• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La Revolución de la Dialectica: Capítulo 20.- La Deformación de la Palabra

LA DEFORMACIÓN DE LA PALABRA

El sonido del cañón, su estampido, destruye los vidrios de una ventana. Por otra parte, una palabra suave apacigua la ira o coraje; pero una palabra grosera, inarmónica, produce enojo o melancolía, tristeza, odio, etc.

Se dice que el silencio es oro, pero es mejor decir: ¡Es tan incorrecto hablar cuando se debe callar como callar cuando se debe hablar!.

Hay silencios delictuosos, hay palabras infames. Se debe calcular con nobleza el resultado de las palabras habladas, pues muchas veces se hiere a otros con las palabras, en forma inconsciente.

 

La Revolución de la Dialectica: Capítulo 21.- El Saber Escuchar

EL SABER ESCUCHAR

Hay que aprender a escuchar. Para aprender a escuchar hay que despertar la conciencia.

Para saber escuchar hay que saber estar presente. El que escucha, siempre se escapa por el país y la ciudad psicológicos.

La personalidad humana no sabe escuchar, como tampoco el cuerpo físico, porque es su vehículo.

La gente está llena de sí misma, de sus orgullos, de sus facultades, de sus teorías.

La Revolución de la Dialectica: Capítulo 22.- La Exactitud del Termino

LA EXACTITUD DEL TERMINO

Sócrates exigía como base de su Dialéctica, la precisión del término. En nuestra Revolución de la Dialéctica exigimos como base la precisión del verbo.

La palabra, distintivo humano, es el instrumento de la expresión individual y de la comunicación entre los hombres. Es el vehículo del lenguaje exterior y la descarga o exteriorización del complicado lenguaje interior, que tanto puede ser utilizado por el Ser o por el ego.

La Revolución de la Dialectica: Capítulo 23.- El Robot Psicológico

EL ROBOT PSICOLÓGICO

El animal intelectual es semejante a un robot programado por ruedas mecánicas, y es también similar a un reloj porque vive repitiendo los mismos movimientos de las pasadas existencias.

El ser humano, falsamente llamado hombre, es un robot psicológico que no hace, todo le sucede. El Ser es el único que hace. El Ser hace surgir lo que quiere porque no es un ente mecánico.

Hay que dejar de ser un robot intelectual, porque el robot siempre repite lo mismo, no tiene independencia.

La Revolución de la Dialectica: Capítulo 24.- La Cólera

LA CÓLERA

La cólera aniquila la capacidad para pensar y resolver los problemas que la originan. Obviamente, la cólera es una emoción negativa.

Dos emociones negativas de cólera enfrentadas, no logran la paz ni la comprensión creadora.

Incuestionablemente, siempre que proyectamos la cólera a otro ser humano, se produce un derrumbamiento de nuestra propia imagen y esto nunca es conveniente en el mundo de las interrelaciones.

2000 © 2022 Biblioteca Gnostica Samael Aun Weor. Todos los derechos reservados.