ORDEN DE LAS REUNIONES

Las reuniones deben hacerse con orden y veneración. A los instructores nadie los debe llamar maestros sino "amigos", sólo el Cristo interno es maestro. El movimiento gnóstico es impersonal y de humildes obreros. Rechacemos todo personalismo, no aceptemos mandones, nadie es más que nadie, entre nosotros todos somos obreros, albañiles, mecánicos, agricultores, escritores, médicos, etc.

La idolatría por el becerro de oro quedará abolida en la era Acuaria y en el movimiento gnóstico la rechazamos. Un Dios del fuego nos dice; "En la era Acuaria el capital será decapitado", ese gran ser mora en el estrato ígneo del planeta. En la nueva era no habrá intelectuales, son peligrosos por su barbarie y perversidad, evitad el trato con ellos. En la nueva era no habrá ricos ni pobres, sino obreros dignos y decentes de la gran obra, eso es todo.

No aceptamos títulos de nobleza, ni altisonantes títulos de doctor, licenciado, Gurú, maestros, hermano mayor, Avatara, etc. entre nosotros, todos somos amigos, acuario es la casa de los amigos.

Toda reunión debe comenzar con el estudio y comentario de alguna parte de esta doctrina. El único maestro es el Cristo, unidad múltiple perfecta, los hombres somos más o menos imperfectos.

Yo el autor de este libro no soy maestro de nadie y suplico a las gentes que no me sigan, soy imperfecto como cualquier otro, es un error seguir a alguien imperfecto, que cada cual siga a su Yo Soy.

Cuando se forme un nuevo santuario debe darse parte a los directores generales del movimiento gnóstico, así recibirán apoyo, así serán protegidos, nosotros ayudamos siempre a todo aquel que lo pida.