ALQUIMIA SEXUAL

La base fundamental de la Alquimia Sexual es el decálogo, nuestro arte sagrado está totalmente fundamentado en las TABLAS DE LA LEY.

1.-MARAS A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS.

2.-NO JURAR SU SANTO NOMBRE EN VANO.

3.-SANTIFICAR LAS FIESTAS.

4.-HONRAR A PADRE Y MADRE.

5.-NO MATAR.

6.-NO FORNICAR. (Este es el Arcano A.Z.F)

7.-NO HURTAR.

8.-NO LEVANTAR FALSO TESTIMONIO, NI MENTIR.

9.-NO DESEAR LA MUJER DEL PRÓJIMO (no adulterar)

10.-NO CODICIAR LOS BIENES AJENOS.

ARCANO A.Z.F.

El fuego es el azufre de la alquimia; el Espíritu es el mercurio de la alquimia; la Maestría es la sal de alquimia. Dentro de nosotros mismos se encuentra la Materia Prima de la Gran Obra, esta Materia Prima de la Gran Obra son nuestras propias Aguas de Vida.

El trabajo debe efectuarse en un recipiente cerrado herméticamente para impedir que la Materia Prima de la Gran Obra se derrame; la clave de este trabajo se encuentra en el Arcano A.Z.F., el secreto indecible de los Misterios del sexo.

Este es el punto en que se apoya el Edificio del Templo de Dios. Es el mismo GRAN ARCANO. CLAVE DEL MOVIMIENTO PERPETUO, CUADRATURA DEL CIRCULO o LLAVE DE LA CIENCIA que los Sabios de todos los tiempos supieron manipular, pero que habiendo caído en poder de una Casta Sacerdotal que no supo apreciarlo, fue ocultado bajo el pretexto de que la humanidad no estaba preparada para recibirlo, y sustituyéndolo por otros conocimientos se negaron a declararlo y a cumplirlo, estorbando además a quienes eran capaces de hacerlo. Con sobrada razón el Maestro Jesús les reprendió duramente diciéndoles: "AY DE VOSOTROS, DOCTORES DE LA LEY, QUE HABEIS QUITADO LA LLAVE DE LA CIENCIA; VOSOTROS MISMOS NO ENTRASTEIS Y A LOS QUE ENTRABAN IMPEDISTEIS” San Lucas 11-52.

La Llave de la Ciencia es el mismo SEXO. Toda la Doctrina Secreta del Cristo se apoya en el sexo. El sexo es el campo de batalla donde se dan cita el BIEN y el MAL y de donde se sale para ANGEL o DEMONIO.

La importancia de la Castidad o ALQUIMIA SEXUAL esta demostrada en los siguientes pasajes del Evangelio según San Juan 4-10, 6-27, 6-63, 7-38.