EL DESPERTAR DE LA CONCIENCIA

Es necesario saber que la humanidad vive con la Conciencia dormida. Las gentes trabajan soñando. Las gentes andan por las calles soñando. Las gentes viven y mueren soñando.

Cuando hemos llegado a la conclusión de que todo el mundo vive dormido comprendemos la necesidad de despertar. Necesitamos el despertar de la Conciencia. Queremos el despertar de la Conciencia.

FASCINACIÓN

La causa del sueño profundo en que vive la humanidad es la fascinación.

Las gentes están fascinadas por todas las cosas de la vida. Las gentes se olvidan de sí mismas por que están fascinadas. El borracho en la cantina está fascinado por el alcohol, el local, el placer, los amigos y las mujeres. La mujer vanidosa está fascinada ante el espejo por el encanto de sí misma. El rico avaro está fascinado por el dinero y las propiedades. El obrero honrado está fascinado en la fábrica por el duro trabajo. El padre de familia está fascinado en sus hijos. Todos los seres humanos están fascinados y sueñan profundamente. Cuando manejamos un coche nos asombramos al ver a las gentes arrojarse sobre las avenidas y las calles sin importarles el peligro de los coches. Otros se lanzan francamente bajo las ruedas de los automóviles. Pobres gentes... andan dormidas... parecen sonámbulas... Andan soñando con peligro para sus propias vidas. Cualquier clarividente puede verles los sueños. Las gentes sueñan en todo aquello que las tiene fascinadas.

EL SUEÑO

Durante el sueño, el Ego se escapa del cuerpo físico. Esta salida del Ego es necesaria para que el Cuerpo Vital pueda reparar el cuerpo físico. En los mundos internos podemos asegurar que el Ego se lleva sus sueños a los mundos internos. En los mundos internos el Ego se ocupa de las mismas cosas que lo tienen fascinado en el físico. Así vemos al carpintero durante el sueño en su carpintería, al policía cuidando calles, al peluquero en la peluquería, al herrero en su herrería, al borracho en la taberna o cantina, a la prostituta en la casa de placeres entregada a la lujuria, etc., etc. Viven todas esas gentes en los mundos internos como si estuvieran en el mundo físico. A ningún viviente se le ocurre preguntarse a sí mismo durante el sueño si está en el mundo físico o en el astral. Los que se han hecho semejante pregunta durante el sueño, han despertado en los mundos internos. Entonces con asombro han podido estudiar todas las maravillas de los mundos superiores. Sólo acostumbrándonos a hacernos semejante pregunta de instante en instante durante el estado llamado de vigilia podemos llegar a hacernos semejante pregunta en los mundos superiores durante las horas entregadas al sueño. Es claro que durante el sueño repetimos todo lo que hacemos durante el día. Si durante el día nos acostumbramos a hacernos esta pregunta, durante el sueño nocturno, estando fuera del cuerpo resultaremos repitiéndonos la misma pregunta. El resultado será el despertar de la Conciencia.

RECORDARSE A SÍ MISMO

El ser humano fascinado no se acuerda de Sí Mismo. Nosotros debemos auto-recordarnos a nosotros mismos de instante en instante. Necesitamos auto-recordarnos en presencia de toda representación que pueda fascinarnos. Detengámonos ante toda representación y preguntémonos: ¿Dónde estoy? ¿Estaré en el plano físico? ¿Estaré en el plano astral? Luego dad un saltito con la intención de flotar en el ambiente circundante. Es lógico que si flotáis es porque estáis fuera del cuerpo físico. Resultado será el despertar de la Conciencia. El objeto de esta pregunta a cada instante a cada momento, es hacer que se grave en el subconsciente para que actúe después durante las horas entregadas al sueño, en horas en que realmente el Ego se halla fuera del cuerpo físico. Sabed que en el astral las cosas se ven tal como aquí en el plano físico. Las gentes durante el sueño y después de la muerte ven todo allí en forma tan igual al mundo físico, que ni siquiera sospechan por ello hallarse fuera del cuerpo físico. Ningún difunto cree jamás haber muerto, está fascinado y sueña profundamente. Si los difuntos durante la vida hubieran hecho práctica de recordarse a Sí Mismos de instante en instante, si hubieran luchado contra la fascinación de las cosas del mundo, el resultado sería el despertar de la Conciencia. No soñarían. Andarían en los mundos internos con la Conciencia despierta. Quien despierta la Conciencia puede estudiar, durante las horas del sueño, todas las maravillas de los mundos superiores. Quien despierta la Conciencia vive en los mundos superiores como un ciudadano del Cosmos totalmente despierto. Entonces convive con los grandes Hierofantes de la Logia Blanca.

Quien despierta la Conciencia ya no puede soñar aquí en este plano físico, ni tampoco en los mundos internos. Quien despierta la Conciencia deja de soñar. Quien despierta la Conciencia se convierte en un investigador competente de los mundos superiores. Quien despierta la Conciencia es un iluminado. Quien despierta la Conciencia puede platicar familiarmente con los Dioses que iniciaron la aurora de la creación. Quien despierta la Conciencia puede recordar sus innumerables reencarnaciones. Quien despierta la Conciencia asiste conscientemente a sus propias iniciaciones cósmicas. Quien despierta la Conciencia puede estudiar en los templos de la gran Logia Blanca. Quien despierta la Conciencia puede saber en los mundos superiores cómo se encuentra la evolución de su Kundalini. Todo Matrimonio Perfecto debe despertar la Conciencia para recibir la guía y dirección de la Logia Blanca. En los mundos superiores, los Maestros guiarán sabiamente a todos aquellos que realmente se aman. En los mundos superiores los Maestros entregan a cada cual lo que necesita para su desarrollo interior.

PRÁCTICA COMPLEMENTARIA

Al despertar del sueño normal, todo estudiante gnóstico debe hacer un ejercicio retrospectivo sobre el proceso del sueño, para recordar todos aquellos lugares donde estuvo de visita durante las horas del sueño. Ya sabemos que el Ego viaja mucho donde estuvimos y todo aquello que vimos y oímos. Los Maestros instruyen a los discípulos cuando están fuera del cuerpo físico.

Es urgente saber meditar profundamente y luego practicar aquello que aprendemos durante las horas del sueño. Es necesario no movernos a tiempo del despertar porque con ese movimiento se agita el Astral y se pierden los recuerdos. Es urgente combinar los ejercicios retrospectivos con los siguientes Mantram RAOM-GAOM. Cada palabra se divide en dos sílabas. Debe acentuarse la vocal O. Estos Mantram son para el estudiante lo que la dinamita para el minero. Así como el minero se abre paso por entre las entrañas de la tierra con ayuda de la dinamita, así también el estudiante se abrirá paso hacia las memorias del subconsciente con la ayuda de estos mantrams.

PACIENCIA Y TENACIDAD

El estudiante gnóstico debe ser infinitamente paciente y tenaz porque los poderes cuestan mucho. Nada se nos da de regalado. Todo cuesta. Estos estudios no son para los inconstantes, ni para las personas de poca voluntad. Estos estudios exigen fe infinita. Las personas escépticas no deben venir a nuestros estudios porque la ciencia oculta es muy exigente. Los escépticos fracasan totalmente. Los incrédulos no logran entrar a la Jerusalén Celestial.

LOS CUATRO ESTADOS DE CONCIENCIA

El primer estado de la Conciencia se denomina Eikasia.

El segundo estado de Conciencia es Pistis.

El tercer estado de Conciencia es Dianoia.

El cuarto estado de Conciencia es Nous.

Eikasia es ignorancia, crueldad humana, barbarie, sueño demasiado profundo, mundo instintivo y brutal, estado infrahumano.

Pistis es el mundo de las opiniones y creencias.

Pistis es creencia, prejuicios, sectarismos, fanatismo, teorías en las cuales no existe ningún género de percepción directa de la Verdad. Pistis es la Conciencia del nivel común de la humanidad.

Dianoia es revisión intelectual de creencias, análisis, sintetismo, conceptual, Conciencia cultural-intelectual, pensamiento científico, etc. El pensamiento dianoético estudia los fenómenos y establece leyes. El pensamiento dianoético estudia los sistemas inductivo y deductivo con el propósito de utilizarlos en forma profunda y clara.

Nous es perfecta Conciencia despierta. Nous es el estado de Turiya, La perfecta iluminación interior profunda. Nous es legítima clarividencia objetiva. Nous es intuición. Nous es el mundo de los arquetipos divinales. El pensamiento noético es sintético, claro, objetivo, iluminado.

Quien alcanza las alturas del pensamiento noético despierta la Conciencia totalmente y se convierte en un Turiya.

La parte más baja del hombre es irracional y subjetiva y se relaciona con los cinco sentidos ordinarios.

La parte más alta del hombre es el mundo de la intuición y Conciencia objetiva espiritual. En el mundo de la intuición se desarrollan los arquetipos de todas las cosas de la Naturaleza.

Sólo aquellos que han penetrado en el mundo de la intuición objetiva, sólo quienes han alcanzado las alturas solemnes del pensamiento noético están verdaderamente despiertos e iluminados.

Ningún verdadero Turiya puede soñar. El Turiya, quien ha alcanzado las alturas del pensamiento noético, nunca lo anda diciendo, jamás presume de sabio, es demasiado sencillo y humilde, puro y perfecto.

Es necesario saber que ningún Turiya es médium ni seudo-clarividente, ni seudo-místico, todos esos que hoy en día abundan como la mala yerba en todas las escuelas de estudios espirituales, herméticos, ocultistas, etc.

El estado de Turiya es muy sublime y sólo lo alcanzan aquellos que trabajan en la Fragua encendida de Vulcano durante toda la vida. Sólo el Kundalini puede elevarnos al estado de Turiya.

Es urgente saber meditar profundamente y luego practicar Magia Sexual durante toda la vida para alcanzar después de muy difíciles pruebas el estado de Turiya.

La meditación y la Magia Sexual nos llevan hasta las alturas del pensamiento noético.

Ningún soñador, ninguna médium, ninguno de esos que entran en una escuela de enseñanza oculta puede alcanzar instantáneamente el estado de Turiya. Desgraciadamente muchos creen que esto es como soplar y hacer botellas, o como quien se fuma un cigarrillo, o como quien se emborracha. Así vemos a muchos alucinados, médiums y soñadores, declarándose maestros clarividentes, iluminados. En todas las escuelas incluso dentro de las filas de nuestro Movimiento Gnóstico, no faltan esos sujetos que dicen ser clarividentes sin serlo realmente. Estos son los que, fundamentados en sus alucinaciones y sueños, calumnian a otros diciendo: fulano está caído; zutano es Mago Negro, etc., etc.

Es necesario advertir que las alturas del Turiya pre-requieren muchísimos años de ejercitamiento mental y Magia Sexual en Matrimonio Perfecto. Esto significa disciplina, estudio largo y profundo, meditación interior muy fuerte y profunda, sacrificio por la humanidad, etc., etc.

IMPACIENCIA

Por lo común los recién entrados a la Gnosis están llenos de impaciencia, quieren manifestaciones fenoménicas inmediatas, instantáneos desdoblamientos, iluminación, sapiencia, etc.

La realidad es otra. Nada se nos da regalado. Todo cuesta. Nada se consigue con curiosidad, instantáneamente, rápidamente. Todo tiene su proceso y su desarrollo. El Kundalini se desarrolla, evoluciona y progresa muy lentamente dentro del Aura del Mahachoham. El Kundalini tiene el poder de despertar la Conciencia. Empero el proceso del despertar es lento, gradual, natural, sin hechos espectaculares, sensacionales, emocionales y bárbaros. Cuando la Conciencia ya ha despertado totalmente no es algo sensacional, ni espectacular. Es sencillamente una realidad tan natural como la de un árbol que lentamente creció, se desarrolló y desenvolvió sin sobresaltos y cosas sensacionales. Naturaleza es Naturaleza. El estudiante gnóstico en principios dice: estoy soñando. Después exclama: estoy en Cuerpo Astral, fuera del cuerpo físico. Más tarde logra el Shamadi, el éxtasis, y penetra en los campos del paraíso. Al principio las manifestaciones son esporádicas, discontinuas, seguidas de largos tiempos de inconsciencia. Más tarde, las alas ígneas nos dan la Conciencia continuamente despierta sin interrupciones.