MARZO 19 DE 1952

Ya el pleito está ganado, y solo falta que el Alcalde entre en su oficina para que me dé la boleta de libertad.

Hoy celebran la fiesta de San José, y oí que el Alcalde "dizque" está "parrandeando". Un discípulo me informó que a las diez (10 a.m.) el Alcalde irá a la oficina, "dizque" para darme la boleta de libertad. Yo me pregunto a mí mismo: ¿El Alcalde abandonará, aunque sea momentáneamente, "la parranda" para acordarse de mi humilde persona?

Dos discípulos fieles vinieron desde Barranquilla a visitarme. Yo contesté sus saludos diciéndoles:

Aquí me tienen encerrado en esta cárcel, "dizque" por el gravísimo delito de curar enfermos. Los dos discípulos me contestaron pensativos: "¿De manera que hacer bien lo toman como mal?". Enseguida les seguí mi conversación diciéndoles: Aquí me siento alegre y poderoso, nada me acobarda, y he convertido mi cárcel en un monasterio. Así es como se ganan grados esotéricos...

Hablé algo más con mis discípulos, y ellos se retiraron pensativos, esperanzados en que a las diez de la mañana habré de salir en libertad. Pero yo me sigo preguntando: ¿Dejará el Alcalde su "parranda" por acordarse de mí?

Efectivamente, ya pasó la hora de las 10 a.m. citada por el Alcalde; se acercan las once de la mañana y el Alcalde no ha ido a la oficina. Está "parrandeando".

Mi abogado y don Julio Medina V. han concurrido al palacio a la hora fijada por el Alcalde, pero todo ha sido inútil, el Alcalde no ha llegado, "está parrandeando".

Ciertamente, hoy es día de la fiesta de San José, y no hay servicio de oficinas; pero el Alcalde dio su palabra anoche de que a las 10 a.m. iría a su despacho, únicamente por extenderme la boleta de libertad, y sin embargo "la palabra" no fue cumplida. ¿Por qué?

Hace algunos años atrás, no se necesitaban tantos documentos, ni tantos certificados, ni tantos requisitos para hacer un negocio. Un hombre daba "su palabra" y la palabra de ese hombre, era un documento. Hoy las cosas han cambiado, ya el hombre ha perdido la noción de la responsabilidad de la palabra, y hasta en las oficinas judiciales ya solo se admite la tinta y el papel.

En tiempos antiguos se prohibía a los "Iniciados" hablar públicamente de los viejos cataclismos, por temor de traerlos nuevamente a la existencia. Los "Iniciados" sabían bien que la palabra tiene íntima relación con los cuatro elementos de la naturaleza, y que hablar de un cataclismo, es tanto como evocarlo y traerlo nuevamente a la existencia; y por ello se prohibía a los "Iniciados" hablar de las viejas catástrofes fuera del templo.

Toda palabra cristaliza mediante los Tatwas, y así es como la humanidad se ha creado su vida actual, (desastrosa y terrible), mediante el poder de la palabra. En la pasión de Nuestro Señor Jesucristo, era imposible que faltara el "gallo". Este animal simboliza al "verbo"...

En la alta Masonería esotérica, el chacra laringeo esta representado por el grado oculto del "gallo".

Cuando el Kundalini llega al "cañón" o vértebra relacionada con la glándula Tiroides, canta el gallo de la pasión. Todo el poder del verbo reside en la fuerza sexual del gallo.

Las cinco vocales de la naturaleza: I. E. O. U. A. viven resonando en toda la naturaleza. La vocal "I" hace vibrar las glándulas Pituitaria y Pineal, y nos confiere el poder de la clarividencia. La vocal "E" hace vibrar la glándula Tiroides, y nos confiere el poder del oído oculto. La vocal "O" hace vibrar el centro del corazón, y nos confiere la "INTUICIÓN". La vocal "U" nos despierta el plexo solar, y nos confiere el poder de la "telepatía". La vocal "A" nos despierta los chacras pulmonares, y nos confiere el poder de recordar las reencarnaciones pasadas. Una hora diaria de vocalización nos abre todos estos poderes ocultos. Se vocalizarán así:

Iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

Eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

Ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Maria Magdalena se llenó de terror cuando oyó el silbido del foat y escuchó la palabra "Tibo" "Tibo" "Tibo", que sentenciaba al Cristo a la tragedia del Gólgota. "Maria" estaba al pie de una muralla cuando escuchó con sus oídos espirituales la sentencia terrible. Y es que en la eternidad existe un lenguaje sagrado en que parlamos todos los Maestros de la humanidad: esa es la lengua de oro, en que parlan los Dioses y los ángeles. Ese es el verbo creador.

"Talitha cumi" dijo el Cristo cuando verificó un trabajo de resurrección. "Talitha cumi" es un Mantram para resucitar muertos.

Huiracocha dice: "Al que sabe, la palabra de poder; nadie la pronunció, nadie la pronunciará, sino aquel que lo tiene encarnado". Es decir, aquel que ya se realizó a fondo.

Veamos algunas palabras del gran verbo de luz:

AIBU (Palabra de saludo), AEODON (Aflicción), MASLEIM (Deber), SHU SHA SHU (Indecoroso, inmodesto, etc.), PITRES. (Cañones o vértebras de la columna dorsal), VENARLO. (Venerarlo), PRESEM (Superior), REIDISTISTINA (Reinstituya), EQUIDENCIAS (Perjuicios).

El Cristo enseñó un gran mantram para curar a los enfermos: "Ephphatha" (sé abierto) para abrir los oídos de los sordos y tartamudos. (Cap. 7, versículos 32, 33, 34, 35, 36, 37, San Marcos).

Todo este gran verbo de la luz es un lenguaje sublime. Veamos algunas otras palabras del gran verbo de oro:

ANDUDU

URURU

KUYO

Estas tres palabras las pronuncian los profetas en meditación profunda, para profetizar, y entonces contemplan extáticos el porvenir:

JA: La caña, o la sagrada caña de nuestra columna espinal.

PA: Árbol lechoso argentino; simboliza la sangre redentora.

BRAHAME: "Adán-Eva". Masculino-femenino, causa de todo lo existente.

El verbo de la luz es un verbo infinito, y los Dioses lo usan para crear. Las raíces últimas de todas las lenguas se encuentran en esa gran gramática cósmica universal, que otrora parlaban los hombres de la Arcadia. Esos eran los tiempos en que los ríos manaban leche y miel, esa era la época de los "Titanes"...

"En el principio era el verbo, y el verbo era con Dios, y el verbo era con Dios".

"Este era en el principio con Dios".

"Todas las cosas por él fueron hechas; y sin él nada de lo que es hecho, fue hecho".

"En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres".

"Y la luz en las tinieblas resplandece: mas las tinieblas no la comprendieron" (San Juan, Vers. 1, 2, 3, 4, 5).

Cuando Hadit, nuestra serpiente ígnea llega a la laringe y recibimos el grado del "gallo", entonces parlamos el verbo de oro, y creamos como los Dioses, con el poder de la palabra. Por ello dice nuestro Ritual: "Sed tú Oh Hadit, mi secreto, el misterio gnóstico de mi ser, el punto céntrico de mi conexión, mi corazón mismo, y florece en mis labios fecundos hecho verbo".

Cuando ya el Kundalini llega a nuestra garganta florece en nuestros labios fecundos, hecho verbo. Los ángeles pueden crear cualquier cosa con el pensamiento y materializarla por medio de la palabra. El camino para parlar el verbo de oro es la magia sexual.

Ya el Sol de esta tarde se acerca hacia el ocaso y yo sigo encerrado en la cárcel aguardando la boleta de libertad. El alcalde está de fiesta, y a mi me toca tener paciencia...

Acaba de llegar a "tentarme" un mago negro encarnado en cuerpo físico, él fue el "Judas" de mi "INICIACIÓN". Me entregó un falso mensaje tratando de extraviarme de la senda, y yo en tono compasivo le contesté al mago negro: "Ese mensaje es para ti; ¡Aplícatelo!" El tenebroso se fue.

En estos instantes acaba de llegar el abogado con la boleta de libertad. Yo recibí la boleta fría y serenamente, y me despedí de los gendarmes; así finalizó el día de hoy. Me dirigí a mi casa y allí encontré al frater Julio y a muchos otros Hermanos espiritualistas que alegres me recibieron y me estrecharon.