LA MENTE HUMANA

El cerebro tiene cinco partes fundamentales. Primera, El Encéfalo. Segunda, El Cerebelo. Tercera, El Cerebro Medio. Cuarta, La Médula Oblongada o Cerebro Medio Oblongo. Quinta, el Pons Varolii, o Puente.

Aquellos que dicen que el Encéfalo gobierna a la inteligencia, memoria, voluntad, etc., realmente desconocen la existencia del cuerpo mental. Esas personas deben estudiar los seis volúmenes de la Doctrina Secreta escrita por Helena Petronila Blavatsky.

El cerebro está hecho para elaborar el pensamiento pero no es el pensamiento. El cerebro es un instrumento de la mente, pero no es la mente. Debemos distinguir entre cerebro y mente. Debemos estudiar las intimas relaciones del cerebro con la mente.

cerebro

En presentes capítulos hablamos del cuerpo astral. Entonces dijimos que dentro del astral está la mente, y los principios anímicos y espirituales del hombre. La mente es un cuerpo sutil maravilloso que tiene su ultra-fisiología, y ultra-patología en íntima relación con el sistema nervioso Cerebro-Espinal, y Cerebro.

El pensamiento es una función del cuerpo mental. El hombre puede pensar sin cerebro físico en forma independiente de la materia cerebral. Esto ya está demostrado en los laboratorios científicos donde se logró materializar a entidades desencarnadas.

Estamos hablando de hechos concretos ya demostrados; si el lector no ha leído nada sobre las materializaciones de Katie King con ayuda de las Médium de la materialización señoritas Fox, en el Laboratorio de William Croes, eso ya no es culpa nuestra. El hecho concreto es que el astral de la difunta Katie King estuvo materializándose por tres años consecutivos en un laboratorio científico. Entonces los científicos vieron, oyeron, palparon, etc., etc. Esa entidad se dejó someter a toda clase de experimentos. Allí no hubo fraudes porque los científicos controlaron totalmente hasta la más mínima posibilidad de fraude.

A los tres años de experimentos, Katie King se desmaterializó lentamente en presencia de las cámaras fotográficas, y dejó a los hombres de ciencia un bucle de cabello materializado como última prueba de la realidad de su materialización. Estamos hablando pues, con hechos demostrados.

El Encéfalo está gobernado por la mente, pero la mente no está gobernada por el encéfalo. El encéfalo es el instrumento de las emociones y de la conciencia, pero no produce emociones ni conciencia. Lo que es lógico no puede ser refutado por la ignorancia. Lógica es lógica. Los que afirman que el cerebro produce pensamiento, emoción y conciencia son ignorantes porque no han estudiado el cuerpo mental. Con base en la ignorancia, no se puede refutar. Es necesario que los ignorantes estudien.

Los doce pares de nervios craneanos nos están demostrando el principio hermético que dice: "Tal como es arriba es abajo". Si arriba existe un Zodiaco con doce constelaciones, aquí abajo existe el Zodíaco Hombre con sus doce pares de nervios craneanos. Cada par de nervios controla alguna región del cuerpo. Los doce pares de nervios controlan todas las doce pares del Zodiaco Hombre.

Dichos nervios son: 1-El Olfativo. 2-El Óptico. 3-El Motor Ocular Común. 4-El Patético o Troclear. 5-El Trigémino. 6-El abductor. 7-El Facial. 8-El Auditivo o Acústico. 9-El Glosofaríngeo. 10-El Neumogástrico, o Vago. 11-El Espinal. 12-El Hipogloso.

Estos doce pares de nervios informan a la mente de todo lo que sucede en el Zodíaco Humano. La oficina que recoge eso informes es el Cerebro, y la mente es el oficinista.

nervios craneanos

Las informaciones procedentes del mundo exterior son recogidas por los órganos de los sentidos de percepción externa. Esos informes van a la oficina cerebral donde el oficinista los analiza y estudia. Desgraciadamente el oficinista tiene siempre un mal secretario que lo traiciona. Ese mal secretario es el yo. El mi mismo, el ego. Vamos por ejemplo a un teatro donde se exhibe una película erótica. Todas esas percepciones son recogidas por el oficinista en su despacho cerebral El oficinista estudia la película, la contempla y se recrea en ella. El secretario a hurtadillas y en mucho secreto se roba las imágenes eróticas y las reproduce por su cuenta en el plano mental de la gran naturaleza. Entonces esas imágenes se convierten en Efigies vivientes del mundo mental.

Más tarde durante el sueño normal, la mente embotellada en el yo, resulta fornicando con esas Efigies mentales, y vienen las Poluciones nocturnas.

El soñador fornica con las imágenes mentales creadas por él mismo. El soñador ve clarividentemente esas imágenes. Esa es la clarividencia inconsciente.

Alguien es celoso y supone que un amigo le está quitando la mujer. El yo elabora en secreto los cuadros creados por su autor, y vienen los sueños nocturnos, dramas horribles, la mujer adulterando con el amigo, y cosas terribles.

Esa es la clarividencia inconsciente. Si el clarividente es Oligofrénico asesinará vilmente a su amigo. Si es Neurastenoide, podrá también insultarlo, calumniarlo y por último asesinarlo, Si es un Paranoico, entonces planeará intelectualmente un asesinato técnico y perfecto. Si es un Esquizofrénico romperá la amistad violentamente. Si es un Sádico-Masoquista podrá asesinar a su mujer en la forma más horripilante. Si es un Esquizoide muy culto con base Genotípica Epileptoide, puede recibir un intensísimo shock emocional que lo llevará a cometer el delito de homicidio, cayendo después en un estado de colapso psíquico global.

La mayor parte de los clarividentes caen en el abismo de la delincuencia por falta de cultura y disciplina intelectual: Supongamos que un clarividente desconfía de un amigo suponiéndolo Mago Negro. El Yo del clarividente elabora en el inconsciente las formas más terribles, que luego aparecen en el sueño. Esta es clarividencia inconsciente. Puede entonces sufrir una reacción situacional tremenda que lo lleve al delito, a la calumnia e injuria pública, difamación de honor, asesinato, etc.

Todas las percepciones clarividentes pasan al Cerebelo. Luego atravesando el Puente de Varolii llegan al cerebro. Las percepciones inconscientes se tornan conscientes cuando llegan al Cerebro.

El Puente Varolii une al Cerebro Medio con la Médula y con los dos famosos hemisferios cerebrales.

En los antiguos tiempos la Médula Oblongada, constituía todo el Cerebro que podía perfectamente controlar todas las células del organismo Humano.

La médula tiene siete centros que controlan el estornudo, la tos, la succión y masticación, la deglución, el vómito, los funcionalismos de las glándulas salivales y gástricas, y el cierre de los párpados.

Es muy interesante también el Cerebro Medio; parte de él une a los dos Hemisferios cerebrales con el Cerebelo, y el Puente de Varolii por el cual pasan las percepciones clarividentes. En las áreas funcionales del Cerebro están todos los centros que controlan el organismo humano. Muchas veces una percepción clarividente se graba en alguna celdilla cerebral en forma fija. Esto es semejante a una imagen grabada en una placa fotográfica. Entonces la mente percibe a todas horas esa imagen de la clarividencia inconsciente. Los médicos han resuelto ese problema extirpando la celdilla donde la imagen está grabada.

Un caso concreto de clarividencia inconsciente y homicidio fue el del asesinato del gran político colombiano Jorge Eliécer Gaitán. Las investigaciones de las autoridades han demostrado que el asesino era miembro activo de la escuela Amorc de San José de California. Dícese además que "dizque" fue expulsado de esa escuela por considerársele desequilibrado mental. Este sujeto era un clarividente inconsciente. Encendió un par de ceras ante el altar según el ritual Rosa-Cruz Amorc, y en el espejo vio entonces dos imágenes. La de Simón Bolívar y la de Francisco de Paula Santander. El se creía a sí mismo ser la reencarnación de Bolívar y pensaba que dizque Jorge Eliécer Gaitán era la reencarnación de Santander el enemigo de Bolívar.

El asesino se dijo a sí mismo: Si Santander me quiso matar en mí pasada Reencarnación, yo ahora me vengaré de él y lo mataré. El día 9 de abril, día de autos mató a Jorge Eliécer Gaitán a traición, cuando el político salía del palacio de la Gobernación de Bogotá. Los peritos en balística consideran que el asesino se debió haber entrenado mucho en tiro al blanco antes del homicidio. Los tres balazos por la espalda fueron certeros, exactos, precisos.

Lo que siguió después fue espantoso. El bogotano asombró al mundo entero. Las multitudes enardecidas se lanzaron a la Batalla contra el Gobierno, y si no hubiera estado de por medio la astucia de un político liberal bien zorro, el pueblo se habría tomado el Palacio de la Presidencia.

Este es un ejemplo concreto de homicidio y clarividencia inconsciente.

No hay duda de que la visión en el espejo fue el resorte secreto del crimen. Lo demás, lo hicieron los políticos enemigos de Gaitán. Posiblemente financiaron el crimen, compraron al asesino, etc. Pero el resorte secreto fue la clarividencia inconsciente. La mente desequilibrada del asesino creó las imágenes que se proyectaron en el espejo. Eso es todo.

La clarividencia inconsciente es la causa secreta de un ciento por ciento de homicidios.

La Psiquiatría Forense necesita ampliarse un poco más.

Las percepciones de la clarividencia inconsciente quedan muchas veces depositadas en los trasfondos inconscientes de la mente humana, convirtiéndose en tentación secreta que lleva al delito. En el fondo de todo ser humano hay factores inconscientes que muchas veces lo llevan al homicidio. Los resortes secretos de todo crimen son inconscientes. Muchos Santos tenían un inconsciente lleno de pasión carnal, sadismo, hurto, crimen, violencia, celos, odios, resentimientos, etc., etc.

Durante el sueño esos santos sufrieron horriblemente. Durante el sueño esos santos caían en los más espantosos delitos. En el inconsciente esos Santos eran grandes malvados. Cuando despertaban entonces comprendían su espantosa miseria moral y se entregaban a terribles penitencias usando saco y cilicios.

Aquellos que logren hacer Conciencia-Consciente de un defecto moral, lo desintegran totalmente.

Cuando un hombre desintegra todos sus defectos entonces el yo se disuelve.

Cuando el yo se disuelve adviene a nosotros la verdad. Entonces ya somos clarividentes perfectos.

La verdad nace de la comprensión creadora. La verdad es atemporal, Eternal, Divinal. El yo no puede conocer la verdad porque el yo es un manojo de recuerdos. El yo es del tiempo. El yo nace en el tiempo y muere en el tiempo. La muerte es una resta de quebrados Después de terminada la operación Matemática sólo quedan los valores que más tarde se reencarnifican. Esos valores son el yo, el mismo, el ego reencarnante.

El yo es una ilusión, y todo crimen, y todo delito, y todo vicio, es el resultado fatal de la afirmación del yo del mi mismo. El origen del dolor es el yo. Cuando aniquilamos el deseo, se disuelve el yo, donde está el yo no puede estar la verdad, porqué la verdad y el yo son incompatibles.

El yo es un error transitorio de la rueda del Samsara. (La rueda de las reencarnaciones y del Karma. El yo es la herejía de la separatividad).

El yo es el origen del egoísmo, odio, fornicación, adulterio, envidia, ira, etc., etc. El yo es la sed de los placeres y la fuente del orgullo y de la vanidad. Para encarnar la verdad se necesita disolver el yo. Para alcanzar la Paz interior es necesario disolver el yo, el mi mismo. Para llegar a la clarividencia Perfecta y a la suprema iluminación se necesita disolver el yo.

La verdad es el Cristo interno de todo hombre.

El yo es el Satán que llevamos dentro.

Donde está el yo, no puede estar la verdad.

Aquellos que se dividen entre dos Yoes, uno Superior y otro inferior, van por la senda del error. Aquellos que afirman la existencia de un Yo divino, están endiosando a Satán.

El Espíritu individual no existe. Solo existe el Espíritu Universal de vida.

La Chispa inmortal de todo Hombre es el ser, es el espíritu Universal eterno y lleno de suprema felicidad.