cómo se les ocurre a esos hermanitos quejarse, cuando tienen Ego? Mientras exista el Ego no hay derecho a tener Iluminación. ¿De dónde la van a sacar? Estando la Conciencia embotellada entre el Ego, ¿de dónde van a sacar la Iluminación? ¡Eso es imposible!

Disuelvan el Ego ustedes y tendrán Iluminación, disuelvan el Ego ustedes y organizarán las Siete Mentes, maravillosamente. Pero mientras no lo disuelvan, las Siete Mentes de los Siete Centros, en ustedes estarán alteradas.

Así que, en realidad de verdad, hay que trabajar sobre sí mismos para poder llegar a organizar las Siete Mentes. Sólo aquél que haya trabajado muy duramente sobre sí mismo sabe lo que es rasgar el Séptimo Sello y recibir el Bautismo del Fuego.

Quien rasga el Séptimo Sello y recibe el Bautismo del Fuego, entra en contacto con las distintas partes del Ser Interior Profundo. Entonces viene la Iluminación.

Uno se asombra cuando sabe que los DOCE APÓSTOLES del Cristo están dentro de uno mismo. Y así es: Están.

Hay DOCE POTESTADES Cósmicas dentro de cada ser humano, en su propio Ser Interior Profundo. Cuando uno sabe entrar en contacto con esas Doce Potestades Interiores, entonces queda Iluminado, ya no tiene por qué protestar. Pero mientras uno no esté en contacto con esas Doce Potestades, ¿de dónde va a sacar la Sabiduría? ¿De dónde va a sacar la Iluminación? ¿De dónde va a sacar el Poder?

Existen también las VEINTICUATRO EMANACIONES, los Veinticuatro Ancianos, que son veinticuatro partes de nuestro Ser. ¿Cómo podríamos saber algo, realmente, sobre el Zodíaco, algo que no fuera meramente esa Astrología mecánica o Astrología de feria, si uno no está en contacto directo con las Veinticuatro Emanaciones?

Dentro de nosotros, pues, hay maravillas... Se ha dicho, y con entera claridad, que hay tres clases de relaciones:

Primera, la de uno con su propio CUERPO (si uno no se sabe relacionar con su propio cuerpo, enferma y muere)

Segunda, la relación con el AMBIENTE EXTERNO (si uno no se sabe relacionar con sus semejantes, se forma conflictos y problemas)

Pero el Tercer tipo de relaciones es el más importante: La relación con cada una de las partes de nuestro propio SER INTERIOR Profundo.

No podría uno relacionarse con los Siete, ni con los Doce, ni con los Veinticuatro, ni con los Cuatro, etc., etc., etc., si uno no hubiera eliminado sus agregados psíquicos. Cuando uno elimina sus agregados psíquicos, se organizan las Siete Mentes; cuando las Siete Mentes se organizan, se conocen las Siete Verdades y cuando se conocen las Siete Verdades, se conoce a los Siete Señores Sublimes, que están dentro de cada uno de nosotros. Pero si uno no ha eliminado el Ego, tampoco ha organizado sus Siete Mentes, ni mucho menos podrá entrar en contacto con los Siete Señores Sublimes; tendrá que vivir en la ignorancia, en el error.

Así pues, mis caros hermanos, comprendan ustedes la necesidad de trabajar mejor sobre sí mismos. Entiendan que el Centro Intelectual, que el Centro Emocional, que el Motor, que el Instintivo, que el Intelectual y el Sexual tienen cada uno su propia Mente. Entiendan que los Centros Superiores (Emocional Superior y Mental Superior) tienen cada uno su propia Mente, que hay Siete Mentes, y que hay Siete Verdades, que hay Siete Señores Sublimes dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.

Entiendan que eso que digo con respecto al hombre, se corresponde con el Macrocosmos; Siete Verdades, Siete Señores Sublimes y Siete Mentes se relacionan con los Siete planetas, porque el Macrocosmos y el Microcosmos se corresponden (“tal como es arriba, es abajo”). Entiendan, pues, esa concordancia que existe entre el Macrocosmos y el Microcosmos, y trabajen sobre sí mismos.

Aquí, dentro de mí, esta el Quinto de los Siete (que es el último de esta raza), pero en la Sexta Raza, al final de la Sexta Raza, vendrá el Sexto; y mucho más tarde, al final de la Séptima Raza, vendrá el Séptimo. Cada uno de los Siete cumple su labor, su misión con las Siete Razas que tienen que existir en el planeta Tierra. Hasta ahora han habido Cinco Razas; falta la Sexta y más tarde la Séptima...

Hay también SIETE CHAKRAS importantes en la espina dorsal y eso no lo ignoran ustedes. Nadie ignora lo que son las Siete Iglesias, eso es obvio; hay Siete Notas musicales, Siete Artes, etc. El número Siete es la Escala, pero en la Séptima Escala, el Maestro recibe el Bautismo del Fuego (Cristo nos bautiza con Fuego, Juan con Agua). En la Escala de Jacob somos bautizados con el agua y en el Séptimo Nivel con Fuego.

Se hace necesario que los hermanos entiendan todo esto, que en serio tomen el problema de la disolución del Ego, porque desintegrándose el Ego, repito, quedan organizadas las Siete Mentes, quedan perfectas, y entonces se conocen las Siete Verdades y los Siete Señores Sublimes dentro de nosotros mismos, aquí y ahora.

Bien, hermanos, ahora doy plena libertad para que ustedes pregunten lo que tengan que preguntar, pero no olviden que las preguntas que se hagan deben estar dentro del tema y a nivel de Tercera Cámara, pues aquí no estamos en Antecámara, ni en Primera ni en Segunda Cámara...

Discípulo. Las Siete Mentes y las Siete Verdades ...Que existen Buddhas de Contemplación. Yo tengo profundo interés, Maestro, en qué se diferencian los Buddhas de Contemplación de los Buddhas de Piedad. Tengo entendido que han habido 32 Buddhas de Piedad y que el último se reencarnó en el planeta Tierra hace 34 mil años. Y dado lo que dice usted, sería interesante conocer en qué se diferencian el Buddha de Piedad del Buddha de Contemplación

Maestro. Con mucho gusto. En todo caso debemos aclarar lo siguiente: Siete son los BUDDHAS-PROTOTIPOS; la síntesis es Avalokitesvara, el Logos-Buddha. Muy bien, y luego viene una gran cantidad de Buddhas que tienen que marchar de acuerdo con el Prototipo de los Siete, aunque esa cantidad tenga cada uno su Rayo o su Prototipo Individual, su Buddha de Contemplación propio.

Dentro del término “Buddha de Contemplación”, que es el Padre-Madre de cualquier Bodhisattva, hay una gran cantidad de virtudes, facetas, etc., porque un Buddha de Contemplación estará especializado en la Fuerza, otro Buddha de Contemplación podrá estar también especializado en la Ciencia, otro puede estar especializado en el Arte, otro en las Leyes, etc., pero eso no significa que por tal motivo no existieran los Buddhas de Piedad, los Buddhas de Sabiduría, los Buddhas de Ciencia, ¡no!, es que el término “BUDDHA DE CONTEMPLACIÓN” se relaciona siempre con el PROTOTIPO DIVINAL de cualquier Bodhisattva, con el Complemento Glorioso de cualquier Bodhisattva, sea éste de la naturaleza que fuere.

De manera que los Buddhas de Contemplación, incuestionablemente están especializados, unos en un ramo, otros en otros. Así es como se debe entender la cuestión Búddhica... ¿Hay alguna otra pregunta?

D. Venerable, ¿qué relación, o con qué Mente está relacionado el Recuerdo de sí y la Autoobservación?

M. Bueno, obviamente el Recuerdo de sí mismo está relacionado con el CENTRO MENTAL SUPERIOR, lo mismo que la Autoobservación. Sin embargo, pienso, y siempre lo he dicho, que el Centro Emocional (especialmente me refiero al CENTRO EMOCIONAL SUPERIOR) tiene más penetrabilidad, más Omnisciencia, más Sapiencia, y es más importante.

Recuerden que la Biblia toda, empezando con la Creación del Hombre y terminando con el Juicio del Hombre en el “Apocalipsis”, está escrito con el Centro Emocional Superior, en el lenguaje de Parábolas, y de ahí la Sapiencia que hay contenida en cada versículo. Eso es todo... Cualquier otro hermano puede preguntar... A ver hermana...

D. Usted nos hablaba, Maestro, sobre los Doce Apóstoles. Quisiera que me explicara qué parte del cuerpo rige cada uno de ellos, ya que sólo se conocen algunos. Yo por los menos...

M. Obviamente, las Doce Potestades dentro de cada ser humano, SE RELACIONAN unas con un órgano, otras con otros órganos, pero en realidad de verdad NO EN FORMA ESPECÍFICA con tal o cual órgano, aunque ellos conocen en sí mismas la Ciencia de los Órganos.

Digo así, porque resulta que dentro de nosotros existen las Doce Emanaciones, dentro de nosotros existen los Cuatro, dentro de nosotros existe el León de la Ley, dentro de nosotros existe el Anubis particular, la Minerva, etc. Es claro que las partes del Ser, en realidad de verdad, controlan todas, entre sí, las distintas facetas del organismo humano, pero no especialmente una controla un órgano y otra otro órgano, porque ya torna esas entidades en criaturas meramente mecánicas y eso no es así.

Así pues que aprender uno a relacionarse con esos DOCE APÓSTOLES dentro de nosotros mismos es extraordinario. PEDRO, por ejemplo, nos enseña los Misterios del Sexo; MATEO nos enseña la Ciencia Pura; LUCAS, su Evangelio es según la Luz, el Evangelio Solar; ANDRÉS nos enseña el camino de la desintegración del Ego en una forma muy completa, junto con el trabajo en la Fragua Encendida de Vulcano y el Sacrificio por la humanidad (la Cruz de San Andrés nos está hablando claro de todo eso). JUAN es el Verbo, la Palabra; TOMÁS, ¿qué nos dice Tomás? Nos enseña a manejar las Mentes, y especialmente la Mente Intelectual; nos dice que nosotros “no debemos hacer caso de conceptos ajenos”, que “debemos depender estrictamente de nuestro Ser Interior profundo y nada más.” (es claro que se lo dice a los que ya pueden hacer esa gracia, a los que pueden depender ya de las distintas partes de su propio Ser, y creo que ninguno de ustedes todavía puede depender, por sí mismo, de su propio Ser).

Precisamente, ¿cuál es la labor de un Gurú? Un Gurú tiene que ponerlo a uno en contacto con las distintas partes de su propio Ser, y también con la parte superior del Ser, que es la del Viejo de los Siglos. Cuando un Gurú ha cumplido esa misión, se retira, ya no tiene ninguna labor que hacer con el discípulo. Pero solamente desde entonces, desde ese momento, el discípulo tiene que aprender a depender de los conocimientos que reciba de las distintas partes de su propio Ser.

¿Qué diríamos de PEDRO? El es especialista en los Misterios del Sexo. ¿Y qué diremos de Felipe? FELIPE es escribiente, conoce también los Estados de Jinas y los viajes fuera del cuerpo físico (he ahí lo extraordinario de Felipe), etc., etc., etc., porque sería largo enumerar todas esas partes. Pero, en todo caso, las Doce Potestades o doce partes fundamentales de nuestro propio Ser, son los verdaderos Doce Apóstoles.

Hay necesidad de dejar de pensar ya un poquito en los Doce Apóstoles Históricos y aprender a pensar, directamente, en los Doce Apóstoles que llevamos dentro de nosotros mismos (eso es lo fundamental).

Hay necesidad de olvidarse un poco de la cuestión del Cristo Histórico y aprender a pensar en el Cristo Íntimo; hay necesidad de comprender que la Divina Madre Kundalini no es solamente una mujer de hace unos 2.000 años, sino que cada cual la carga en su interior. Hay necesidad de ser un poco más individuales... A ver...

D. Venerable Maestro, cito usted “la Escala de Jacob”, en la cual, en el Cuarto Peldaño recibimos el Bautismo del Agua, y me parece que en el Séptimo es el del Fuego...

M. ¡No, el Bautismo del Agua se recibe exactamente en el Segundo Peldaño; el del Fuego en el Séptimo Peldaño!

D. Entonces, la pregunta es ésta: En “Psicología Revolucionaría” se cita una “escalera maravillosa” donde estamos cada uno. Desde luego que se refiere al Nivel del Ser de cada quien, pero ayer había una duda, en que si tenía relación, la “Escala de Jacob” con la que usted cita en este libro.

M. Pues, propiamente, la Escala de Jacob se relaciona más bien con la cuestión meramente INICIÁTICA, con los SIETE PELDAÑOS fundamentales. Y en cuanto a los Niveles del Ser, eso es diferente; se relaciona con la Vertical y son muchos los Niveles del Ser hasta poder llegar a la cumbre.

D. ¿Existe alguna coordinación, Venerable, entre las Siete Mentes y la Ley de las Octavas que rige a todo el Universo?

M. En las Siete Mentes, incuestionablemente, TIENEN CADA UNA SUS OCTAVAS; cada Mente tiene sus Siete Octavas. Obviamente, porque es Ley del Universo. Si el número Tres tiene el PODER DE CREAR, el número Siete tiene el PODER DE ORGANIZAR. El número Tres podría crear cualquier Universo, pero no podría organizarlo. Se necesita el Siete para la organización.

D. Venerable Maestro, ¿las Siete Mentes también se resumen en una también, verdad?

M. Las Siete Mentes tienen su síntesis EN EL CUERPO MENTAL. Pero una cosa es tener el Cuerpo Mental y otra cosa es tener las Siete Modificaciones, las Siete Mentes. Obviamente, esas Siete Modificaciones o Siete Mentes están relacionadas con los Siete Centros (repito): Intelectual, Emocional, Motor, Instintivo Las Siete Mentes y las Siete Verdades y Sexual, y por último el Emocional Superior y el Mental Superior.

D. Maestro, ¿los Siete Logos se Las Siete Mentes y las Siete Verdades han reencarnado en el planeta Tierra? Mi pregunta es esta: ¿En todo el Sistema Solar se pueden reencarnar siempre, digamos en Venus los mismos Siete, en Marte los mismos Siete, en Júpiter los mismos Siete?

M. Voy a decirte: De los Siete, he dicho, cinco se han reencarnado en las Cinco Razas; el Sexto se reencarnará en la futura Sexta Raza, el Séptimo en la Séptima. Pero, obviamente, al llegar la Noche Cósmica esos cuerpos físicos que son los planetas se desintegrarán en el Caos. En un futuro Maha-Manvantara, los Siete, todos, entrarán en una nueva actividad.

Pero distíngase entre lo que son los Siete Buddhas de Contemplación y lo que son los Siete Bodhisattvas, los siete desdoblamientos de los Buddhas de Contemplación. Los Siete Bodhisattvas son siete seres humanos que aparecen en el mundo, trabajan en el mundo, hacen una obra en el mundo y se van. Es claro que los Siete, en un futuro Maha-Manvantara, tendrán una actividad gloriosa, ENTRARÁN EN ACTIVIDAD, pero EN UN ORDEN SUPERIOR Y EN UN NUEVO UNIVERSO.

D. Venerable, ¿podría decirse que los siete planetas del Sistema Solar tienen relación con cada uno de los Siete Centros, o Mentes de las cuales estaba hablando?

M. Pues, propiamente sí, EN CIERTO SENTIDO SÍ, pero la concordancia no es perfecta, debido a que las Siete Mentes no son perfectas... Las Siete Mentes y las Siete Verdades Son los VEINTICUATRO ANCIANOS que están dentro de cada ser humano, veinticuatro partes del Ser, inefables... El Ser, en sí mismo, no puede ser esquematizado ni diagramado, no se puede hacer un diagrama, es como un ejército de niños inocentes. Eso es el Ser y hay que saberlo entender.

Llegar a entrar en contacto con las Veinticuatro Emanaciones, no es tan fácil. Quien quiera tener buenas relaciones con todas las partes de su Ser, ya sea con las Veinticuatro, con las Doce, o con las Siete, etc., tiene antes que todo, que haber desintegrado el Ego, porque el Ego no es admitido en las Regiones Superiores del Ser.

Distíngase, pues, mis caros hermanos, entre el Ser que propiamente es lo que podríamos denominar nosotros “ATMAN” (Atman en el sentido sánscrito completo, o Atma-Tattva), y CHIT; una cosa es el Ser y otra cosa es Chit (la Conciencia). El Ser es SAT, la Conciencia es Chit, y la Felicidad de ambos es ANANDA.

Lograr la Felicidad, el Estado de Ananda, es la suprema aspiración. Mas no podría llegarse a esa suprema Felicidad si no se pasa por el Bautismo del Fuego; y no se podría pasar por el Bautismo sino desintegrar los agregados psíquicos inhumanos, viva personificación de nuestros defectos de tipo psicológico... Si hay alguna otra pregunta, pueden hacerla...

D. Maestro, usted dice que también hay que desintegrar la Personalidad. Mi pregunta se refiere a esto, pues entre los diferentes psicólogos que han dado el concepto de “Personalidad”, pues, la mayoría no se pone de acuerdo. ¿Podría usted darnos un concepto esotérico sobre lo que es la Personalidad?

M. La Personalidad, en realidad de verdad, es algo que hay que crear. Todo ser humano, cuando viene al mundo, no tiene Personalidad; ella se crea durante los siete años de la infancia y se robustece con el tiempo y las experiencias.

En la Personalidad están todas las posibilidades del error, las costumbres adquiridas, la falsa educación recibida, las pasiones violentas. Quien ha disuelto el Ego, el Yo, queda aún con Personalidad y en la Personalidad está la posibilidad del error.

En el “Apocalipsis” se habla de dos Bestias; la primera, es el Ego, la segunda, la Personalidad. Para ambas es el fuego ardiente, con fuego y azufre, que es la Muerte Segunda.

Así pues, distíngase entre lo que es la Bestia, que es el Ego, y la otra, el Falso Profeta que hace señales delante de la Bestia, o sea la Personalidad.

Quien ha disuelto el Ego tiene que disolver la Personalidad. Y cuando la Personalidad se ha desintegrado atómicamente, entonces adviene el Bautismo del Fuego. ¿Entendido? Desde entonces reina en nosotros la Iluminación interior profunda y la real Felicidad, la auténtica; advienen en uno las tres partes importantes que son: Sat (el Ser), Chit (la Conciencia despierta, iluminada) y Ananda, la Suprema Felicidad... ¿Va a preguntar algo, hermano?

D. Quisiera... Las Siete Mentes y las Siete Verdades ...Tengo entendido que en una ocasión, usted nos dijo que ese cúmulo de agre gados psíquicos que forman nuestro... Las Siete Mentes y las Siete Verdades ...desde el primero a los siete años de nuestra edad, no es ni ha sido nunca la Personalidad, que la Personalidad la adquirimos cuando adquirimos la iluminación. Así me parece recordar...

M. Tal vez estás equivocado, hermano, en la recordación, porque cualquier esoterista sabe muy bien que uno no nace con Personalidad, que debe fabricarla, y la fabrica durante los primeros siete años de la infancia y la robustece con el tiempo y las experiencias. No existe ningún mañana para la Personalidad del muerto. Cuando uno muere, van al Panteón tres cosas: El Cuerpo Físico, el Cuerpo Vital y la Expersonalidad, que debe desintegrarse

Así pues, quien ha matado el Ego, quien lo ha desintegrado, quien ha muerto en sí mismo, tiene que seguir el proceso normal de todo Iniciado: DESINTEGRAR LA PERSONALIDAD.

No es difícil desintegrarla: SE DESINTEGRA EN MENOS DE UN AÑO. Pero EL EGO sí es difícil. Se necesitan 30 AÑOS para desintegrarlo, y tiene 10.000 agregados. Si no se trabaja con juicio durante 30 años, no se conseguirá la destrucción del Ego. Pero si se trabaja con verdadera intensidad, se logra pasar por la Aniquilación Budista.

Y una vez que se ha pasado por la Aniquilación Budista, hay que aniquilar la Personalidad. Y una vez que se ha aniquilado la Personalidad, se llega al Séptimo Peldaño del Maestro. Entonces, como resultado, secuencia o corolario, se recibe el Bautismo del Fuego que trae la Iluminación.

Así que quienes quieren la Iluminación antes, están completamente equivocados. Nada se consigue así, de la noche a la mañana. Esto cuesta algo más de 30 años de trabajo. Claro, estoy diciendo una verdad, y es dura, pero hay que comprender que lo que mucho vale, mucho cuesta... ¿Alguna otra pregunta?...

D. Maestro, cuando los Apóstoles esperaban el advenimiento del Fuego del Espíritu Santo, ¿ese estruendo fue en ese momento, cuando habían aniquilado la Personalidad?

M. ¡El Bautismo del Fuego! Es una enseñanza sobre el Bautismo del Fuego. Pero no pensemos en cuestiones históricas, pensemos en lo que tú estás haciendo ahora... ¿Estás destruyendo el Ego?

D. Sí, Maestro...

M. Cuando llegues al Séptimo Nivel recibirás el Bautismo del Fuego; antes no; y eso es lo que cuenta. El verdadero Pentecostés es para el Bautismo del Fuego, ¿entendido? Hay que dejar de ser un poco (en esta cuestión Esotérica-Crística), menos historiadores y más realistas, porque todo lo que está escrito en los Cuatro Evangelios, todo lo que está escrito en el “Apocalipsis”, todo eso es simbólico y no se debe tomar a la letra muerta... ¿Alguna otra pregunta?...

D. Maestro, ¿la fabricación de los Cuerpos Solares se realiza después que el Ego ha muerto, totalmente?

M. Bueno, ¿qué es lo que tú entiendes por “Cuerpos Solares”?, vamos a ver...

D. Entiendo, según los estudios, los diferentes Cuerpos Solares que se fabrican en la Novena Esfera, el Sexo, utilizando el Mercurio, la Sal, el Azufre, y en correspondencia con los Siete Buddhas, con la Ley del Siete. Así se fabrica el Cuerpo Solar Físico, Mental Solar, Astral Solar y así sucesivamente...

M. Cierto, pero primero hay que crear los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser y después hay que CRISTIFICARLOS. Sólo cuando ya están Cristificados reciben el nombre de SOLARES, antes no ¿Entendido? ¿Qué me decías con respecto a eso?

D. Que si después de haber muerto el Ego es cuando se fabrican los Cuerpos Solares, o si se fabrican antes de morir el Ego...

M. Ya dije que PRIMERO HAY QUE CREAR LOS CUERPOS. Una vez creados los Cuerpos, tenemos que convertirlos en Vehículos de Oro puro, para que puedan ser recubiertos por las distintas partes del Ser. Pero uno no podría convertir a los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser en Vehículos de Oro puro, si no ha eliminado el Mercurio Seco, y el Mercurio Seco ya sabemos que está constituido por los agregados psíquicos inhumanos que en nuestro interior cargamos.

Necesitamos ELIMINAR EL MERCURIO SECO y el AZUFRE ARSENICADO. El Azufre Arsenicado o Venenoso es el Fuego Animal y Bestial que hay que eliminar. Y en cuanto al Mercurio Seco, no hay duda que son los agregados psíquicos.

Si se logran eliminar esos dos factores (el Mercurio Seco y el Azufre Arsenicado), entonces podrá el ANTIMONIO fijar ESPIRITU DEL ORO en los Cuerpos. Pero ese Espíritu del Oro está en el Esperma Sagrado. Solamente transmutando y eliminando (como ya dije) los agregados psíquicos, es posible que el Antimonio fije el Oro en los Cuerpos. Sólo así, los Cuerpos Existenciales del Ser, se convierten en Vehículos de Oro puro. ¿Y qué es lo que tú decías de esos Vehículos?

D. Que si se fabricaban después que había muerto el Ego...

M. Ya te dije que se fabrican antes de que muera el Ego, pero hay necesidad que muera el Ego para que esos cuerpos se conviertan en Vehículos de Oro puro. Alguien podría fabricar esos Cuerpos sin haber disuelto el Ego, y si no lo disuelve se convierte en HANASMUSSEN con doble Centro de Gravedad. Para los Hanasmussen es el Abismo y la Muerte Segunda, pues son fracasados, abortos de la Madre Cósmica, y eso es todo. A ver hermanos... Bueno, creo que todas las preguntas están hechas...

¡Paz Inverencial! Las Siete Mentes y las Siete Verdades