Capítulo 18

Entonces, dijo María al Salvador: Señor, lo que nos has dicho: El que tenga oídos para oír, dejadlo oír, lo has dicho para que comprendamos lo que has dicho. Por ende Señor, yo puedo hablar sin prejuicios.

María Magdalena puede hablar sin prejuicios.

María interpreta las palabras de Isaías.

Tú has dicho: He retirado un tercio del poder de los Regidores de los Aeones y cambiado su destino y su esfera sobre los que ellos tienen mando para que sí la raza humana los invoca en los misterios - ésos que los ángeles que los violaron les han enseñado para llevar a cabo sus propósitos diabólicos e ilícitos en le misterio de sus hechicerías-. Para que de ahora en adelante no logren sus propósitos ilícitos, tú les has retirado su poder y de los adivinadores y sus consultores y de aquéllos que dicen al los hombres en el mundo lo que va a suceder, para que ellos, a partir de este momento, no sepan cómo predecir lo que viene (porque tú has cambiado sus esferas y has hecho que pasen seis meses viendo a la izquierda y logrando sus influencias y otros seis meses viendo hacia la derecha y logrando sus influencias). Con respecto a esta palabra Señor, el poder que estaba en el Profeta Isaías, ha hablado así y proclamando en otro tiempo en semejanza espiritual cuando dice sobre la Visión de Egipto. ¿Dónde entonces, oh Egipto, están tus consultores y adivinos y aquéllos que exclaman de la tierra y aquéllos que exclaman de sus entrañas?. ¡Dejadlos entonces que os declaren de hoy en adelante las acciones que el Señor Sabaoth llevará a cabo!

Entonces el poder que estaba en el Profeta Isaías y que fue anunciado antes de tu llegada, consistía en que tú retirarías el poder de los Regidores de los Aeones y cambiarías su esfera y su Destino para que no puedan saber nada de aquí en adelante. Por esta causa se ha dicho también: Tú no sabrás entonces qué hará el Señor Sabaoth, es decir, ninguno de los Regidores sabrá que harás de aquí en adelante, pues ellos son Egipto porque ellos son materia. El poder que estaba en Isaías, pronosticado entonces, y que se refería a ti, diciendo: De hoy en adelante no sabrás qué hará el Señor Sabaoth debido al poder de luz que recibiste de El, el Digno, que está en la región de la derecha y quien hoy está en tu cuerpo material por esta razón, mi Señor Jesús, tú nos has dicho: El que tenga oídos para oír, que oiga. Para que tú, el más poderoso, sepas de quién es el corazón que más ardientemente se elevará al reino de los cielos.

Las criaturas solares, convertidas en lunares, viven ahora como seres vulgares sobre la faz de la Tierra.

Las criaturas solares, transformadas involutivamente en lunares, han perdido sus poderes.

Aquéllos que exclaman desde la Tierra, aquéllos que exclaman desde sus entrañas, esos adivinos o profetizadores de feria o negocio, en su mayoría son criaturas lunares.

Escrito está que la Antigua Humanidad Solar degeneró, se tornó lunar, se volvió vulgar.

Sabaoth llevará a cabo su propia Obra.

Sabaoth, es el Ejército de la Voz, la Gran Palabra, el Verbo.

Los Dioses Solares del pasado involucionaron espantosamente, se tornaron lunares.

Cayeron los Regidores de los Aeones y su Esfera y su Destino fueron cambiados desde los antiguos tiempos.

Los dioses caídos, convertidos en hombres lunares, nada saben sobre los ocultos designios de Sabaoth.