EL RÍO LETEO

La DIVINA MADRE KUNDALINI siempre cumple su palabra. Yo aguardé con suma paciencia el día y la fecha y la hora.

La región purgatorial es muy dolorosa y quería salir de allí, anhelaba la emancipación.

CATÓN, el ÁNGEL del PURGATORIO, lucha en esas regiones moleculares por la libertad de las almas.

Bastante sufrió este ÁNGEL cuando vivió en el mundo; Cualquier INICIADO sabe que ese SER fue hombre y que prefirió la muerte en UTICA, ÁFRICA, antes que vivir bajo las cadenas de la esclavitud.

Yo quería también libertad y la pedí y se me concedió. Cada vez que un alma abandona la región PURGATORIAL, origina intensa alegría en el corazón de CATÓN.

Y llegó el momento anhelado... había conocido el FUEGO temporal y el eterno, había salido de los caminos escarpados y de las estrechuras y tuve que encontrarme con el sol dentro de mi propia ALMA.

Sentí que algo misterioso forzaba, violentaba, desde lo ignoto, las intimas puertas atómicas de mi UNIVERSO INTERIOR.

Inútiles fueron mis temores, la vana resistencia; aquello compelía, constreñía, apremiaba y por último, ¡Oh Dios mío! Me sentí transformado; El CRISTO CÓSMICO había entrado en mí.

¿Y mi individualidad? ¿En dónde había quedado? ¿Qué se había hecho mi vana personalidad humana? ¿Dónde estaba?.

A mi memoria solo venían los recuerdos de la tierra Santa; El humilde nacimiento en el establo del mundo; el bautismo en el Jordán; el ayuno en el desierto; la TRANSFIGURACIÓN; JERUSALEM la ciudad querida de los profetas; las multitudes humanas de aquellos tiempos; los doctores de la Ley; los fariseos; los saduceos; etc.

Flotaba en el ambiente circundante del templo y avancé valerosamente hacia aquella mesa ante la cual estaban sentados los CAIFACES MODERNOS, los más altos dignatarios de la IGLESIA FRACASADA; Ellos revestidos con sus hábitos sacerdotales y la cruz colgada al cuello, proyectaban, ideaban, trazaban en secreto, planes insidiosos y pérfidos contra mí.

"Pensabais que no volvería y aquí estoy otra vez", eso fue lo único que se me ocurrió decir.

Momentos después el SEÑOR había salido de mí y volví a sentirme INDIVIDUO; entonces junto con LITELANTES descansé por breves momentos al pie de mi cruz.

No puedo negar que las espinas del pesado madero me herían lamentablemente y esto lo comenté brevemente con LITELANTES.

Después avanzamos ella y yo hacia la plataforma del templo. Un Maestro tomó la palabra para decir que el CRISTO no tiene individualidad y que se ENCARNA y manifiesta en cualquier HOMBRE que esté debidamente preparado.

Es claro que la palabra HOMBRE es demasiado exigente. DIÓGENES no encontró en ATENAS un solo HOMBRE.

El ANIMAL INTELECTUAL, no es HOMBRE, para serlo, hay que vestirse con el traje de bodas del ALMA, el famoso TO SOMA HELIAKON, el cuerpo o mejor dijéramos los cuerpos del HOMBRE SOLAR.

Afortunadamente yo fabriqué esos cuerpos de oro en la forja de los CÍCLOPES, en la FRAGUA ENCENDIDA DE VULCANO.

HÉRCULES ha repetido en mí todas sus hazañas, todos sus trabajos; tuvo que estrangular a todas las serpientes venenosas que querían quitarle la vida cuando aún era muy niño; tuvo que decapitar a la HIDRA DE LERNA, limpiar los establos de AUGIAS, matar al LEÓN DE MEDEA, sacar a CERBERO el PERRO INFERNAL de entre el espantoso TÁRTARO, etc.

El CRISTO, HÉRCULES, practica lo que predica y cada vez que se ENCARNA en un hombre repite todo su DRAMA CÓSMICO, por eso el SEÑOR es MAESTRO de MAESTROS.

Escrito está que el HIJO DEL HOMBRE debe descender a los INFIERNOS ATÓMICOS de la naturaleza.

Escrito está que el HIJO DEL HOMBRE tiene que ascender a los cielos pasando por la región purgatorial.

El HIJO DEL HOMBRE debe sumergirse cuidadosamente entre las aguas del LETEO para reconquistar la INOCENCIA.

Necesitamos con suma urgencia olvidar el pasado pecaminoso y absurdo, origen de tantas amarguras.

El LETEO y el EUNOE son ciertamente y sin la menor duda un solo río de aguas claras y profundas.

Por un lado desciende cantando deliciosamente entre su lecho de rocas, con esa virtud maravillosa que borra la memoria del pecado, los recuerdos del MÍ MISMO, y se llama LETEO.

Por la otra orilla, tan santa y tan sublime, tiene el encanto delicioso de fortificar las virtudes y se llama EUNOE.

Es obvio que los recuerdos tenebrosos de tantos ayeres deben ser borrados porque para desgracia nuestra tienen la tendencia a actualizarse, a proyectarse en el futuro a través del callejón del presente.

En nombre de la verdad debo decir que el trabajo profundo entre las aguas del LETEO suele ser espantosamente difícil y más amargo que la hiel.

Eso de pasar más allá del CUERPO, los AFECTOS y la MENTE, no es nada fácil; En el tiempo viven tantas sombras queridas... las memorias del deseo persisten, se rehúsan a morir, no quieren desaparecer.

¿Y el SEXO? ¿El MAITHUNA? ¿El SEXO YOGA? Entonces ¿Qué? ¡Oh! Dios mío; Bien saben los DOS VECES NACIDOS que ya no deben regresarse a la FRAGUA ENCENDIDA DE VULCANO.

Es obvio que él MAITHUNA es vital, cardinal, definitivo, para fabricar el TRAJE DE BODAS DEL ALMA, el TO SOMA HELIAKON; Empero cualquier INICIADO sabe que esto es tan solo el trabajo inferior de la INICIACIÓN.

Para el HIJO del HOMBRE el SEXO está prohibido, esto lo saben los DIOSES, así está escrito.

Primero debemos trabajar con el TERCER LOGOS en la NOVENA ESFERA hasta llegar a ese NACIMIENTO SEGUNDO del cual habló el KABIR JESÚS al RABINO NICODEMUS.

Después necesitamos trabajar con el SEGUNDO LOGOS, entonces el SEXO queda prohibido.

El error de muchos PSEUDO-ESOTERISTAS y PSEUDO-OCULTISTAS, MONJES y ANACORETAS, consiste en renunciar al SEXO sin haber antes fabricado los CUERPOS SOLARES en la FORJA DE LOS CÍCLOPES.

Esos equivocados sinceros quieren trabajar con el SEGUNDO LOGOS sin haber trabajado previamente con el TERCER LOGOS, he ahí su error.

La abstención sexual definitiva y radical, solo es obligatoria para los DOS VECES NACIDOS, para el HIJO DEL HOMBRE.

Quien ingresa al templo de los DOS VECES NACIDOS debe disolver el EGO, incinerar las semillas del YO y bañarse en las aguas del LETEO, esto lo saben los DIOSES, las CHISPAS, las LLAMAS, los DRAGONES RESPLANDECIENTES DE SABIDURÍA.

Nadie podría en verdad pasar mucho más allá del SEXO, los AFECTOS y la MENTE, sin bañarse previamente entre las aguas del LETEO.

Después del NACIMIENTO SEGUNDO necesitamos volver pedazos el VELO SEXUAL ADÁMICO o VELO DE ISIS, para penetrar en los GRANDES MISTERIOS.

¡Hijos de la tierra!... escuchad a vuestros instructores los HIJOS DEL FUEGO.

¡ADEPTOS de la LUZ! Invocad a vuestra MADRE DIVINA KUNDALINI y sumergios entre las profundas aguas del LETEO.