• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

A los Mil Llegamos pero a los Dos Mil No: El arbol de la vida

EL ARBOL DE LA VIDA

El árbol de la vida es nuestro Real Ser. El árbol de la vida está representado en nuestro cuerpo físico por la columna espinal. El árbol de la vida tiene doce frutos (doce sentidos), Apocalipsis 22.1. El Altísimo puso querubines y una espada encendida para guardar el camino del Árbol de la Vida, Génesis 8-24. Al regresar al Edén podemos comer de los frutos del Árbol de la Vida que está en medio del Paraíso de Dios. Apocalipsis 2-7. El Edén es el mismo sexo. Nosotros salimos del Edén por las puertas del sexo y solo por esas puertas podemos regresar al Edén. Génesis 3-6. El Árbol de la Vida es el habito emanado del Absoluto. Es el Absoluto mismo.

 

A los Mil Llegamos pero a los Dos Mil No: La verdad

LA VERDAD

Todo género de verdad no es más que una proyección de la mente; las verdades que el hombre considera absolutas también son meras proyecciones de la mente. La Verdad Absoluta es lo desconocido de instante a instante; es Aquello, aquello, aquello... Es el gran Aliento Universal de Vida que anima todo lo creado. Es la voz de los Ejércitos. El Verbo... El Cristo. Juan 14-6.

A los Mil Llegamos pero a los Dos Mil No: La doctrina secreta

LA DOCTRINA SECRETA

Todo lo concerniente a los estudios Esotéricos siempre permaneció oculto para los profanos. La Doctrina Secreta no podrá ser conocida de quien sea incapaz de controlar las bajas pasiones animales. Corintios 2-6, y 7-14 y 15.

Jesús el Cristo enseñó dicha doctrina de labio a oído de sus setenta discípulos, la cual consta en los cuatro Evangelios, Lucas 10-1. La Doctrina de Cristo es secreta porque está fundamentada en el Sexo, San Mateo 16-18 y 19.

A los Mil Llegamos pero a los Dos Mil No: La iniciación

LA INICIACION

A Dios se llega con el corazón no con el cerebro. El Reino de los Cielos no consiste en palabras sino en virtudes. Corintios 4-20. Hay que terminar con el batallar de los razonamientos. La iniciación es la misma vida sabiamente vivida. Toda teoría es gris y solo es verde el árbol de dorados frutos que es la vida, dijo Goethe. La sublimación de la energía sexual hacia el corazón es la que nos lleva a la Alta Iniciación y nos une con el Uno con la Ley, con el Padre. La iniciación en los misterios del Cristo es la evolución esotérica que despierta nuestra conciencia.

A los Mil Llegamos pero a los Dos Mil No: El poder de la voluntad

EL PODER DE LA VOLUNTAD

La voluntad es el poder enérgico que nos mueve a la acción. Es la fuerza interna que nos incita a ejecutar todo acto, bueno o malo; también se llama libre albedrío.

Sin la voluntad el hombre podrá planificar los actos que quiera pero nunca ejecutarlos. Con la voluntad podemos transformar todo nuestro Sistema de vida, cambiar nuestras naturalezas y alcanzar la Suprema Gloria, por la cual muchos hombres se sacrificaron. El terrible enemigo de la naturaleza se vence con el férreo dominio de la voluntad. El látigo.

2000 © 2022 Biblioteca Gnostica Samael Aun Weor. Todos los derechos reservados.