EL CASO KRISHNAMURTI

Por aquellos tiempos en que Ana Besant ocupaba la presidencia de la sociedad Teosófica, hubo un conflicto dentro de esa maravillosa organización cuya fundadora fue la Gran Iniciada Elena Petronila Blavatsky.

El problema que se presentó fue el caso Krishnamurti.

La señora Besant levantó el dedo para asegurar a los cuatro vientos que el muchacho indio era la Reencarnación viviente de Jesucristo.

Leadbeater, el Gran clarividente y muchos otros Teósofos eminentes estaban totalmente de acuerdo con la señora Besant y juraban que el muchacho Indostán era Jesucristo Reencarnado nuevamente.

Todavía recordamos la fundación de aquella orden llamada la Estrella de Oriente, cuyo único propósito era recibir al Mesías. Más tarde el mismo Krishnamurti la disolvió.

Por aquella época hubo una división en el seno de la sociedad Teosófica.

Unas aseguraban que Krishnamurti era el Mesías, no aceptaron ese concepto y se retiraron de la sociedad Teosófica.

Entre aquellos que se retiraron figura el Doctor Rodolfo Steiner, poderoso clarividente iluminado, eminente intelectual, fundador de la Sociedad Antroposófica.

La obra de Steiner es grandiosa. Sus obras son pozos de profunda sabiduría.

También se separó de la Sociedad Teosófica el grupo Español Marco Aurelio.

La escisión que hubo en el seno de aquella famosa Sociedad Teosófica fue un verdadero fracaso.

Nosotros necesitamos analizar el caso Krishnamurti.

Mientras unos están convencidos de que él es la Reencarnación de Jesús-Cristo, otros dicen que es un ignorante, que lo único que sabe es manejar automóvil y jugar tenis, etc.

Total: ¿En qué quedamos? ¿Al fin qué?

Lo más curioso y extraño es que los más grandes clarividentes de la Sociedad Teosófica se dividieron en dos bandos opuestos Surgen estas preguntas absolutamente lógicas: ¿Por qué se dividieron los clarividentes?

Los clarividentes vieron el ser interno del muchacho indio. ¿Por qué entonces, no se pudieron poner de acuerdo? ¿Acaso unos clarividentes ven en una forma y otros en forma distinta? ¿Es posible que los clarividentes se contradigan unos a otros? ¿Si los clarividentes veían al ser interno de José Krishnamurti por qué motivo no estuvieron de acuerdo en un mismo concepto?

Con la vista Física mil personas al ver un objeto dicen: Esta es una mesa, una silla, una piedra, etc., etc. O al ver una persona todo el mundo dice, es un hombre o una mujer o un niño, etc. ¿Qué pasa entonces con la clarividencia? ¿Por qué motivo los clarividentes no pudieron ponerse de acuerdo en el caso concreto del muchacho indio? No hay duda de que Krishnamurti fue un verdadero rompecabezas para la Sociedad Teosófica.

Lo más grave es ver a los clarividentes peleándose entre sí.

Esto es algo que confunde la mente de los que hasta ahora comienzan, estos estudios. Krishnamurti cayó en el escepticismo, y duró escéptico varios años, que al fin reaccionó y comenzó su misión.

Todos nosotros los hermanos Esotéricos Gnósticos nos propusimos investigar en los mundos superiores el caso Krishnamurti.

Después de pacientes trabajos llegamos a las siguientes conclusiones:

Primera: Todo hombre es un trío de cuerpo, alma y espíritu.

Segunda: Cuando el espíritu vence a la materia es un Buddha.

Tercera: Cuando el alma se purifica y santifica se llama entonces Bodhisattva.

Cuarta: El espíritu de Krishnamurti es un Buddha.

Quinta: El alma de Krishnamurti es un Bodhisattva.

En el Asia existen muchos Buddhas que todavía no han encarnado al Cristo.

Dentro de cada hombre hay un rayo que nos une al Absoluto. Ese rayo es nuestro Resplandeciente Dragón de Sabiduría, el Cristo interno, la corona Sephirótica.

Los Buddhas que no han encarnado al Cristo interno, todavía no se han Cristificado.

El Buddha del indio Krishnamurti ya encarnó su Resplandeciente Dragón de Sabiduría, su Rayo particular, su Propio Cristo Interno.

Cuando la Besant, Leadbeater y otros estudiaron el caso Krishnamurti, quedaron deslumbrados con la Luz esplendorosa de aquel Budha Cristificado, y como no conocían el Esoterismo Crístico, creyeron a pies juntillas que Krishnamurti era la Reencarnación de Jesucristo.

El error no estuvo en la clarividencia, el error estuvo en la falta de cultura intelectual. Ellos sólo conocían el septenario Teosófico. Ellos sólo conocían el cuerpo, el alma y cl espíritu, pero ignoraban que más allá. Todo hombre tiene un Rayo (El Cristo Interno) que lo une al Absoluto.

Ellos vieron el Dios interno de Krishnamurti y creyeron que era Jesús de Nazareth, ese fue su error. Lo más grave fue el daño que hicieron al muchacho indio. Cuando a un Bodhisattva se le dice que él es un Maestro, se pierde, se daña, se acompleja.

El muchacho indio vio pelearse a los instructores por causa de él, y el resultado fue un Trauma Psicológico para su Humana Personalidad. Krishnamurti tiene un Trauma Psicológico.

No hay duda de que le hicieron un gran daño. Han debido los jerarcas de la Teosofía dejar en paz al muchacho indio El se hubiera desenvuelto libremente en la India y entonces su obra habría sido maravillosa.

El gran Buddha de Krishnamurti no ha podido dar todo su mensaje por que el Bodhisattva tiene un Trauma Psicológico.

Si examinamos la doctrina de Krishnamurti, vemos que a lo mejor es Budhista. Desgraciadamente no conoce el Esoterismo Crístico.

El muchacho indio bebió en la fuente del Evangelio Budhista. Lástima que no haya estudiado el Esoterismo Cristiano.

Más tarde mezcló la Filosofía Budhista con la Filosofía Oficial del mundo Occidental.

La doctrina de Krishnamurti es el resultado de esa mezcla. La doctrina de Krishnamurti es Budhismo. La doctrina de Acuario será el resultado de la mezcla del Esoterismo Budhista, con al Esoterismo Cristiano. La doctrina Krishnamurti es Budhismo libre. Empero la fuente viva de esa doctrina es el Evangelio Maravilloso del Señor Buddha.

Nosotros no estamos contra Krishnamurti, únicamente lamentamos que el Buddha interno de ese filósofo Indostán no haya podido dar todo el Mensaje. Eso es todo.

Cuando un clarividente descubre que el intimo (el espíritu) de alguna persona es Maestro, lo mejor es callar, pan no dañar a la persona.

Cuando alguien llega a saber que su ser interno es Maestro, se llena de orgullo y soberbia. (Afortunadamente Krishnamurti ha sabido ser humilde).

Existen también Bodhisattvas caídos. Esos son peores que los demonios.

A nadie se le debe decir que es Maestro. El clarividente debe ser prudente. El clarividente debe saber callar.

El espíritu de un hombre puede haber logrado el grado de Maestro en alguna Reencarnación antigua. El Bodhisattva (alma del Maestro) puede haberse caído más tarde y entonces vivir ahora en la senda del mal.

El Maestro no se cae. Quien se cae es el Bodhisattva (alma) del Maestro.

El clarividente debe ser prudente y antes de anunciar a un maestro, aguardar con paciencia muchos años para ver cómo se comporta en la vida el hombre de carne y hueso, el Bodhisattva Terrenal. El Maestro puede ser muy Grande allá arriba, pero el hombre de carne y hueso aquí abajo, es peligroso.

En todo caso por sus frutos los conoceréis.

Dice la Blavatsky que el misterio de la doble personalidad es uno de los misterios más grandes del Ocultismo.

Todas las peleas y errores de la Sociedad Teosófica son la causa del Trauma de Krishnamurti. El caso Krishnamurti es importantísimo.

El doctor Steiner conocía los misterios Crísticos y por ello no se dejó confundir. Steiner era Gnóstico.

Steiner no aceptó el que Krishnamurti fuera la Reencarnación de Jesucristo.

Muchos siguieron a Steiner y muchos a la señora Besant.

El clarividente Steiner tenía una vasta cultura intelectual, por eso no cayó en ese error, era un verdadero Rosa-Cruz Gnóstico.