PELIGROSOS SÍNTOMAS

Eminentes hombres de ciencia de la famosa Universidad de Columbia, han echado a volar por el mundo la noticia de que existe una monstruosa grieta en el fondo de los mares, resultante fatal de las diversas conmociones telúricas de los últimos años.

Los hombres de ciencia calculan que dicha grieta tiene por lo menos 90.000 Kilómetros de largo, con una anchura media de cuarenta y una profundidad promedio de dos y medio.

Nosotros tuvimos noticia de que, un anciano Lama Tibetano, antes de morir informó a cierto caballero sobre tal grieta; no hay duda de que los Lamas no ignoran esto.

Las informaciones científicas dicen que la citada grieta va desde el Atlántico hasta el Indico y desde el Antártico hasta el Ártico. Bordea el continente Americano, así como el Asiático, quedando en el centro del espantoso anillo de fallas submarinas, todo el Océano Pacífico.

Las últimas investigaciones realizadas por los científicos, han venido a demostrar que el agrietamiento sale de la Antártida y sigue hasta muy cerca del Cabo de Hornos, bifurcándose luego en dos ramales principales; uno que se dirige hacia el Oriente y otro hacia el Occidente.

Se nos informa que el ramal del Pacifico sigue una trayectoria muy sinuosa casi costeando el Continente Americano, de manera que va pasando por Chile, Perú, Ecuador, Nicaragua, El Salvador, Guatemala; Oaxaca y Guerrero, en México; Golfo de California, Seatle, Estados Unidos; Vancouver, en Canadá y Alaska.

Se nos informa que en Alaska dicho ramal se quiebra para continuar su curso a lo largo de las Islas Aleutianas y un ramal dizque parece atravesar todo Alaska, pues los temblores de tierra en Fairbanks, situada en todo el centro de la península, han sido muy fuertes como el que ocurrió en el mes de Marzo de 1964.

El ramal ha sido demostrado, verificado y comprobado hasta la saciedad, el famoso ramal de las Islas Aleutianas, va hasta Tokio, Japón, tocando peligrosamente las Islas Sapporo, Hokkaido, Ohaua, Waohua, Kawailoa y algunas otras.

Un sabio autor dice que del Japón parece que parten ciertos ramales secundarios que se dirigen hacia Hawai; no cabe duda alguna de que el principal agrietamiento se orienta hacia Filipinas y Nueva Zelanda, de donde luego regresa a su punto de partida situado en la Antártida; cerrando así un circulo mágico tremendamente peligroso.

AGRIETAMIENTO DEL ATLÁNTICO

Los hombres de ciencia dicen que el agrietamiento del Atlántico parece tener su origen en el Mar de Noruega. En su recorrido bastante enigmático pasa frente a España, Portugal y parte de África, para terminar muy aproximadamente en la Guinea Portuguesa.

RAMAL DEL ORIENTE

No hay duda de que la grieta que viaja hacia el Mundo Oriental nace en la Antártida misteriosa y pasa frente al Cabo de Buena Esperanza, Madagascar y Mar de Arabia para terminar en algún desconocido lugar del océano Indico.

A todas luces resulta claro que la grieta más peligrosa y que inevitablemente llegará a producir un Tremendo Cataclismo, se encuentra en el Océano Pacifico.

Las noticias dadas constantemente por la prensa, han venido a demostrarnos que los lugares más castigados por los terremotos se encuentran precisamente en el Pacifico.

Estas grietas del suelo marítimo indican, señalan síntomas peligrosos que fuera de toda duda nos están advirtiendo sobre la proximidad de una Gran Tragedia.

Los tiempos del fin ya llegaron y estamos en ellos. La espada de la Justicia Cósmica pesa amenazante sobre la cabeza de la Gran Ramera (La Humanidad).

Es urgente saber que existe todo un conjunto de Grietas en lo profundo de los mares y que esto es el resultado concreto de una acción geológica de tipo mundial totalmente definida.

Algunas de esas grietas son ciertamente ya tan profundas que hasta han logrado poner en contacto el agua exterior con el fuego interior de la tierra.

En estos instantes de Crisis Mundial se está produciendo dentro del interior del Organismo Planetario, vapor de agua a tal presión, que seguramente llegará el día en que ninguna montaña por poderosa que sea podrá resistirla y volará por los aires hecha polvo como ya lo profetizó Mahoma en el Corán.

Los terremotos en serie ya comenzaron y serán cada vez más y más intensos, y las ciudades caerán como Castillos de Naipes, hechas polvo, y la tierra se tragará a toda la humanidad.

Esta humanidad está perdida, ya no tiene remedio, debemos reconocerlo y por lo tanto debe perecer.

Por lo pronto, y como para ir comenzando con la gran catástrofe, es ya innegable que la costa Chilena se está hundiendo y que otro tanto viene sucediendo en diversos lugares de este afligido y martirizado mundo.

Los expertos saben muy bien que en diversos lugares del Atlántico y del Pacifico, el mar ha perdido profundidad porque el fondo se ha venido acercando cada vez más a la superficie, a consecuencia de la interna presión que ha producido un hinchamiento en el fondo marino.

Los científicos saben muy bien que mientras las montañas se hunden, el fondo del mar se levanta.

Grandes volúmenes de agua están ya fuera de toda duda en contacto con el fuego liquido que corre por el interior de la tierra y el resultado no se hará esperar mucho tiempo, las presiones y vapores tienen que producir inevitablemente una intensiva actividad volcánica acompañada de terribles y espantosos terremotos y grandes maremotos.

La presión del interior de la tierra es ahora horrible y lo peor del caso es que está aumentando minuto a minuto.

El instante culminante se acerca, la presión interna tendrá que llegar inevitablemente a su limite máximo, la catástrofe esta ya para suceder, cualquier fenómeno exterior puede producir el final, tal vez una explosión atómica, el paso de cualquier cuerpo celeste que se acerque demasiado, un fenómeno de atracción solar y lunar debidamente combinados, etc.

La explosión en el fondo de los mares será espantosa; por el humo y las cenizas, el Sol se vera negro como silicio, y la Luna parecerá roja como sangre debido al fuego que se levantará de la faz de la tierra.

La espada terrible de Damocles aparece amenazadora sobre la cabeza horrible de la Gran Ramera, cuyo numero es 666.

Los pecados de la Gran Ramera han llegado hasta el cielo, y la espada flamígera de la Justicia Cósmica la herirá de muerte.

Caerá Babilonia la Grande, la Madre de todas las fornicaciones y abominaciones de la tierra, porque todas las naciones han bebido el vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido por ella, de la potencia de sus deleites.

Esta perversa civilización de víboras, esta gran Babilonia, será quemada con fuego, porque resultó millones de veces más corrompida que la Atlántida.

La gran Babilonia, la abominable civilización moderna, se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible.

Se estremece el mundo con sus terremotos, los peligrosos síntomas de la Gran Tragedia anuncian una catástrofe, y varias catástrofes peores, mil veces peores que aquellas que acabaron con la Atlántida.