LOS TRES ASPECTOS DE LA CORONA

La Corona de la vida tiene tres aspectos: primero el Anciano de los días, el Padre; segundo, el Hijo muy amado del Padre; y tercero el Espíritu Santo, muy sabio. Padre, Hijo y Espíritu Santo, la tríada perfecta dentro de la unidad de la vida; esta tríada, más la unidad de la vida, es el santo cuatro; los cuatro carpinteros eternos, los cuatro cuernos del altar, los 4 vientos de la mar; el santo y misterioso Tetragrammaton cuya palabra mántrica es: IOD HE VAU HE, el nombre terrible del Eterno.

Cada hombre tiene su propia corona original, que es el rayo propio que nos conecta al Absoluto; el Intimo es el hijo muy amado de la Corona de la Vida. De nuestra original Corona emanó todo el septenario teosófico; ella es el Yo Soy que los teósofos no conocen.