“LA ORACIÓN”

1.- ¿QUÉ ES ORAR?

Orar es elevar el pensamiento a Dios y pedirle mercedes.

2.- ¿CÓMO DEBEMOS ORAR?

Debemos orar meditando profundamente en nuestros pensamientos y oraciones, y no mecánicamente sin saber lo que decimos.

3.- ¿DÓNDE DEBEMOS ORAR?

Debemos orar en nuestro aposento y convertirlo en cámara de oración.

Y cuando oras, no seas como los hipócritas; por que ellos aman orar en las sinagogas, y en los cantones de las calles en pie, para ser vistos de los hombres: DE cierto os digo que ya tiene su pago. Mas tú cuando ores, éntrate en tu cámara, y cerrada tu puerta, ora a tu Padre que esta en secreto; y tu Padre que ve en secreto, te recompensaré en público (Mateo 6 Vers. 5 y 6)

4.- ¿CUÁL ES LA ORACIÓN QUE NOS ACERCA MAS A DIOS?

El Padre Nuestro res la oración que nos acerca más a Dios. Jesús El Cristo, así se los enseñó a sus discípulos.

Vosotros, pues, oraréis así:

Padre nuestro que estas en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra, Dadnos hoy nuestro pan cotidiano. Y Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal: porque tuyo es el reino, el poder, y la gloria por todos los siglos. Amen. (Mateo 6 Vers. 9 al 13)

5.- ¿NOS CONCEDE DIOS TODO LO QUE LE PEDIMOS?

Sí, pero en la medida que lo merecemos. Si tenemos méritos acumulados por nuestras buenas obras, recibiremos lo que pedimos en proporción a ellas.

Cuantas más buenas obras y más caridad al prójimo hagamos, estaremos en mejor condición para que nuestras súplicas sean atendidas.

6.- ¿LA ORACIÓN SIRVE PARA PEDIR LA SOLUCIÓN A NUESTRO PROBLEMAS?

No. La oración básicamente sirve para ponerse en contacto con nuestro Dios Interior, lo cual nos pone en capacidad de recibir iluminación para comprender la necesidad de acercarnos a El. La oración, combinada con la meditación, nos conducirá hacia estados de perfecta iluminación.

7.- ¿QUIÉNES DEBEN ORAR?

Toda persona, después de haber llegado al uso de razón, debe buscar a Dios mediante la Oración, tal como lo enseño el Señor de toda perfección.